Por qué no de­bes usar Fa­ce­book pa­ra in­gre­sar a otros si­tios

La red so­cial es la lla­ve pa­ra ac­ce­der a otros ser­vi­cios y es­to es un pro­ble­ma de se­gu­ri­dad

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PXXAXSXOX PASO XAX SÁBASDÁOB13A DOOM2IN8G OBCRTIUL - FARHAD MANJOO New York Ti­mes News Ser­vi­ce

Ya no voy a usar Fa­ce­book pa­ra in­gre­sar a apli­ca­cio­nes y si­tios web en lí­nea. tú tam­bién de­be­rías de­jar de usar­lo. Esa es la res­pues­ta más ra­zo­na­ble al anun­cio de Fa­ce­book de que se vul­ne­ró su se­gu­ri­dad y ci­be­ra­ta­can­tes in­fil­tra­ron las cuen­tas de por lo me­nos 50 mi­llo­nes de usua­rios y, muy po­si­ble­men­te, de­ce­nas de mi­llo­nes más. El hac­keo les dio ac­ce­so a tu cuen­ta de Fa­ce­book y pa­re­ce que tam­bién a las mu­chas otras cuen­tas a las que ac­ce­des por me­dio de tu usua­rio de Fa­ce­book: Ins­ta­gram, Spo­tify, Airbnb, Tin­der, Pin­te­rest, Ex­pe­dia, The New York Ti­mes y has­ta 100 mil si­tios más.

Di­go que “pa­re­ce que” por­que ni Fa­ce­book ni esos si­tios sa­ben bien has­ta dón­de lle­ga el ata­que. En un co­mu­ni­ca­do, Guy Ro­sen, el vi­ce­pre­si­den­te de ges­tión de pro­duc­tos de Fa­ce­book, di­jo que la com­pa­ñía no te­nía evi­den­cia de que los ci­be­ra­ta­can­tes ac­ce­die­ron a otros si­tios, pe­ro que la em­pre­sa es­ta­ba cons­tru­yen­do ma­ne­ras más so­fis­ti­ca­das pa­ra que los si­tios pu­die­ran in­ves­ti­gar si fue así.

Sin em­bar­go, el que sea una po­si­bi­li­dad ya es muy preo­cu­pan­te. Y si el hac­keo re­sul­tó en que los res­pon­sa­bles pue­dan in­gre­sar a otros si­tios, Fa­ce­book de­be que­dar in­me­dia­ta­men­te des­ca­li­fi­ca­do co­mo tu ser­vi­cio pa­ra in­gre­sar a otros ser­vi­cios.

Tal co­mo el con­fia­ble cui­da­dor del edi­fi­cio en el que vi­ves que po­dría te­ner una co­pia de las lla­ves pa­ra emer­gen­cias, Fa­ce­book ofre­ció te­ner la lla­ve pa­ra ca­da uno de tus ce­rro­jos en lí­nea. Era un arre­glo con­ve­nien­te: siem­pre es­ta­ba ahí en cuan­to die­ras clic a un bo­tón. Tam­bién era más se­gu­ro que crear y re­cor­dar de­ce­nas de con­tra­se­ñas pa­ra dis­tin­tos si­tios. Fa­ce­book tie­ne un in­cen­ti­vo fi­nan­cie­ro y de repu­tación pa­ra con­tra­tar a los me­jo­res cui­da­do­res de tus lla­ves; de­ce­nas de si­tios en lí­nea no tie­nen ese in­cen­ti­vo y, si lle­ga­ran a ser ata­ca­dos y usa­ras esa mis­ma con­tra­se­ña en otro la­do, es­ta­bas en pro­ble­mas.

Pe­ro es­te nue­vo y ex­ten­so hac­keo des­man­te­la esos ar­gu­men­tos. Si la en­ti­dad a la que le con­fias­te tus lla­ves las pier­de, de­bes lle­var­las a otro lu­gar. Y hay mu­chas ma­ne­ras más se­gu­ras e igual de con­ve­nien­tes pa­ra po­der in­gre­sar a tus ser­vi­cios web.

Al­ter­na­ti­vas

La me­jor es un ad­mi­nis­tra­dor de con­tra­se­ñas: un ser­vi­cio co­mo Last­pass o 1Pass­word que ge­ne­ra y re­cuer­da con­tra­se­ñas com­ple­jas pa­ra dis­tin­tos si­tios. Los sis­te­mas ope­ra­ti­vos y na­ve­ga­do- res web tam­bién han me­jo­ra­do su ges­tión de con­tra­se­ñas; por ejem­plo, los úl­ti­mos ipho­ne con re­co­no­ci­mien­to fa­cial te per­mi­ten ac­ce­der a si­tios web con ese me­dio, que es igual de con­ve­nien­te que dar­le clic al bo­tón de ini­ciar se­sión con Fa­ce­book.

Si por al­gu­na ra­zón no quie­res usar un ad­mi­nis­tra­dor de con­tra­se­ñas, pue­des usar el ser­vi­cio de in­gre­so de otro gi­gan­te de la tec­no­lo­gía: el de Goo­gle o el de Mi­cro­soft en vez del de Fa­ce­book.

Sí, es po­si­ble que esas em­pre­sas tam­bién sean blan­cos de ci­be­ra­ta­ques exi­to­sos un día. Yahoo ya lo fue, igual que Lin­ke­din y Equi­fax. Pe­ro en es­te mo­men­to un ser­vi­cio de in­gre­so a cuen­tas de Goo­gle o de Mi­cro­soft tie­ne una ven­ta­ja por en­ci­ma del de Fa­ce­book: esas em­pre­sas no per­die­ron el con­trol de las cuen­tas de 50 mi­llo­nes de usua­rios; Fa­ce­book, sí.

Más pe­li­gros

De­ci­dí de­jar de usar la red so­cial pa­ra ac­ce­der a otros ser­vi­cios des­pués de una con­ver­sa­ción con Ja­son Po­la­kis, pro­fe­sor asis­ten­te de cien­cias in­for­má­ti­cas de la Uni­ver­si­dad de Illi­nois, cam­pus Chica­go. Po­la­kis ha es­tu­dia­do los ser­vi­cios de ac­ce­so co­mo los de Fa­ce­book.

Re­co­no­ció que hay mu­chos be­ne­fi­cios por la con­ve­nien­cia e in­clu­so al­gu­nas ven­ta­jas de se­gu­ri­dad al te­ner una so­la ma­ne­ra de in­gre­sar a mu­chos si­tios. “Ob­via­men­te, las gran­des em­pre­sas co­mo Fa­ce­book y Goo­gle tie­nen in­ge­nie­ros in­creí­bles y al­gu­nas de sus prác­ti­cas de se­gu­ri­dad es­tán por de­lan­te de otros si­tios web más pe­que­ños”, di­jo.

Sin em­bar­go, agre­gó que nin­gu­na em­pre­sa –ni si­quie­ra las gran­des y acau­da­la­das co­mo Fa­ce­book y Goo­gle– pue­de ga­ran­ti­zar una se­gu­ri­dad per­fec­ta.

Po­la­kis di­jo que, de cier­to mo­do, el ta­ma­ño y com­ple­ji­dad de Fa­ce­book in­clu­so lo afec­tan. El hac­keo re­cien­te, men­cio­nó, pa­re­ce ha­ber si­do he­cho por me­dio de tres di­fe­ren­tes vi­rus coor­di­na­dos.

“La ba­se de có­di­go de los ser­vi­cios es in­men­sa. Hay di­fe­ren­tes equi­pos tra­ba­jan­do en dis­tin­tos com­po­nen­tes que pue­den in­ter­ac­tuar de va­rias ma­ne­ras; con eso pue­de dar­se un hac­keo in­creí­ble que na­die es­pe­ra”, ex­pli­có Po­la­kis.

El otro pe­li­gro de usar Fa­ce­book pa­ra ac­ce­der a to­do es que pue­de ha­ber phis­hing o frau­de elec­tró­ni­co. In­clu­so si mi­llo­nes de cuen­tas no hu­bie­ran si­do vul­ne­ra­das, las cuen­tas in­di­vi­dua­les son cons­tan­te­men­te hac­kea­das por en­ga­ños elec­tró­ni­cos. El usar la mis­ma cuen­ta pa­ra mu­chos ser­vi­cios au­men­ta ese da­ño por­que quien sea que ata­que tu cuen­ta de Fa­ce­book con­si­gue el ac­ce­so a to­dos los si­tios web vin­cu­la­dos.

Y ¿por qué un ad­mi­nis­tra­dor de con­tra­se­ñas es me­jor pa­ra pro­te­ger tu in­for­ma­ción que usar un ser­vi­cio gran­de? Tam­bién es po­si­ble que sea ata­ca­do, pe­ro Po­la­kis se­ña­ló que “en com­pa­ra­ción a pla­ta­for­mas ma­si­vas que tie­nen mi­llo­nes de lí­neas de có­di­go y va­rias fun­cio­nes, un ad­mi­nis­tra­dor de con­tra­se­ñas tie­ne un tra­ba­jo es­pe­cí­fi­co y eso mi­ni­mi­za la po­si­bi­li­dad de que al­go sal­ga mal”.

Le pe­dí a Fa­ce­book que me die­ra un ar­gu­men­to en con­tra de de­jar de usar su ser­vi­cio pa­ra ini­ciar se­sio­nes. Un por­ta­voz di­jo que aún es más se­gu­ro que las con­tra­se­ñas dé­bi­les que la gen­te crea y des­pués usa pa­ra to­do.

No es un mal ar­gu­men­to. Los ad­mi­nis­tra­do­res de con­tra­se­ñas no son tan con­ve­nien­tes co­mo el bo­tón de Fa­ce­book y si la gen­te res­pon­de al ci­be­ra­ta­que con el uso de una so­la con­tra­se­ña po­dría ser peor. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.