Erro­res a evi­tar cuan­do se va a em­pe­zar una die­ta

El Observador Fin de Semana - Luces - - Gastronomía - LIC. EN NU­TRI­CIÓN LU­CÍA AL­BA

La die­ta que se con­ci­be co­mo un tra­ta­mien­to que co­mien­za, por ejem­plo, el lu­nes y ter­mi­na en de­ter­mi­na­do pe­río­do de tiem­po, es un con­cep­to erra­do. La úni­ca op­ción ver­da­de­ra­men­te sa­na es la de un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble, que in­clu­ya una ali­men­ta­ción com­ple­ta, va­ria­da y equi­li­bra­da, que se acom­pa­ñe de la prác­ti­ca de ac­ti­vi­dad fí­si­ca re­gu­lar adap­ta­da a ca­da per­so­na.

Sin em­bar­go, los mi­tos al­re­de­dor de los há­bi­tos ali­men­ti­cios y el des­cen­so de pe­so abun­dan, y pa­ra evi­tar­los se pue­den te­ner en cuen­ta cier­tos as­pec­tos.

El pri­mer error que se suele co­me­ter es el de pen­sar que, si se em­pie­za una “die­ta” hoy, los re­sul­ta­dos se ve­rán rá­pi­da­men­te y el pro­ble­ma de so­bre­pe­so se so­lu­cio­na­rá a cor­to pla­zo. El ver­da­de­ro des­cen­so de pe­so se lo­gra mo­di­fi­can­do los há­bi­tos de for­ma pro­gre­si­va, con­tro­la­da, adop­tán­do­los co­mo mo­do de vi­da, con pa­sos len­tos pe­ro se­gu­ros, y con pa­cien­cia, sa­bien­do que se ha to­ma­do la de­ci­sión co­rrec­ta. Por ello, las die­tas ex­tre­mas y res­tric­ti­vas ter­mi­nan sin fun­cio­nar.

Es fun­da­men­tal que el ase­so­ra­mien­to pa­ra lo­grar­lo es­té en ma­nos de un li­cen­cia­do en nu­tri­ción, ya que cuen­ta con el co­no­ci­mien­to ade­cua­do y adap­ta­rá el plan a las ne­ce­si­da­des de ca­da uno. No de­ben bus­car­se die­tas en la web. La ma­yo­ría no tie­ne ba­ses cien­tí­fi­cas só­li­das e in­clu­so pue­de po­ner en ries­go la sa­lud.

Exis­te una cier­ta ten­den­cia a pen­sar que es­ta­mos ro­dea­dos de ali­men­tos que nos “en­ve­ne­nan” y nos ha­cen da­ño y se qui­tan de la die­ta en lu­gar de con­su­mir­los equi­li­bra­da­men­te. En una co­rrec­ta ali­men­ta­ción de­be pri­mar la va­rie­dad, de mo­do que no ha­ya ca­ren­cias ni ex­ce­sos de nu­trien­tes.

La creen­cia de que cuan­tas me­nos ca­lo­rías se con­su­man me­jor, es tam­bién fal­sa. Ca­da in­di­vi­duo tie­ne un re­que­ri­mien­to ener­gé­ti­co de­ter­mi­na­do, ba­sa­do en sus ca­rac­te­rís­ti­cas fi­sio­ló­gi­cas y su des­gas­te fí­si­co dia­rio. Si se con­su­men muy po­cas ca­lo­rías, el cuer­po no ten­drá ener­gía su­fi­cien­te pa­ra rea­li­zar las ta­reas co­ti­dia­nas. Ade­más, los pe­río­dos de ayuno o la omi­sión de co­mi­das ha­cen que el me­ta­bo­lis­mo se vuel­va len­to, adop­tan­do un me­ca­nis­mo de “aho­rro”, lo cual es tram­po­so a lar­go pla­zo, pues di­fi­cul­ta­rá la pér­di­da de pe­so y da­rá una sen­sa­ción de ham­bre que pue­de dar lu­gar a atra­co­nes.

Otro error: las pas­ti­llas o

Al con­su­mir po­cas ca­lo­rías, el cuer­po no re­ci­be ener­gía su­fi­cien­te pa­ra fun­cio­nar

pol­vos adel­ga­zan­tes no exis­ten. No exis­te la ma­gia. Los su­ple­men­tos pue­den ayu­dar, pe­ro so­lo cuan­do se acom­pa­ñan de há­bi­tos de vi­da y ali­men­ta­ción sa­lu­da­bles. Lo mis­mo su­ce­de con los ali­men­tos light. Si bien apor­tan me­nos ca­lo­rías que sus ver­sio­nes ori­gi­na­les, pue­den ser en­ga­ño­sos y no im­pli­ca que se pue­dan con­su­mir li­bre­men­te.

Fi­nal­men­te, la bue­na ali­men­ta­ción siem­pre de­be es­tar acom­pa­ña­da de la prác­ti­ca re­gu­lar de ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Es cier­to que se pue­de ba­jar de pe­so so­lo con la die­ta, pe­ro el ejer­ci­cio me­jo­ra­rá no­to­ria­men­te sus efec­tos y con­tri­bui­rá a la pre­ven­ción de fu­tu­ras en­fer­me­da­des, ade­más de es­ti­mu­lar la men­te, lo­grar una ma­yor y me­jor ad­he­ren­cia al plan ali­men­ti­cio y mo­ti­var­nos a se­guir ade­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.