WHAT­SAPP EXPRIMIDO

La app de men­sa­je­ría más po­pu­lar del mun­do pue­de ser aun más pro­duc­ti­va si se la usa con otras he­rra­mien­tas pa­ra ob­te­ner más fun­cio­nes

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - DÉBORA SLOTNISKY @de­bo­ras­lot

Al con­fi­gu­rar un nue­vo smartp­ho­ne una de las pri­me­ras ac­cio­nes que rea­li­za el usua­rio es ins­ta­lar el What­sapp. Y es que es­te men­sa­je­ro ins­tan­tá­neo pro­pie­dad de Fa­ce­book ha lo­gra­do con­ver­tir­se en el rey den­tro de su categoría en el mun­do oc­ci­den­tal. Prue­ba de es­to es que, se­gún los úl­ti­mos da­tos ofi­cia­les –que da­tan de fe­bre­ro de es­te año-, la pla­ta­for­ma cuen­ta con más de 1.200 mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos men­sua­les. Ade­más, en los úl­ti­mos 12 me­ses cre­ció en un 20% la can­ti­dad de per­so­nas que lo uti­li­zan pa­ra en­viar 50 mil mi­llo­nes de men­sa­jes al día.

A pe­sar de la in­ten­si­dad con la cual se ape­la a es­ta apli­ca­ción, hay re­cur­sos tan úti­les co­mo des­co­no­ci­dos por los usua­rios, que sir­ven pa­ra aña­dir­le al What­sapp fun­cio­nes muy in­tere­san­tes. La ma­yo­ría de es­tas apli­ca­cio­nes se des­car­gan sin cos­to des­de la tien­da de apli­ca­cio­nes Goo­gle Play, disponible pa­ra los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes con sis­te­ma ope­ra­ti­vo An­droid.

¿Qué tan có­mo­do pue­de ser con­tar con al­gu­nos de es­tos re­cur­sos? De­pen­de del ca­so. En­tre los más pro­duc­ti­vos se en­cuen­tran op­cio­nes pa­ra evi­tar que los mó­vi­les –bá­si­ca­men­te los mo­de­los más bá­si­cos– se que­den sin es­pa­cio li­bre pa­ra al­ma­ce­nar con­te­ni­do. What­sapp tie­ne mu­cho que ver en es­ta si­tua­ción por­que sin dar­nos cuen­ta al­ma­ce­na­mos cien­tos de au­dios, imá­ge­nes, vi­deos y, por su­pues­to, mi­les de lí­neas de tex­to. Pa­ra bo­rrar de un so­lo clic to­da es­ta in­for­ma­ción es­tán Wclea­ner pa­ra WA y Clea­ner, en­tre otras. En am­bos ca­sos se iden­ti­fi­ca el ta­ma­ño que tie­nen los con­te­ni­dos mul­ti­me­dia con el de­ta­lle del ta­ma­ño fi­nal de ca­da car­pe­ta. Co­mo con­tra­par­ti­da, es­tos re­cur­sos muestran pu­bli­ci­dad y pi­den per­mi­so pa­ra ac­ce­der al ma­te­rial.

Con­tes­ta­dor au­to­má­ti­co

Da­da la can­ti­dad de gru­pos y con­tac­tos con los que se cha­tea a tra­vés de es­ta app de men­sa­je­ría, en oca­sio­nes se vuel­ve muy te­dio­so res­pon­der a ca­da uno, en es­pe­cial cuando se es­tá en una reunión, con las ma­nos ocu­pa- das o rea­li­zan­do una ta­rea que re­quie­re con­cen­tra­ción. Pa­ra es­tas oca­sio­nes se pue­den usar tí­tu­los que fun­cio­nan co­mo los ser­vi­cios de res­pues­ta au­to­má­ti­ca de los co­rreos elec­tró­ni­cos. Al ac­ti­var­la, hay que con­fi­gu­rar el tex­to que se tie­ne que dis­pa­rar ca­da vez que se re­ci­be un men­sa­je de What­sapp; y eso es to­do. Se pue­de con­fi­gu­rar de tal mo­do que, cuando se ac­ti­ve, man­de una res­pues­ta a los con­tac­tos avi­sán­do­les que es­ta­mos ocu­pa­dos. Se pue­de se­lec­cio­nar el tiem­po de es­pe­ra en­tre men­sa­je y res­pues­ta ade­más de, por su­pues­to, el tex­to que se desea en­viar.

Al mo­men­to de tes­tear las apli­ca­cio­nes re­co­men­da­das se evi- den­cian dos co­sas: por un la­do, que na­die con­si­de­ra des­agra­da­ble re­ci­bir un men­sa­je que di­ga “Es­toy ocu­pa­do. Te con­tac­to más tar­de” y que, en con­se­cuen­cia, dis­mi­nu­ye no­ta­ble­men­te el vo­lu­men de no­ti­fi­ca­cio­nes re­ci­bi­das por que esa res­pues­ta au­to­má­ti­ca sir­ve de freno pa­ra el in­ter­lo­cu­tor. Den­tro de es­ta categoría, al­gu­nos tí­tu­los son Whats­reply y Au­to­res­pon­der for What­sapp. Lo bueno de am­bas es que se des­ac­ti­van y ac­ti­van con un so­lo clic e in­di­can cuando la app es­tá fun­cio­nan­do. Lo ma­lo, en tér­mi­nos de pri­va­ci­dad, es que so­li­ci­ta ac­ce­so pa­ra leer los con­te­ni­dos, in­clu­yen­do nom­bres de con­tac­to y men­sa­jes per­so­na­les.

Voz e ima­gen

Pa­ra aque­llas per­so­nas que desean es­tar pen­dien­tes de los men­sa­jes re­ci­bi­dos pe­ro no pue­den sos­te­ner el smartp­ho­ne, hay apli­ca­cio­nes que leen ca­da no­ti­fi­ca­ción al ins­tan­te en va­rios idio­mas y con una cla­ra dic­ción. Es el ca­so de Voi­ce for No­ti­fi­ca­tions Pro y No­ti­fi­ca­tion Rea­der, to­do es­to se ha­ce a cam­bio de que mues­tren pu­bli­ci­dad y se

les de ac­ce­so a la in­for­ma­ción que se com­par­te a tra­vés de es­te ser­vi­cio de men­sa­je­ría.

En tan­to, los ma­yo­res de 13 años pue­den uti­li­zar Gifs for What­sapp que, co­mo su nom­bre in­di­ca, cuen­ta con un ál­bum de GIFS or­de­na­dos por ca­te­go­rías pa­ra des­car­gar y com­par­tir las desea­das. Si­mi­lar, pe­ro ap­ta pa­ra to­do pú­bli­co es Whats a gif. Co­mo plus, si se le da ac­ce­so a es­ta app pa­ra ac­ce­der a nues­tras imá­ge­nes y vi­deos ten­dre­mos la po­si­bi­li­dad de crear nues­tros pro­pios gifs.

Una op­ción pa­ra aque­llos que quie­ren dar­le un nue­vo as­pec­to a la app es Fon­tsy. Es­ta he­rra­mien­ta, disponible pa­ra An­droid e IOS, per­mi­te cam­biar la ti­po­gra­fía de los men­sa­jes.

Aun­que ya exis­ten en el mer­ca­do di­fe­ren­tes apli­ca­cio­nes que per­mi­ten rea­li­zar lla­ma­das gru­pa­les, Group Boo­yah Vi­deo Chat per­mi­te ha­cer una des­de What­sapp. Su uso es muy sen­ci­llo: la apli­ca­ción en­vía un en­la­ce, se pul­sa so­bre él y eso lle­va­rá a la vi­deo­lla­ma­da. Se pue­den aña­dir a más per­so­nas y rea­li­zar to­dos los ajus­tes des­de la in­ter­faz de la app.

Más op­cio­nes

Exis­te ade­más la po­si­bi­li­dad de sin­cro­ni­zar la cuen­ta de Whats- App en un dis­po­si­ti­vo se­cun­da­rio, por ejem­plo, una ta­ble­ta. De es­ta ma­ne­ra, las con­ver­sa­cio­nes pue­den con­ti­nuar­se in­dis­tin­ta­men­te en cual­quie­ra de los dos equi­pos. Es­ta fun­ción es la que ofre­ce la app Whats­web do­ble, que se des­car­ga sin cos­to a cam­bio de mu­cha pu­bli­ci­dad, la cual pue­de des­apa­re­cer si se eli­ge la ver­sión pa­ga que cues­ta US$ 3,04. Una vez ins­ta­la­da en el dis­po­si­ti­vo se­cun­da­rio hay que es­ca­near el có­di­go QR que mues­tra la app, tal co­mo hay que pro­ce­der cuando se quie­re usar la apli­ca­ción en una compu­tado­ra. Así es co­mo, en un ins­tan­te, se lo­gra con­tar con la mis­ma cuen­ta de What­sapp en dos apa­ra­tos mó­vi­les, usan­do un so­lo nú­me­ro de lí­nea. Un in­con­ve­nien­te que tie­ne es­te re­cur­so es que ya no se pue­de uti­li­zar el men­sa­je­ro ins­tan­tá­neo des­de su app ori­gi­nal, sino so­lo a tra­vés de Whats­web do­ble.

En tan­to, los que ado­ran di­bu­jar pue­den des­car­gar Paint for What­sapp o Z-what­sart, que fun­cio­na de for­ma muy si­mi­lar al mí­ti­co pro­gra­ma del pa­que­te Of­fi­ce, de Mi­cro­soft. Así es co­mo con el de­do se pue­den ha­cer crea­cio­nes co­lo­ri­das so­bre un fon­do blan­co, o bien agre­gar­le to­ques per­so­na­les a fo­tos pa­ra com­par­tir las obras a tra­vés del What­sapp. Los que ado­ran en­viar es­te ti­po de men­sa­je vi­sual po­drían pro­bar al­gu­nas de las apli­ca­cio­nes de GIF pa­ra What­sapp aun­que al mo­men­to de tes­tear­las nin­gu­na va­le ser re­co­men­da­da por­que solicitan mu­chos per­mi­sos o muestran de­ma­sia­da pu­bli­ci­dad. In­clu­so hay al­gu­nos cu­yo con­te­ni­do es bas­tan­te subido de tono.

Más seguridad

En 2016, What­sapp re­for­zó su seguridad aña­dien­do a las co­mu­ni­ca­cio­nes de sus más de 1.000 mi­llo­nes de usua­rios un ser­vi­cio de ci­fra­do de ex­tre­mo a ex­tre­mo. Una so­lu­ción que im­pi­de que na­die, que no sea el emi­sor y el re­cep­tor, pue­da ac­ce­der al con­te­ni­do de los men­sa­jes.

Los usua­rios que quie­ren man­te­ner sus con­ver­sa­cio­nes lo más pri­va­da po­si­bles pue­den ins­ta­lar apli­ca­cio­nes me­dian­te las cua­les hay que ti­pear una cla­ve pa­ra in­gre­sar al What­sapp.

Chatlock+ pue­de uti­li­zar­se con otros men­sa­je­ros, cuen­tas de re­des so­cia­les y co­rreo elec­tró­ni­co, en­tre otros. Se pue­de ac­ce­der a una ver­sión sin pu­bli­ci­dad por US$ 2. Otra op­ción es What­sLock. Am­bas per­mi­ten blo­quear con­ver­sa­cio­nes y tam­bién ge­ne­rar un What­sapp fal­so que des­pis­ta a in­tru­sos.

I. GUIMARAENS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.