La red wi­fi no es se­gu­ra, ¿y aho­ra?

¿Có­mo es y có­mo fun­cio­na el sis­te­ma de­trás de la se­gun­da crip­to­mo­ne­da más im­por­tan­te del mun­do?

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA -

Al prin­ci­pio, es­ta­ba bit­coin. Pa­ra mu­chos, es­ta crip­to­mo­ne­da se ha con­ver­ti­do en si­nó­ni­mo de di­ne­ro di­gi­tal. Pe­ro Et­her es la se­gun­da mo­ne­da más va­lio­sa. En es­tos tér­mi­nos, des­de que co­men­zó el año, su va­lor au­men­tó un 4.250% (de US$ 8 a US$ 340). Pe­ro en tér­mi­nos in­for­má­ti­cos, pue­de que sea mu­cho más in­te­re­san­te que su her­mano ma­yor. Pa­ra en­ten­der por qué es tan po­pu­lar, pri­me­ro hay que com­pren­der por qué exis­te el soft­wa­re que lo eje­cu­ta, lla­ma­do Et­he­reum.

El sis­te­ma lo­gró te­ner el res­pal­do tan­to de ge­nios in­for­má­ti­cos co­mo de gran­des em­pre­sas, en­tre ellas por ejem­plo J.P. Mor­gan Cha­se y Mi­cro­soft, a quie­nes les en­tu­sias­ma el ob­je­ti­vo de Et­he­reum de ofre­cer no so­lo una mo­ne­da di­gi­tal, sino un nue­vo ti­po de red in­for­má­ti­ca glo­bal.

Compu­tado­ra glo­bal

Vi­ta­lik Bute­rin, que en 2013 te­nía 19 años, creó un plan pa­ra un sis­te­ma block­chain (ala­ba­do por su se­gu­ri­dad y dis­cre­ción) que tam­bién po­día fa­ci­li­tar to­do ti­po de apli­ca­cio­nes des­cen­tra­li­za­das (o dapps). El chi­co, de ori­gen ru­so, lo­gró es­to gra­cias a un len­gua­je de pro­gra­ma­ción lla­ma­do Et­he­reum, pa­ra que ca­da usua­rio pu­die­ra per­so­na­li­zar­lo se­gún sus ne­ce­si­da­des. Así se ha for­ma­do una enor­me co­mu­ni­dad de pro­gra­ma­do­res.

Es­te soft­wa­re ve­ri­fi­ca si cier­tas con­di­cio­nes se cum­plen y, de ha­cer­lo, rea­li­za la transac­ción de for­ma au­tó­no­ma. Ade­más de so­por­tar transac­cio­nes mo­ne­ta­rias per­mi­te al­ma­ce­nar y pro­ce­sar lo que se co­no­ce co­mo “con­tra­tos in­te­li­gen­tes”, pro­gra­mas in­for­má­ti­cos que eje­cu­tan transac­cio­nes.

Son con­tra­tos co­mo los del mun­do fí­si­co, por ejem­plo de com­pra­ven­ta de una ca­sa, pe­ro cu­ya ló­gi­ca es­tá es­cri­ta en una ba­se de da­tos compu­tacio­nal. El ob­je­ti­vo es per­mi­tir la crea­ción de apli­ca­cio­nes des­cen­tra­li­za­das que no pue­dan caer­se por pro­ble­mas téc­ni­cos, ser cen­su­ra­das, ser ob­je­ti­vo de frau­des o ser in­ter­fe­ri­das por una ter­ce­ra par­te.

La po­ten­cia de pro­ce­sa­mien­to ne­ce­sa­ria pa­ra eje­cu­tar los con­tra­tos in­te­li­gen­tes pro­vie­ne de las compu­tado­ras de una red abier­ta y dis­tri­bui­da. Tal es así que la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da MIT Tech­no­logy Re­view con­si­de­ra a Et­he­reum “co­mo la pri­me­ra compu­tado­ra glo­bal com­par­ti­da”. Es de­cir, en lu­gar de exis­tir ser­vi­do­res ma­ne­ja­dos por agen­tes cen­tra­les, exis­ten mi­les de no­dos in­ter­co­nec­ta­dos y dis­per­sos al­re­de­dor del mun­do, que se en­car­gan de eje­cu­tar las transac­cio­nes en for­ma se­gu­ra y au­to­má­ti­ca.

Sus par­ti­da­rios pien­san que po­dría ser una má­qui­na uni­ver­sal­men­te ac­ce­si­ble pa­ra di­ri­gir ne­go­cios, ya que la tec­no­lo­gía per­mi­te a la gen­te ha­cer ac­cio­nes más com­ple­jas de ma­ne­ra com­par­ti­da y des­cen­tra­li­za­da. El ti­po de dapps que se pue­de crear con Et­he­reum es in­men­so y ope­rar en Et­he­reum no es gra­tis y el pre­cio ha de pa­gar­se en ét­he­res. A di­fe­ren­cia del bit­coin, no hay un lí­mi­te má­xi­mo de ét­he­res.

Bute­rin va por más y as­pi­ra en al­gu­nos años a al­can­zar la es­ca­la de transac­cio­nes de la tar­je­ta Vi­sa. Ac­tual­men­te, las re­des de bit­coin y Et­he­reum pro­ce­san tres y cin­co transac­cio­nes por se­gun­do res­pec­ti­va­men­te, mien­tras que Vi­sa al­can­za unas 20 mil.

340 dó­la­res es el va­lor pro­me­dio de un Et­her des­de me­dia­dos de año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.