TEC­NO­LO­GÍA CON DU­DO­SA FE­CHA DE CA­DU­CI­DAD

Mu­chos usua­rios acu­san a las em­pre­sas fa­bri­can­tes de ge­ne­rar la lla­ma­da ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da pa­ra ven­der más. ¿En qué con­sis­te es­ta prác­ti­ca?

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - VA­LEN­TI­NA TO­RRES @va­len­taein

Lo ba­ra­to sa­le ca­ro” es un di­cho que se es­cu­cha con fre­cuen­cia. Tam­po­co es ex­tra­ño oír a al­guien que­jar­se de que “las co­sas ya no las ha­cen co­mo an­tes”. Am­bas ex­pre­sio­nes pue­den uti­li­zar­se pa­ra ha­cer re­fe­ren­cia a la de­ter­mi­na­ción in­ten­cio­nal de po­ner fin a la vi­da útil de un pro­duc­to por par­te de sus fa­bri­can­tes, al­go que co­mún­men­te re­ci­be el nom­bre de “ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da” u “ob­so­les­cen­cia pla­ni­fi­ca­da”.

Des­de ba­te­rías que “mue­ren” a los 18 me­ses de ser es­tre­na­das has­ta im­pre­so­ras que de­jan de fun­cio­nar al lle­gar a un nú­me­ro de­ter­mi­na­do de im­pre­sio­nes o ipho­nes que fun­cio­nan más len­to, los pro­duc­tos de con­su­mo du­ran ca­da vez me­nos. Es­te es­ce­na­rio se re­pi­te en va­rios ru­bros y bie­nes, pe­ro si hay un mer­ca­do en el que pue­de ha­blar­se de una li­te­ral pro­gra­ma­ción de la ob­so­les­cen­cia es el tec­no­ló­gi­co y aun más el de los dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos.

Fe­cha de ex­pi­ra­ción

“La ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da sig­ni­fi­ca que un fa­bri­can­te, de al­gu­na for­ma, con­tro­la cuán­to tie­ne que vi­vir un pro­duc­to, de­pen­dien­do de sus ne­ce­si­da­des”, de­fi­nió el in­ge­nie­ro en compu­tación y doc­tor en in­for­má­ti­ca, Da­niel Ca­le­ga­ri, en en­tre­vis­ta con el pro­gra­ma de ra­dio Pisando fuer­te de Me­tró­po­lis FM.

Di­cho de otra for­ma, los bie­nes que se fa­bri­can ba­jo es­ta pre­mi­sa es­tán des­ti­na­dos a rom­per­se pre­me­di­ta­da­men­te en un pla­zo de tiem­po de­ter­mi­na­do, y la re­pa­ra­ción es una op­ción di­fí­cil y an­ti­eco­nó­mi­ca, por lo que –en mu­chos ca­sos– se de­ci­de la com­pra de un nue­vo pro­duc­to.

Pue­de que el dis­po­si­ti­vo no se rom­pa com­ple­ta­men­te, sino que la com­pra de otro pro­duc­to es­té mo­ti­va­da por la fal­ta de ren­di­mien­to o ca­ren­cia de al­gu­nas fun­cio­nes en com­pa­ra­ción con nue­vas má­qui­nas y tec­no­lo­gías dis­po­ni­bles.

“Vi­vi­mos en una so­cie­dad de con­su­mo en la que las em­pre­sas apun­tan a cre­cer y a ven­der más y pa­ra ello ne­ce­si­tan que la gen­te com­pre”, ex­pli­có Ca­le­ga­ri, ha­cien­do re­fe­ren­cia a que las pro­vee­do­ras de pro­duc­tos ac­túan de es­ta for­ma en pos de una ló­gi­ca de mer­ca­do ren­ta­ble.

Du­ran­te mu­chos años, los pro­duc­tos se fa­bri­ca­ron con una es­pe­ran­za de vi­da mu­cho más ex­ten­sa. “Se creía que cuan­to me­jor fue­ra la gen­te se iba a sen­tir atraí­da por él; pe­ro rá­pi­da­men­te los fa­bri­can­tes se die­ron cuen­ta de que eso ha­cía que la gen­te de­ja­ra de com­prar”, di­jo el in­ge­nie­ro.

Una cla­ra mues­tra de es­to es que, cuan­do Tho­mas Edi­son in­ven­tó las bom­bi­llas in­can­des­cen­tes co­mer­cial­men­te via­bles al­re­de­dor de 1880, es­tas eran sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más du­ra­de­ras que las ac­tua­les (unas 2.500 ho­ras de du­ra­ción), así co­mo más ca­ras, ya que de­pen­dían de los fi­la­men­tos de car­bono en lu­gar del tungs­teno que se ge­ne­ra­li­zó ca­si 30 años des­pués.

Cuan­do la bom­bi­lla lle­gó al mer­ca­do ma­si­vo, las em­pre­sas fa­bri­can­tes se die­ron cuen­ta de que po­dían co­se­char ma­yo­res su­mas de di­ne­ro al ha­cer­las desecha­bles y ba­ra­tas. Al ver que los con­su­mi­do­res no po­dían pa­gar las uni­da­des de reem­pla­zo, que eran más ca­ras en aquel en­ton­ces, el mo­de­lo de ne­go­cio cam­bió y un con­jun­to de fa­bri­can­tes de lam­pa­ri­tas es­ta­ble­cie­ron el es­tán­dar de 1.000 ho­ras.

Aun­que el tér­mino “ob­so­les­cen­cia pla­ni­fi­ca­da” no co­men­zó a uti­li­zar­se has­ta la dé­ca­da de 1950, la es­tra­te­gia ha­bía per­mea­do las so­cie­da­des más con­su­mis­tas.

Aun­que hoy en día los fa­bri­can­tes no sue­len ha­cer ex­plí­ci­ta (y has­ta nie­guen) la ob­so­les­cen­cia pla­ni­fi­ca­da de sus pro­duc­tos, es­ta prác­ti­ca se ha re­pe­ti­do en va­rias in­dus­trias, co­mo la au­to­mo­vi­lís­ti­ca, la tex­til y tam­bién en va­rios sec­to­res de la tec­no­ló­gi­ca. Es­to in­clu­ye tan­to pro­duc­tos de hard­wa­re co­mo de soft­wa­re.

Pa­ra el hard­wa­re, sue­le su­ce­der que las com­pa­ñías dis­con­ti­núan los re­pues­tos y el man­te­ni­mien­to de los equi­pos mas vie­jos. En los ca­sos de pro­duc­tos de soft­wa­re, una ac­tua­li­za­ción en el sis­te­ma pue­de de­jar inope­ra­ti­vas de­ter­mi­na­das apli­ca­cio­nes de un equi­po. Es­to es­tá con­tro­la­do por el fa­bri­can­te que de­ci­de ca­da cuán­to tiem­po se va a mo­di­fi­car el sis­te­ma ope­ra­ti­vo, y has­ta cuán­do va a per­mi­tir que dis­po­si­ti­vos vie­jos ha­gan uso de de­ter­mi­na­das fun­cio­nes.

Los bie­nes que se fa­bri­can ba­jo es­ta pre­mi­sa es­tán des­ti­na­dos a rom­per­se pre­me­di­ta­da­men­te en un pla­zo de tiem­po de­ter­mi­na­do

Ca­sos no­to­rios

Cuan­do el pa­sa­do mes de di­ciem­bre, Ap­ple re­co­no­ció que, a tra­vés de un pro­ce­so al que lla­ma “smoot­hing”, ra­len­ti­za­ba in­ten­cio­nal­men­te las ba­te­rías de sus ipho­ne an­ti­guos cuan­do un nue­vo mo­de­lo sa­lía al mer­ca­do, el des­con­ten­to de los usua­rios fue ca­si uná­ni­me. La po­lé­mi­ca le va­lió una in­ves­ti­ga­ción de la Fis­ca­lía de Fran­cia y va­rias de­man­das por los de­li­tos de frau­de y ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da.

La de­nun­cia fue pre­sen­ta­da por la aso­cia­ción fran­ce­sa Al­to a la Ob­so­les­cen­cia Pro­gra­ma­da (HOP), que acu­só a la com­pa­ñía de re­du­cir el ren­di­mien­to y la du­ra­ción de sus dis­po­si­ti­vos con el fin de ace­le­rar su reem­pla­zo.

An­te la ava­lan­cha de crí­ti­cas, Ap­ple in­ten­tó jus­ti­fi­car su ac­cio­nar, ex­pli­can­do que la ra­zón por la que ra­len­ti­za­ba el ren­di­mien­to de los teléfonos era pa­ra “pro­lon­gar su du­ra­ción”.

Se­gún la em­pre­sa, el uso de ba­te­rías de ion de li­tio ha­ce que a los apa­ra­tos les cues­te ca­da vez más res­pon­der a las nu­me­ro­sas de­man­das del usua­rio a me­di­da que va sien­do uti­li­za­do, y que la ba­te­ría se con­su­ma muy rá­pi­da­men­te. Es­to se po­día pa­liar sa­cri­fi­can­do una cuo­ta de ra­pi­dez del dis­po­si­ti­vo.

En el mes de no­viem­bre, en Fran­cia tam­bién se abrió una in­ves­ti­ga­ción por acu­sa­cio­nes si­mi­la­res con­tra el fa­bri­can­te ja­po­nés de im­pre­so­ras Ep­son. En ella, la aso­cia­ción HOP des­cri­bió téc­ni­cas de los fa­bri­can­tes, co­mo “el blo­queo de las im­pre­sio­nes con la ex­cu­sa de que los car­tu­chos de tin­ta es­tán va­cíos cuan­do aún les que­da tin­ta”.

Por otra par­te, la Or­ga­ni­za­ción de De­fen­sa de la Com­pe­ten­cia de Ita­lia es­tá lle­van­do ade­lan­te dos in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre Ap­ple y Sam­sung por acu­sa­cio­nes de ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da, aun­que la fir­ma sur­co­rea­na ase­gu­ra que sus dis­po­si­ti­vos es­tán li­bres de es­tas prác­ti­cas.

Cos­tos y be­ne­fi­cios

Aun­que es re­la­ti­vo qué tan­to be­ne­fi­cia al usua­rio la ju­ga­da de Ap­ple, sí es cier­to que mu­chas ve­ces un es­ce­na­rio de ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da tie­ne ven­ta­jas pa­ra el con­su­mi­dor y el fa­bri­can­te; y el ca­so de la bom­bi­lla eléc­tri­ca es uno de ellos.

“Hay una re­la­ción de cos­to­be­ne­fi­cio en ele­gir ma­te­ria­les que du­ren más o que du­ren me­nos”, di­jo en en­tre­vis­ta con Cro­mo

Pablo Sar­tor, di­rec­tor aca­dé­mi­co de Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Em­pre­sa­ria­les de la Uni­ver­si­dad de Mon­te­vi­deo.

“Una compu­tado­ra de 1986 pue­de se­guir fun­cio­nan­do igual que cuan­do se fa­bri­có. Pe­ro tie­ne 320 pi­xe­les de re­so­lu­ción y yo hoy quie­ro otra co­sa. Ar­mar hoy una compu­tado­ra con com­po­nen­tes que du­ren 20 años no tie­ne sen­ti­do por­que las ex­pec­ta­ti­vas de lo que la gen­te va a que­rer ha­cer con ella en tres o cua­tro años es­tán muy por en­ci­ma de las de hoy; en­ton­ces van a ne­ce­si­tar otra má­qui­na”, se­ña­ló.

Pa­ra Sar­tor, aun­que ter­mi­ne por pro­lon­gar su co­rrec­to fun­cio­na­mien­to, uti­li­zar ma­te­ria­les “de­ma­sia­do bue­nos” en al­gu­nos pro­duc­tos se­ría un des­per­di­cio.

Ob­so­les­cen­cia per­ci­bi­da

Pe­ro la ac­ción de­li­be­ra­da de un fa­bri­can­te so­bre la pro­gra­ma­ción o los com­po­nen­tes no es la úni­ca ma­ne­ra en la que un pro­duc­to, ya sea un smartp­ho­ne, una compu­tado­ra, una con­so­la, pue­de que­dar ob­so­le­to a los ojos del usua­rio. Hay un fac­tor ex­terno (lla­mé­mos­le mo­da) que dic­ta fuer­te­men­te en un mer­ca­do cuán­do un bien po­dría con­si­de­rar­se ob­so­le­to. En es­te ca­so el que de­ci­de es el con­su­mi­dor.

En es­te sen­ti­do, se de­no­mi­na “ob­so­les­cen­cia per­ci­bi­da” u “ob­so­les­cen­cia psi­co­ló­gi­ca” a las ten­den­cias ob­ser­va­das en los me­dios de di­fu­sión, que in­flu­yen en que los pro­duc­tos se vuel­van ob­so­le­tos aún cuan­do se en­cuen­tren en per­fec­to es­ta­do de uso.

“La ob­so­les­cen­cia tie­ne que ver con la es­tra­te­gia co­mer­cial”, ase­gu­ró Sar­tor. Y aña­dió: “Un fa­bri­can­te lan­za pro­duc­tos que sa­tis­fa­cen cier­to ni­vel de ex­pec­ta­ti­va de pres­ta­cio­nes, pe­ro tal vez yo se­pa que en un tiem­po más la va­ra va a es­tar más al­ta. En es­te ca­so el pro­duc­to que­da ob­so­le­to no por­que se de­te­rio­re, sino por­que ya no es­tá a la al­tu­ra de las ex­pec­ta­ti­vas del usua­rio”.

¿Eso es ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da o sig­ni­fi­ca que la gen­te ca­da vez quie­re más?

“Vi­vi­mos en una so­cie­dad de con­su­mo en la que las em­pre­sas apun­tan a cre­cer y a ven­der más y pa­ra ello ne­ce­si­tan que la gen­te com­pre”

Da­niel Ca­le­ga­ri In­ge­nie­ro en in­for­má­ti­ca

“Ar­mar hoy una compu­tado­ra con com­po­nen­tes que du­ren 20 años no tie­ne sen­ti­do por­que las ex­pec­ta­ti­vas de lo que la gen­te va a que­rer ha­cer con ella en tres o cua­tro años es­tán muy por en­ci­ma de las de hoy; en­ton­ces van a ne­ce­si­tar otra má­qui­na”

Pablo Sar­tor Di­rec­tor aca­dé­mi­co de IEEM de la Uni­ver­si­dad de Mon­te­vi­deo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.