Vein­te años des­pués de su pu­bli­ca­ción, la ma­gia es­tá in­tac­ta

A 20 años de la pu­bli­ca­ción del pri­mer li­bro de Harry Pot­ter, el jo­ven ma­go creado por

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - PA­BLO STARICCO @ps­ta­ric­co

Cuan­do Flo­ren­cia Báez in­gre­se es­te sá­ba­do a su fies­ta de ca­sa­mien­to en una cha­cra en las afue­ras de Mon­te­vi­deo, no lle­va­rá un ves­ti­do tra­di­cio­nal. Su ro­pa es­ta­rá ins­pi­ra­da en la mo­da es­ta­dou­ni­den­se de la dé­ca­da de 1920, aun­que con un vuel­ta de tuerca má­gi­ca.

Es que Báez y su pa­re­ja San­tia­go Fir­po ten­drán una bo­da te­má­ti­ca ba­sa­da en el mun­do fic­ti­cio de Harry Pot­ter, el per­so­na­je li­te­ra­rio con­ce­bi­do por la es­cri­to­ra in­gle­sa JK Row­ling. La no­via uru­gua­ya to­ma­rá ins­pi­ra­ción del fil­me Ani­ma­les fan­tás­ti­cos y dón­de en­con­trar­los –una pe­lí­cu­la de­ri­va­da de la sa­ga ci­ne­ma­to­grá­fi­ca es­tre­na­da en 2016– y el no­vio lle­va­rá un bow­truc­kle –una cria­tu­ra fan­tás­ti­ca de esa mis­ma obra– col­gan­do de la ro­sa en el sa­co.

Co­mo Báez y su fu­tu­ro es­po­so, mi­les de fa­ná­ti­cos ce­le­bra­rán es­te fin de se­ma­na el mun­do que ro­dea a la crea­ción de Row­ling, da­do que el pró­xi­mo lu­nes 26 de ju­nio se cum­pli­rán 20 años del lan­za­mien­to edi­to­rial del pri­mer li­bro de Harry Pot­ter.

De una li­bre­ta al mun­do

Aun­que hoy ocu­pe un lu­gar con­si­de­ra­ble en mi­llo­nes de bi­blio­te­cas, Harry Pot­ter lle­gó al mun­do en una li­bre­ta. Y en una má­qui­na de es­cri­bir. Row­ling es­cri­bió las pri­me­ras aven­tu­ras del ni­ño ma­go y su es­cue­la de ma­gia en di­fe­ren­tes tre­nes, ba­res y ca­fés de Edim­bur­go, Es­co­cia. Allí vi­vía co­mo ma­dre sol­te­ra en­car­ga­da de su úni­ca hi­ja y con una si­tua­ción eco­nó­mi­ca na­da alen­ta­do­ra, sos­te­ni­da por la ayu­da es­ta­tal.

Eso su­ce­dió en la dé­ca­da de 1990. En 1997, la edi­to­rial Blooms­bury pu­bli­có el pri­mer li­bro del to­mo ini­cial de la sa­ga Harry Pot­ter (Harry Pot­ter y la pie­dra fi­lo­so­fal); 20 años des­pués, el pa­no­ra­ma pa­ra Row­ling es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te.

Con sie­te li­bros pu­bli­ca­dos, tra­du­ci­dos a múl­ti­ples idio­mas, ocho pe­lí­cu­las pro­du­ci­das y un sin­fín de obras y pro­duc­tos ale­da­ños al mun­do má­gi­co de Harry Pot­ter, la crea­ción de la es­cri­to­ra se man­tie­ne co­mo uno de los úl­ti­mos gran­des fe­nó­me­nos de la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to glo­bal.

Co­mo au­to­ra, guio­nis­ta, pro­duc­to­ra y fi­lán­tro­pa, Row­ling ha cons­trui­do un le­ga­do in­men­so ba­jo su nom­bre. En­tre sus lo­gros, sin em­bar­go, hay uno que se des­ta­ca so­bre el res­to: cau­ti­var de for­ma con­vin­cen­te a un pú­bli­co jo­ven –y lue­go adul­to– pa­ra que vuel­va a leer.

Con la cre­cien­te po­pu­la­ri­dad de los dis­po­si­ti­vos de en­tre­te­ni­mien­to di­gi­tal a fi­nes de la dé­ca­da de 1990, co­mo las mas­co­tas vir­tua­les Ta­ma­got­chi y la pri­me­ra con­so­la Pla­yS­ta­tion de Sony, el cam­bio in­mi­nen­te de si­glo se veía adue­ña­do por la po­pu­la­ri­dad de las má­qui­nas. La de­rro­ta del cam­peón ru­so de aje­drez Garry Kas­pa­rov en una se­rie de par­ti­dos con­tra la compu­tado­ra Deep Blue so­lo con­fir­ma­ba esa su­pre­ma­cía.

Y aun­que la re­cep­ción original de Harry Pot­ter y la pie­dra fi­lo­so­fal fue ti­bia, bas­tó con la pu­bli­ca­ción en 1998 del se­gun­do li­bro –Harry Pot­ter y la cá­ma­ra se­cre­ta– pa­ra con­ver­tir al re­la­to del jo­ven he­chi­ce­ro en un best se­ller im­pa­ra­ble. Se­gún lo ates­ti­gua una re­se­ña del dia­rio Guar­dian de 1998, en ese año ya se po­dían ver adul­tos le­yen­do la obra de Row­ling en los sub­tes de Lon­dres. La crí­ti­ca ya au­gu­ra­ba un con­tra­to de la edi­to­rial con la au­to­ra por cin­co li­bros más, al igual que un in­ci­pien­te in­te­rés de Holly­wood por adap­tar las aven­tu­ras de Harry, Her­mio­ne y Ron (el trío pro­ta­go­nis­ta de la sa­ga) al ci­ne.

Los ru­mo­res no tar­da­ron en con­fir­mar­se y pa­ra el año 2000, los ni­ños Da­niel Radd­clif­fe, Em­ma Wat­son y Ru­pert Grint die­ron su pri­me­ra con­fe­ren­cia de pren­sa ba­jo un es­tan­dar­te de Hog­warts, la es­cue­la de ma­gia a la que los per­so­na­jes asis­ten.

Des­de en­ton­ces, una si­ner­gia úni­ca en­tre los li­bros, las pe­lí­cu­las y los pro­duc­tos de mer­ca­do­tec­nia ge­ne­ra­dos pa­ra ali­men­tar el fa­na­tis­mo más allá de la bi­blio­te­ca y el ci­ne, se ex­pan­dió rá­pi­da­men­te por va­rios paí­ses del mun­do en don­de Harry hi­zo apa­re­cer le­gio­nes de fa­ná­ti­cos has­ta el día de hoy. En­tre ellos, se en­con­tró Uru­guay.

Uru­gua­yos, lec­to­res y mug­gles

“No fue al­go en par­ti­cu­lar que nos lle­vó a de­ci­dir­nos por un ca­sa­mien­to te­má­ti­co”, ex­pli­ca Báez a El Ob­ser­va­dor al ha­blar so­bre su bo­da am­bien­ta­da en la fic­ción crea­da por Row­ling. “Es al­go que nun­ca es­tu­vo en du­da, si nos ca­sá­ba­mos la úni­ca op­ción era sen­tir­nos en nues­tro mun­do”, agre­ga. Tan­to ella co­mo su no­vio son fa­ná­ti­cos des­de el pri­mer vo­lu­men.

Báez se acuer­da de que leía las no­ve­las de Pot­ter “a to­da ho­ra to­do el ve­rano” y , cuan­do te­nía cla­se de día, por las no­ches. “Re­cuer­do su­dar del te­rror y los ner­vios que me da­ban los ca­pí­tu­los en que apa­re­cía Vol­de­mort”, co­men­ta al ha­blar del prin­ci­pal an­ta­go­nis­ta de la sa­ga.

Con la mis­ma nos­tal­gia, el en­car­ga­do de di­ri­gir el Círcu­lo de Lec­to­res de Harry Pot­ter Uru­guay (CHPU), Gus­ta­vo Bue­la (28), com­par­te lo que sin­tió en su pri­mer en­cuen­tro con el per­so­na­je.

“Re­cuer­do ha­ber vis­to la pri­me­ra pe­lí­cu­la con mi her­ma­na, y las an­sias de que­rer sa­ber có­mo se­guía. Es­to im­pul­só a que me de­vo­ra­ra los li­bros y des­per­tó mi apre­cio ha­cia la lec­tu­ra, que hoy en día man­ten­go”, ex­pli­có Bue­la, quien mes a mes bus­ca crear ac­ti­vi­da­des di­dác­ti­cas con jó­ve­nes y adul­tos en torno al mun­do má­gi­co. Co­mo due­ño de la li­bre­ría Po­ci­tos Li­bros y tes­ti­go del na­ci­mien­to del fe­nó­meno li­te­ra­rio de­trás de Harry Pot­ter, Leo­nar­do Silveira re­cuer­da que, an­tes de ser edi­ta­do por el se­llo Sa­la­man­dra –en una edi­ción de gran ta­ma­ño, muy sen­si­ble a las múl­ti­ples lec­tu­ras–, la dis­tri­bu­ción de los li­bros de Row­ling en Uru­guay pa­só por va­rias ma­nos, Edi­cio­nes Urano y Edi­to­rial Océano en­tre ellas.

Pe­se a que la pri­me­ra edi­ción de Harry Pot­ter y la pie­dra fi­lo­so­fal fue pu­bli­ca­da en 1997, Silveira se­ña­la que no fue has­ta el año 2000 que los li­bros en es­pa­ñol co­men­za­ron a ven­der­se en Uru­guay.

En ese en­ton­ces el li­bro era

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.