La mi­sión de con­ver­tir al Sal­vo en un men­sa­je­ro

Una char­la con el crea­dor del pro­yec­to Gran Sal­vo, Fe­de­ri­co La­go­mar­sino, res­pon­sa­ble de re­no­var uno de los edi­fi­cios más em­ble­má­ti­cos de Mon­te­vi­deo

El Observador Fin de Semana - Luces - - Estilo - GA­BRIE­LA PA­LLA­RES

El Pa­la­cio Sal­vo es el má­xi­mo em­ble­ma ar­qui­tec­tó­ni­co de Mon­te­vi­deo, ca­ta­lo­ga­do co­mo Mo­nu­men­to Histórico Na­cio­nal des­de 1996. Fue di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to ita­liano Ma­rio Pa­lan­ti en es­ti­lo art dé­co ecléc­ti­co co­mo su her­mano ge­me­lo en Bue­nos Ai­res, el Pa­la­cio Ba­ro­lo, e inau­gu­ra­do el 12 de oc­tu­bre de 1928 en la es­qui­na de la ave­ni­da 18 de Ju­lio y la pla­za In­de­pen­den­cia.

Con sus 101 me­tros, 29 plan­tas, y

370 uni­da­des ha­bi­ta­cio­na­les, fue la to­rre más al­ta de Su­da­mé­ri­ca has­ta

1935, cuan­do se ter­mi­nó el Ka­va­nagh de Bue­nos Ai­res. Ac­tual­men­te con­ti­núa sien­do uno de los edi­fi­cios más al­tos de Mon­te­vi­deo.

En los úl­ti­mos me­ses el Sal­vo fue pro­ta­go­nis­ta de múl­ti­ples no­ti­cias de pren­sa y de­ba­tes en re­des, pri­me­ro al eli­mi­nar­se los res­tos de una an­ti­gua an­te­na de te­le­vi­sión en su pun­to más al­to, y más re­cien­te­men­te, al com­ple­tar­se una in­ter­ven­ción co­mo re­ma­te del edi­fi­cio.

Con­ver­sa­mos con el au­tor del pro­yec­to, el ar­qui­tec­to Fe­de­ri­co La­go­mar­sino, y re­co­rri­mos un am­plio es­pec­tro de te­mas pro­pi­cia­dos por la opor­tu­ni­dad.

¿Có­mo na­ce la ini­cia­ti­va de es­te pro­yec­to?

La si­lue­ta del Pa­la­cio Sal­vo con­te­nía el va­cío más ilus­tre de la ciu­dad y su diag­nós­ti­co no era nin­gu­na no­ve­dad. Po­si­ble­men­te to­mé con­cien­cia del asun­to cuan­do es­ta­ban re­ti­ran­do la an­te­na de ca­nal 4, que ya es­ta­ba in­te­gra­da al pai­sa­je de la ciu­dad pe­ro cla­ra­men­te era un ele­men­to ex­tra­ño a su ubi­ca­ción. En los úl­ti­mos años vi va­rios pro­yec­tos e ideas, pro­pues­tas den­tro de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra, ideas de ar­tis­tas, ar­qui­tec­tos, y co­noz­co a la per­fec­ción las ex­ce­len­te pro­pues­tas den­tro del co­lec­ti­vo Ghie­rra In­ten­den­te.

Sin du­das era una pro­ble­má­ti­ca sim­bó­li­ca y co­lec­ti­va que se es­ta­ba ma­ni­fes­tan­do de for­ma re­pe­ti­da y em­pe­cé a tra­ba­jar ideas y formas pa­ra acer­car­me. Pe­ro nun­ca tu­ve una epi­fa­nía. Un gran im­pul­so pa­ra rea­li­zar el pro­yec­to sur­gió lue­go de una reunión con Ig­na­cio Sil­va (de aho­ra en más, el Ogro), quien lue­go se­ría el cons­truc­tor, don­de eva­lua­mos las po­si­bi­li­da­des cons­truc­ti­vas pa­ra una pro­pues­ta muy bá­si­ca y me con­ven­cí de que al me­nos una idea que te­nía era po­si­ble. Y ahí sí tu­ve una epi­fa­nía.

En mar­zo del 2016 preparé un pri­mer con­cep­to, le es­cri­bí al al­cal­de Car­los Va­re­la del Mu­ni­ci­pio B pa­ra pre­sen­tar­le la idea, que en­se­gui­da me pu­so en con­tac­to con Aní­bal An­dra­de (pre­si­den­te de la di­rec­ti­va del Sal­vo) y lis­to. La idea era com­ple­tar el ne­ga­ti­vo de la si­lue­ta pe­ro tam­bién ge­ne­rar un con­te­ni­do pa­ra la luz de la ciu­dad, una luz que no de­bía ser de­co­ra­ti­va sino que pu­die­ra vin­cu­lar­se a un men­sa­je, co­mo lo ha­ría un fa­ro. Ini­cial­men­te que­ría desa­rro­llar la obra co­mo una pro­pues­ta aca­dé­mi­ca den­tro de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra, pe­ro lue­go por las dis­tin­tas com­ple­ji­da­des y res­pon­sa­bi­li­da­des que de­man­dó el pro­yec­to re­sul­tó de ca­rác­ter in­de­pen­dien­te.

¿Qué con­si­de­ra­cio­nes téc­ni­cas, ur­ba­nís­ti­cas y has­ta so­cia­les con­si­de­ró?

A ni­vel téc­ni­co, el pri­mer da­to a considerar se­rían los 101 me­tros de al­tu­ra. Es­ta ubi­ca­ción de­fi­nió el mon­ta­je de la obra, to­do el pro- yec­to de­bía es­tar mo­du­la­do pa­ra po­der pa­sar por el as­cen­sor, lue­go su­bir dos tra­mos de es­ca­le­ra, atra­ve­sar una pri­me­ra es­co­ti­lla y lue­go por una es­ca­le­ra de ca­ra­col (pro­pia de un es­ce­na­rio sub­te­rrá­neo) atra­ve­sar la úl­ti­ma es­co­ti­lla a la su­per­fi­cie. Jun­to con el Ogro de­fi­ni­mos la mo­du­la­ción y los de­ta­lles cons­truc­ti­vos en ta­ller pa­ra po­der ha­cer­lo via­ble.

Otra de­ci­sión de la pro­pues­ta era que el di­se­ño pu­die­ra ser tem­po­ral. Si bien en Uru­guay to­do lo pro­vi­so­rio es per­ma­nen­te, en ca­so de que el Pa­la­cio Sal­vo lo dis­pon­ga, el fa­ro po­dría ser re­ti­ra­do sin im­pli­car da­ños o agre­sio­nes al edi­fi­cio, ya que fun­cio­na co­mo un me­cano. Igual­men­te, por la re­sis­ten­cia de los ma­te­ria­les y las terminaciones uti­li­za­das tam­bién pue­de ser per­ma­nen­te, con man­te­ni­mien­to me­dian­te.

Al­go im­por­tan­te es que nues­tro re­fe­ren­te en to­do mo­men­to fue el Tea­tro So­lís, cu­ya ca­ja es­cé­ni­ca se ilu­mi­na con dis­tin­to co­lor co­mu­ni­can­do la ac­ti­vi­dad in­te­rior: uno si hay dan­za con­tem­po­rá­nea, otro si hay ópe­ra y así. El edi­fi­cio de la Adua­na tam­bién po­see un re­ma­te que, aun­que no es­tá ope­ra­ti­vo, fue pen­sa­do pa­ra cam­biar de co­lor se­gún la pre­sión at­mos­fé­ri­ca. Esa trian­gu­la­ción de edi­fi­cios –que de­jan de ser so­lo ar­qui­tec­tu­ra pa­ra con­tem­plar y pa­san a emi­tir men­sa­jes con­vir­tien­do a los ciu­da­da­nos en re­cep­to­res de men­sa­jes– vuel­ve in­ter­ac­ti­va la ex­pe­rien­cia y en­ri­que­ce­do­ra pa­ra la ciu­dad.

Asu­mo que es di­fe­ren­te tra­ba­jar con un ícono ur­bano que ade­más tie­ne su ge­me­lo en la otra ori­lla que con otro cual­quie­ra de la ciu­dad… Una de las pri­me­ras ac­ti­vi­da­des fue rea­li­zar una visita al edi­fi­cio Ba­ro­lo jun­to con el Ogro y Luis Blau, un co­la­bo­ra­dor del equi­po, pa­ra co­no­cer có­mo ha­bía si­do el pro­ce­so de res­tau­ra­ción del edi­fi­cio y del fa­ro. Rea­li­za­mos la visita con el ar­qui­tec­to Fer­nan­do Ca­rral y co­no­ci­mos de pri­me­ra mano to­dos los de­ta­lles de la obra, de he­cho ini­cial­men­te bus­ca­mos el fa­ro original aun­que sin éxi­to.

El Ba­ro­lo y el Sal­vo com­par­ten esa poé­ti­ca de en­tre­cru­za­mien­to de faros en el Río de la Pla­ta, pe­ro es anec­dó­ti­ca fren­te a la tras­cen­den­cia de am­bos en ca­da ciu­dad. El Sal­vo es el ícono de Mon­te­vi­deo gra­cias a su ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca y a su co­mu­ni­dad. El Ba­ro­lo no lo es:

En mar­zo de 2016 se pre­sen­tó an­te las au­to­ri­da­des el pro­yec­to Gran Sal­vo

es­tá per­fec­ta­men­te man­te­ni­do gra­cias al go­bierno de Bue­nos Ai­res y es re­fe­ren­te, pe­ro la im­por­tan­cia en la his­to­ria y re­pre­sen­ta­ción ur­ba­na es di­fe­ren­te.

Si es com­pli­ca­do tra­ba­jar con una co­pro­pie­dad, es­ta de­be ser de una com­ple­ji­dad inima­gi­na­ble, su­mán­do­le a li­diar con co­mi­sión pa­tri­mo­nial y la IMM. ¿Pue­de con­tar­nos al­gu­na anéc­do­ta?

Lo más ra­ro es que to­dos me die­ron pa­ra ade­lan­te. El apo­yo de Aní­bal An­dra­de en to­do el pro­ce­so fue fun­da­men­tal y él fue quien im­pul­só el pro­yec­to den­tro del edi­fi­cio. El Sal­vo es­tá vi­vien­do unos cam­bios muy im­por­tan­tes a ni­vel in­terno que to­da­vía no se vi­sua­li­za­ban al ex­te­rior; la nueva di­rec­ti­va ha im­pul­sa­do va­rios cam­bios in­ter­nos que per­mi­tie­ron ge­ne­rar un te­rreno pa­ra que es­te pro­yec­to pu­die­ra ser re­ci­bi­do y apro­ve­cha­do. Es­to lo ex­pe­ri­men­té de pri­me­ra mano tan­to con la di­rec­ti­va co­mo con la ad­mi­nis­tra­ción y la gen­te de man­te­ni­mien­to. •

El fa­ro so­bre el Sal­vo es uno de los ma­yo­res cam­bios del pro­yec­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.