¿Qué se sa­be d

Los smartp­ho­nes emi­ten una for­ma de ra­dia­ción so­bre la cual aún no hay evi­den­cia cien­tí­fi­ca con­tun­den­te

El Observador Fin de Semana - Cromo - - XZXOXOXMXXX SSSÁÁÁBBAABDDAOOD21O9 MNDGINOEGO2A 201 - DÉBORA SLOTNISKY @de­bo­ras­lot

Des­de ha­ce años se es­tu­dia si las ra­dia­cio­nes que emi­ten los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res son no­ci­vas pa­ra la sa­lud. Aun­que aún no exis­ten prue­bas con­clu­yen­tes acer­ca de es­te te­ma, nu­me­ro­sas au­to­ri­da­des en to­do el mun­do han ex­pre­sa­do su preo­cu­pa­ción, en es­pe­cial si se re­cuer­da que el smartp­ho­ne es el dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co más uti­li­za­do y, de he­cho, mu­chos lo con­si­de­ran una ex­ten­sión más de su pro­pio cuer­po.

Es­tos equi­pos emi­ten una for­ma de ener­gía co­no­ci­da co­mo on­das de ra­dio­fre­cuen­cia (RF). Se­gún pu­bli­có es­te año la Ame­ri­can Can­cer So­ciety, “al igual que las on­das ra­dia­les FM, los mi­cro­on­das, la luz vi­si­ble y el ca­lor, las on­das RF son una for­ma de ra­dia­ción no io­ni­zan­te, con lo cual no son lo su­fi­cien­te­men­te fuer­tes co­mo pa­ra cau­sar cáncer al da­ñar di­rec­ta­men­te el ADN en el in­te­rior de las cé­lu­las. Las on­das RF son di­fe­ren­tes a los ti­pos más po­ten­tes de ra­dia­ción (io­ni­zan­te), ta­les co­mo los ra­yos X, los ra­yos gam­ma, la luz ul­tra­vio­le­ta, los cua­les pue­den rom­per los en­la­ces quí­mi­cos en el ADN”. En con­clu­sión, es­ta or­ga­ni­za­ción es con­tun­den­te al afir­mar que la ma­yo­ría de los es­tu­dios rea­li­za­dos en la­bo­ra­to­rios han res­pal­da­do la idea de que las on­das RF no cau­san da­ños al ADN y, por lo tan­to, no pro­du­cen cáncer.

No obs­tan­te, Emi­lie van De­ven­ter, di­rec­to­ra del Pro­gra­ma de Ra­dia­ción de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), di­jo a la BBC: “Cuan­to más cer­ca es­té la an­te­na (del ce­lu­lar) a la ca­be­za, se es­pe­ra que ma­yor sea la exposición de la per­so­na a la ener­gía de la RF”.

La con­sul­to­ra Sta­tis­ta ela­bo­ró un in­for­me a par­tir de da­tos de la Ofi­ci­na Fe­de­ral Ale­ma­na pa­ra la Pro­tec­ción con­tra la Ra­dia­ción pa­ra dar a co­no­cer el lis­ta­do con los mo­de­los de te­lé­fono que emi­ten más ra­dia­ción. Es­te or­ga­nis­mo uti­li­za la ta­sa de ab­sor­ción es­pe­cí­fi­ca (SAR por sus si­glas en in­glés), una me­di­da que cal­cu­la la ener­gía de ra­dio­fre­cuen­cia que es ab­sor­bi­da por el cuer­po hu­mano. Se­gún los ex­per­tos, se re­co­mien­da que los smartp­ho­nes no ex­ce­dan los dos va­tios por ki­lo­gra­mo pa­ra evi­tar efec­tos no­ci­vos en la sa­lud.

Pa­ra in­da­gar más acer­ca de es­ta cues­tión, Cro­mo en­tre­vis­tó a Pa­si Ala-mie­to, un exe­je­cu­ti­vo de la fin­lan­de­sa No­kia, que hoy es CEO de Cell­raid, una fir­ma que desa­rro­lló una apli­ca­ción mó­vil que in­di­ca el ni­vel de ra­dia­ción de los smartp­ho­nes. Se tra­ta de Quan­ta Mo­ni­tor, una so­lu­ción que es­tá dis­po­ni­ble pa­ra dis­po­si­ti­vos An­droid, que su­per­vi­sa la can­ti­dad de emi­sión de ra­dia­ción a la que es­tá ex­pues­to el usua­rio de un dis­po­si­ti­vo mó­vil cuan­do el te­lé­fono es­tá muy cer­ca de su cuer­po (a una dis­tan­cia in­fe­rior a 10 mi­lí­me­tros). Pa­ra eso, la he­rra­mien­ta se eje­cu­ta de for­ma in­vi­si­ble. Ade­más de lle­var me­di­cio­nes en tiem­po real, tam­bién re­gis­tra lo que ha su­ce­di­do en el pa­sa­do pa­ra que las per­so­nas ac­ce­dan a su his­to­rial. Adi­cio­nal­men­te, es­tá la so­lu­ción Quan­ta Guard, que fue crea­da pa­ra po­der re­du­cir el men­cio­na­do ni­vel de exposición. ¿Por qué se le ocu­rrió desa­rro­llar Quan­ta Mo­ni­tor?

Uno de nues­tros eje­cu­ti­vos es­ta­ba siem­pre usan­do ce­lu­lar, y una vez di­jo: “Es­to no pue­de ser muy sano”. A raíz de es­te co­men­ta­rio, jun­to a otro co­le­ga em­pe­za­mos a in­ves­ti­gar el te­ma y en­con­tra­mos que real­men­te no hay mu­cho con­trol so­bre la ra­dia­ción de te­lé­fo­nos ce­lu­la­res. Tam­po­co hay re­gu­la­do­res ni au­to­ri­da­des ofi­cia­les que se ocu­pen de me­dir y mo­ni­to­rear es­ta si­tua­ción de ca­ra al usua­rio fi­nal. Por eso desa­rro­lla­mos Quan­ta Mo­ni­tor pa­ra que las per­so­nas pue­dan sa­ber a qué ni­ve­les de ra­dia­ción es­tán ex­pues­tas. Tra­di­cio­nal­men­te ca­si no se ha­bla de es­ta pro­ble­má­ti­ca y, cuan­do se ha­ce, el fo­co se po­ne en las an­te­nas, pe­ro no en los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les. Las in­ves­ti­ga­cio­nes que se han he­cho al res­pec­to no han lle­ga­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.