TI­POS DE CON­TAC­TOS A EVI­TAR EN RE­DES SO­CIA­LES

Có­mo iden­ti­fi­car a los con­tac­tos que no pro­fe­san ver­da­de­ra amis­tad en la red: los es­ta­fa­do­res

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA -

Las es­ta­fas en re­des so­cia­les vie­nen en to­das las for­mas y ta­ma­ños, pe­ro mu­chas co­mien­zan con una sim­ple ofer­ta de amis­tad o, me­jor di­cho, una fal­sa amis­tad. Esa es la ad­ver­ten­cia que ha­ce ESET, una em­pre­sa de ci­ber­se­gu­ri­dad que iden­ti­fi­có a cin­co ti­pos de con­tac­tos a los que es me­jor ig­no­rar.

¿Cuál es el pe­li­gro? Ha­cer amis­tad con la per­so­na equi­vo­ca­da en Fa­ce­book pue­de sig­ni­fi­car dar­le a un ci­ber­cri­mi­nal las he­rra­mien­tas pa­ra que ha­ga ro­bo de iden­ti­dad; lo mis­mo en Lin­ke­din, al ha­blar con el “re­clu­ta­dor” equi­vo­ca­do.

In­clu­so en Twit­ter, don­de los lla­ma­dos spam­bots in­ten­ta­rán to­dos los tru­cos de ma­nual pa­ra lo­grar que se les de­vuel­va el fo­llow. En reali­dad, es­pe­ran que el usua­rio ayu­de a pro­pa­gar su men­sa­je ma­li­cio­so por el mun­do.

Los pe­li­gros

Las es­ta­fas so­cia­les pue­den afec­tar al usua­rio en cual­quier so­por­te, ya sea que es­té ocio­sa­men­te re­vi­san­do so­li­ci­tu­des de ami­gos en un smartp­ho­ne, en una compu­tado­ra de trabajo o una Mac. La pla­ta­for­ma no im­por­ta: es el ser hu­mano sen­ta­do fren­te a ella al que apun­tan los nue­vos “ami­gos”, con la es­pe­ran­za de que se les pro­por­cio­ne in­for­ma­ción pri­va­da, o in­clu­so pa­ra ob­te­ner ayu­da pa­ra pro­pa­gar sus ata­ques.

Cuan­do un ci­ber­cri­mi­nal ob­tie­ne las cre­den­cia­les vá­li­das de un usua­rio (nom­bre de usua­rio y con­tra­se­ña, por ejem­plo), pue­de ven­der­las en la dark web por al­re­de­dor de US$ 2.

El se­cues­tro de cuen­tas de Twit­ter, los fal­sos ami­gos de Fa­ce­book, el phis­hing de Lin­ke­din, las pá­gi­nas de Fa­ce­book que ofre­cen re­ga­los gra­tui­tos inexis­ten­tes co­mo for­ma de re­co­lec­tar clics… es di­fí­cil au­to­ma­ti­zar la de­tec­ción pa­ra es­tas co­sas.

Una pis­ta es que se tra­ta de per­fi­les fal­sos que so­lo ha­blan de un te­ma en con­cre­to (co­mo por ejem­plo po­lí­ti­ca, re­li­gión, de­por­te) y no in­ter­ac­túan con ami­gos o fa­mi­lia­res; otra es que no hay con­tac­tos en co­mún. Es­tos per­fi­les fal­sos, en su ma­yo­ría de­mues­tran ser de per­so­nas con éxi­to con es­tu­dios cur­sa­dos en uni­ver­si­da­des y co­le­gios de éli­te y tra­ba­jan en mul­ti­na­cio­na­les co­no­ci­das. Su con­te­ni­do en cuan­to a imá­ge­nes sue­le ser ade­más lla­ma­ti­vo. En oca­sio­nes uti­li­za­rán fotos con po­ses atrac­ti­vas de las per­so­nas su­plan­ta­das que ser­vi­rán co­mo gan­cho de aten­ción.

Twit­ter ofre­ce la po­si­bi­li­dad de re­por­tar pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con usur­pa­ción de iden­ti­dad. Fa­ce­book tam­bién ofre­ce di­fe­ren­tes op­cio­nes a la ho­ra de de­nun­ciar per­fi­les fal­sos. Ade­más, tie­ne una pá­gi­na con in­for­ma­ción so­bre có­mo pro­ce­der con de­nun­cias re­la­cio­na­das con con­te­ni­dos inapro­pia­dos, per­fi­les, spam, etc.

La pro­tec­ción más im­por­tan­te es el pro­pio sen­ti­do co­mún y la ca­pa­ci­dad del usua­rio pa­ra iden­ti­fi­car ami­gos fal­sos. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.