CÓ­MO ES UN CA­BLE SUB­MA­RINO POR DEN­TRO

Lle­van una car­ga pre­cia­da: in­ter­net; ¿cuá­les son los ma­te­ria­les que pro­te­gen a la fi­bra óp­ti­ca?

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA -

Cuan­do se en­vía un co­rreo elec­tró­ni­co, la pe­que­ña co­lec­ción de bits que con­tie­ne el men­sa­je via­ja desde un ser­vi­dor lo­cal a un ca­ble de fi­bra óp­ti­ca de al­ta ve­lo­ci­dad que lo lle­va­rá ba­jo tie­rra o ba­jo el océano has­ta la ca­si­lla de su des­ti­na­ta­rio. El 90% de las co­mu­ni­ca­cio­nes in­ter­na­cio­na­les por in­ter­net se trans­mi­te hoy por me­dio de ca­bles sub­ma­ri­nos. Los sa­té­li­tes, en cam­bio, in­ter­vie­nen en las co­mu­ni­da­des ru­ra­les y en las áreas más re­mo­tas de la Tie­rra. La in­de­pen­den­cia de los ca­bles, en­ton­ces, no se apli­ca ba­jo la su­per­fi­cie.

El prin­ci­pal com­po­nen­te de un ca­ble sub­ma­rino es la fi­bra óp­ti­ca, com­pues­ta por cuar­zo pu­ro y una mez­cla de dió­xi­do de si­li­cio, adi­ti­vos y ma­te­ria­les plás­ti­cos en for­ma de ca­pas con­cén­tri­cas. Mi­de apro­xi­ma­da­men­te el gro­sor de tres man­gue­ras de jar­dín.

¿Có­mo es por den­tro? En el ca­nal de You­tu­be What’s In­si­de? cor­ta­ron uno de los ca­bles sub­ma­ri­nos uti­li­za­dos por Goo­gle pa­ra ver lo que hay en su in­te­rior. l

Ca­da ca­ble de­be pro­te­ger a los pe­que­ños hi­los de fi­bra óp­ti­ca. El or­den de los ele­men­tos que los cu­bren es el si­guien­te: po­li­eti­leno, cin­ta de te­ref­ta­la­to de po­li­eti­leno (ma­te­rial de al­ta re­sis­ten­cia a la trac­ción y de buen ais­la­mien­to eléc­tri­co), ca­bles tren­za­dos de ace­ro, alu­mi­nio, po­li­car­bo­na­to, tu­bo de alu­mi­nio o co­bre y un pro­tec­tor pa­ra el agua com­pues­to de va­se­li­na. Den­tro de to­do es­to es­tán los hi­los de fi­bra óp­ti­ca. La can­ti­dad de­pen­de del ca­ble. Por ejem­plo, el que Uru­guay co­men­zó a cons­truir con Goo­gle tie­ne seis pa­res de fi­bra que ofre­ce­rán una ca­pa­ci­dad má­xi­ma de 90 te­raby­tes por se­gun­do.

El ca­ble en sí no ne­ce­si­ta co­rrien­te, pe­ro ca­da 80 ki­ló­me­tros se ins­ta­lan pe­que­ñas cáp­su­las con am­pli­fi­ca­do­res que se en­car­gan de re­for­zar la se­ñal óp­ti­ca del ca­ble. Esos am­pli­fi­ca­do­res ne­ce­si­tan elec­tri­ci­dad pa­ra fun­cio­nar y esa co­rrien­te les lle­ga por el tu­bo de co­bre. Gra­cias a to­da es­ta pro­tec­ción, la ta­sa de fa­llas de los ca­bles sub­ma­ri­nos es ba­ja. En pro­me­dio, en el océano Atlán­ti­co se rea­li­zan 50 re­pa­ra­cio­nes anua­les.

La ma­yor par­te del espacio lo ocu­pan los ca­bles tren­za­dos de ace­ro con los que se pro­te­ge el in­te­rior de cual­quier gol­pe de an­clas de cru­ce­ros y re­des de pes­ca de arras­tre o de mor­dis­cos, por ejem­plo, de ti­bu­ro­nes. Pe­ro cer­ca del cen­tro hay una se­gun­da capa de ace­ro más pe­que­ña que la an­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.