Cor­tes y su­tu­ras he­chas por ro­bots

¿De­ja­ría que una má­qui­na to­me un fi­lo­so bis­tu­rí y reali­ce una com­pli­ca­da ci­ru­gía? La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ha­ce evo­lu­cio­nar a la me­di­ci­na y pro­me­te ope­ra­cio­nes más efi­ca­ces y re­cu­pe­ra­cio­nes más rá­pi­das

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - BE­LÉN ECHEGOYEN

Quién hu­bie­se pen­sa­do que lle­ga­ría el día en que una ter­mi­nal de con­trol y cua­tro bra­zos de ace­ro se trans­for­ma­ran en los ojos y ma­nos los ci­ru­ja­nos? Da Vin­ci es uno de los ro­bots “mé­di­cos” co­mer­cia­les di­se­ña­dos pa­ra ayu­dar en la ci­ru­gía. ¿Po­drían es­tos ins­tru­men­tos sus­ti­tuir al­gún día las ma­nos ex­per­tas del ser hu­mano?

Una in­ves­ti­ga­ción lle­va­da a ca­bo por la con­sul­to­ra Win­te­rG­reen Re­search con­clu­yó que el mer­ca­do ro­bó­ti­co al­can­za­rá los 20 mil mi­llo­nes en 2021. La de­man­da de in­ter­ven­cio­nes me­nos in­va­si­vas y la ase­qui­bi­li­dad de la tec­no­lo­gía fue­ron con­si­de­ra­das las cau­sas del re­em­pla­zo de la ci­ru­gía abier­ta por la ro­bó­ti­ca. Y hoy la pre­sen­cia de la tec­no­lo­gía en las sa­las de ope­ra­cio­nes pa­re­ce ser ca­da vez más co­mún.

En Bra­sil, por ejem­plo, se han em­pe­za­do a uti­li­zar ipho­ne pa­ra abaratar y ha­cer más efi­cien­tes al­gu­nas ci­ru­gías “mí­ni­ma­men­te in­va­si­vas”. “Nues­tro ob­je­ti­vo ini­cial era re­du­cir el cos­to del sis­te­ma neu­ro­en­dos­có­pi­co”, di­jo en un co­mu­ni­ca­do Mau­ri­cio Mandel, mé­di­co de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de San Pa­blo. Y agre­gó: “Al fi­nal, nos en­con­tra­mos con un nue­vo mé­to­do más in­tui­ti­vo y flui­do de rea­li­zar es­tos pro­ce­di­mien­tos”.

¿Cuál es la pre­sen­cia de ro­bots mé­di­cos en Uru­guay? Aquí la tec­no­lo­gía pre­pon­de­ran­te es la ci­ru­gía la­pa­ros­có­pi­ca que con­sis­te en la in­tro­duc­ción de una cá­ma­ra en la ca­vi­dad pél­vi­ca-ab­do­mi­nal. Me­dian­te pe­que­ñas in­ci­sio­nes y el uso de ca­ños di­mi­nu­tos se lo­gra “de­jar pa­sar la pin­za va­rias ve­ces sin te­ner que ha­cer un agu­je­ro ca­da vez que en­tran”, ex­pli­có a Cro­mo Mar­ce­lo Vio­la Ma­let, pro­fe­sor agregado de Ci­ru­gía Clí­ni­ca Qui­rúr­gi­ca de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si- dad de la Re­pú­bli­ca.

En tér­mi­nos más au­tó­no­mos, Da Vin­ci es un ro­bot qui­rúr­gi­co com­pues­to por una con­so­la er­go­nó­mi­ca desde la que el ci­ru­jano ope­ra sen­ta­do. Ideal pa­ra ci­ru­gías de al­ta pre­ci­sión, es­te ins­tru­men­to in­no­va­dor tie­ne un cos­to de US$ 1 mi­llón al que hay que su­mar­le, por ope­ra­ción, US$ 3.200. Pa­ra Vio­la Ma­let, Da Vin­ci es inac­ce­si­ble pa­ra nues­tro país.

Es­te ro­bot tie­ne pin­zas con una movilidad de 360 gra­dos. La mu­ñe­ca del hu­mano tie­ne mo­vi­mien­tos de ro­ta­ción mu­cho más li­mi­ta­dos. Per­mi­te que el pe­río­do de re­cu­pe­ra­ción sea mu­cho más cor­to pa­ra el pa­cien­te, pues las in­ci­sio­nes son mu­cho más re­du­ci­das, lo que dis­mi­nu­ye el do­lor post­ope­ra­to­rio. Otra ven­ta­ja de es­te ins­tru­men­to es la eli­mi­na­ción del tem­blor hu­mano, tan co­mún en ope­ra­cio­nes lar­gas.

No es so­lo ope­rar

El apren­di­za­je de es­tos ro­bots con­sis­te en car­gar­le in­for­ma- ción al sis­te­ma, por lo tan­to es mu­cho más rá­pi­do que el de los es­tu­dian­tes de me­di­ci­na. “Hoy en día pa­ra for­mar un ci­ru­jano al­ta­men­te es­pe­cia­li­za­do no te­nes me­nos de 20 o 25 años de ca­rre­ra”, con­fir­mó Vio­la.

Más allá de sus ven­ta­jas con res­pec­to al hu­mano, ¿po­dría Da Vin­ci ex­pul­sar a los ci­ru­ja­nos de las sa­las qui­rúr­gi­cas? Cuan­do se es­tá fren­te a cual­quier ti­po de ope­ra­ción, el sen­ti­do em­pá­ti­co del mé­di­co es pie­dra an­gu­lar pa­ra ge­ne­rar la con­fian­za y tran­qui­li­dad que ne­ce­si­ta el pa­cien­te y su fa­mi­lia. Es­te fac­tor es to­tal­men­te anu­la­do cuan­do se es­tá tra­tan­do con ro­bots, lo que lle­va a po­ner el te­ma de la sus­ti­tu­ción de los ci­ru­ja­nos por ele­men­tos tec­no­ló­gi­cos en­tre sig­nos de pre­gun­ta.

“No sé si va a ter­mi­nar es­pe­cí­fi­ca­men­te con la pro­fe­sión de los ci­ru­ja­nos”, co­men­tó Vio­la. Y agre­gó: “La ci­ru­gía no es so­la­men­te ope­rar; tie­ne un ar­te al­re­de­dor que com­pren­de la re­la­ción con el pa­cien­te, la re­la­ción con la fa­mi­lia, el de­fi­nir qué ti­po de ci­ru­gía se ha­ce, en qué mo­men­to”. No hay que per­der de vis­ta el he­cho de que las ope­ra­cio­nes tam­bién tie­nen un ries­go de muer­te. ¿Có­mo reac­cio­na­ría si un ro­bot “ter­mi­na­ra” con la vi­da de un fa­mi­liar su­yo? Por más exi­to­sa y prác­ti­ca que sea su téc­ni­ca, el ro­bot, en pa­la­bras de Vio­la, “no tie­ne la par­te emo­ti­va”.

Hay otro fac­tor que pa­re­ce muy di­fí­cil de en­se­ñar a las tec­no­lo­gías in­te­li­gen­tes y es la fal­ta de pre­vi­si­bi­li­dad de lo que pue­de pa­sar en una ci­ru­gía.“el ci­ru­jano sa­be va­riar la ope­ra­ción en el mo­men­to”, co­men­tó Vio­la. Es­ta la­bor re­quie­re un ti­po de co­no­ci­mien­to y re­cur­sos adap­ta­bles a la si­tua­ción que, en prin­ci­pio, no tie­nen los ro­bots. Sin em­bar­go, se­gún Vio­la, en el fu­tu­ro se­rá po­si­ble “car­gar las va­rian­tes del soft­wa­re” a las má­qui­nas con pin­zas de mé­di­co. l

Doc­tor Asis­ten­te El hu­ma­noi­de desa­rro­lla­do por la fir­ma chi­na ifly­tek es ca­paz de re­cor­dar diag­nós­ti­cos y re­ce­tas de otros mé­di­cos a la ho­ra de tra­tar a sus pa­cien­tes, ba­sán­do­se en ex­pe­rien­cias pa­sa­das.

Sen­han­ce Es­te ro­bot es­ta­dou­ni­den­se le da al ci­ru­jano la sen­sa­ción de tacto y le per­mi­te con­tro­lar la cá­ma­ra con la vis­ta. Don­de si­túa el ojo en la pan­ta­lla, se mue­ve la cá­ma­ra en el in­te­rior del en­fer­mo.

Flex Con una es­truc­tu­ra pa­re­ci­da a la de una ser­pien­te ar­ti­cu­la­da ca­paz de se­guir las cur­vas del or­ga­nis­mo, es­te sis­te­ma ro­bó­ti­co in­cor­po­ra una cá­ma­ra de al­ta de­fi­ni­ción e ins­tru­men­tos qui­rúr­gi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.