El es­cri­tor y su nueva obra

El es­cri­tor uru­gua­yo Mau­ri­cio Rosencof aca­ba de pu­bli­car La ca­le­si­ta de do­ña Ro­sa, una no­ve­la en la que ho­me­na­jea a su ma­dre, al ba­rrio y a mil ve­ci­nos inol­vi­da­bles.

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - AN­DRÉS RICCIARDULLI Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

Apun­to de cum­plir 84 años, Mau­ri­cio Rosencof tie­ne cla­ro que lo me­jor es­tá por ve­nir, por­que la vi­da es una fies­ta. Mi­ra siem­pre ha­cia el fu­tu­ro, pe­ro tam­po­co ol­vi­da na­da, por­que se tra­ta de vi­vir pa­ra con­tar­la. Di­ce que si no fue­ra es­cri­tor, tra­ta­ría de ser­lo. Es­tá ca­sa­do, tie­ne una hi­ja y una nie­ta. En su es­cri­to­rio hay un li­bro de Fe­lis­ber­to Her­nán­dez que es­tá re­le­yen­do. En la pa­red, una fo­to con Fidel Cas­tro y una obra plás­ti­ca que re­pre­sen­ta su per­fil, re­ga­lo de otro pre­so que lo hi­zo con el in­te­rior me­tá­li­co de un en­va­se de pas­ta de dien­tes. De fon­do es­tá la bi­blio­te­ca, no muy gran­de, don­de des­ta­can cua­tro edi­cio­nes dis­tin­tas del Qui­jo­te, su gran amor li­te­ra­rio. En ese mar­co, con­ver­só con El Ob­ser­va­dor.

Su úl­ti­mo li­bro, La ca­le­si­ta de do­ña Ro­sa, tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta a su ma­dre y par­te del mo­men­to en que, in­ti­ma­dos por un des­alo­jo, la fa­mi­lia de­be aban­do­nar la ca­sa y el ba­rrio. ¿Por qué eli­gió ese mo­men­to par­ti­cu­lar de la sa­ga fa­mi­liar?

Se tra­ta­ba de con­tar la his­to­ria de mi ma­dre y yo creo que su vi­da pa­sa­ba tam­bién por sus re­cuer­dos. Me ima­gino que su pen­sa­mien­to era co­mo una ca­le­si­ta que da vuel­tas, que iba del ci­rue­lo de su ju­ven­tud en Po­lo­nia, don­de mi pa­dre le con­tó que se iba a la gue­rra, has­ta el mo­men­to en que ya en Mon­te­vi­deo sien­te que los mue­bles de to­da la vi­da flo­tan a su al­re­de­dor, a la ho­ra del des­alo­jo, cuan­do la fa­mi­lia de­be aban­do­nar el ba­rrio. Mi ma­dre, ade­más, car­ga­ba con el pe­so de te­ner, co­mo so­lía de­cir, dos hi­jos ba­jo tie­rra: mi her­mano, que mu­rió muy jo­ven, y yo, que es­ta­ba pre­so.

La no­ve­la tam­bién re­tra­ta un Uru­guay que ya no exis­te, don­de ca­da ve­cino se co­no­cía y la so­li­da­ri­dad era co­sa de to­dos los días. ¿Qué pien­sa que pa­só?

Creo que hay un cam­bio cul­tu­ral im­pre­sio­nan­te. Hoy la gen­te vi­ve en edi­fi­cios y no sa­be quién vi­ve al la­do su­yo. Ade­más, se ha­ce una vi­da de in­te­rio­res, en­tre la compu­tado­ra, el ce­lu­lar y la te­le­vi­sión, hay co­mo pa­ra en­tre­te­ner­se en ca­sa. Hoy se ter­mi­na­ron los jue­gos en la ca­lle y per­di­mos aquel re­frán que di­ce San­cho Pan­za: “Al hi­jo de tu ve­cino, sué­na­le las na­ri­ces y mé­te­lo en tu ca­sa”. No­so­tros vi­vi­mos una épo­ca así, don­de to­dos se ayu­da­ban. Con el Bo­xing Club Pa­ler­mo en­fren­te, la pe­lu­que­ría de don Si­món, el al­ma­cén de do­ña Ca­ta­li­na y el bo­li­che de don To­más, nues­tra vi­da era co­mo una ca­sa de in­qui­li­na­to. Pa­ra mí, el ba­rrio era Ma­con­do.

¿Có­mo y cuán­do se con­vir­tió en es­cri­tor?

Em­pe­cé a es­cri­bir fic­ción cuan­do es­tu­dia­ba en un li­ceo noc­turno, a raíz de una no­via que tu­ve, que me es­cri­bía poe­mas y yo me sen­tí en la obli­ga­ción de de­vol­ver el ges­to. Ade­más, me gus­ta­ba eso de los poe­mas, pa­re­cía que da­ban po­co tra­ba­jo, por­que eran cor­ti­tos. Des­pués sal­té al pe­rio­dis­mo y nun­ca más pa­ré de es­cri­bir.

¿Su li­te­ra­tu­ra es­tá vin­cu­la­da a su mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca de al­gu­na ma­ne­ra?

Yo siem­pre se­pa­ré una co­sa de la otra. La li­te­ra­tu­ra no es una he­rra­mien­ta pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca. Al­gún tex­to mío que­dó co­mo tes­ti­mo­nio, co­mo el de la mar­cha de los ca­ñe­ros, que mar­có a mu­cha gen­te. O Me­mo­rias del ca­la­bo­zo, que lo es­cri­bi­mos en 15 días en Las Tos­cas con (Eleute­rio Fer­nán­dez) Hui­do­bro, con la su­per­vi­sión de Pe­pe Mu­ji­ca des­de Mon­te­vi­deo. Es­cri­bo por­que ten­go ne­ce­si­dad de na­rrar el mun­do en que vi­ví, es­cri­bo por los que vivieron con­mi­go en ese mun­do, por los que es­tán y por los que ya no, pe­ro de­ja­ron una hue­lla. Has­ta hoy hay gen­te que lla­ma a la ra­dio pa­ra de­cir que vio al vie­jo Va­re­la (uno de sus per­so­na­jes más que­ri­dos) por la ca­lle. Y yo di­go, ¿por qué no? Si Lá­za­ro pu­do le­van­tar­se de la tum­ba, Va­re­la tam­bién.

Nun­ca de­jó de es­cri­bir, ni si­quie­ra los años que es­tu­vo pre­so, ya que lo ha­cía en su ca­be­za. ¿Re­nie­ga en­ton­ces de aque­lla fra­se de Adorno, que di­jo que des­pués deAusch­witz no se po­día es­cri­bir más poe­sía? Se lo pre­gun­to tam­bién co­mo ju­dío.

No me afi­lio pa­ra na­da a la fra­se de Adorno. Pa­ra mí, Ho­lo­caus­to sí, pe­ro re­sis­ten­cia tam­bién. Hu­bo al­za­mien­tos en to­dos la­dos. Y ten­go prue­bas. Acá en Mon­te­vi­deo co­no­cí a un ju­dío, Men­diuck, me­cá­ni­co de má­qui­nas de es­cri­bir, que me pre­gun­tó una vez de qué pue­blo de Po­lo­nia era mi fa­mi­lia y yo le di­je que de un pue­bli­to que no fi­gu­ra en el ma­pa. En­ton­ces el tipo va y trae del cuar­to un ma­pa gi­gan­te que era de los na­zis, que mos­tra­ba to­das las con­quis­tas en Po­lo­nia. Y al la­do de ca­da pue­blo ha­bía cru­ces y es­pa­das. Las cru­ces re­pre­sen­ta­ban los mi­les de muer­tos, las víc­ti­mas, pe­ro las es­pa­das in­di­ca­ban don­de hu­bo re­sis­ten­cia y com­ba­tes. Fue un or­gu­llo ver que el pue­blo don­de na­ció mi pa­dre te­nía una es­pa­da. Pien­so en Pri­mo Le­vi, más que en Adorno. No so­lo hu­bo muer­te y cor­de­ros yen­do al ma­ta­de­ro, hu­bo fu­gas, sa­bo­ta­jes, lu­cha, re­sis­ten­cia. Me que­do con eso.

“Se tra­ta­ba de con­tar la his­to­ria de mi ma­dre y yo creo que su vi­da pa­sa­ba tam­bién por sus re­cuer­dos”

“Nues­tra vi­da era co­mo una ca­sa de in­qui­li­na­to. Pa­ra mí, el ba­rrio era Ma­con­do”

¿Por qué se in­cli­nó ha­cia la dra­ma­tur­gia?

Tam­bién a raíz de una no­via que tu­ve (otra), que se pu­so a es­tu­diar tea­tro en El Gal­pón y yo te­nía que es­pe­rar­la a que sa­lie­ra en el bo­li­che de en­fren­te y pa­ra no abu­rrir­me es­cri­bí Las ra­nas. Tam­bién creo que in­flu­yó la fuer­za de la mo­vi­da de la gen­te de tea­tro, que en ese en­ton­ces no pa­ra­ba. Si se que­ría ex­pre­sar al­go, co­mu­ni­car­se, lo me­jor era el tea­tro del ba­rrio. •

D. BATISTE

Rosencof: “La li­te­ra­tu­ra no es una he­rra­mien­ta pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.