Die­go Bas­te­rrech

24 años, Mon­te­vi­deo

El Observador Fin de Semana - Cromo - - ZOOM -

Cuan­do sa­lió de la eva­lua­ción de co­no­ci­mien­tos ge­ne­ra­les es­ta­ba con­ven­ci­do de que no iba a que­dar se­lec­cio­na­do. Sin em­bar­go, al tiem­po le avi­sa­ron que en­tra­ba en el plan pi­lo­to de Jó­ve­nes a Pro­gra­mar y que de­bía ele­gir un cur­so y un ho­ra­rio. “En­tre las op­cio­nes es­ta­ba Ge­ne­xus, que es un soft­wa­re uru­gua­yo pa­ra ha­cer pro­gra­mas, y te­nía en­ten­di­do que ha­bía bas­tan­te tra­ba­jo en el te­ma. Ele­gí eso y, la ver­dad, no me arre­pien­to”, ase­gu­ró Die­go Bas­te­rrech en en­tre­vis­ta con Cro­mo.

En el cur­so les plan­tea­ron a los es­tu­dian­tes desa­rro­llar un pro­yec­to per­so­nal. “La idea es que ca­da uno eli­ja lo que le gus­te, le emo­cio­ne”, ex­pli­có. Un día, uno de sus com­pa­ñe­ros lle­vó a cla­se una ca­be­za de Yoda (per­so­na­je de Star Wars) y con­tó que la ha­bía im­pri­mi­do con su pro­pia im­pre­so­ra 3D. “Ahí di­je ‘si él pu­do ar­mar una, va­mos a pro­bar. Ca­paz que en una de esas pue­do’”, con­tó.

Fue así que de­ci­dió que su pro­yec­to per­so­nal fue­ra fa­bri­car su pro­pia im­pre­so­ra 3D. Cla­ro, par­te del plan­teo del pro­yec­to con­sis­tía en rea­li­zar­lo con el me­nor pre­su­pues­to po­si­ble. Por ese mo­ti­vo, lo pri­me­ro que hi­zo fue in­ves­ti­gar du­ran­te va­rias se­ma­nas acer­ca de qué com­prar y qué no, y dón­de le con­ve­nía com­prar­lo.

“To­da la par­te de elec­tró­ni­ca me la man­dé traer de Chi­na. Acá en Uru­guay fui com­pran­do va­ri­llas, ru­le­ma­nes, co­rreas de go­ma, po­leas, tor­ni­llos, tuer­cas y el mar­co de ma­de­ra MDF”, re­la­tó. Hoy en día, Die­go tie­ne en su cuar­to su pro­pia im­pre­so­ra 3D con la que, por su­pues­to, ya se im­pri­mió su pro­pia ca­be­za de Yoda, ade­más de una de Darth Va­der (otro per­so­na­je de Star Wars) y una snitch do­ra­da (pe­lo­ta pa­ra ju­gar quid­ditch, de­por­te del uni­ver­so de Harry Pot­ter). Pe­ro lo más in­tere­san­te es que Die­go va me­jo­ran­do su im­pre­so­ra con pie­zas que im­pri­me en el pro­pio equi­po.

“Es una im­pre­so­ra de Re­prap (un pro­yec­to de có­di­go abier­to) y tie­ne una ca­rac­te­rís­ti­ca que es que va­rias de sus pie­zas pue­den ser im­pre­sas por la pro­pia im­pre­so­ra”, ex­pli­có.

Ya se im­pri­mió un duc­to de ven­ti­la­ción me­jo­ra­do y aho­ra tie­ne

“La idea es que ca­da uno eli­ja lo que le gus­te, le emo­cio­ne” Die­go Bas­te­rrech

pen­sa­do im­pri­mir­se una car­ca­sa pa­ra la pan­ta­lla y so­por­tes pa­ra la bo­bi­na del ma­te­rial.

Por su­pues­to, una vez ar­ma­da la im­pre­so­ra, pa­ra co­men­zar a im­pri­mir tam­bién de­bió to­mar­se el tiem­po de in­ves­ti­gar, pro­bar y, sobre to­do, en­tre­nar la pa­cien­cia. Fue va­rian­do dis­tin­tos pa­rá­me­tros de la im­pre­sión, como la tem­pe­ra­tu­ra, la ve­lo­ci­dad y la ven­ti­la­ción, y ca­da vez fue lo­gran­do me­jo­res re­sul­ta­dos. Ade­más de cur­sar Jó­ve­nes a Pro­gra­mar, Die­go es es­tu­dian­te de ar­qui­tec­tu­ra, ani­ma­dor de cam­pa­men­tos edu­ca­ti­vos y, como hobby, arre­gla ce­lu­la­res.

No tie­ne como ob­je­ti­vo de­di­car­se a la im­pre­sión 3D, pe­ro re­co­no­ce que es al­go en lo que le gus­ta tra­ba­jar. Sigue in­ves­ti­gan­do as­pec­tos a me­jo­rar pa­ra sus im­pre­sio­nes y tie­ne el pro­yec­to de ha­cer un dron con las pie­zas im­pre­sas en su im­pre­so­ra 3D.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.