JÓ­VE­NES A PRO­GRA­MAR

Pro­yec­to de Plan Cei­bal ca­pa­ci­ta­rá en tec­no­lo­gía a 5.000 jó­ve­nes en tres años

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - MA­TEO BRA­GA Es­pe­cial pa­ra CRO­MO

Con el ob­je­ti­vo de de­rri­bar ba­rre­ras de ac­ce­so al mun­do de la tec­no­lo­gía, Plan Cei­bal co­men­zó a ofre­cer es­te año cur­sos gra­tui­tos de pro­gra­ma­ción pa­ra jó­ve­nes de en­tre 17 y 26 años de to­do el país.

El pro­yec­to Jó­ve­nes a Pro­gra­mar cuen­ta con el apo­yo de la Cá­ma­ra Uru­gua­ya de Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción (CUTI) y de las prin­ci­pa­les em­pre­sas del ám­bi­to tec­no­ló­gi­co.

“El plan sur­ge a raíz de un aná­li­sis de la de­man­da de re­cur­sos”, con­tó a Cro­mo Ca­rin­na Bál­sa­mo, in­ge­nie­ra en compu­tación y res­pon­sa­ble del pro­yec­to Jó­ve­nes a Pro­gra­mar.

Es­te año se reali­zó el plan pi­lo­to, en el que se ca­pa­ci­tó a 1.000 jó­ve­nes de 11 de­par­ta­men­tos. El ob­je­ti­vo es ca­pa­ci­tar a un to­tal de 5.000 en tres años, pa­ra lo cual en 2018 du­pli­ca­rán la can­ti­dad de es­tu­dian­tes.

Du­ran­te el cur­so, los jó­ve­nes apren­den a do­mi­nar al­guno de los tres len­gua­jes de pro­gra­ma­ción más uti­li­za­dos en el ám­bi­to tec­no­ló­gi­co y de­man­da­dos por la in­dus­tria (.Net, Ge­ne­xus o WEBUI), así como tes­ting.

Los ca­pa­ci­ta­do­res son téc­ni­cos de em­pre­sas y or­ga- ni­za­cio­nes de tec­no­lo­gía como Ge­ne­xus, Ban­to­tal, Tata Con­sul­tancy, In­fo­corp, Glo­bal y Cen­tro de En­sa­yos de Soft­wa­re (CES).

“No son do­cen­tes sino em­plea­dos de em­pre­sas quie­nes es­tán en­se­ñan­do des­de su pro­pio ofi­cio”, ex­pli­có Bál­sa­mo.

Al fi­nal del cur­so, los es­tu­dian­tes re­ci­ben un cer­ti­fi­ca­do de pro­gra­ma­dor bá­si­co o tes­ter de soft­wa­re ava­la­do por Plan Cei­bal, el cual les abre opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les en el sec­tor.

“El ob­je­ti­vo es que los jó­ve­nes des­cu­bran una puer­ta al mun­do de la pro­gra­ma­ción y la tec­no­lo­gía. Bus­ca­mos des­mi­ti­fi­car el que ha­ya que ser in­ge­nie­ro pa­ra pro­gra­mar”, ase­gu­ró.

Cla­ses a dis­tan­cia

En es­te pri­mer año se for­ma­ron 50 gru­pos; 28 de ellos es­tán ubi­ca­dos en Mon­te­vi­deo; 10 en de Ca­ne­lo­nes y los 12 res­tan­tes es­tán dis­tri­bui­dos en otros nue­ve de­par­ta­men­tos del in­te­rior (des­de Sal­to y Ri­ve­ra has­ta San Jo­sé).

Por es­te mo­ti­vo, los cur­sos se dic­tan en dis­tin­tos cen­tros del país a tra­vés de vi­deo­con­fe­ren­cias. De es­te mo­do, los do­cen­tes tie­nen la po­si­bi­li­dad de ca­pa­ci­tar a alum­nos de 11 de- par­ta­men­tos en vi­vo y de for­ma si­mul­tá­nea.

“Los cur­sos son pre­sen­cia­les. Los alum­nos van a un au­la a to­mar la cla­se”, acla­ró la res­pon­sa­ble del pro­yec­to. “La úni­ca di­fe­ren­cia es que en es­te ca­so se uti­li­za la in­fraes­truc­tu­ra de vi­deo­con­fe­ren­cia de Cei­bal”, ex­pli­có a Cro­mo.

Incluso, en de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias, los do­cen­tes pue­den rea­li­zar vi­deo­con­fe­ren­cias mó­vi­les. “A ve­ces, al­gu­nos ca­pa­ci­ta­do­res se co­nec­tan des­de su pro­pia em­pre­sa, o des­de la de un clien­te”, con­tó la in­ge­nie­ra.

Lo que más se di­fi­cul­tó a la ho­ra de im­ple­men­tar es­te mo­de­lo fue adap­tar­lo a las cla­ses prácticas, en las que el pro­fe­sor tie­ne la ne­ce­si­dad de ver la pan­ta­lla de ca­da alumno in­di­vi­dual­men­te pa­ra ase­so­rar, iden­ti­fi­car y co­rre­gir erro­res.

“Eso lo so­lu­cio­na­mos con un soft­wa­re de con­trol re­mo­to. El pro­fe­sor pue­de ver y co­rre­gir en la pan­ta­lla de sus alum­nos des­de su pro­pia PC”, re­la­tó Bál­sa­mo.

Re­qui­si­tos

La úni­ca exi­gen­cia pa­ra par­ti­ci­par del pro­yec­to era, ade­más de la edad (en­tre 17 y 26 años), ha­ber apro­ba­do el ci­clo bá­si­co de Edu­ca­ción Me­dia.

Ade­más, se de­be pa­sar una eva­lua­ción de co­no­ci­mien­tos ge­ne­ra­les que in­clu­ye des­de ló­gi­ca, ma­te­má­ti­cas y or­to­gra­fía has­ta re­sis­ten­cia a la mo­no­to­nía.

An­tes de la prue­ba se ofre­cía una pre­pa­ra­ción de un mes en la que se brin­da­ban co­no­ci­mien­tos bá­si­cos pa­ra pro­gra­mar.

“Bus­ca­mos des­mi­ti­fi­car el que ha­ya que ser in­ge­nie­ro pa­ra pro­gra­mar”

Ca­rin­na Bál­sa­mo Res­pon­sa­ble de Jó­ve­nes a Pro­gra­mar

Una vez en el cur­so, tam­bién se ofre­ce a los es­tu­dian­tes cla­ses de in­glés, no como ma­te­ria sino como com­ple­men­to, en la me­di­da en que ca­da uno lo ne­ce­si­te.

“Al co­mien­zo se rea­li­za un test de au­to­diag­nós­ti­co, en fun­ción del cual se iden­ti­fi­ca el ni­vel y se asig­na un gru­po pa­ra ca­pa­ci­tar­se”, ex­pli­có Bál­sa­mo.

La in­ge­nie­ra acla­ró que, si bien el ni­vel de in­glés no es una exi­gen­cia en el pun­to de par­ti­da, es una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal que se es­pe­ra que ma­ne­jen al fi­na­li­zar el cur­so.

“El ob­je­ti­vo es que, al egre­so, los alum­nos pue­dan res­pon­der un email o un chat en in­glés”, ex­pli­có la res­pon­sa­ble.

In­ser­ción la­bo­ral

Jó­ve­nes a Pro­gra­mar sur­ge, en­tre otras co­sas, de la cre­cien­te de­man­da pe­ro dis­mi­nui­da ofer­ta de pro­gra­ma­do­res. En es­te sen­ti­do, una de las prio­ri­da­des del pro­yec­to es apun­tar a la in­ser­ción la­bo­ral en el ru­bro.

Pa­ra asistir a los egresados en es­te pro­ce­so, el plan in­clu­ye ta­lle­res, ac­ti­vi­da­des con em­pre­sas y ayu­da en la pre­pa­ra­ción de entrevistas la­bo­ra­les.

La Ge­ne­ra­ción 2017, que cul­mi­na­rá sus cur­sos en no­viem­bre, re­ci­bi­rá ese se­gui­mien­to a par­tir del año pró­xi­mo.

“La idea es ayu­dar­los en la in­ser­ción la­bo­ral o a re­in­ser­tar­se en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo for­mal”, se­ña­ló Bál­sa­mo.

Con­vo­ca­to­ria

A par­tir de no­viem­bre se abri­rán las ins­crip­cio­nes pa­ra aque­llos jó­ve­nes in­tere­sa­dos en pos­tu­lar­se pa­ra par­ti­ci­par de los cur­sos de 2018.

Los re­qui­si­tos se­rán los mis­mos de es­te año (el lla­ma­do es pa­ra jó­ve­nes en­tre 17 y 26 años con ci­clo bá­si­co apro­ba­do). Incluso, aque­llos que se ha­yan pos­tu­la­do es­te año y no ha­yan pa­sa­do la eva­lua­ción de co­no­ci­mien­tos ge­ne­ra­les, po­drán vol­ver a in­ten­tar­lo.

Pa­ra el pró­xi­mo año la apues­ta de Plan Cei­bal es ca­pa­ci­tar a 2.000 jó­ve­nes de to­do el país. “Es­ta­mos tra­tan­do de co­la­bo­rar en la trans­for­ma­ción di­gi­tal que es­tá vi­vien­do el país”, con­clu­yó Bál­sa­mo.

Las ins­crip­cio­nes se rea­li­za­rán a tra­vés del si­tio web de Jó­ve­nes a Pro­gra­mar. El pe­río­do de ins­crip­cio­nes se­rá de no­viem­bre de es­te año a fe­bre­ro del año pró­xi­mo. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.