Pa­ro: el ro­bot te­ra­péu­ti­co

Hos­pi­ta­les uru­gua­yos prue­ban una fo­ca be­bé ca­paz res­pon­der a cien­tos de pa­cien­tes

El Observador Fin de Semana - Cromo - - XZXOXOXMXXX D2OO8MMI 2000161185 O1 7 - LU­CÍA DI IORIO Es­pe­cial pa­ra CRO­MO

Con as­pec­to de fo­ca de pe­lu­che que se pue­de car­gar en los bra­zos, Pa­ro ocul­ta en su in­te­rior un ro­bot so­fis­ti­ca­do con fi­nes te­ra­péu­ti­cos. Fue diseñado por Ta­ka­no­ri Shi­ba­ta en 1993 pa­ra el In­te­lli­gent Sys­tem Re­search Ins­ti­tu­te pe­ro no se em­pe­zó a co­mer­cia­li­zar has­ta 2004. Su ob­je­ti­vo es que los pa­cien­tes pue­dan ob­te­ner be­ne­fi­cios en su reha­bi­li­ta­ción al in­ter­ac­tuar con el ani­mal. Es un com­ple­men­to pa­ra las te­ra­pias de en­fer­me­da­des cró­ni­cas o pa­to­lo­gías psi­co­ló­gi­cas.

Pa­ro lle­gó a Mon­te­vi­deo ha­ce cua­tro me­ses y ya es­tu­vo de vi­si­ta en los hos­pi­ta­les Ma­ciel y Pi­ñey­ro del Cam­po, don­de se lo pro­bó con pa­cien­tes au­tis­tas y on­co­ló­gi­cos.

Pa­ro (en otros paí­ses lla­ma­do Nu­ka) cuen­ta con una red de dis­po­si­ti­vos sen­so­ria­les de tem­pe­ra­tu­ra, luz, tac­to, au­dio y po­si­ción. Es­ta red co­nec­ta des­de sus pes­ta­ñas has­ta su co­la y res­pon­de a tra­vés de mo­vi­mien­tos y so­ni­dos al con­tac­to de las per­so­nas. Pa­ra es­to con­tie­ne 10 mi­cro­chips en su ba­rri­gui­ta. En tér­mi­nos téc­ni­cos, es un exoes­que­le­to que uti­li­za es­tre­chos ci­lin­dros de go­ma (den­tro de ba­rras de alu­mi­nio) que se in­flan pa­ra so­por­tar has­ta 300 ki­los y emu­lar la fuer­za de los múscu­los.

Se­gún ex­pli­có Ál­va­ro Vi­llar, di­rec­tor del Hos­pi­tal Ma­ciel, a Cro­mo, Pa­ro pue­de re­ci­bir y re­co­ger in­for­ma­ción de los usua­rios. Al en­trar en in­ter­ac­ción con ellos, co­mien­za a per­ci­bir de­ter­mi­na­dos pa­tro­nes de re­co­no­ci­mien­to (ya sea por tac­to o por la voz). La fo­ca es ca­paz de al­ma­ce­nar esos da­tos y re­cor­dar­los has­ta un año des­pués.

La re­cep­ción de los da­tos es dis­tin­ta a un ce­lu­lar. “En él te­nés que re­gis­trar la hue­lla pa­ra que te re­co­noz­ca o po­ner tu nom­bre. Acá no hay una en­tra­da de da­tos di­rec­ta; el ro­bot tie­ne que iden­ti­fi­car to­dos los as­pec­tos”, ex­pli­có. Pa­ro pue­de ar­chi­var da­tos de cien­tos de pa­cien­tes. In­clu­so pue­de al­ma­ce­nar in­for­ma­ción de su en­torno, ya que es ca­paz de di­fe­ren­ciar cuan­do hay luz y cuan­do hay oscuridad en un am­bien­te. Si bien no cuen­ta con una cá­ma­ra, un sen­sor lu­mí­ni­co ubi­ca­do en su ho­ci­co re­co­ge es­ta in­for­ma­ción.

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que ha­ce que la in­ter­ac­ción con el ro­bot sea más real es que Pa­ro reac­cio­na de di­fe­ren­tes for­mas. Por ejem­plo, si el pa­cien­te lo to­ca, Pa­ro re­cor­da­rá su ac­ción an­te­rior y tra­ta­rá de re­pe­tir esa ac­ción pa­ra ser aca­ri­cia­do. Si lo gol­pea, Pa­ro re­cuer­da la ac­ción an­te­rior y tra­ta de no re­pe­tir­la.

Vi­llar ex­pli­có que si el pa­cien­te su­fre de an­sie­dad, la fo­ca pue­de per­ci­bir­lo a tra­vés de su rit­mo car­día­co. “Se es­pe­ra que reac­cio­ne po­si­ti­va­men­te pa­ra dis­mi­nuir los ni­ve­les de an­sie­dad y evi­tar la so­bre­me­di­ca­ción”, ex­pre­só el di­rec­tor del Ma­ciel.

Es­te ro­bot te­ra­peú­ti­co es ca­paz de res­pon­der a es­tí­mu­los. Pue­de dis­tin­guir ac­cio­nes, com­pren­der pa­la­bras y de­ter­mi­na­dos com­por­ta­mien­tos. Es de­cir, de­pen­dien­do de la ma­ne­ra en la que se to­que al ani­mal o se la ha­ble, es­te res­pon­de­rá con un so­ni­do o con un mo­vi­mien­to de su cuer­po o de ca­be­za.

Al en­trar en con­tac­to con los en­fer­mos e in­ter­ac­tuar con ellos, Pa­ro pue­de te­ner un efec­to psi­co­ló­gi­co po­si­ti­vo. Vi­llar re­cor­dó que los pa­cien­tes in­ter­na­dos se de­pri­men o tie­nen an­sie­dad. Es­to ha­ce que se re­duz­ca el flu­jo san­guí­neo de su ló­bu­lo fron­tal. Al usar la fo­ca, se es­ti­mu­la el ce­re­bro y se me­jo­ra ese flu­jo.

Pa­ro tam­bién brin­da efec­tos fi­sio­ló­gi­cos y so­cia­les. Lo úl­ti­mo es útil pa­ra aque­llas per­so­nas con ha­bi­li­da­des so­cia­les po­co desa­rro­lla­das.

Cos­tos

Exis­ten unas cua­tro mil ré­pli­cas de Pa­ro en más de 30 paí­ses. So­lo Ja­pón cuen­ta con dos mil uni­da­des. Ahí no so­lo se usa en hos­pi­ta­les, sino que es­tá ex­pan­di­do co­mo mas­co­ta vir­tual. En Di­na­mar­ca, el 80% de los mu­ni­ci­pios dis­po­ne de es­te ro­bot en re­si­den­cias de an­cia­nos. En Reino Uni­do, el sis­te­ma na­cio­nal de sa­lud uti­li­za es­te ro­bot en te­ra­pias no far­ma­co­ló­gi­cas fren­te a la de­men­cia.

Vi­llar ex­pli­có a Cro­mo que “es­tán es­tu­dian­do los be­ne­fi­cios que pue­de apor­tar al pro­ce­so de reha­bi­li­ta­ción de un pa­cien­te” pe­ro que es muy pron­to pa­ra emi­tir una va­lo­ra­ción. Sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio ob­te­ner bue­nos re­sul­ta­dos pa­ra po­der jus­ti­fi­car su com­pra, ya que Pa­ro cues­ta unos US$ 6.000. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.