Có­mo cui­dar a los náu­fra­gos di­gi­ta­les

“Na­ti­vos di­gi­ta­les” es la de­no­mi­na­ción más uti­li­za­da pa­ra los ni­ños que cre­cie­ron a la par de la tec­no­lo­gía, pe­ro ex­per­tos pre­fie­ren lla­mar­los por otro nom­bre, uno que in­cre­pa di­rec­ta­men­te a los pa­dres

El Observador Fin de Semana - Cromo - - XZXOXOXMXXX M2AINB DD 2018 - @Mer­li­na­ma­cha­do

Un ni­ño de 3 años to­ma el ce­lu­lar de su pa­dre, lo des­blo­quea y ac­ce­de a los vi­deos in­fan­ti­les que tie­ne guar­da­dos en ga­le­ría. Mien­tras tan­to, sus pa­dres fes­te­jan y que­dan asom­bra­dos con la ca­pa­ci­dad del pe­que­ño pa­ra ma­ne­jar la tec­no­lo­gía.

To­dos los pa­dres sue­len atri­buir ca­pa­ci­da­des fan­tás­ti­cas a sus hi­jos; sin em­bar­go, mu­chas ve­ces se les da más im­por­tan­cia a es­tos de­ta­lles que al edu­car en va­lo­res a los ni­ños. Es­to es lo que, se­gún ex­per­tos, los trans­for­ma en náu­fra­gos di­gi­ta­les.

Pri­me­ro los ni­ños y ado­les­cen­tes fue­ron de­no­mi­na­dos na­ti­vos di­gi­ta­les. Es de­cir, son aque­llos que na­cen sa­bien­do ma­ne­jar un mou­se o una ta­ble­ta an­tes de apren­der a ha­blar; son aque­llos que pue­den es­tu­diar, es­cu­char mú­si­ca y cha­tear al mis­mo tiem­po. Es­tos chi­cos sue­len cons­truir una vi­da so­cial a tra­vés de las re­des. Pos­te­rior­men­te, los na­ti­vos se vol­vie­ron náu­fra­gos por no te­ner la guía de sus pa­dres.

“Me­nos del 50% de los pa­dres co­no­ce lo que ha­cen sus hi­jos en in­ter­net”, di­jo a Cro­mo el psi­có­lo­go y ex­per­to en nue­vas tec­no­lo­gías Ro­ber­to Ba­la­guer.

Los ni­ños ca­da vez ac­ce­den de ma­ne­ra más tem­pra­na a los dis­po­si­ti­vos; por ello, “los pa­dres de­ben ge­ne­rar diá­lo­go con sus hi­jos so­bre las co­sas que su­ce­den en in­ter­net de for­ma de con­ver­sar so­bre eso y po­der guiar­los”, sos­tu­vo.

“Hoy, ni do­cen­tes, ni adul­tos, ni na­die les dan las he­rra­mien­tas y ellos han ido armando ese mun­do co­mo han po­di­do. Con acier­tos y erro­res y to­man­do las de­ci­sio­nes que han po­di­do”, in­di­có en la con­fe­ren­cia Cla­ves pa­ra vin­cu­lar a tus hi­jos en el mun­do di­gi­tal or­ga­ni- za­da por la Fun­da­ción Te­le­fó­ni­ca, lle­va­da a ca­bo a fi­nes de ju­lio.

Más allá de las bue­nas in­ten­cio­nes de los pa­dres pa­ra edu­car a sus hi­jos, pue­de exis­tir un gra­ve error a la ho­ra de acer­car­se a las re­des so­cia­les. Los pa­dres de­ben es­tar más in­terio­ri­za­dos. “No hay que co­no­cer to­do, por­que es im­po­si­ble, pe­ro ca­da vez hay que sa­ber más”, apun­tó.

Úl­ti­ma­men­te, los ado­les­cen­tes han mi­gra­do a otras pla­ta­for­mas. Por ejem­plo, se fue­ron de Fa­ce­book por­que es­tán los adul­tos y ellos buscan te­ner su pro­pio lu­gar. La di­fe­ren­cia es que, en el pa­sa­do, los ado­les­cen­tes se jun­ta­ban en el mu­ri­to de la es­qui­na del ba­rrio. Si bien no es­ta­ban los pa­dres, Ba­la­guer re­cor­dó que ha­bía una pre­sen­cia óp­ti­ca, por la que un ve­cino o la tía con­tro­la­ban la si­tua­ción por la ventana. “Te­nías una co­mu­ni­dad que te da­ba cier­to so­por­te, por eso no eran náu­fra­gos”, in­di­có el ex­per­to.

Hoy son “huér­fa­nos” de ese mun­do y to­man de­ci­sio­nes sin el con­sen­ti­mien­to de los pa­dres, afir­mó el psi­có­lo­go. E in­clu­so, si co­me­ten un error, so­lo en­tre el 30% y 40% le cuen­ta a un adul­to lo que le su­ce­dió.

Lo tra­tan de re­sol­ver ellos mis­mos.

Una de las for­mas de en­con­trar una so­lu­ción es a tra­vés de Goo­gle o Youtu­be. “Cual­quier pi­be va a de­cir ‘no te preo­cu­pes, le pre­gun­ta­mos

Goo­gle. No ne­ce­si­to un hu­mano, con Youtu­be o

Goo­gle es su­fi­cien­te’”, aña­dió.

¿Dón­de es­tán los pa­dres?

Ba­la­guer apun­tó a la dis­po­ni­bi­li­dad emo­cio­nal. Es de­cir, hoy mu­chos pa­dres es­tán pre­sen­tes, pe­ro emo­cio­nal­men­te es­tán au­sen­tes. Las preo­cu­pa­cio­nes y ocu­pa­cio­nes de adul­tos con­lle­van a que es­tén cansados y no es­tén dis­po­ni­bles ade­cua­da­men­te pa­ra sus ni­ños. In­clu­so, mu­chas ve­ces cuan­do el pe­que­ño se acer­ca a uno de sus pa­dres, es­te es­tá con­cen­tra­do mi­ran­do su pro­pia pan­ta­lla. “Ca­da vez re­ci­bi­mos más que­jas de chi­cos que di­cen ‘le iba a mos­trar un di­bu­ji­to que ha­bía he­cho a pa­pá y me di­jo sí, sí, mien­tras mi­ra­ba What­sapp’”.

Ha­ce al­re­de­dor de cua­tro años, mu­chos se que­ja­ban de que sus hi­jos pa­sa­ban to­do el día con el ce­lu­lar, pe­ro, aho­ra, hay mu­chos re­cla­mos a la in­ver­sa. In­clu­so, exis­ten los fa- gru­pos mo­sos de What­sapp de ma­dres y pa­dres de ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas. A jui­cio de Ba­la­guer, es­ta red so­cial hi­zo que “se de­rri­ba­ran las ins­ti­tu­cio­nes y que sea to­do vi­si­ble”, lo que pue­de ser bueno y ma­lo a la vez.

Las per­so­nas hoy tie­nen una es­pe­cie de mie­do a per­der­se lo que es­tá su­ce­dien­do en el mun­do. Sin em­bar­go, se­gún Ba­la­guer, de­be­ría de­jar­se es­to un po­co de la­do y preo­cu­par­se más por lo que es­tán ha­cien­do los más chi­cos.

El ex­per­to ex­pli­có que, si una per­so­na si­gue a 1.000 in­di­vi­duos en Twit­ter, de­bi­do a que el ce­re­bro es li­mi­ta­do, so­lo va a te­ner pre­sen­te a al­re­de­dor de 150 se­gui­dos. El res­to son so­lo ca­ras o ros­tros. La reali­dad es que las per­so­nas que im­por­tan no son las que es­tán en la red so­cial, sino las que es­tán to­dos los días. “Si no nos em­pe­za­mos a re­plan­tear quié­nes son los im­por­tan­tes y cuál es la in­for­ma­ción re­le­van­te, va­mos a se­guir con­su­mien­do 75 GB de in­for­ma­ción dia­ria de ba­su­ra. Y no de­di­can­do me­dia ho­ra a ha­blar de esas con­ver­sa­cio­nes”, sos­tu­vo.

La pér­di­da del len­gua­je

El psi­có­lo­go clí­ni­co Ale­jan­dro de Bar­bie­ri tam­bién par­ti­ci­pó de la char­la Cla­ves pa­ra vin­cu­lar a tus hi­jos en el mun­do di­gi­tal de la Fun­da­ción Te­le­fó­ni­ca e hi­zo hin­ca­pié en que la fal­ta de edu­ca­ción re­la­cio­na­da con re­des so­cia­les por par­te de los pa­dres de­ri­va en de­fi­cien­cias del len­gua­je en los me­no­res.

Se­gún el ex­per­to, un ejem­plo de ello es que en Uru­guay se ven­den más en­tra­das de pe­lí­cu­las do­bla­das que sub­ti­tu­la­das. Por ello, “pa­ra que los ni­ños crez­can en len­gua­je, no de­ben per­der de vis­ta la pre­sen­cia de un len­gua­je afec­ti­vo”.

Que el pa­dre es­té can­sa­do de su ru­ti­na, no de­be re­per­cu­tir en la edu­ca­ción de los hi­jos. Es im­por­tan­te mar­car lí­mi­tes: que si tie­ne que de­jar de usar el ce­lu­lar, lo ha­ga.

De Bar­bie­ri plan­teó te­ner en cuen­ta dos fra­ses. Por un la­do, “so­bre­pro­te­ger es des­pro­te­ger”. A su jui­cio, hay que edu­car a los na­ti­vos di­gi­ta­les pa­ra que ge­ne­ren ha­bi­li­da­des emo­cio­na­les con el fin de que con­tro­len sus emo­cio­nes en la vi­da di­gi­tal y en la vi­da real. “Pro­te­ger es fan­tás­ti­co, pe­ro con la so­bre­pro­tec­ción anu­lo la con­fian­za, anu­lo la in­de­pen­den­cia, anu­lo la se­gu­ri­dad”, di­jo.

Por otro la­do, “es­tar co­nec­ta­do no es es­tar co­mu­ni­ca­do”. Es de­cir, ser par­te de What­sApp, Twit­ter, Fa­ce­book, no es co­mu­ni­ca­ción. “Que no que­de en un emo­ti­cón; pon­gan pa­la­bras a lo que les pa­sa”, con­clu­yó. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.