Lu­ciér­na­gas en el So­lís

El au­tor de los éxi­tos Sr. M y Via­je al cen­tro de la Tie­rra, Da­mián Ba­rre­ra, creó un mun­do mul­ti­me­dia en el que bri­llan tan­to las ani­ma­cio­nes co­mo los ac­to­res

El Observador Fin de Semana - Luces - - Recomendados - CA­MI­LA CIBILS @Ca­mi­la_Ci­bils

Alos 10 años, Da­mián Ba­rre­ra pu­so un la­dri­llo den­tro de la cis­ter­na de su ca­sa pa­ra aho­rrar agua. Ha­bía leí­do que allí se gas­ta­ba el ma­yor por­cen­ta­je de agua po­ta­ble en un ho­gar pro­me­dio. Su pa­dre un día en­con­tró el la­dri­llo y des­con­cer­ta­do pre­gun­tó pa­ra qué era. An­te la ex­pli­ca­ción de su hi­jo, fue y co­lo­có la­dri­llos en las cis­ter­nas de to­dos los ba­ños de su tra­ba­jo que era un club. Esa con­cien­cia lo acom­pa­ña a Ba­rre­ra has­ta aho­ra, cuan­do apro­ve­chó la in­vi­ta­ción de la Co­me­dia Na­cio­nal pa­ra mon­tar un es­pec­tácu­lo original pa­ra es­tas va­ca­cio­nes y de­ci­dió con­tar la his­to­ria de un mun­do po­sa­po­ca­líp­ti­co don­de fal­ta el agua en El lu­gar de las lu­ciér­na­gas.

Ha­cía tiem­po que Ba­rre­ra que­ría es­cri­bir al­go que tu­vie­ra que ver con el me­dioam­bien­te, da­do los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co. “Na­die hoy por hoy sa­be las ver­da­de­ras con­se­cuen­cias de lo que pue­de pa­sar en unos años. Y los úni­cos real­men­te cons­cien­tes de es­ta si­tua­ción me pa­re­ce que son los ni­ños”, di­jo a El Ob­ser­va­dor.

El lu­ci­mien­to de Sa­ra­ví

Bos­co, el pro­ta­go­nis­ta de la obra in­ter­pre­ta­do por el his­trió­ni­co Juan An­to­nio Sa­ra­ví, tie­ne una ca­sa rodante arras­tra­da por una bi­ci y en el te­cho lle­va re­ci­pien­tes pa­ra re­co­ger has­ta la más mí­ni­ma gota de agua de llu­via. Su úni­ca com­pa­ñía es una pe­que­ña lu­ciér­na­ga que en un mo­men­to es ahu­yen­ta­da, por lo que Bos­co de­be­rá em­pren­der un via­je pa­ra en­con­trar­la.

“El per­so­na­je de Bos­co te­nía que ser una mez­cla de Cha­plin y Bus­ter Kea­ton”, des­cri­bió Ba­rre­ra, que se ba­só en Sa­ra­ví pa­ra el di­se­ño de es­te rol en su es­cri­tu­ra. “Tie­ne un hu­mor in­na­to fan­tás- ti­co y to­da la ca­rac­te­rís­ti­ca del ac­tor de ci­ne mu­do. Es co­mo que el hu­mor lo pre­ce­de per­ma­nen­te­men­te”, di­jo el au­tor so­bre Sa­ra­ví.

La his­to­ria bus­ca re­sal­tar la hu­ma­ni­dad del per­so­na­je. “Hay un via­je no so­lo pa­ra bus­car a la lu­ciér­na­ga sino tam­bién per­so­nal y bas­tan­te pro­fun­do”, ex­pli­có Ba­rre­ra so­bre Bos­co.

El elen­co lo com­ple­tan Lu­cio Her­nán­dez, Pa­blo Va­rrail­hón, Flo­ren­cia Za­ba­le­ta y En­zo Vo­grin­cic, co­mo ac­tor in­vi­ta­do.

Tea­tro mul­ti­me­dia

Da­mián Ba­rre­ra, de 38 años, se for­mó co­mo ac­tor en la es­cue­la de Tre­nes y Lu­nas de Mon­te­vi­deo; tra­ba­jó en Es­pa­ña ac­tuan­do en tea­tro in­fan­til mul­ti­me­dia du­ran­te ocho años y tam­bién in­cur­sio­nó en la ma­ni­pu­la­ción de ma­rio­ne­tas de gran ta­ma­ño pa­ra te­le­vi­sión. Al re­gre­sar a Uru­guay, de­ci­dió crear y es­cri­bir sus pro­pias obras, por mie­do de no con­se­guir tra­ba­jo co­mo ac­tor. Es­te pe­que­ño gi­ro en su his­to­ria pro­fe­sio­nal re­sul­tó un gran pa­so pa­ra el tea­tro in­fan­til lo­cal.

Co­mo en las obras an­te­rio­res de Ba­rre­ra, Sr. M, La ju­gue­te­ría y Via­je al cen­tro de la Tie­rra, El lu­gar de las lu­ciér­na­gas per­te­ne­ce al tea­tro mul­ti­me­dia, don­de la ima­gen y las pro­yec­cio­nes tie­nen un pe­so im­por­tan­te.

En es­te ca­so, la lu­ciér­na­ga con la que in­ter­ac­túa Bos­co es ani­ma­da, así co­mo un edi­fi­cio gi­gan­te que co­bra vi­da.

“Los ac­to­res son los que cons- tru­yen y le­van­tan to­das las imá­ge­nes”, ex­pli­có el au­tor y di­rec­tor so­bre los efec­tos mul­ti­me­dia y el tra­ba­jo de los ac­to­res. “Ellos tie­nen la gran ta­rea de dar­les vi­da con su in­te­rac­ción, ima­gi­na­ción y na­rra­ción”, agre­gó.

Co­mo tie­ne acos­tum­bra­do a su pú­bli­co, Ba­rre­ra pro­me­te una es­té­ti­ca vi­sual muy po­ten­te. “Ca­paz más vin­cu­la­da por mo­men­tos al ci­ne que al tea­tro”, di­jo.

Las pro­yec­cio­nes uti­li­zan el 100% de la pantalla de 10 por 12 me­tros de la sa­la prin­ci­pal del So­lís pa­ra mos­trar in­ter­ven­cio­nes ar­tís­ti­cas a imá­ge­nes de la reali­dad.

“Es­ta­mos tra­tan­do de lle­gar con un len­gua­je que los ni­ños co­no­cen y con el que con­vi­ven per­ma­nen­te­men­te, des­de los vi­deo­jue­gos has­ta las pan­ta­llas tác­ti­les”, ex­pli­có el di­rec­tor.

Pa­ra es­to el es­pec­tácu­lo con­tó con el tra­ba­jo de Ale­jo Schet­ti­ni, ani­ma­dor de la pe­lí­cu­la Ani­na, Da­niel Fer­nán­dez en map­ping y vi­deo y Mi­guel Ro­bai­na en es­ce­no­gra­fía. Ba­rre­ra afir­mó que el equi­po téc­ni­co do­bla en nú­me­ro a las per­so­nas en es­ce­na pa­ra lo­grar los efec­tos y trans­por­tar así a la au­dien­cia.

“Es una his­to­ria po­co con­ven­cio­nal pa­ra el tea­tro pa­ra ni­ños”, con­clu­ye el au­tor. “La idea es po­der con­tar con uni­ver­sos que no sean los que se abor­dan ha­bi­tual­men­te”.

El es­treno es es­te sá­ba­do 24 en la sa­la prin­ci­pal del Tea­tro So­lís. Las fun­cio­nes son a las 15 y la en­tra­da cues­ta $ 150. •

C. DOS SAN­TOS.

Da­mián Ba­rre­ra es­cri­bió y di­ri­ge El lu­gar de las lu­ciér­na­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.