EL FU­TU­RO DE TO­DO

¿Có­mo se­rá in­ter­net en los pró­xi­mos cin­co años?

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA -

Na­die pue­de pre­de­cir el fu­tu­ro de in­ter­net, pe­ro es de­ma­sia­do im­por­tan­te pa­ra ig­no­rar­lo. La ma­yo­ría cree que se­gui­rá dan­do for­ma a nues­tras so­cie­da­des, cul­tu­ras y eco­no­mías, y de­fi­ni­rá el mun­do pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras. Pe­ro no hay ga­ran­tías.

“Los pro­pó­si­tos ori­gi­na­les de in­ter­net eran fa­ci­li­tar a las per­so­nas el tra­ba­jar jun­tos, com­par­tir in­for­ma­ción e ideas, y eso si­gue sien­do im­por­tan­te hoy”, di­jo Ste­ve Croc­ker, quien for­mó par­te del equi­po que desa­rro­lló los pro­to­co­los pa­ra la ARPANET (la ba­se pa­ra la in­ter­net de hoy), en en­tre­vis­ta con Cro­mo du­ran­te su vi­si­ta a Mon­te­vi­deo por el 25º aniversario de In­ter­net So­ciety. “Lo que ha su­ce­di­do es que tam­bién ha to­ma­do im­por­tan­cia en otros ám­bi­tos co­mo el co­mer­cio y en nues­tras re­la­cio­nes per­so­na­les, pe­ro to­do eso fue un re­sul­ta­do natural de lo que hi­ci­mos en pri­mer lu­gar”, agre­gó.

In­ter­net So­ciety, una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro que ve­la por el desa­rro­llo, la evo­lu­ción y el uso abier­to de la red, pu­bli­có Paths to our Di­gi­tal

Fu­tu­re (Ca­mi­nos ha­cia nues­tro fu­tu­ro di­gi­tal), un es­tu­dio en el que aler­ta que en los pró­xi­mos sie­te años se ave­ci­na un drás­ti­co de­te­rio­ro de la li­ber­tad co­lec­ti­va y un al­za de la vi­gi­lan­cia in­di­vi­dual, pe­ro tam­bién pro­me­te desa­rro­llo so­cial y pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca.

El he­cho más preo­cu­pan­te es que la so­be­ra­nía de in­ter­net, con­si­de­ra­da co­mo uno de los pi­la­res de su fun­cio­na­mien­to, con­ti­nua­rá dis­mi­nu­yen­do en to­do el mun­do de­bi­do a la in­tro­mi­sión de los go­bier­nos (es­ta se­ma­na, por ejem­plo, Chi­na blo­queó What­sapp), los ata­ques ci­ber­né­ti­cos y el in­ten­to por re­gu­lar sus con­te­ni­dos. A es­to se le su­ma el re­fi­na­mien­to de las téc­ni­cas pa­ra re­co­lec­tar da­tos me­dian­te sen­so­res, al­go que po­dría desem­bo­car en una “so­cie­dad de vi­gi­lan­cia”.

El in­for­me es ex­plí­ci­to: “Sin un cam­bio de cur­so, las li­ber­ta­des en lí­nea pue­den es­tar acer­cán­do­se a un pun­to de de­cli­ve irre­ver­si­ble”.

La era de las má­qui­nas

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y el in­ter­net de la co­sas – dos re­vo­lu­cio­nes in­mi­nen­tes– crean opor­tu­ni­da­des in­men­sas: des­de nue­vos ser­vi­cios y avan­ces en la cien­cia has­ta el au­men­to de la in­te­li­gen­cia hu­ma­na y su con­ver­gen­cia con el mun­do di­gi­tal. Pe­ro tam­bién po­drían dar lu­gar a la so­cie­dad de vi­gi­lan­cia que ad­vier­te In­ter­net So­ciety.

Es­to se de­be a que per­mi­ten re­co­pi­lar gran­des can­ti­da­des de in­for­ma­ción per­so­nal. La tec­no­lo­gía de re­co­no­ci­mien­to fa­cial, en­tre otras, es pro­mo­vi­da co­mo la ma­ne­ra más rá­pi­da y se­gu­ra de des­blo­quear el te­lé­fono, pe­ro tam­bién pue­de abrir la puer­ta al es­pio­na­je.

Una de las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes es que, al igual que el au­men­to de las ba­ses de da­tos de ADN, los rasgos fa­cia­les y las fo­tos es­tán sien­do al­ma­ce­na­dos por los go­bier­nos, que son ca­pa­ces de ras­trear a la gen­te, bo­rran­do cual­quier no­ción de pri­va­ci­dad o ano­ni­ma­to. Eso sin te­ner en cuen­ta su uso jun­to con otras tec­no­lo­gías co­mo cá­ma­ras pa­ra es­ca­neo de cuer­po, soft­wa­re de geo­lo­ca­li­za­ción y apren­di­za­je de las má­qui­nas pa­ra ayu­dar en el se­gui­mien­to en tiem­po real.

“Aun­que no hay ga­ran­tías de lo que nos es­pe­ra, sa­be­mos que la hu­ma­ni­dad de­be es­tar en el cen­tro del in­ter­net del ma­ña­na”, afir­ma Sally Went­worth, vi­ce­pre­si­den­te de Po­lí­ti­ca Glo­bal pa­ra In­ter­net So­ciety.

La re­co­men­da­ción de la or­ga­ni­za­ción es que la tec­no­lo­gía de­be ali­near­se con los va­lo­res hu­ma­nos en to­das las eta­pas: di­se­ño, desa­rro­llo y des­plie­gue de los sis­te­mas. Se cree que al do­tar de “ven­ta­jas evo­lu­ti­vas” a las má­qui­nas pa­ra que de­mues­tren bon­dad, ho­nes­ti­dad y em­pa­tía, se po­drá ase­gu­rar ser­vi­do­res más obe­dien­tes y con­fia­bles. Co­mo so­cie­dad, to­da­vía no he­mos lle­ga­do a te­ner una idea cla­ra de lo que que­re­mos que ha­ga la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Por su­pues­to, es­to es por­que to­da­vía no sa­be­mos de qué es ca­paz.

Exis­te un in­ten­so de­ba­te en­tre los en­ten­di­dos en el te­ma –per­so­ni­fi­ca­do por los mag­na­tes tec­no­ló­gi­cos Mark Zuc­ker­berg y Elon Musk–, so­bre el ca­mino por el que pue­de lle­var a la hu­ma­ni­dad el uso de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Hay quie­nes, co­mo el crea­dor de Fa­ce­book, creen que es­ta tec­no­lo­gía se con­ver­ti­rá en un va­lio­so alia­do, mien­tras que los que se alí­nean con el crea­dor de Spa­cex y Tes­la la ven co­mo una po­si­ble ame­na­za.

“Es­ta tec­no­lo­gía tie­ne un enor­me po­ten­cial pa­ra sim­pli­fi­car y me­jo­rar la vi­da de la gen­te, pe­ro so­la­men­te si las con­si­de­ra­cio­nes éti­cas di­ri­gen su desa­rro­llo y guían su uso”, di­jo a Cro­mo Se­bas­tián Be­lla­gam­ba, di­rec­tor de In­ter­net So­ciety pa­ra Amé­ri­ca Latina y Ca­ri­be. Y aña­dió: “Exis­te el ries­go de que, sin sal­va­guar­das y con­trol del usua­rio, pue­da emer­ger una so­cie­dad de vi­gi­lan­cia”.

En es­te sen­ti­do, Croc­ker opi­nó: “La bue­na no­ti­cia es que, fi­nal­men­te, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial es­tá ha­cien­do co­sas úti­les pa­ra no­so­tros, pe­ro uno tie­ne que es­tar preo­cu­pa­do acer­ca de dón­de es­tán los lí­mi­tes”. ¿Y de qué la­do es­tá?: “Yo tien­do a ser un op­ti­mis­ta y, en ge­ne­ral, creo que las co­sas van bien”.

Vul­ne­ra­bles

A me­di­da que la de­pen­den­cia a in­ter­net si­gue en au­men­to, cre­cen tam­bién los desafíos de se­gu­ri­dad y las vul­ne­ra­bi­li­da­des. Tan­to así que el es­tu­dio afir­ma que la ci­ber­se­gu­ri­dad se­rá el “desafío más acu­cian­te” de la pró­xi­ma dé­ca­da. Y agre­ga: “Las res­pues­tas has­ta la fe­cha han si­do com­ple­ta­men­te in­su­fi­cien­tes y los cos­tos es­tán en au­men­to”.

Es­te año hu­bo un au­men­to ex­plo­si­vo de prác­ti­cas de hackeo que con­du­jo a la vio­la­ción de más de 6.000 mi­llo­nes de ar­chi­vos, más que el to­tal de in­frac­cio­nes de to­do 2016. La com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se Risk Ba­sed Se­cu­rity ha­bía iden­ti­fi­ca­do, has­ta el 30 de ju­nio, 2.227 in­ci­den­tes de di­vul­ga­ción de da­tos que afec­ta­ron a in­for­ma­cio­nes fi­nan­cie­ras, gu­ber­na­men­ta­les, sa­ni­ta­rias y edu­ca­ti­vas.

“Pa­re­ce que la idea de ata­car

“El fu­tu­ro di­gi­tal es una frá­gil com­bi­na­ción de pro­me­sas e in­cer­ti­dum­bre” Se­bas­tián Be­lla­gam­ba

Di­rec­tor de In­ter­net So­ciety

por la red se ha vuel­to más co­mún en mu­chos paí­ses. Va a lle­gar un mo­men­to en el que ha­brá más y más ata­ques, y va­mos a te­ner que po­ner al­go de energía en ha­cer que los sis­te­mas sean más se­gu­ros”, di­jo Croc­ker.

De acuer­do con In­ter­net So­ciety, “las bre­chas di­gi­ta­les del fu­tu­ro” no me­di­rán qué na­cio­nes son las que ga­ran­ti­zan el ac­ce­so a in­ter­net, sino cuá­les son los paí­ses ca­pa­ces de pro­te­ger sus ac­ti­vos de los ci­be­ra­ta­ques y aque­llos que ca­re­cen de res­pues­ta contra los hac­kers.

Los asun­tos re­la­ti­vos a la se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca pre­sio­na­rán a los go­bier­nos pa­ra que to­men de­ci­sio­nes que po­drían de­te­rio­rar las li­ber­ta­des y de­re­chos per­so­na­les de los usua­rios de in­ter­net. El re­sul­ta­do es una “dis­tan­cia cre­cien­te” en­tre los usua­rios cons­cien­tes de la se­gu­ri­dad y los que ca­re­cen de ha­bi­li­da­des, co­no­ci­mien­tos y re­cur­sos pa­ra pro­te­ger­se en lí­nea.

Fren­te a la pre­gun­ta de qué me­di­das se de­ben to­mar pa­ra man­te­ner la ci­ber­se­gu­ri­dad, Be­lla­gam­ba ase­gu­ró que “se de­be po­ner a la per­so­na co­mo eje cen­tral del desa­rro­llo de in­ter­net y no a los cam­bios tec­no­ló­gi­cos”. Es­to in­clu­ye po­ner a los usua­rios en con­trol de sus pro­pios da­tos, ase­gu­rar la trans­pa­ren­cia de los pro­vee­do­res de apli­ca­cio­nes y ser­vi­cio y for­jar nor­mas bá­si­cas de com­por­ta­mien­to en lí­nea.

“Las li­ber­ta­des per­so­na­les y los de­re­chos en lí­nea en­fren­tan un fu­tu­ro in­cier­to”, sen­ten­cia la or­ga­ni­za­ción. Y se lee: “A me­di­da que se in­ten­si­fi­ca el al­can­ce y la se­ve­ri­dad de las ame­na­zas ci­ber­né­ti­cas y las pla­ta­for­mas glo­ba­les son uti­li­za­das pa­ra di­se­mi­nar de­li­be­ra­da­men­te in­for­ma­ción fal­sa, los usua­rios per­de­rán la con­fian­za en in­ter­net”.

Nue­vos pro­to­co­los

No to­dos es­tán de acuer­do con la tran­si­ción de los pro­to­co­los de in­ter­net (IP, por su si­gla en in­glés), ya que es un pro­ce­so lar­go y cos­to­so, pe­ro en la pró­xi­ma dé­ca­da ha­brá un im­pul­so im­por­tan­te pa­ra lo­grar­lo. Así lo cree Ste­ve Croc­ker.

En su di­ser­ta­ción en el even­to or­ga­ni­za­do por In­ter­net So­ciety y Re­gis­tro de Di­rec­cio­nes de In­ter­net pa­ra Amé­ri­ca Latina y el Ca­ri­be (Lac­nic), el es­pe­cia­lis­ta se re­fi­rió al pa­sa­je de la ver­sión 4 del Pro­to­co­lo de In­ter­net (IPV4) a la ver­sión 6 (IPV6). Los pro­to­co­los de in­ter­net son los que per­mi­ten la co­mu­ni­ca­ción de da­tos di­gi­ta­les. Ha­ce al­gu­nos años se cons­ta­tó que el IPV4 no iba a po­der aten­der la de­man­da. En tér­mi­nos prác­ti­cos es­to su­po­nía un obs­tácu­lo pa­ra la ex­pan­sión de la red a ni­vel glo­bal.

Fue así que sur­gió la ver­sión IPV6, con la que se es­pe­ra que, en­tre otros avan­ces, ca­da dis­po­si­ti­vo mó­vil ten­ga una di­rec­ción pro­pia y per­ma­nen­te en el fu­tu­ro.

La cla­ve, se­gún Croc­ker, es­tá en cuán­to de­mo­re es­ta tran­si­ción, da­do que “cuan­to más rá­pi­do” se lo­gre, “más va­mos a po­der usar los re­cur­sos” pa­ra la nue­va eta­pa.

El fu­tu­ro

Pa­ra Be­lla­gam­ba, los prin­ci­pa­les ries­gos de in­ter­net gi­ran en torno a la pér­di­da de sus va­lo­res fun­da­cio­na­les: que de­be ser glo­bal, abier­to y se­gu­ro, y se de­be uti­li­zar pa­ra el be­ne­fi­cio de la gen­te de to­do el mun­do.

“El éxi­to de la in­ter­net que vie­ne es­ta­rá ba­sa­do en man­te­ner es­tos pi­la­res. Sin ellos se­rá di­fí­cil que la red apor­te los be­ne­fi­cios que se es­pe­ran pa­ra la edu­ca­ción, la sa­lud, la pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca y el cam­bio so­cial”, opi­nó.

Y re­fle­xio­nó: “El fu­tu­ro de in­ter­net es una mez­cla de pro­me­sas e in­cer­ti­dum­bres. El cam­bio más im­por­tan­te es to­mar con­cien­cia de que a in­ter­net la ha­ce­mos en­tre to­dos: los usua­rios, los pro­vee­do­res de ser­vi­cios, los pro­vee­do­res de con­te­ni­dos, los go­bier­nos, las en­ti­da­des re­gu­la­to­rias y los or­ga­nis­mos téc­ni­cos”.

“Mi es­pe­ran­za es ver ex­pan­sión con­ti­nua, co­nec­ti­vi­dad e in­ter­ope­ra­bi­li­dad en to­das las par­tes de la red”

Vint Cerf

Crea­dor de los pro­to­co­los y ar­qui­tec­tu­ra de in­ter­net

“La ca­pa­ci­dad de las compu­tado­ras pa­ra en­ten­der y pro­ce­sar de una ma­ne­ra útil ha­rá una gran di­fe­ren­cia”

Ste­ve Croc­ker

Desarrollador de los pro­to­co­los de ARPANET

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.