Ac­ce­so de­ne­ga­do; ¿y aho­ra?

Hay va­rios me­ca­nis­mos pa­ra blo­quear si­tios pi­ra­tas, el pro­ble­ma es que no son efec­ti­vos

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - MA­RÍA DE LOS ÁN­GE­LES OR­FI­LA @or­fi­la­ma­ria

Una no­che de di­ciem­bre de 2014, la Po­li­cía sue­ca alla­nó de for­ma sor­pre­si­va el lu­gar don­de es­ta­ban los ser­vi­do­res de The Pi­ra­te Bay (TPB), uno de los si­tios de in­ter­cam­bio de ar­chi­vos más po­pu­la­res de la red. Me­nos de dos me­ses des­pués, TPB es­ta­ba on­li­ne de nue­vo. La des­truc­ción de los ar­chi­vos y de nu­me­ro­sos si­tios “es­pe­jo” ha­bía si­do inú­til. TPB hoy si­gue vi­vo con más vi­das que el Per­la Ne­gra.

“Si exis­te al­go, que yo du­do que exis­ta, pa­ra blo­quear streams es­pe­cí­fi­cos den­tro de una pla­ta­for­ma sin con­tar con la co­la­bo­ra­ción de la em­pre­sa, de­be ser una in­fra­es­truc­tu­ra se­gu­ra­men­te mu­cho más ca­ra que los de­re­chos de au­tor que se quieren pro­te­ger”, afir­mó Clau­dio Ris­so, do­cen­te e in­ves­ti­ga­dor de la Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría de la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca. Así ade­lan­ta­ba el ex­per­to por qué el blo­queo a Ro­ja Di­rec­ta, si­tio de re­trans­mi­sión ile­gal de con­te­ni­dos de­por­ti­vos, or­de­na­do por la Justicia uru­gua­ya, o el blo­queo de si­tios aso­cia- dos a Bet365.com pe­di­do por la Di­rec­ción Na­cio­nal de Loterías y Qui­nie­las, se­rá tan en bal­de co­mo los nu­me­ro­sos cie­rres de TPB.

Le­yes y tram­pas

La Justicia dic­ta­mi­nó una me­di­da cau­te­lar me­dian­te la cual ANTEL, co­mo pro­vee­dor de in­ter­net, de­be pro­ce­der al blo­queo de to­dos los si­tios web de­no­mi­na­dos Ro­ja Di­rec­ta, de­nun­cia­dos por FOX Net­works Group La­ti­na­me­ri­ca por vio­la­ción de de­re­chos de au­tor. Lo mis­mo bus­ca la em­pre­sa en otros paí­ses de la re­gión. La pri­me­ra me­di­da cau­te­lar de es­te ti­po fue or­de­na­da por el Juz­ga­do de lo Mer­can­til de Ma­drid en 2015 por de­man­da de Me­dia­pro y GOLTV.

Hay va­rias ma­ne­ras de eje­cu­tar la de­ci­sión ju­di­cial. La más co­mún es blo­quear el nom­bre del si­tio. Pa­ra es­to se usan ser­vi­do­res DNS –ser­vi­cios en la red con in­for­ma­ción de la di­rec­ción de to­dos los si­tios y pá­gi­nas web– que fil­tran el trá­fi­co. Pe­ro el si­tio en cues­tión, co­mo pa­só con TPB, pue­de cam­biar muy fá­cil­men­te de do­mi­nio con el mis­mo nom­bre. Tras la re­da­da, TPB per­dió sus do­mi­nios prin­ci­pa­les (The­pi- ra­te­bay.se y Pi­ra­te­bay.se), pe­ro se abrie­ron seis nue­vos, entre ellos, The­pi­ra­te­bay.gs o The­pi­ra­te­bay. mn. Al­gu­nos fue­ron pos­te­rior­men­te ce­rra­dos pe­ro ya hay un di­cho que avi­sa lo que su­ce­de cuan­do se cie­rran puer­tas.

Otra op­ción es blo­quear la IP del ser­vi­dor. “Si el ser­vi­dor es fi­jo, es de­cir, si no es­tá en la nu­be, tie­ne una IP bas­tan­te es­ta­ble. Y ese es el ca­so par­ti­cu­lar de Ro­ja Di­rec­ta”, apun­tó Ris­so. La di­rec­ción IP es un nú­me­ro úni­co e irre­pe­ti­ble con el cual se iden­ti­fi­ca una compu­tado­ra co­nec­ta­da a una red. Es­ta ta­rea re­cae en el pro­vee­dor de in­ter­net; en es­te ca­so, ANTEL.

Lo que ha­ce es agre­gar “una ru­ta” que se dis­tri­bu­ye en to­da la red que lle­va el trá­fi­co que iría ha­cia esa IP a una sa­li­da que no tie­ne re­so­lu­ción. “Eso es fá­cil de im­ple­men­tar pe­ro es po­co es­ca­la­ble. Si fue­ran cen­te­na­res de IP y cen­te­na­res de re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les pa­re­ci­das ha­bría de­ce­nas de mi­les de ru­tas es­pe­cí­fi­cas dis­tri­bui­das por to­dos los pun­tos de la red; es una co­sa de lo­cos”, di­jo el in­ge­nie­ro. El pro­vee­dor de in­ter­net de­be­ría re­vi­sar to­dos los días si hay nue­vas IP pa­ra blo­quear. A Ro­ja Di­rec­ta o cual­quier si­tio afec­ta­do por una me­di­da de es­te ti­po no le cues­ta mu­cho mon­tar sus ser­vi­do­res en la nu­be y cam­biar las IP to­dos los días.

“In­clu­so, los uru­gua­yos pue­den sal­tear­se la re­so­lu­ción ju­di­cial por­que hay pro­xies abier­tos en el mun­do”, agre­gó Ris­so. Un ser­vi­dor proxy es un in­ter­me­dia­rio en las pe­ti­cio­nes de re­cur­sos que rea­li­za un clien­te a otro ser­vi­dor. Así, lle­ga a Ro­ja Di­rec­ta, por ejem­plo, con la IP del proxy. Otra op­ción es uti­li­zar una VPN (red pri­va­da vir­tual) que per­mi­te “ser in­vi­si­ble” a las res­tric­cio­nes.

A jui­cio del ex­per­to, blo­quear ca­da una de las IP re­dun­da­ría en una so­bre­car­ga de la in­fra­es­truc­tu­ra, al tiem­po que com­pro­me­te­ría la ca­li­dad del ser­vi­cio, en par­ti­cu­lar, pa­ra los clien­tes in­ter­na­cio­na­les que ac­ce­den a tra­vés de ANTEL. “Que­dan ata­dos a las mis­mas li­mi­ta­cio­nes que im­po­ne la re­so­lu­ción uru­gua­ya”, afir­mó.

Y aña­dió: “Es­to no ata­ca al pi­ra­ta de ver­dad, que es quien subió el stream del vi­deo. Pa­re­ce más me­diá­ti­co que prác­ti­co y lo peor es que se pue­de eva­dir sin mu­cha vuel­ta con al­gu­na VPN”.

Lo más acer­ta­do se­ría blo­quear con­te­ni­dos es­pe­cí­fi­cos pe­ro, tec­no­ló­gi­ca­men­te, Ris­so se arries­gó a de­cir que eso hoy es im­po­si­ble. “Me­ter­se con es­tas co­sas es pe­lear con mo­li­nos de vien­to y se ter­mi­na afec­tan­do a gen­te o a apli­ca­cio­nes o con­te­ni­do más allá de lo que se bus­ca­ba”, di­jo a Cro­mo.

Re­gre­se­mos al ejem­plo de TPB. Es­te ti­po de ser­vi­cios dan en­la­ces pa­ra des­car­gar con­te­ni­dos en otro si­tio. En la ló­gi­ca P2P (re­des peer­to-peer) no hay un ser­vi­dor úni­co, sino que el usua­rio to­ma frag­men­tos de ar­chi­vos que otros usua­rios ya des­car­ga­ron en sus má­qui­nas. “Se par­te en pe­da­ci­tos. Eso es in­con­tro­la­ble. Es una tec­no­lo­gía muy ro­bus­ta”, ex­pli­có Ris­so.

Así co­mo vuel­ve TPB ca­da tan­to y así co­mo Ro­ja Di­rec­ta no se ha ido, los ser­vi­cios vuel­ven a es­tar dis­po­ni­bles on­li­ne en bre­ve. Pe­ro, in­clu­so si no vuel­ven, lo que no es fá­cil de de­rri­bar es el in­ter­net que ellos han crea­do: la cul­tu­ra de que el con­te­ni­do de­be ser gra­tis. El fút­bol, pa­ra el in­ge­nie­ro, de­be se­guir el ejem­plo de Net­flix y co­brar una ta­sa pa­ra ver los par­ti­dos en al­ta de­fi­ni­ción. “Por US$ 10 na­die pi­ra­tea”, re­cor­dó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.