¿Adiós a los con­tro­les?

Awa­ke­ning es un pro­to­ti­po de lo que se es­pe­ra de la in­dus­tria en un fu­tu­ro: vi­deo­jue­gos con­tro­la­dos por el ce­re­bro

El Observador Fin de Semana - Cromo - - GAME ON - CADE METZ

Cuando se po­ne el dis­po­si­ti­vo fren­te a los ojos y el jue­go co­mien­za, se trans­por­ta a una pe­que­ña ha­bi­ta­ción con pa­re­des blan­cas. Su mi­sión es es­ca­par de la ha­bi­ta­ción, pe­ro no pue­de usar sus ma­nos. No hay pa­lan­ca de jue­go ni ta­ble­ro tác­til. De­be usar sus pen­sa­mien­tos.

Gi­ra ha­cia una pe­lo­ta que es­tá en el pi­so y su ce­re­bro en­vía una or­den pa­ra le­van­tar­la. Con otro pen­sa­mien­to ha­ce que la pe­lo­ta rom­pa un es­pe­jo, con lo que se re­ve­lan unos nú­me­ros ga­ra­ba­tea­dos en la pa­red. Men­tal­men­te pre­sio­na esos nú­me­ros en un gran te­cla­do que es­tá al la­do de la puer­ta. Y es­ca­pa.

Di­se­ña­do por Neu­ra­ble, una pe­que­ña em­pre­sa emer­gen­te fun­da­da por Ram­ses Al­cai­de, un in­ge­nie­ro eléc­tri­co y neu­ro­cien­tí­fi­co, el jue­go ofre­ce lo que po­dría­mos lla­mar un ra­tón de compu­tado­ra pa­ra la men­te, una for­ma de ele­gir ob­je­tos en un mun­do vir­tual con sus pen­sa­mien­tos.

El pro­to­ti­po, que es­tá a unos años de lle­gar al mer­ca­do, in­cor­po­ra un au­ri­cu­lar con len­tes de reali­dad vir­tual y sen­so­res que pue­den leer las on­das de su ce­re­bro. Aun­que tie­ne li­mi­ta­cio­nes en cuan­to a lo que pue­de ha­cer. No pue­de se­lec­cio­nar un ob­je­to con su men­te a me­nos de que pri­me­ro vea ha­cia don­de es­tá, con lo que se re­du­ce el nú­me­ro de ob­je­tos que po­dría con­si­de­rar.

Sin em­bar­go, fun­cio­na. Ha­ce po­co probé el jue­go, que tie­ne el tí­tu­lo pro­vi­sio­nal de Awa­ke­ning, cuando Al­cai­de pa­só por San Fran­cis­co y unos cien­tos de per­so­nas lo ju­ga­ron en se­tiem­bre en una con­fe­ren­cia en Los Án­ge­les.

¿Qué es la neurotecnología?

El pro­to­ti­po es­tá en­tre los pri­me­ros fru­tos de la ini­cia­ti­va ex­ten­di­da pa­ra adop­tar tec­no­lo­gía que al­gu­na vez fue cien­cia fic­ción, y que de cier­to mo­do aún lo es. Im­pul­sa­da por re­cien­tes in­ver­sio­nes del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se y por la men­ta­li­dad de ma­na­da que a me­nu­do ca­rac­te­ri­za al mun­do de la tec­no­lo­gía, al­gu­nas em­pre­sas emer­gen­tes y com­pa­ñías más gran­des co­mo Fa­ce­book es­tán tra­ba­jan­do pa­ra en­con­trar la for­ma de con­tro­lar má­qui­nas con la men­te. Tam- bién es­tán bus­can­do ma­ne­ras más flui­das de uti­li­zar la tec­no­lo­gía de la reali­dad vir­tual.

“La neurotecnología se ha con­ver­ti­do en algo ge­nial”, di­jo Ed Bo­yen, un pro­fe­sor de in­ge­nie­ría bio­ló­gi­ca y cien­cias cog­ni­ti­vas y ce­re­bra­les en el Me­dia Lab del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts que ase­so­ra a una de esas em­pre­sas emer­gen­tes.

El in­cre­men­to en el in­te­rés en la neurotecnología en par­te es el re­sul­ta­do de un pro­yec­to que el go­bierno de Ba­rack Oba­ma co­men­zó en 2013. La ini­cia­ti­va ayu­dó a ge­ne­rar un sig­ni­fi­ca­ti­vo fi­nan­cia­mien­to gu­ber­na­men­tal pa­ra em­pre­sas de in­ter­faz ce­re­bral y obras re­la­cio­na­das en la aca­de­mia. Des­pués, Elon Musk, el fun­da­dor de Tes­la y Spa­cex, co­men­zó a pro­mo­ver la idea con su más re­cien­te em­pre­sa lla­ma­da Neu­ra­link. Esa com­bi­na­ción ha atraí­do el in­te­rés de fir­mas pri­va­das de ca­pi­tal de ries­go.

“Con el te­lé­fono in­te­li­gen­te, es­ta­mos co­men­zan­do a al­can­zar los lí­mi­tes de lo que po­de­mos ha­cer”, di­jo Doug Clin­ton, el fun­da­dor de Loup Ven­tu­res, una nue­va fir­ma de ca­pi­tal de ries­go que ha in­ver­ti­do en Neu­ra­ble. “Es­tas em­pre­sas son el si­guien­te pa­so”.

El po­der de la men­te

El pro­to­ti­po de Neu­ra­ble mues­tra lo que es po­si­ble ha­cer con la tec­no­lo­gía ac­tual. Uti­li­zan­do elec­tro­en­ce­fa­lo­gra­fía (EEG) –un sis­te­ma pa­ra me­dir la ac­ti­vi­dad ce­re­bral eléc­tri­ca que ha exis­ti­do du­ran­te dé­ca­das– la em­pre­sa pue­de pro­por­cio­nar for­mas sen­ci­llas de in­ter­ac­tuar men­tal­men­te con un jue­go. Al­gu­nas com­pa­ñías es­pe­ran ir mu­cho más allá y quie­ren cons­truir un me­dio pa­ra rea­li­zar ca­si cual­quier ta­rea compu­tacio­nal con la men­te. Ima­gi­na una in­ter­faz ce­re­bral pa­ra te­clear rá­pi­da­men­te en un te­lé­fono in­te­li­gen­te.

In­clu­so pa­ra los em­pren­de­do­res de Si­li­con Va­lley co­mo Musk, de­fi­nir esa me­ta im­pul­sa el op­ti­mis­mo tec­no­ló­gi­co ha­cia nue­vos lí­mi­tes. Al­gu­nas iniciativas pa­re­cen par­ti­cu­lar­men­te qui­jo­tes­cas. Musk pla­nea desa­rro­llar for­mas de im­plan­tar hard­wa­re en el crá­neo de per­so­nas sa­nas.

En Neu­ra­ble, Al­cai­de y los miem­bros de su equi­po es­tán lle­van­do al lí­mi­te los au­ri­cu­la­res de EEG. Aun­que los sen­so­res pue­den leer la ac­ti­vi­dad ce­re­bral eléc­tri­ca des­de afue­ra del crá­neo, es muy di­fí­cil se­pa­rar la se­ñal del rui­do. Uti­li­zan­do al­go­rit­mos compu­tacio­na­les, Neu­ra­ble tra­ba­ja pa­ra leer la ac­ti­vi­dad con una ve­lo­ci­dad y pre­ci­sión que usual­men­te no es po­si­ble.

Los al­go­rit­mos apren­den del com­por­ta­mien­to. An­tes de ju­gar, se los en­tre­na pa­ra re­co­no­cer cuán­do el ju­ga­dor es­tá en­fo­can­do su aten­ción en un ob­je­to. Una pul­sa­ción de luz re­bo­ta por to­da la ha­bi­ta­ción vir­tual y ca­da vez que lle­ga a una pe­que­ña pe­lo­ta de co­lor, el ju­ga­dor de­be pen­sar en la pe­lo­ta. En ese mo­men­to, cuando se con­cen­tra en la luz y es­ta es­ti­mu­la su ce­re­bro, el sis­te­ma lee los pi­cos eléctricos de la ac­ti­vi­dad ce­re­bral. Des­pués de ha­cer es­to du­ran­te al­gu­nos mi­nu­tos, el jue­go apren­de a re­co­no­cer cuando se con­cen­tra en un ob­je­to. “Ve­mos se­ña­les ce­re­bra­les es­pe­cí­fi­cas”, di­jo Al­cai­de, “y una vez que las en­ten­de­mos, po­de­mos uti­li­zar­las”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.