ODI­SEA.

MARIO SA­LE POR PRI­ME­RA VEZ DE MUN­DO CHAMPIÑÓN

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - RO­DOL­FO SANTULLO Es­pe­cial pa­ra CRO­MO

Por fin las aven­tu­ras de Mario se tras­la­dan fue­ra de Mun­do Champiñón. Una vez más, es­to se de­be a Bow­ser, quien –per­se­ve­ran­te, no hay du­da– ha vuel­to a se­cues­trar a la prin­ce­sa Peach y has­ta tie­ne el des­ca­ro de in­vi­tar a Mario a su bo­da con ella.

Bow­ser ha lo­gra­do de al­gu­na ma­ne­ra via­jar en­tre mun­dos y la úni­ca ma­ne­ra que tie­ne Mario de se­guir­lo es gra­cias a su na­ve en for­ma de som­bre­ro, la Odys­sey. Así, el ju­ga­dor guia­rá los des­ti­nos del hé­roe a tra­vés de va­rios mun­dos, los que son co­no­ci­dos co­mo “reinos”.

Con es­ta idea, la sa­ga de Mario Bros. re­to­ma el di­se­ño de los ni­ve­les de ex­plo­ra­ción li­bre de jue­gos an­te­rio­res co­mo Su­per Mario 64 y Su­per Mario Suns­hi­ne. Aquí, ca­da reino po­see una ca­rac­te­rís­ti­ca úni­ca, sean ciu­da­des que evo­can a sus sí­mi­les del mun­do real (co­mo Nue­va Donk) o cu­rio­sos po­bla­dos de­sér­ti­cos o con­ge­la­dos.

En ca­da reino, Mario de­be­rá com­ple­tar una se­rie de ob­je­ti­vos que tie­nen co­mo re­com­pen­sa las “lu­nas de po­der”, que no son otra co­sa más que com­bus­ti­ble pa­ra la Odys­sey y dan a su vez ac­ce­so a nue­vos mun­dos.

En ca­da lu­gar hay va­rios pun­tos de con­trol que per­mi­ten a Mario via­jar ins­tan­tá­nea­men­te una vez ac­ti­va­dos. Evi­den­te­men­te, no se­rá un ca­mino de ro­sas: Bow­ser se ha alia­do con nue­vos enemi­gos. Los Broo­dal son cua­tro si­nies­tros co­ne­jos de ma­len­ca­ra­do as­pec­to, sien­do los her­ma­nos Top­per y Ha­rriet sus lí­de­res.

Pe­ro Mario tam­bién cuen­ta con un nue­vo alia­do. Es­te es Cappy, un es­pí­ri­tu per­te­ne­cien­te al país de los som­bre­ros quién po­see la tra­di­cio­nal go­rra del pro­ta­go­nis­ta, y que cuen­ta con una se­rie de ha­bi­li­da­des y re­cur­sos es­pe­cí­fi­cos que ayu­da­rán a Mario a sor­tear sus di­fi­cul­ta­des. Por ejem­plo, Cappy pue­de ser uti­li­za­do a mo­do de boo­me­rang, o pue­de Mario sal­tar so­bre Cappy en el ai­re y uti­li­zar­lo co­mo si fue­ra una pla­ta­for­ma. Ade­más, al lan­zar a Cappy so­bre un enemi­go u ob­je­to, Mario adop­ta la for­ma de es­te. Gra­cias a es­te re­cur­so, Mario pue­de po­seer un Bill Ba­la pa­ra vo­lar, una chis­pa de ener­gía pa­ra su­bir por ca­bles eléc­tri­cos o un tan­que pa­ra dis­pa­rar a enemi­gos, en­tre otras op­cio­nes.

Cappy no se su­ma a la bús­que­da de Mario so­lo por so­li­da­ri­dad. Cuen­ta él mis­mo con un in­te­rés per­so­nal en el asun­to: su her­ma­na Tia­ra se en­cuen­tra tam­bién se­cues­tra­da por el mal­va­do Bow­ser.

A la es­pe­ra

Su­per Mario Odis­sey se tra­ta de la pri­me­ra en­tre­ga del per­so­na­je ca­li­fi­ca­da pa­ra ma­yo­res de 10 años en vez de Ap­ta To­do Pú­bli­co. Las ra­zo­nes de es­ta ca­li­fi­ca­ción to­da­vía se des­co­no­cen –y no se de­ve­la­rán has­ta la edi­ción del jue­go el pró­xi­mo 27 de oc­tu­bre– pe­ro se su­po­ne que se de­be a que cuen­ta con un ma­yor gra­do de vio­len­cia com­pa­ra­do con lo que se ha vis­to has­ta aho­ra. Ade­más, se es­ti­ma que es­te jue­go tie­ne la ma­yor com­ple­ji­dad vis­ta has­ta aho­ra en una en­tre­ga de Su­per Mario.

Di­ver­sos por­ta­les es­pe­cu­lan que el jue­go po­dría con­tar na­da me­nos que con 600 Lu­nas, los ob­je­tos que se ne­ce­si­tan pa­ra man­te­ner a la Odis­sey en fun­cio­na­mien­to. Es­te nú­me­ro sur­ge de que se ha anun­cia­do que hay al­re­de­dor de 60 lu­nas por reino, con nue­ve reinos en to­tal. Com­pa­ra­do es­te ob­je­ti­vo con el pro­me­dio de 120 ob­je­tos de otras edi­cio­nes, Nin­ten­do ha apos­ta­do en gran­de pa­ra la oca­sión: Su­per Mario Od­di­sey su­pera por sí so­lo a la su­ma de to­das las bús­que­das an­te­rio­res.

Por úl­ti­mo, de Nin­ten­do Ja­pón ha sur­gi­do el ru­mor de que Mario ya no se­ría más un plo­me­ro, lo que ha pues­to en pie de gue­rra a sus fans. “Ya sea ju­gan­do te­nis, béis­bol, fút­bol o con­du­cien­do un co­che de ca­rre­ras, él (Mario) lo ha­ce to­do ge­nial. De he­cho, pa­re­ce que tra­ba­jó co­mo fon­ta­ne­ro ha­ce mu­cho tiem­po”, fue el am­bi­guo anun­cio ofi­cial de la em­pre­sa que se es­pe­ra for­me par­te del ar­gu­men­to del nue­vo jue­go. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.