Apple y la adic­ción al smartp­ho­ne

Apple tie­ne la opor­tu­ni­dad de crear una ver­sión re­vo­lu­cio­na­ria de su dis­po­si­ti­vo: uno que in­ci­te a uti­li­zar­lo de ma­ne­ra más cons­cien­te y me­nos fre­cuen­te

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - FARHAD MANJOO New York Ti­mes News Ser­vi­ce

Apple no tie­ne la cul­pa de que sien­ta que su te­lé­fono lo es­cla­vi­za. Sin em­bar­go, la em­pre­sa que tra­jo al mun­do el te­lé­fono in­te­li­gen­te mo­derno tie­ne una opor­tu­ni­dad per­fec­ta pa­ra crear una nue­va ver­sión va­lien­te y re­vo­lu­cio­na­ria del dis­po­si­ti­vo: un te­lé­fono que in­ci­te a uti­li­zar­lo de una ma­ne­ra más cons­cien­te.

La “adic­ción” a la tec­no­lo­gía es un te­ma que es­tá ge­ne­ran­do ca­da vez ma­yor in­quie­tud. Uti­li­zo las co­mi­llas por­que la atrac­ción que ejer­cen nues­tros te­lé­fo­nos so­bre no­so­tros no es la mis­ma que pro­vo­can las dro­gas y el al­cohol. En reali­dad, el pro­ble­ma tam­po­co es re­cien­te; los in­ves­ti­ga­do­res que es­tu­dian las for­mas en que uti­li­za­mos la tec­no­lo­gía di­gi­tal lle­van años rea­li­zan­do la ad­ver­ten­cia so­bre los efec­tos ne­ga­ti­vos en nues­tra cog­ni­ción, nues­tra psi­que y nues­tro bie­nes­tar.

Lo no­ve­do­so es quié­nes se han su­ma­do a las fi­las de los preo­cu­pa­dos. Ha­ce po­co tiem­po, un des­fi­le de luminarias de la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca, in­clu­yen­do va­rios exem­plea­dos de Fa­ce­book, ar­gu­men­ta­ron que es­ta­mos en des­ven­ta­ja an­te la so­fis­ti­ca­da ma­qui­na­ria pa­ra en­gan­char y per­sua­dir que es­tá in­cor­po­ra­da a las apli­ca­cio­nes. Sus te­mo­res son di­ver­sos: les in­quie­ta la dis­trac­ción, la pro­duc­ti­vi­dad, la for­ma en que las re­des so­cia­les al­te­ran nues­tras vi­das y re­la­cio­nes en tér­mi­nos emo­cio­na­les y lo que es­tán oca­sio­nan­do en los ni­ños.

Po­drían ayu­dar re­gu­la­cio­nes del go­bierno y más res­tric­cio­nes por par­te de los usua­rios, pe­ro las pri­me­ras son im­pro­ba­bles y las úl­ti­mas, in­su­fi­cien­tes. Así que, ¿quién más que­da? La mis­ma em­pre­sa que pa­re­ce que siem­pre se ha­ce pre­sen­te cuan­do es mo- men­to de cru­zar ha­cia una nue­va era de la tec­no­lo­gía: Apple.

El mo­men­to es aho­ra

La se­ma­na pa­sa­da, me pu­se a pen­sar so­bre la res­pon­sa­bi­li­dad de Apple des­pués de que dos gran­des in­ver­sio­nis­tas es­cri­bie­ron una car­ta abier­ta en la que so­li­ci­ta­ban a la em­pre­sa que hi­cie­ra más pa­ra pre­ve­nir los efec­tos de sus pro­duc­tos en los ni­ños. Al ini­cio, me in­cli­né a des­es­ti­mar la mi­si­va ta­chán­do­la de tre­ta pu­bli­ci­ta­ria; si le preo­cu­pa la re­la­ción en­tre los ni­ños y la tec­no­lo­gía, ¿por qué no ir tras Fa­ce­book?

No obs­tan­te, cuan­do lla­mé a va­rios ex­per­tos, en­con­tré que es­ta­ban de acuer­do. Apple no es res­pon­sa­ble de los ex­ce­sos de los ne­go­cios de pu­bli­ci­dad di­gi­tal, pe­ro sí tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad mo­ral en lo que se re­fie­re al bie­nes­tar de sus clien­tes.

Ade­más, hay otra ra­zón más im­por­tan­te pa­ra que Apple ha­ga fren­te a la adic­ción a la tec­no­lo­gía: lo más pro­ba­ble es que abor- de el pro­ble­ma con ele­gan­cia.

“En ver­dad creo que es mo­men­to de que ac­túen”, afir­mó Tris­tan Ha­rris, quien fue di­se­ña­dor y es­pe­cia­lis­ta en éti­ca de Goo­gle y aho­ra di­ri­ge Time Well Spent, una or­ga­ni­za­ción que tra­ba­ja pa­ra me­jo­rar el im­pac­to de la tec­no­lo­gía en la so­cie­dad. “De he­cho, tal vez sean nues­tra úni­ca es­pe­ran­za”, agre­gó Ha­rris.

Pa­ra em­pe­zar, el mo­de­lo co­mer­cial de Apple no de­pen­de de la adic­ción a la tec­no­lo­gía. La em­pre­sa ga­na la ma­yo­ría de su di­ne­ro ven­dien­do dis­po­si­ti­vos de al­ta ga­ma. Des­pués de que us­ted com­pra el dis­po­si­ti­vo y se sus­cri­be a al­gu­nos de sus ser­vi­cios pre­fe­ren­tes, en reali­dad Apple no ne­ce­si­ta que lo use en ex­ce­so.

Sin em­bar­go, aun­que Apple no es par­te del ne­go­cio de la pu­bli­ci­dad, sí ejer­ce un gran con­trol so­bre es­te sec­tor. Ca­da em­pre­sa tec­no­ló­gi­ca ne­ce­si­ta te­ner una pre­sen­cia en los ipho­ne y las ipad; es­to quie­re de­cir que Apple pue­de es­ta­ble­cer las re­glas pa­ra to­dos. Con tan so­lo una ac­tua­li­za­ción de su sis­te­ma ope­ra­ti­vo y su tien­da de apli­ca­cio­nes, Apple po­dría po­ner un freno a al­gu­nos de los peo­res ex­ce­sos en la ma­ne­ra en que las apps lo mo­ni­to­rean y no­ti­fi­can pa­ra man­te­ner­lo en­gan­cha­do. Y de­bi­do a que otros fa­bri­can­tes de smartp­ho­nes tien­den a co­piar los me­jo­res in­ven­tos de Apple, cual­quier co­sa que hi­cie­ra pa­ra de­te­ner la de­pen­den­cia que te­ne­mos de nues­tros dis­po­si­ti­vos se­ría emu­la­do am­plia­men­te.

Qué ha­cer

Ha­rris su­gi­rió a Apple va­rias ideas pa­ra que hi­cie­ra un te­lé­fono in­te­li­gen­te me­nos adic­ti­vo. Pa­ra em­pe­zar, po­dría dar más re­tro­ali­men­ta­ción a las per­so­nas en cuan­to a có­mo es­tán uti­li­zan­do sus dis­po­si­ti­vos.

Ima­gi­ne que, una vez a la se­ma­na, su te­lé­fono le die­ra un in­for­me de có­mo pa­sa el tiem­po, de la mis­ma ma­ne­ra en que su mo­ni­tor de ac­ti­vi­da­des le di­ce qué tan se­den­ta­rio es­tu­vo la se­ma­na pa­sa­da. Otra idea es que pue­da im­po­ner un con­trol más de­ta­lla­do de las no­ti­fi­ca­cio­nes. En la ac­tua­li­dad, cuan­do de­ja que una apli­ca­ción le en­víe aler­tas mó­vi­les, lo más co­mún es que la pro­pues­ta im­pli­que de­cir “to­do” o “na­da”: si per­mi­te que le avi­se, le es­ta­rá avi­san­do to­do el tiem­po.

Ha­rris su­gi­rió que Apple hi­cie­ra que las apli­ca­cio­nes asig­na­ran un ti­po de ni­vel de prio­ri­dad a sus no­ti­fi­ca­cio­nes. “Di­ga­mos que hay tres ni­ve­les de no­ti­fi­ca­ción: usua­rios in­ten­sos, nor­ma­les y li­ge­ros o zen”, se­ña­ló Ha­rris.

Apple po­dría es­ta­ble­cer re­glas pa­ra el ti­po de no­ti­fi­ca­cio­nes que se per­mi­ten en ca­da gru­po: por ejem­plo, el gru­po de en me­dio po­dría per­mi­tir no­ti­fi­ca­cio­nes de otras per­so­nas (co­mo un men­sa­je di­rec­to en Ins­ta­gram), pe­ro no de las mis­mas apli­ca­cio­nes.

“Y des­pués Apple po­dría es­ta­ble­cer un va­lor pre­de­ter­mi­na­do en el que to­dos es­tén en el ni­vel me­dio, lo que de in­me­dia­to les aho­rra­ría mu­cha ener­gía a usua­rios que se es­tán en­fren­tan­do a es­ta si­tua­ción”, afir­mó Ha­rris.

Uno de los pe­li­gros de al­gu­nas de es­tas es­tra­te­gias an­ti­adic­ción es que po­drían ser de­ma­sia­do in­tru­si­vas. No obs­tan­te, tam­bién es una de las ra­zo­nes por las cua­les Apple des­ta­ca­ría en es­te as­pec­to: crear un te­lé­fono me­nos adic­ti­vo prin­ci­pal­men­te es un pro­ble­ma de di­se­ño de in­ter­faz, el cual es en esen­cia to­da la ra­zón cor­po­ra­ti­va de ser de Apple.

Si se ha­ce bien, una cam­pa­ña com­ple­ta­men­te desa­rro­lla­da que pro­mue­va los be­ne­fi­cios de acer­car­se a la tec­no­lo­gía de una for­ma más re­fle­xi­va no pa­re­ce­ría un ac­to egoís­ta, sino en sin­to­nía con la me­jor ver­sión de Apple: la de una em­pre­sa que cui­da los in­tere­ses de la hu­ma­ni­dad en una in­dus­tria más bien fría y a ve­ces in­hu­ma­na. l

NYTIMES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.