Una pro­duc­ción cui­da­da con un rit­mo atrac­ti­vo

El Observador Fin de Semana - Luces - - Televisión -

Es di­fí­cil eva­luar si una se­rie se­rá bue­na, ma­la o re­gu­lar mi­ran­do so­la­men­te su pri­mer ca­pí­tu­lo. Sin em­bar­go, uno pue­de iden­ti­fi­car cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas que le per­mi­ten, aun­que sea, es­pe­cu­lar so­bre el pos­te­rior de­sa­rro­llo. En el ca­so de El jar­dín de bron­ce, su epi­so­dio pi­lo­to de­ja pre­pa­ra­das va­rias pie­zas de ca­ra a un jue­go que se an­ti­ci­pa co­mo in­tere­san­te y ten­ta­dor pa­ra aque­llos que gus­ten de las his­to­rias po­li­cia­les bien desa­rro­lla­das.

La tra­ma, apa­ren­te­men­te sen­ci­lla, es efec­ti­va: Fa­bián Da­nu­bio es un ar­qui­tec­to que no es­tá muy con­ten­to ni con su tra­ba­jo ni con su ma­tri­mo­nio, pe­ro sí con su hi­ja, a quien ado­ra y pro­te­ge con­ti­nua­men­te. Sin em­bar­go, un día des­apa­re­ce jun­to a su ni­ñe­ra y la úni­ca pis­ta que tie­ne Fa­bián so­bre su pa­ra­de­ro es una mis­te­rio­sa fra­se que la pro­pia ni­ña men­cio­na días an­tes de des­apa­re­cer: “Vino el hom­bre del jar­dín de bron­ce”.

En me­dio de la de­ses­pe­ra­ción que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.