Tam­bo­res de ex­por­ta­ción

El Observador Fin de Semana - Luces - - Música -

Las co­sas han cam­bia­do. Ha­ce al­gu­nas dé­ca­das, los fa­bri­can­tes de tam­bo­res tra­ba­ja­ban cuan­do en­con­tra­ban los ma­te­ria­les ade­cua­dos, cuan­do te­nían ga­nas o ne­ce­si­ta­ban di­ne­ro, y so­lo pa­ra ami­gos. Aho­ra la de­man­da de es­tos ins­tru­men­tos es ma­yor, por lo cual ela­bo­rar­los y re­pa­rar­los es un me­dio via­ble de vi­da; es el ca­so de Fer­nan­do “Lo­bo” Nuñez, quien des­de ha­ce 41 años se de­di­ca a es­to en su ta­ller, El Po­wer, que inau­gu­ró ha­ce tres dé­ca­das y que ha ido cre­cien­do a me­di­da que su ofi­cio le fue de­jan­do aho­rros pa­ra com­prar má­qui­nas y ex­pan­dir su es­pa­cio de tra­ba­jo.

El tam­bor es­tu­vo en su vi­da des­de siem­pre, ya que –ex­pli­ca– por tra­di­ción, quie­nes to­can tie­nen que sa­ber man­te­ner­lo: ajus­tar­lo y cam­biar­le la lon­ja pe­rió­di­ca­men­te. Aho­ra eso no pa­sa: “es co­mo que to­ques la gui­ta­rra y no se­pas cam­biar­le las cuer­das”, com­pa­ra Nú­ñez, quien de to­das formas des­ta­ca que es más vo­lu­men de tra­ba­jo pa­ra él. La tra­di­ción se su­mó a su cu­rio­si­dad por sa­ber có­mo se ha­ce el ins­tru­men­to. Así co­men­zó y hoy sus obras sue­nan en di­ver­sos pun­tos del pla­ne­ta, gra­cias a un “au­ge del can­dom­be” que él de­tec­ta, por ejem­plo en Ar­gen­ti­na, pe­ro tam­bién, gra­cias a los uru­gua­yos que allí vi­ven, en otros lu­ga­res, co­mo Es­ta­dos

Uni­dos, Sue­cia y Es­pa­ña.

“Co­mo pro­duc­to cul­tu­ral y co­mo pro­duc­to en sí el tam­bor tie­ne una im­por­tan­cia por­que cuan­do es uru­gua­yo es bueno. La gui­ta­rra si es es­pa­ño­la tie­ne más va­lor que si es uru­gua­ya, el te­cla­do tie­ne que ser Ca­sio o Ro­land. La gen­te se jac­ta de te­ner un Po­wer original”, ex­pli­ca Nú­ñez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.