Ani­mal

El Observador Fin de Semana - Cromo - - XGXAXMXXEX OXN SSÁÁBBAADDOO 2145 DDOOMMIINNGGOO 21 - RO­DOL­FO SANTULLO

Es­pe­cial pa­ra CRO­MO

La his­to­ria es es­ta: un mun­do ha­bi­ta­do por va­rie­dad de ani­ma­les an­tro­po­mór­fi­cos se ve aco­sa­do por te­rri­bles ham­bru­nas. Lo úni­co que cre­ce es el tri­go y es­te se­rá pie­za fun­da­men­tal pa­ra ali­men­tar a los cer­dos, quie­nes a su vez se­rán el ali­men­to de to­das las otras es­pe­cies que pron­to es­ta­rán en gue­rra pa­ra ha­cer­se con el con­trol de los po­cos mo­li­nos. Es de­cir, quien con­tro­la los mo­li­nos con­tro­la el tri­go y, por tan­to, con­tro­la la co­mi­da. Y quien con­tro­la la co­mi­da con­tro­la es­te mun­do. Aun­que de­ba in­cu­rrir en el ca­ni­ba­lis­mo. A la som­bra de esas mis­mas ham­bru­nas es que sur­gen dis­tin­tos mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos que pron­to cho­ca­rán unos con otros en una ba­ta­lla sin cuar­tel.

Tooth and Tail no des­ta­ca so­la­men­te por su am­bien­ta­ción e his­to­ria –se ins­pi­ra en el si­glo XIX, lo que le da es­té­ti­ca fo­lle­ti­nes­ca a to­da es­ta gue­rra en­tre ani­ma­les– sino por su plan­teo. Allí don­de el ju­ga­dor es­tá acos­tum­bra­do a ope­rar cual en­ti­dad om­nis­cien­te en los RTS (vi­deo­jue­go de es­tra­te­gia en tiem­po real), aquí ope­ra mu­cho más a ni­vel de cam­po, sien­do due­ño del des­tino de un co­man­dan­te quien no pe­lea pe­ro bien pue­de mo­rir. Es­te es quien con­tro­la la pe­que­ña bri­ga­da que usará el ju­ga­dor en com­ba­te com­pues­ta por 20 uni­da­des.

Es­te jue­go es­tá di­se­ña­do por el equi­po in­die Poc­ket­watch Ga­mes, los mis­mos de Mo­na­co: What’s Yours Is Mi­ne. Edi­ta­do a me­dia­dos del año pa­sa­do, se en­cuen­tra dis­po­ni­ble pa­ra Win­dows, MACOS, Li­nux y Pla­ys­ta­tion 4. Su crea­dor, Andy Schatz, ase­gu­ró que la ba­se del jue­go ya se en­con­tra­ba en vie­jos tra­ba­jos uni­ver­si­ta­rios rea­li­za­dos jun­to a su co­le­ga Tom Wex­ler, por ejem­plo, en Dino Drop. Pe­ro la idea ori­gi­nal del jue­go fue del com­mu­nity ma­na­ger de Poc­ket­watch Ga­mes, Brian Fran­co, quien su­gi­rió que se uti­li­za­ran ani­ma­les. Schatz acep­tó el desafío y lo com­bi­nó con su amor por la his­to­ria, con prin­ci­pal hin­ca­pié en la gue­rra ci­vil es­ta­dou­ni­den­se o gue­rra de se­ce­sión, lo que ter­mi­nó por brin­dar­le a Tooth and Tail es­ta pe­cu­liar es­té­ti­ca os­cu­ra y el va­lor mo­ral de las de­ci­sio­nes to­ma­das en el jue­go.

“Si uno ima­gi­na el mun­do de los ani­ma­les que vi­ven en nues­tros pa­tios tra­se­ros co­mo una so­cie­dad hu­ma­na, ter­mi­na por ima­gi­nar un mun­do os­cu­ro y bru­tal”, re­la­tó Schatz. Y aña­dió: “Te­ne­mos ar­di­llas que son atro­pe­lla­das por au­to­mó­vi­les, te­ne­mos ga­tos que ma­tan pi­chon­ci­tos. To­do es­tá cons­tan­te­men­te en la mi­ra de un hal­cón o un búho. No es na­da lin­do. Bus­ca­mos cons­truir un RTS que fue­ra an­tes que na­da acer­ca de es­tra­te­gia e im­pro­vi­sa­ción, no que de­pen­die­ra de cuán rá­pi­do el ju­ga­dor pue­de ha­cer clic. Y así fue que usa­mos la pro­pia pan­ta­lla co­mo lí­mi­te cuan­do di­se­ña­mos el jue­go, con­cen­trán­do­nos en un úni­co per­so­na­je”.

El re­sul­ta­do es muy efec­ti­vo. Los com­ba­tes sue­len du­rar en­tre 8 y 20 mi­nu­tos, de­pen­dien­do de con qué ju­ga­dor uno se en­fren­te o con qué in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial es­té com­pi­tien­do. Si bien su ju­ga­bi­li­dad es clá­si­ca, la es­té­ti­ca pi­xe­la­da tie­ne muy buenos aca­ba­dos, tan­to en las uni­da­des, co­mo en los edi­fi­cios. Y más allá de los com­ba­tes sin­gu­la­res, el jue­go cuen­ta con un in­tere­san­te mo­do cam­pa­ña en el que, a tra­vés de él, po­de­mos ver la his­to­ria de las cua­tro fac­cio­nes prin­ci­pa­les en­fren­ta­das en es­te uni­ver­so. No con­vie­ne re­ve­lar de­ma­sia­do, pe­ro sí ade­lan­tar que al­gu­nas de sus pan­ta­llas son ex­tra­or­di­na­ria­men­te di­fí­ci­les, por lo que el tiem­po pro­me­dio pa­ra ter­mi­nar­las os­ci­la en­tre las cin­co y las nue­ve ho­ras (lo que al­gu­nos por­ta­les han se­ña­la­do co­mo de­ma­sia­do po­co). Por con­tra­par­ti­da, 15 mi­nu­tos al­can­zan pa­ra po­der dis­fru­tar de una ba­ta­lla en mo­do mul­ti­ju­ga­dor.

Una pro­pues­ta in­no­va­do­ra, in­tere­san­te y que so­lo ha cua­ja­do aun más en el tiem­po que lle­va dis­po­ni­ble en el mer­ca­do. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.