¿Por qué ta­par la web­cam?

Có­mo una cá­ma­ra web o un Pla­ys­ta­tion co­nec­ta­dos a in­ter­net sin pro­tec­ción pue­den con­tri­buir a un ci­be­ra­ta­que de es­ca­la na­cio­nal

El Observador Fin de Semana - Cromo - - APPS SÁBADO 1° DOMINGO 2 SETIEMBRE 2018 “A VECES L - MATÍAS CAS­TRO Es­pe­cial para CRO­MO rnet

La pá­gi­na web de la Cá­ma­ra de Dipu­tados ha si­do hac­kea­da. Pe­ro tran­qui­los, fue so­lo para com­pro­bar si era po­si­ble ha­cer­lo, al me­nos has­ta don­de lo­gro dar­me cuen­ta de qué hi­zo la per­so­na que me mues­tra es­to. Me en­vían cap­tu­ras de pan­ta­lla del di­rec­to­rio de ar­chi­vos y en­con­tra­mos do­cu­men­tos que nues­tros ho­no­ra­bles dipu­tados pro­du­je­ron du­ran­te los úl­ti­mos seis años, al­ma­ce­na­dos sin pro­tec­ción. En­tre to­dos esos ar­chi­vos pdf hay al­gu­nos do­cu­men­tos del área fi­nan­cie­ro con­ta­ble so­bre re­mu­ne­ra­cio­nes.

En­trar a Dipu­tados es tan fá­cil co­mo ac­ce­der a una compu­tado­ra par­ti­cu­lar cual­quie­ra. De he­cho, el hac­ker que me in­tro­du­ce a es­te uni­ver­so de nues­tras de­bi­li­da­des on­li­ne, me en­vía la cap­tu­ra de pan­ta­lla del con­te­ni­do de un dis­co du­ro de Es­ta­dos Uni­dos, que en­con­tró al azar tras una rá­pi­da bús­que­da.

La de­bi­li­dad de la web de Dipu­tados, ex­pli­ca es­ta fuen­te que sa­be de ras­treos on­li­ne y más, ra­di­ca en una ton­te­ría: no se pro­te­gió la ru­ta de los ar­chi­vos. Es­te hac­keo es muy sim­ple y lo pue­de ha­cer ca­si cual­quie­ra en mu­chos otros si­tios. Con­sis­te, bá­si­ca­men­te, en ti­pear dos o tres pa­la­bras co­rrec­tas en la ba­rra de di­rec­cio­nes de Goo­gle Ch­ro­me. O del Tor, el na­ve­ga­dor favorito de quie­nes no quie­ren de­jar hue­llas en in­ter­net. Para sa­ber qué co­man­dos ti­pear, bas­ta in­da­gar un par de mi­nu­tos en Goo­gle.

Lo que es un po­co más com­ple­jo, aun­que no de­ma­sia­do, es en­trar a mi­llo­nes de cá­ma­ras web en cual­quier la­do del mun­do. In­clu­so la su­ya, o la mía, en es­te mo­men­to.

El ries­go que aca­rreo

“El he­cho de pro­te­ger­te en lí­nea tie­ne que ver con tu per­cep­ción de que te pue­da pa­sar al­go y qué tan gra­ve se­ría eso”, ex­pli­có Matías Do­del, coor­di­na­dor del Gru­po de In­ves­ti­ga­ción Uru­guay, So­cie­dad e In­ter­net de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca. “Para es­to, to­me­mos co­mo re­fe­ren­cia lo que ocu­rría con la gen­te que se va­cu­na­ba o no, cuan­do las va­cu­nas no eran obli­ga­to­rias. La re­le­van­cia de la pro­tec­ción es­tá re­la­cio­na­da con ser cons­cien­te de los ries­gos, de lo que po­dés per­der y tam­bién con la ad­qui­si­ción de cier­tas ha­bi­li­da­des di­gi­ta­les que te per­mi­tan mo­ver­te bien en in­ter­net. Hay una di­fe­ren­cia en­tre lo que re­co­mien­dan los ex­per­tos so­bre ci­ber­se­gu­ri­dad y lo que la gen­te con­si­de­ra más se­gu­ro. Por ejem­plo: el te­ner un do­ble sis­te­ma de au­ten­ti­ca­ción o te­ner un ges­tor de con­tra­se­ñas pue­den ser in­clu­so más im­por­tan­tes que ta­par tu cá­ma­ra web”, agre­gó.

Las cá­ma­ras web se re­ve­la­ron po­pu­lar­men­te co­mo el pun­to dé­bil de las compu­tado­ras ho­ga­re­ñas ha­ce po­co más de dos años, cuan­do una fo­to de Ins­ta­gram re­ve­ló que Mark Zuc­ker­berg cu­bría la su­ya con una cin­ta. An­tes to­da­vía, en 2014, ha­bía sa­li­do a la luz que el or­ga­nis­mo de in­te­li­gen­cia de Gran Bre­ta­ña y la Agen­cia de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos ha­bían hac­kea­do y es­pia­do mi­llo­nes de cá­ma­ras web de to­do el mun­do du­ran­te va­rios años. In­clu­so ha­bían es­ca­nea­do esas imá­ge­nes pri­va­das con soft­wa­re de re­co­no­ci­mien­to de ros­tros para dar con po­si­bles cri­mi­na­les. Quién sa­be cuán­tos uru­gua­yos en­tra­ron en esos es­ca­neos al ba­rrer. Pe­ro lo que pe­só más a la ho­ra de ha­blar del tema fue la fo­to del due­ño de Fa­ce­book y su cá­ma­ra cu­bier­ta.

Se­gún da­tos ci­ta­dos por un ar­tícu­lo de Do­del so­bre las bre­chas di­gi­ta­les en ci­ber­se­gu­ri­dad, en 2015 el 14,5% de los in­ter­nau­tas uru­gua­yos creían que su in­ti­mi­dad ha­bía si­do violada en al­gún pun­to, mien- tras que 8% de los eu­ro­peos afir­ma­ban ha­ber si­do víc­ti­mas de e ro­bo de iden­ti­dad.

Do­del se mos­tró pruu­den­te y bus­có re­fe­rir­se e al tema con me­su­ra.

“Una co­sa es cuán reales les sean los ries­gos o las pro­ba­bi­li­da­des y otra co­sa es qué lle­va a que e una per­so­na se pro­te­ja. Yo creo que po­ten­cial­men­te to­do odo tie­ne ries­gos, el tema es cuán ra­zo­na­ble sea que te pa­se ase al­go. No es que to­dos ten­gan igua­les chan­ces de que e te lle­gue un vi­rus, pe­ro lo im­por­tan­te rtan­te es te­ner las ha­bi­li­da­des para de­tec­tar dón­de me­ter­te y qué acep­tar o qué no. Tie­ne que ver con las com­pe­ten­cias di­gi­ta­les para po­der der ges­tio­nar el ries­go. Más allá de ta­par ar o no la cá­ma­ra, pue­de ser dón­de com­prar prar on­li­ne, por ejem­plo. De­pen­de de tus ac­ti­tu­des y com­por­ta­mien­tos”, ex­pli­có. ó.

Sin es­con­di­te en in­ter­net

De pron­to, con­tro­lo la cá­ma­ra de se­gu­ri­dad de una fá­bri­ca en Bra­sil. il. El link para lle­gar a ella me lo en­vió es­te hac­ker, quien me de­mues­tra que es­tos te­mas mas es­tán a un clic de dis­tan­cia. Ac­ce­do al me­nú de la cá­ma­ra, la gi­ro ha­cia don­de quie­ro ro y por un­mo­men­to un mo­men­to me tien­ta la idea de de­jar­la ejar­la en­fo­can­do al te­cho. Si fue­ra la­drón, si su­pie­ra qué fá­bri­ca es y es­tu­vie­ra allí, la de­ja­ría ría­mi­ran­do mi­ran­do al te­cho para en­trar sin ser fil­ma­do. ma­do.

Lue­go ac­ce­do a otro ro link que me mues­tra un al­ma­cén o quiosco os­co en al­gún lu­gar de España.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.