Vi­vi­mos en me­dio de pan­ta­llas… ¿y aho­ra?

La in­dus­tria ha ido tras la me­ta de con­quis­tar por com­ple­to nues­tra vis­ta con pan­ta­llas ca­da vez más gran­des; qui­zá es mo­men­to de rein­ven­tar­se

El Observador Fin de Semana - Cromo - - XZXOXOXMXXX 2O8 D8OMDIENG 29R UDLEIO 2001185 J - FARHAD MANJOO New York Ti­mes News

Los smartp­ho­nes fue­ron al­gu­na vez lo me­jor que le pu­do pa­sar a la in­dus­tria de la tec­no­lo­gía. En los 11 años que han pa­sa­do des­de que de­bu­tó el ipho­ne, los smartp­ho­nes han en­glo­ba­do ca­si cual­quier otro dis­po­si­ti­vo y han al­te­ra­do ca­da ne­go­cio (des­de las no­ti­cias has­ta los ta­xis y la te­le­vi­sión) y ter­mi­na­ron por cam­biar to­do acer­ca de có­mo en­ten­de­mos los me­dios, la política y la reali­dad mis­ma. Pe­ro aho­ra que los te­lé­fo­nos han al­can­za­do el do­mi­nio, la re­vo­lu­ción de nue­vo es­tá en el ai­re.

Las ven­tas glo­ba­les de los smartp­ho­nes se es­tán es­tan­can­do por una ra­zón muy ob­via: ca­si cual­quie­ra que pue­de com­prar­los ya tie­ne uno, y ca­da vez hay más pre­gun­tas acer­ca de si es­ta­mos usan­do nues­tros ce­lu­la­res de­ma­sia­do y de ma­ne­ra muy irra­cio­nal. En las re­cien­tes con­fe­ren­cias de desa­rro­lla­do­res de Goo­gle y Ap­ple, los eje­cu­ti­vos subie­ron al es­ce­na­rio pa­ra mos­trar cuán irre­sis­ti­bles es­ta­ban ha­cien­do nues­tros ce­lu­la­res. En­ton­ces ca­da em­pre­sa develó al­go dis­tin­to: pro­gra­mas pa­ra ayu­dar­te a usar tu te­lé­fono mu­cho me­nos.

Hay un mo­ti­vo por el que las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas es­tán sin­tien­do la ten­sión en­tre me­jo­rar los mó­vi­les y preo­cu­par­se de que ya sean de­ma­sia­do adic­ti­vos. He­mos lle­ga­do a lo que lla­mo el “má­xi­mo de pan­ta­lla”.

Du­ran­te gran par­te de la úl­ti­ma dé­ca­da, una in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca go­ber­na­da por los ce­lu­la­res ha ido tras la me­ta par­ti­cu­lar de con­quis­tar por com­ple­to nues­tra vis­ta. Nos ha da­do te­lé­fo­nos con pan­ta­llas ca­da vez más gran­des y con cá­ma­ras in­creí­bles, sin men­cio­nar los vi­so­res de reali­dad vir­tual. La tec­no­lo­gía aho­ra ha cap­ta­do bá­si­ca­men­te to­da la ca­pa­ci­dad vi­sual. Así que los gi­gan­tes de la tec­no­lo­gía es­tán crean­do el co­mien­zo de al­go nue­vo: un mun­do tec­no­ló­gi­co me­nos in­sis­ten­te­men­te vi­sual, un pai­sa­je di­gi­tal que de­pen­da de asis­ten­tes de voz, au­ri­cu­la­res, re­lo­jes y otras tec­no­lo­gías que se pue­dan por­tar pa­ra qui­tar­le al­go de pre­sión a los ojos.

Es­to po­dría ser una pe­sa­di­lla; qui­zá sim­ple­men­te agre­gue­mos es­tos nue­vos dis­po­si­ti­vos a nues­tras vi­das atur­di­das por las pan­ta­llas. Pe­ro, se­gún el desa­rro­llo de es­tas tec­no­lo­gías, un eco­sis­te­ma di­gi­tal que exi­ja me­nos de nues­tros ojos po­dría ser me­jor pa­ra to­dos: me­nos en­vol­ven­te, me­nos adic­ti­vo, más ap­to pa­ra las mul­ti­ta­reas, me­nos so­cial­men­te in­có­mo­do y qui­zá in­clu­so un bál­sa­mo pa­ra nues­tra política y nues­tras re­la­cio­nes so­cia­les.

¿Quién nos trae­rá es­te fu­tu­ro? Con me­jo­ras al Ap­ple Watch y los au­ri­cu­la­res Air­pods, Ap­ple es­tá crean­do po­co a po­co y ca­si en si­len­cio una al­ter­na­ti­va a sus ce­lu­la­res. Si fun­cio­na, po­dría cam­biar­lo to­do de nue­vo.

Las pan­ta­llas son in­sa­cia­bles. A ni­vel cog­ni­ti­vo, son vam­pi­ros vo­ra­ces de tu aten­ción y en cuan­to ves una prác­ti­ca­men­te es­tás per­di­do. Hay es­tu­dios que lo de­mues­tran. Uno, de un equipo di­ri­gi­do por Adrian Ward, un pro­fe­sor de Mer­ca­do­tec­nia en la fa­cul­tad de ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad de Te­xas, ha­lló que la sim­ple pre­sen­cia de un smartp­ho­ne al al­can­ce de la vis­ta pue­de re­du­cir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te tu ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va. Tu ce­lu­lar es tan irre­sis­ti­ble que, cuan­do lo ves, no pue­des evi­tar gas­tar mu­cha ener­gía men­tal va­lio­sa in­ten­tan­do no ver­lo. Cuan­do te rin­des, pier­des la ra­zón.

Las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas en­tien­den es­te po­der, des­de lue­go; nues­tra in­ca­pa­ci­dad de re­sis­tir­nos a las pan­ta­llas ex­pli­ca por qué las pan­ta­llas de los ce­lu­la­res es­tán ha­cién­do­se más gran­des.

Ap­ple al­gu­na vez ar­gu­men­tó que au­men­tar el ta­ma­ño de la pan­ta­lla del ipho­ne ha­ría que el ce­lu­lar re­sul­ta­ra de­ma­sia­do in­có­mo­do en las ma­nos. “Na­die lo com­pra­rá”, pre­di­jo Ste­ve Jobs acer­ca de los ce­lu­la­res con gran­des pan­ta­llas en 2010. Es­ta­ba equi­vo­ca­do. Los ri­va­les, en­ca­be­za­dos por Sam­sung, des­cu­brie­ron que los ce­lu­la­res con pan­ta­llas gran­des se ven­dían muy bien: los ojos ven­cie­ron a las ma­nos. Ap­ple ter­mi­nó por unir­se a la ten­den­cia y fa­bri­có ipho­ne con pan­ta­llas más gran­des y aún más gran­des.

Sin em­bar­go, las pan­ta­llas aho­ra se han con­ver­ti­do en una mu­le­ta pa­ra los tec­nó­lo­gos, una ma­ne­ra pe­re­zo­sa y ge­ne­ra­li­za­da de aña­dir ex­pe­rien­cias di­gi­ta­les a ca­da pro­duc­to.

Lo he­mos vis­to en los au­tos du­ran­te años. Al co­lo­car con­tro­les in­ter­nos en las pan­ta­llas tác­ti­les en vez de pe­ri­llas e in­te­rrup­to­res, los fa­bri­can­tes de au­tos han he­cho que sea más pe­li­gro­so y mo­les­to in­ter­ac­tuar con los vehícu­los. El Tes­la Mo­del 3, el au­to más esperado del pla­ne­ta, lle­va es­to a un ni­vel ab­sur­do. Va­rios re­se­ña­do­res han la­men­ta­do que ca­si ca­da uno de los con­tro­les del au­to –en­tre ellos los ajus­tes pa­ra los es­pe­jos la­te­ra­les– re­quie­re ac­ce­der a una pan­ta­lla.

¿Una so­lu­ción?

Hay dos ma­ne­ras en que po­dría­mos aca­bar con nues­tra fe­bril adic­ción a las pan­ta­llas. Pri­me­ro, ten­dre­mos que in­ten­tar usar nues­tros ce­lu­la­res con más con­cien­cia, lo cual re­quie­re una com­bi­na­ción de fuer­za de vo­lun­tad y tec­no­lo­gía.

La ayu­da es­tá en ca­mino. He es­ta­do usan­do Screen Time du­ran­te una se­ma­na, una de las nue­vas fun­cio­nes en la si­guien­te ver­sión del sis­te­ma ope­ra­ti­vo mó­vil de Ap­ple. El soft­wa­re te da in­for­ma­ción va­lio­sa acer­ca de cuán­to es­tás usan­do tu te­lé­fono e in­clu­so pue­de evi­tar que uses apli­ca­cio­nes que te pa­rez­can po­co sa­lu­da­bles. Me pa­re­ció que Screen Time es­ta­ba bien di­se­ña­do y sos­pe­cho que cam­bia­rá pro­fun­da­men­te la ma­ne­ra en que usa­mos nues­tros mó­vi­les.

Pe­ro ade­más de ayu­dar­nos a re­sis­tir­nos a los ce­lu­la­res, la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca ten­drá que idear otras ma­ne­ras me­nos en­vol­ven­tes de in­ter­ac­tuar con el mun­do di­gi­tal. Tres tec­no­lo­gías po­drían ser úti­les: los asis­ten­tes de voz y las dos in­no­va­cio­nes de Ap­ple: Air­pods y el Ap­ple Watch.

To­das es­tas tec­no­lo­gías com­par­ten una idea en co­mún: sin gran­des pan­ta­llas, son mu­cho me­nos en­vol­ven­tes que un mó­vil, lo cual per­mi­te rea­li­zar ac­ti­vi­da­des di­gi­ta­les rá­pi­da­men­te.

To­dos son pro­yec­tos en desa­rro­llo. Los asis­ten­tes de voz aún no pue­den ha­cer­lo to­do por ti, aun­que Goo­gle y Ama­zon tie­nen a mi­les de in­ge­nie­ros que tra­ba­jan pa­ra me­jo­rar­los. Los Air­pods son fan­tás­ti­cos –tie­nen me­nos pro­ble­mas de co­ne­xión que cual­quier otro par de au­dí­fo­nos inalám­bri­cos– y, des­pués de años de per­fec­cio­na­mien­to, el Ap­ple Watch te mues­tra su­fi­cien­te con­te­ni­do de tu ce­lu­lar pa­ra que sea útil sin vol­ver­se in­va­sor.

Si Ap­ple pu­die­ra me­jo­rar a Si­ri, el Watch y los Air­pods po­drían com­bi­nar­se pa­ra crear al­go nue­vo: una compu­tado­ra mó­vil que no es­té co­nec­ta­da a una enor­me pan­ta­lla, que te per­mi­ta rea­li­zar ac­ti­vi­da­des so­bre la mar­cha sin el pe­li­gro de cap­tar to­da tu aten­ción. Ima­gi­na que en vez de te­clear sin des­can­so en las apli­ca­cio­nes, pu­die­ras sim­ple­men­te de­cir­les a tus Air­pods: “Re­vi­sa el ca­len­da­rio de mi es­po­sa pa­ra ver si podemos sa­lir por la no­che es­ta se­ma­na”. Ap­ple ja­más ha temido cam­biar sus me­jo­res in­ven­tos. Al rein­ven­tar las pan­ta­llas, po­dría te­ner la opor­tu­ni­dad de ha­cer­lo de nue­vo. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.