Sha­ki­ra y la li­be­ra­ción

La ar­tis­ta co­lom­bia­na es­tu­vo al bor­de de re­ti­rar­se del mun­do mu­si­cal, pe­ro en­con­tró ins­pi­ra­ción al considerar su ar­te co­mo pa­sa­tiem­po y no co­mo tra­ba­jo

El Observador Fin de Semana - Luces - - Espectáculos - JON PARELES New York Ti­mes News Ser­vi­ce

Has­ta no ha­ce mu­cho tiem­po, la can­tau­to­ra y es­tre­lla pop co­lom­bia­na Sha­ki­ra no sa­bía si al­gu­na vez ha­ría otro ál­bum.

“Es­ta­ba lle­na de du­das, y pen­sa­ba que nun­ca ha­ría bue­na mú­si­ca de nue­vo”, di­jo en una en­tre­vis­ta en la sui­te de un ho­tel de Mid­town Man­hat­tan, en un día de­di­ca­do a la pro­mo­ción de su nue­vo ál­bum, El Dorado, lan­za­do el 26 de ma­yo.

Es un dis­co can­ta­do en su ma­yor par­te en es­pa­ñol, el idio­ma ma­terno de Sha­ki­ra –aun­que ha­bla flui­da­men­te el in­glés–, y lleno de can­cio­nes de amor acom­pa­ña­das por rit­mos tro­pi­ca­les. El ál­bum lle­va el nom­bre de la mí­ti­ca ciu­dad de oro bus­ca­da en el con­ti­nen­te americano por los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les.

“En­con­trar la ins­pi­ra­ción y dar­me cuen­ta de que ha­bía es­ta­do ahí to­do el tiem­po…, ese fue mi El Dorado”, di­jo. “Ese fue un es­ta­do de áni­mo per­fec­to”.

Su ins­pi­ra­ción re­gre­só, di­jo, cuan­do de­ci­dió que no te­nía que ha­cer un ál­bum, so­lo una can­ción a la vez: “Fue co­mo una li­be­ra­ción”.

La ver­da­de­ra Co­lom­bia

“¿Cuán­do me voy a re­ti­rar?”, re­cuer­da Sha­ki­ra que le pre­gun­tó a Pi­qué. Y él di­jo: “Cuan­do no ten­gas na­da que de­cir. Pe­ro ese mo­men­to no ha lle­ga­do to­da­vía”.

Aña­dió: “La crea­do­ra den­tro de mí ne­ce­si­ta­ba de­ses­pe­ra­da­men­te aten­ción. Pe­ro tam­bién mi hi­jo de 2 años me ne­ce­si­ta­ba. La per­so­na, la ma­dre, la crea­do­ra; to­das esas pe­que­ñas Sha­ki­ras es­ta­ban pe­lean­do den­tro de mí, así que fue muy bo­rras­co­so”.

El pun­to de in­fle­xión se dio el año pa­sa­do, cuan­do Sha­ki­ra re­vi­si­tó sus raí­ces co­lom­bia­nas. El can­tau­tor Car­los Vi­ves, quien ha te­ni­do éxi­to en to­do el mun­do de ha­bla his­pa­na con can­cio­nes ba­sa­das en las tra­di­cio­nes co­lom­bia­nas, co­mo el va­lle­na­to con mú­si­ca de acor­deón, le en­vió gra­ba­cio­nes de de­mos­tra­ción pa­ra su si­guien­te ál­bum. Sha­ki­ra es­cu­chó po­si­bi­li­da­des de ha­cer un due­to en una can­ción, y el per­so­na­je mu­si­cal en ella se pu­so a tra­ba­jar.

“Sen­tía que la can­ción te­nía po­ten­cial, pe­ro que real­men­te que­ría po­ner las ma­nos en la ma­sa”, co­men­tó. “Di­je: ‘Sí, me gus­ta, pe­ro le fal­ta al­go’”. Y pro­pu­so el re­frán es­ti­lo pop de la can­ción, “Llé­va­me en tu bi­ci­cle­ta”, y la can­ción se con­vir­tió en La bi­ci­cle­ta. Con un vi­deo­clip que mos­tra­ba a Sha­ki­ra y a Vi­ves an­dan­do en bi­ci­cle­ta y bai­lan­do a tra­vés de sus ciu­da­des na­ta­les en la cos­ta ca­ri­be­ña, re­gre­san­do a si­tios em­ble­má­ti­cos de su ni­ñez, la can­ción se con­vir­tió en un éxi­to en to­da La­ti­noa­mé­ri­ca.

Es­ta­ban “pre­sen­tan­do a Co­lom­bia co­mo yo la veía, a tra­vés de mi ni­ñez, y no co­mo mu­chas per­so­nas la ima­gi­nan”, di­jo Sha­ki­ra. “No la Co­lom­bia de Pa­blo Es­co­bar, que es el cli­ché que co­no­cen mu­chas per­so­nas que no es­tán fa­mi­lia­ri­za­das con el res­to de nues­tra reali­dad”.

La ve­lo­ci­dad del strea­ming

Tras ter­mi­nar la can­ción, se dio cuen­ta de que po­día tra­ba­jar en otra. Con­for­me la mú­si­ca mi­gra a pla­ta­for­mas de strea­ming, se vuel­ve más fá­cil “com­par­tir mi mú­si­ca en una ba­se de can­ción por can­ción”, di­jo. “Tan pron­to co­mo una es­ta­ba lis­ta, te­nía una re­la­ción di­rec­ta con mis fa­ná­ti­cos, y sim­ple­men­te la lan­za­ba, y eso cam­bió por com­ple­to el jue­go. En vez de pen­sar en el enor­me mon­te Eve­rest que te­nía que tre­par, so­lo pien­so en ca­da pa­so del ca­mino”.

El ál­bum in­clu­ye una can­ción que ya es un me­ga­éxi­to: Chan­ta­je, un due­to con el can­tan­te co­lom- biano Maluma, un ído­lo del pop la­tino ac­tual. Des­de su lan­za­mien­to el año pa­sa­do, Chan­ta­je

ha te­ni­do más de 1.400 mi­llo­nes de vi­si­tas en YouTu­be y 326 mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes en Spo­tify.

“Chan­ta­je es tan sua­ve y sen­sual y mo­der­na y di­fe­ren­te y sen­ci­lla, mi­ni­ma­lis­ta”, di­jo Sha­ki­ra. “Que­ría dar­le un gi­ro di­fe­ren­te, don­de la chi­ca sea la ma­la, por­que es­toy can­sa­da de oír can­cio­nes don­de las mu­je­res se que­jan de cuán mal­tra­ta­das se sien­ten. Es­ta vez, qui­se to­mar el con­trol”.

El ál­bum tie­ne otra co­la­bo­ra­ción con Maluma: Trap, una ba­la­da su­su­rran­te que mez­cla el pop en es­pa­ñol con los rit­mos cris­pa­dos de R&B de la mú­si­ca trap. Otros due­tos as­tu­tos en el ál­bum in­clu­yen Dé­jà vu, una ba­cha­ta com­par­ti­da con el za­la­me­ro do­mi­ni­cano-es­ta­dou­ni­den­se na­ci­do en el Bronx Prin­ce Roy­ce; Me enamo­ré,

una can­ción ro­mán­ti­ca vi­vaz y es­cue­ta es­cri­ta por Sha­ki­ra y el pro­duc­tor es­pa­ñol Ra­yi­to; Pe­rro fiel,

un due­to de pop-reg­gae­tón con el reg­gae­to­ne­ro Nicky Jam; y What We Said, una can­ción en in­glés con rit­mo de reg­gae­tón, un to­que de gui­ta­rra afri­ca­na y la voz in­vi­ta­da de Nas­ri At­weh de Ma­gic!

En re­mo­jo

A lo lar­go del ál­bum, hay una jo­co­si­dad que fal­tó en el Sha­ki­ra de 2014.

“Es­ta­ba lle­na de du­das, y pen­sa­ba que nun­ca ha­ría bue­na mú­si­ca de nue­vo”

“¿Cuán­do me voy a re­ti­rar?”, re­cuer­da Sha­ki­ra que le pre­gun­tó a Pi­qué. Y él di­jo: “Cuan­do no ten­gas na­da que de­cir. Pe­ro ese mo­men­to no ha lle­ga­do to­da­vía”.

“La crea­do­ra den­tro de mí ne­ce­si­ta­ba de­ses­pe­ra­da­men­te aten­ción. Pe­ro tam­bién mi hi­jo de dos años me ne­ce­si­ta­ba”

El es­tu­dio se con­vir­tió en el lu­gar pa­ra de­jar que sa­lie­ra al­go de pre­sión, le­jos de la vi­da co­ti­dia­na co­mo ma­dre

“Du­ran­te mu­cho tiem­po ha­bía pues­to en pausa mu­chas co­sas en mi vi­da per­so­nal pa­ra se­guir mis sue­ños pro­fe­sio­na­les, pa­ra con­ver­tir­me en una ar­tis­ta exi­to­sa”, di­jo Sha­ki­ra. “Y, de pron­to, las co­sas cam­bia­ron, y me vi co­mo ma­dre, con una fa­mi­lia que ha­bía so­ña­do des­de que era ni­ña. Y en­ton­ces, cuan­do me di cuen­ta de que la crea­do­ra en mi in­te­rior es­ta­ba pi­dien­do ser con­si­de­ra­da, mi mú­si­ca se con­vir­tió en mi es­ca­pe. El es­tu­dio se con­vir­tió en el lu­gar pa­ra de­jar que sa­lie­ra al­go de pre­sión; se con­vir­tió en mi pa­sa­tiem­po. Y des­pués se con­vir­tió en un pla­cer, co­mo lo son to­dos los pa­sa­tiem­pos. Así que aho­ra la mú­si­ca es mi pa­sa­tiem­po. ¡Oh, nun­ca pen­sé que di­ría eso!”. Rio. “¡Es una lo­cu­ra!”.l

NYT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.