CUI­DA­DO CON LAS ES­TA­FAS

El Observador Fin de Semana - Cromo - - INFORME -

What­sapp es uno de los ca­na­les más usa­dos por los ci­ber­cri­mi­na­les pa­ra es­ta­far a la gen­te y ha­cer­se de sus da­tos. Usan in­ge­nie­ría so­cial pa­ra en­ga­ñar; no es otra co­sa que una nue­va ver­sión del fa­mo­so “cuen­to del tío”, so­lo que es­ta vez es vir­tual.

Una nue­va es­ta­fa em­pe­zó a cir­cu­lar por la po­de­ro­sa red de men­sa­je­ría. Aun­que no es nue­va –es un malwa­re que se usó mu­cho en los Es­ta­dos Uni­dos en los úl­ti­mos me­ses– sa­lió aho­ra una ver­sión en cas­te­llano que lle­ga a tra­vés de un men­sa­je. En él se in­ten­ta en­ga­ñar a los usua­rios ofre­cien­do un ser­vi­cio bas­tan­te ten­ta­dor: la po­si­bi­li­dad de usar What­sapp sin una co­ne­xión 3G o LTE, es de­cir, da­tos pa­ra usar in­ter­net.

Otra es­ta­fa es la apli­ca­ción que pro­me­te po­der ver la ubi­ca­ción de nues­tros con­tac­tos en What­sapp o la que ase­gu­ra sa­ber quién ve nues­tra foto de per­fil.

Who vi­si­ted my Wht­sapp pro­fi­le es una de ellas. Esa in­for­ma­ción –su­pues­ta­men­te– la revelará si se des­em­bol­san 100 mo­ne­das fic­ti­cias de la app, las que se con­si­guen des­car­gan­do otras apli­ca­cio­nes, com­par­tien­do el en­la­ce de des­car­ga con nues­tros con­tac­tos o di­rec­ta­men­te, pa­gan­do. Aun­que se ha­ga es­to, la app no brin­da la in­for­ma­ción. Es un ti­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.