Es­pa­das es­pa­ño­las

Blasp­he­mo­us es el nue­vo pro­yec­to de la em­pre­sa The Ga­me Kit­chen, que re­co­lec­tó me­dian­te cam­pa­ña en Kicks­tar­ter los fon­dos ne­ce­sa­rios pa­ra po­ner­lo en mar­cha

El Observador Fin de Semana - Cromo - - XGXAXMXXEX OXN 1O4 D8OMDINEG UDLIEO - RODOLFO SANTULLO Es­pe­cial pa­ra CRO­MO

Apri­me­ra vis­ta, es otro es­tu­pen­do y nos­tál­gi­co acer­ca­mien­to a los vi­deo­jue­gos de la in­fan­cia. Blasp­he­mo­us re­cuer­da a mu­chos otros hack and slash en 2D, esos jue­gos de pla­ta­for­ma don­de se avan­za­ba a es­pa­da­zo lim­pio, ven­cien­do enemi­gos más y más po­de­ro­sos – Castle­va­nia es su prin­ci­pal in­fluen­cia pe­ro no des­car­ta otros gran­des clá­si­cos, co­mo el im­po­si­ble Ghosts ‘n Go­blins– has­ta lle­gar a esos gi­gan­tes­cos je­fes de pan­ta­lla. Pe­ro si al­go dis­tin­gue a The Ga­me Kit­chen, ade­más del tre­men­do ce­lo y mi­mo que le de­di­ca a sus crea­cio­nes, es su na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la y, en vez de di­fu­mi­nar­la, la ha po­ten­cia­do a la enési­ma po­ten­cia. Blasp­he­mo­us to­ma ele­men­tos del ri­co fol­clo­re se­vi­llano –de don­de es la em­pre­sa– y lo re­tuer­ce, os­cu­re­ce y di­men­sio­na, ge­ne­ran­do una arries­ga­da apues­ta que tra­ta so­bre lo pa­gano y lo re­li­gio­so, pa­ra rea­li­zar un jue­go tan for­mi­da­ble co­mo te­rro­rí­fi­co.

El jue­go se desa­rro­lla en el mun­do de Ort­ho­do­xia, es­to es, una os­cu­ra di­men­sión don­de la re­li­gión es­tá om­ni­pre­sen­te y los tem­plos su­pe­ran a la po­bla­ción en nú­me­ro. Una cri­sis de fe es el ori­gen de una serie de acon­te­ci­mien­tos que aca­ba­rá con la vi­da de to­da la je­rar­quía cle­ri­cal, en­gu­lli­da por una mon­ta­ña de ce­ni­zas, quien no era otro otro­ra que el Su­mo Pon­tí­fi­ce, fru­to de la co­di­cia y las an­sias de po­der. De la muer­te y las ce­ni­zas sur­gi­rán to­do ti­po de ho­rro­res se­dien­tos de san­gre, lo que da co­mien­zo a lo que se co­no­ce­rá co­mo la Era de la Co­rrup­ción. El pro­ta­go­nis­ta es uno de los po­cos so­bre­vi­vien­tes de la con­gre­ga­ción re­li­gio­sa, a quien so­lo co­no­ce­re­mos co­mo El Pe­ni­ten­te, quien de­be­rá de­te­ner to­dos es­tos ho­rro­res.

Des­de la ban­da so­no­ra de Carlos Vio­la, pa­san­do por in­fluen­cias del fol­clo­re lo­cal que se com­bi­na con po­de­ro­sas in­fluen­cias ar­tís­ti­cas co­mo La pro­ce­sión de dis­ci­pli­nan­tes, de Fran­cis­co de Go­ya, el ar­tis­ta Juan Mi­guel Ba­rea reali­zó un ar­te ver­da­de­ra­men­te úni­co.

“La pre­mi­sa ar­tís­ti­ca de Blasp­he­mo­us con­sis­te en to­mar to­do ti­po de ele­men­tos ar­tís­ti­cos ico- no­grá­fi­cos de nues­tro fol­clo­re, dar­le una vuel­ta de tuer­ca des­de el pun­to de vis­ta fan­tás­ti­co y ex­por­tar­lo en for­ma de vi­deo­jue­go al mun­do”, con­tó en re­cien­te en­tre­vis­ta pa­ra Playground Mau­ri­cio Gar­cía, CEO de The Ga­me Kit­chen. “La idea sur­gió bus­can­do có­mo iba a ser el per­so­na­je prin­ci­pal del jue­go: cru­za­mos la si­lue­ta de un na­za­reno con una es­pe­cie de guerrero sa­mu­rái. Nos que­dó una co­sa tan cho­can­te y tan in­tere­san­te que de­ci­di­mos ha­cer to­do el jue­go así”, apun­tó.

Y des­cri­bió: “Uno de los ele­men­tos prin­ci­pa­les del jue­go es que uti­li­za­mos ani­ma­ción crea­da de for­ma ar­te­sa­nal con téc­ni­cas tra­di­cio­na­les de pixel art, tal y co­mo se ha­cían los jue­gos an­ti­gua­men­te co­mo en Me­ga Dri­ve o en Neo Geo, pe­ro sin las res­tric­cio­nes de me­mo­ria que te­nían aque­llas con­so­las. En­ton­ces es un pro­ce­so muy ar­te­sa­nal y lla­ma mu­cho la aten­ción ver ese ti­po de ar­te y ese ti­po de ani­ma­cio­nes tan flui­das que han si­do crea­das fo­to­gra­ma por fo­to­gra­ma a mano, pí­xel por pí­xel”.

El te­ma lo­cal re­sul­tó un asun­to a dis­cu­tir, re­ve­ló Gar­cía en la ci­ta­da en­tre­vis­ta: “No sa­bía­mos si el ha­ber uti­li­za­do ele­men­tos lo­ca­les iba a ser su­fi­cien­te co­mo pa­ra al­can­zar el in­te­rés en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal. Por lo vis­to sí que re­sul­tó in­tere­san­te aun­que el pú­bli­co se ha que­da­do des­con­cer­ta­do. Les gus­ta mu­cho el ar­te, pe­ro no en­tien­den las re­fe­ren­cias. Yo creo que es un po­co lo que nos pa­sa a los eu­ro­peos cuan­do ju­ga­mos a jue­gos ja­po­ne­ses. No de­ja­mos de ju­gar­los por eso”.

Blasp­he­mo­us tie­ne pre­vis­to su lan­za­mien­to pa­ra 2019 en PC, PS4, Xbox One y Nin­ten­do Switch. La cam­pa­ña de Kicks­tar­ter ya su­peró los US$ 110 mil re­co­lec­ta­dos y to­da­vía per­ma­ne­ce ac­ti­va. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.