TIC TEA

Apli­ca­cio­nes pre­ten­den revolucionar el apren­di­za­je de los ni­ños au­tis­tas. ¿Có­mo con­tri­bu­ye la tec­no­lo­gía a su ca­li­dad de vi­da?

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - BE­LÉN ECHE­GO­YEN Especial pa­ra CROMO

En las tien­das ofi­cia­les exis­ten más de 1.300 apli­ca­cio­nes pa­ra per­so­nas con au­tis­mo

Uno de ca­da 160 ni­ños tie­ne un tras­torno de es­pec­tro au­tis­ta (TEA), se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS). A pe­sar de que aún es un cam­po con va­rias in­cer­ti­dum­bres, hay mé­to­dos y pro­gra­mas pa­ra ayu­dar a los ni­ños que per­ci­ben el mun­do de una for­ma di­fe­ren­te. Ta­ble­tas, te­le­vi­so­res y compu­tado­ras son real­men­te atra­yen­tes pa­ra es­tos chi­cos. Sin em­bar­go, te­nien­do en cuen­ta la di­fi­cul­tad de los au­tis­tas pa­ra in­ter­ac­tuar, ¿no es con­tra­pro­du­cen­te una he­rra­mien­ta tan ais­lan­te co­mo la tec­no­lo­gía?

Den­tro de las afec­cio­nes que abar­ca el TEA se en­cuen­tra el au­tis­mo, el cual es un tras­torno neu­ro­bio­ló­gi­co del desa­rro­llo que se ca­rac­te­ri­za por una al­te­ra­ción en la co­mu­ni­ca­ción y en la in­ter­ac­ción so­cial. Ge­ne­ral­men­te, es po­si­ble es­ta­ble­cer un diag­nós­ti­co an­tes de que el ni­ño cum­pla 2 años, lo que per­mi­te co­men­zar una in­ter­ven­ción pa­ra re­du­cir los sín­to­mas y ma­ni­fes­ta­cio­nes del tras­torno.

Có­mo apren­den

El he­cho de que ten­gan otra ac­ti­tud an­te la vi­da no sig­ni­fi­ca que los au­tis­tas no pue­dan evo­lu­cio­nar en su edu­ca­ción. Apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de los ni­ños au­tis­tas pre­sen­ta ale­xi­ti­mia. Le­jos de ser una anu­la­ción de sus sen­ti­mien­tos, es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca con­sis­te en la di­fi­cul­tad de iden­ti­fi­car y de po­ner nom­bre a las emo­cio­nes. Te­nien­do es­to en cuen­ta, es fun­da­men­tal es­ti­mu­lar sus ha- bi­li­da­des so­cia­les y de co­mu­ni­ca­ción, pues no sue­len mos­trar in­te­rés en es­tas áreas.

Pen­sa­do­res vi­sua­les: así se des­cri­be la po­ten­cia de la ca­pa­ci­dad vi­sual de los ni­ños con au­tis­mo pa­ra apren­der. Es­ta en­ver­ga­du­ra vi­sual los con­vir­tie­re en ávi­dos por las tec­no­lo­gías. “Los dis­po­si­ti­vos ac­tua­les, co­mo ta­ble­tas o te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, que son por­tá­ti­les y pre­sen­tan una in­ter­faz vi­sual, tác­til, in­tui­ti­va y sim­ple, per­mi­ten una in­ter­ac­ción cómoda y di­rec­ta (de los ni­ños con TEA), en un en­torno, ade­más, con­tro­la­do”, di­jo en una en­tre­vis­ta Gerardo He­rre­ra, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia.

En la ac­tua­li­dad exis­ten más de 1.300 apli­ca­cio­nes pa­ra per­so­nas con au­tis­mo. ¿Real­men­te sir­ven? La va­rie­dad de per­fi­les en el au­tis­mo es enor­me y así de am­plia ha de ser tam­bién la res­pues­ta que se ofrez­ca, in­clu­yen­do es­tos re­cur­sos.

An­drés Pé­rez, pa­dre de Joa­quín, un ni­ño con TEA, di­jo a Cromo que “de­ja­dos a su li­bre al­be­drío, ob­via­men­te la tec­no­lo­gía les re­sul­ta muy atra­pan­te y le dan un uso no fun­cio­nal al apa­ra­to por­que tie­nen di­fi­cul­ta­des en el uso de la ima­gi­na­ción y la ocu­rren­cia de ac­ti­vi­da­des”.

Pé­rez tam­bién se­ña­ló que a ve­ces es in­clu­so con­tra­pro­du­cen­te: “Mien­tras los ni­ños si­gan sin tra­ta­mien­to van a se­guir ais­lán­do­se con me­ca­nis­mos elec-

tró­ni­cos por­que es al­go pre­de­ci­ble”. Te­nien­do en cuen­ta es­te círcu­lo vi­cio­so, el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Au­tis­mo del Uru­guay des­ta­có la im­por­tan­cia del con­trol que de­ben te­ner los ni­ños con ac­ce­so a la tec­no­lo­gía, pues, si fue­ra por ellos, po­drían pa­sar ho­ras fren­te a la pan­ta­lla.

“Hay que dar­le las ins­truc­cio­nes a los pa­dres pa­ra usar las he­rra­mien­tas co­rrec­ta­men­te”, re­co­men­dó Pé­rez.

Es fun­da­men­tal en­ton­ces bus­car que el ni­ño no se que­de en un tiem­po muer­to, pues pue­de te­ner una in­fluen­cia ne­ga­ti­va. “No es­pe­ren mi­la­gros. La tec­no­lo­gía pue­de revolucionar el mo­do en que los ni­ños con au­tis­mo se co­mu­ni­can, pe­ro no en to­dos los ca­sos”, di­jo Ri­chard Mills, di­rec­tor del de­par­ta­men­to de in­ves­ti­ga­ción del Re­search Au­tis­mo y el National Au­tis­tic So­ciety. Y agre­gó en una en­tre­vis­ta: “Los pa­dres ne­ce­si­tan to­már­se­lo de for­ma sen­si­ble y me­tó­di­ca”.

Otra re­co­men­da­ción es ha­blar con el per­so­nal de la es­cue­la pa­ra ase­gu­rar­se de que cual­quier apli­ca­ción usa­da pa­ra apren­der en ca­sa sea compatible con su pro­gra­ma edu­ca­ti­vo.

Apli­ca­cio­nes edi­fi­can­tes

Una de las pie­dras an­gu­la­res del uso de las tec­no­lo­gías por ni­ños con au­tis­mo es que sean he­rra­mien­tas per­so­na­li­za­bles y edi­fi­can­tes, es de­cir que sea un escalón ha­cia el mun­do de la co­mu­ni­ca­ción con el otro.

Es­te ti­po de me­ca­nis­mo de en­se­ñan­za fue desa­rro­lla­do en nues­tro país por la fun­da­ción Apren­di­za­je Di­fe­ren­te (Ap­dif), la cual de­cla­ra en su si­tio ofi­cial: “Ayu­da­re­mos con soft­wa­re in­no­va­dor a que ca­da per­so­na lo­gre la má­xi­ma independencia y au­to­va­li­mien­to po­si­ble y así, a te­ner una so­cie­dad in­clu­si­va sen­si­ble y más re­cep­ti­va”.

Da­nie­la Snia­do­wer, una de las fun­da­do­ras de Ap­dif, ad­mi­tió que “si la ac­ti­vi­dad les ge­ne­ra dis­gus­to, mie­do, des­con­trol o so­bre­ex­ci­ta­ción, de­be­mos cam­biar­la; de­be­mos en­ten­der que ne­ce­si­ta­mos adap­tar las he­rra­mien­tas a ellos y no ellos a las he­rra­mien­tas”.

La in­ge­nie­ra en compu­tación, ma­dre de Den­ver, un jo­ven de 22 años con TEA, di­jo a Cromo que “la tec­no­lo­gía tam­bién pue­de ayu­dar­los a en­fren­tar las si­tua­cio­nes so­cia­les co­ti­dia­nas ba­jan­do la an­sie­dad y el es­trés que les ge­ne­ra la in­ter­ac­ción so­cial, brin­dan­do au­to­con­trol y con­fian­za”.

Ap­dif creó tres apli­ca­cio­nes: CHATEA (men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea con imá­ge­nes), Lle­vo To­do, (pa­ra ha­cer el bol­so con la ayu­da de las fo­tos) e In­te­ra­gir (que mar­ca las “ho­jas de ru­ta” so­bre qué ha­cer y de­cir en de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes). Te­nien­do en cuen­ta la des­orien­ta­ción o des­co­no­ci­mien­to que pue­den te­ner los ni­ños au­tis­tas en el ám­bi­to so­cial, es­ta úl­ti­ma apli­ca­ción pre­ten­de ayu­dar­los a com­pren­der y reac­cio­nar co­rrec­ta­men­te a los di­ver­sos entornos en los que se pue­da en­con­trar.

Las apli­ca­cio­nes de Ap­dif son to­tal­men­te adap­ta­bles al ti­po de au­tis­mo que ten­ga el usua­rio, lo que es fun­da­men­tal pa­ra su co­rrec­to de­sen­vol­vi­mien­to. “Tam­bién es­ta­mos desa­rro­llan­do otra app que per­mi­ta la en­se­ñan­za de la lec­tu­ra to­tal­men­te per­so­na­li­za­ble. El ob­je­ti­vo es crear fá­cil­men­te cuen­tos con las imá­ge­nes y el tex­to que quie­ran”, con­tó Snia­do­wer.

Otra opi­nión

Pen­sar que la tec­no­lo­gía es la úni­ca op­ción pa­ra mo­ti­var a los ni­ños con au­tis­mo se­ría un error. Exis­ten mé­to­dos que to­man el te­ma del ac­ce­so a la tec­no­lo­gía con pin­zas. “No re­co­men­da­mos que los ni­ños con au­tis­mo usen tec­no­lo­gía por­que es de­ma­sia­do es­tí­mu­lo y ha­ce que se aís­len más”, di­jo a Cromo Gui­ller­mi­na Lus­sich, psi­co­pe­da­go­ga y re­pre­sen­tan­te de Fun­da­ción Asem­co en Uru­guay.

Co­mo los ni­ños con TEA tie­nen “una en­se­ñan­za muy sis­te­ma­ti­za­da que se ba­sa en el éxi­to”, Lus­sich de­fen­dió el uso de los re­for­za­do­res pa­ra el apren­di­za­je de los ni­ños. El re­for­za­dor con­sis­te en “to­do lo que al ni­ño le ge­ne­ra pla­cer, le gus­te y lo que es tan po­ten­te co­mo pa­ra po­der au­men­tar una con­duc­ta”. Es­te es­tí­mu­lo sir­ve co­mo “pre­mio” y de­be en­se­ñar­se al ni­ño an­tes de ha­cer la ac­ti­vi­dad, ya que lo mo­ti­va a ha­cer­la y “es mu­cho más pro­ba­ble que la con­duc­ta se vuel­va a re­pe­tir de for­ma co­rrec­ta”, ad­mi­tió Lus­sich.

El pro­ble­ma que en­cuen­tra en la tec­no­lo­gía se re­su­me en el fac­tor no so­cial que con­tie­ne. “Con el ni­ño con au­tis­mo siem­pre se bus­can re­for­za­do­res so­cia­les, el jue­go con el otro”, di­jo la fun­da­do­ra de Learn, la clí­ni­ca en la que se apli­ca el mo­de­lo ABA (Aná­li­sis del Com­por­ta­mien­to Apli­ca­do). “Que­re­mos que el ni­ño es­te cons­tan­te­men­te en con­tac­to vi­sual, bus­can­do la aten­ción del otro”, des­ta­có Lus­sich. Es­te ob­je­ti­vo pa­re­ce con­tra­de­cir­se con el uso de la tec­no­lo­gía que, se­gún la psi­co­pe­da­go­ga, fo­men­ta la ten­den­cia que tie­nen los ni­ños a “es­tar so­los y re­traí­dos”. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.