La apues­ta de Af­ter School

Af­ter School re­pi­te la fór­mu­la: brin­dar he­rra­mien­tas a ni­ños de en­tre 7 y 15 años pa­ra que di­se­ñen su ro­bot, desa­rro­llen sus vi­deo­jue­gos y en­tren al uni­ver­so de la cien­cia y la tec­no­lo­gía

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - MERLINA MA­CHA­DO @Mer­li­na­ma­cha­do

Exis­ten di­fe­ren­tes ti­pos de ni­ños, pe­ro ca­da uno de ellos va cons­tru­yen­do su ca­mino y, de a po­co, de­mues­tra sus in­tere­ses. Al­gu­nos, son cu­rio­sos por la cien­cia y tec­no­lo­gía. Crean, arman y des­ar­man ele­men­tos del ho­gar, se pre­gun­tan por qué las co­sas fun­cio­nan de tal ma­ne­ra y no de otra. No re­pre­sen­tan a la ma­yor par­te de los ni­ños de un sa­lón de cla­ses, sino por el con­tra­rio, terminan sien­do in­tro­ver­ti­dos y con di­fi­cul­ta­des pa­ra re­la­cio­nar­se con sus com­pa­ñe­ros.

Con la in­ten­ción de dar­les un lu­gar y brin­dar­les co­no­ci­mien­tos a pe­que­ños co­mo es­tos, The Elec­tric Aca­demy –con el res­pal­do de Mas­sa­chus­setts Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy (MIT)– lle­va a ca­bo por se­gun­da vez el pro­gra­ma Af­ter School.

Es­ta pro­pues­ta tra­ta de un cur­so de ro­bó­ti­ca y pro­gra­ma­ción pa­ra po­ten­ciar la vo­ca­ción en ni­ños y ado­les­cen­tes in­tere­sa­dos en cien­cia y tec­no­lo­gía. Es un pro­yec­to complementario al sis­te­ma de edu­ca­ción for­mal y es­tá di­ri­gi­do pa­ra chi­cos de en­tre 7 y 15 años.

Juan Ma­nuel Pe­tris­sans, di­rec­tor del pro­yec­to, ex­pli­có a

Cromo que lue­go de un ex­ten­so aná­li­sis del mer­ca­do, com­pren­die­ron que ha­bía que apun­tar a trans­mi­tir co­no­ci­mien­tos en eda­des tem­pra­nas. Si bien ya exis­tían pro­pues­tas pa­ra ado­les­cen­tes, pa­ra esa al­tu­ra “los jó­ve­nes ya ha­bían ele­gi­do es­ca­par­se de la orien­ta­ción”, sos­tu­vo Pe­tris­sans.

La ló­gi­ca de tra­ba­jo en The Elec­tric Aca­demy es la mis­ma que la del Cir­que du So­leil. El re­co­no­ci­do cir­co pro­po­ne un es­pec­tácu­lo iti­ne­ran­te glo­bal que se re­nue­va ca­da año. El pro­gra­ma Afer School tie­ne una pro­pues­ta to­tal­men­te di­fe­ren­te a la del año pa­sa­do. So­lo man­tie­ne co­mo hi­lo con­duc­tor la cien­cia y tec­no­lo­gía pa­ra crear so­lu­cio­nes.

Un per­so­na­je, un vi­deo­jue­go

El ob­je­ti­vo ge­ne­ral es tra­ba­jar con las ha­bi­li­da­des y de­bi­li­da­des de los ni­ños y ado­les­cen­tes. Se pa­sa por un pro­ce­so ex­ten­so de re­so­lu­ción de pro­ble­mas re­la­cio­na­dos a ro­bó­ti­ca y, de acuer­do a lo pen­sa­do pa­ra es­te año, fi­nal­men­te ca­da par­ti­ci­pan­te ge­ne­ra­rá un vi­deo­jue­go.

“Ade­más de vi­vir el pro­ce­so cons­truc­ti­vo, lle­va­rán su his­to­ria a un vi­deo­jue­go y ob­ten­drán un re­sul­ta­do en for­ma­to di­gi­tal”, agre­gó. Se tra­ba­ja a tra­vés “de lo lú­di­co, pro­yec­tos y co­sas de in­te­rés pa­ra ellos”. Si les gus­tan los su­per­hé­roes, por ejem­plo, pue­den idear un ro­bot con esas ca­rac­te­rís­ti­cas y dar­le vi­da al per­so­na­je que in­ven­ta­ron en un vi­deo­jue­go.

De es­ta ma­ne­ra, los chi­cos tie­nen un acer­ca­mien­to con el uni­ver­so de la cien­cia y tec­no­lo­gía y ad­quie­ren he­rra­mien­tas pa­ra po­der rea­li­zar –a fu­tu­ro– pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción. “Te­ne­mos to­dos los ele­men­tos pa­ra que sean agen­tes de cam­bio en el fu­tu­ro”, afir­mó Pe­tris­sans.

En las cla­ses, los ni­ños y jó­ve­nes tra­ba­jan a mo­do de “la­bo­ra­to­rio”. “No es­tán con­te­ni­dos en un es­pa­cio que los li­mi­ten”, aco­tó el di­rec­tor.

Ade­más de las cla­ses, se es­tá pla­ni­fi­can­do un pro­yec­to pa­ra lle­var la pro­pues­ta al in­te­rior del país. La idea es ar­mar kits de tra­ba­jo y for­mar pro­duc­to­res vir­tua­les pa­ra que lo pue­dan ha­cer en ins­ti­tu­cio­nes fue­ra de Mon­te­vi­deo. “Ten­go en men­te sos­te­ner la di­ná­mi­ca de cir­co”, agre­gó.

Al igual que en los li­bros y pe­lí­cu­las de Harry Pot­ter, el pro­gra­ma cuen­ta con di­fe­ren­tes ca­sas pa­ra tra­ba­jar. La di­fe­ren­cia es que es­tas tie­nen nom­bre de cien­tí­fi­cos y tec­nó­lo­gos “que con su crea­ción apor­ta­ron a la hu­ma­ni­dad”. Así, los ni­ños se re­par­ten en­tre la ca­sa Da Vin­ci, Tes­la, Tu­ring y Cu­rie.

Los do­cen­tes, que son de­no­mi­na­dos “maes­tros de la or­den”, son 12 y to­dos tie­nen dis­tin­tas for­ma­cio­nes: in­ge­nie­ros, pe­da­go­gos, ar­qui­tec­tos, en­tre otros. Es un tra­ba­jo mul­ti­tu­di­na­rio.

Da­tos

El pro­gra­ma, que co­men­zó el lu­nes 16 de abril en las ins­ta­la­cio­nes del la­bo­ra­to­rio tec­no­ló­gi­co Si­ner­gia­tech, tie­ne un año de du­ra­ción y se di­vi­de en dos par­tes. Los gru­pos re­gu­la­res cons­tan de cla­ses de lu­nes y miér­co­les o mar­tes y jue­ves de 18:00 a 20:00 ho­ras. O la op­ción in­ten­si­va que se im­par­te los sá­ba­dos de 9:00 a 13:00 o de 14:00 a 18:00, en la que con­cu­rren mu­chos ni­ños del in­te­rior. Ade­más, los gru­pos se di­vi­den por edad y por ni­vel de au­to­no­mía.

Aún con­ti­núan abier­tas las ins­crip­cio­nes y los in­tere­sa­dos pue­den in­for­mar­se con más pro­fun­di­dad en www.thee­lec­tric.aca­demy.

Asi­mis­mo, se cuen­ta con el Pro­gra­ma de Pa­drino Per­so­nal, que in­vi­ta a em­pre­sas del sec­tor pú­bli­co y pri­va­do a pre­ver “la in­te­gra­ción y el in­vo­lu­cra­mien­to de los pa­dri­nos, acom­pa­ñan­do el pro­gre­so de ma­ne­ra pre­sen­cial den­tro de la aca­de­mia”, se­gún se de­ta­lla en un co­mu­ni­ca­do.

“Te­ne­mos to­dos los ele­men­tos pa­ra que sean agen­tes de cam­bio en el fu­tu­ro”. Juan Ma­nuel Pe­tris­sans Di­rec­tor de The Elec­tric Aca­demy

FO­TOS: D.BATTISTE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.