AHÍ IBA A BAI­LAR

Las sa­li­das noc­tur­nas de los jó­ve­nes son aho­ra a pe­que­ños pubs bai­la­bles, y los gran­des bo­li­ches de los 90 y los 2000 des­apa­re­cie­ron

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - CA­MI­LA CI­BILS twit­ter.com/Ca­mi­la_Ci­bils

Johan Ko­zub Jo­sé Fer­nán­dez

Las cua­tro pa­re­des de un bo­li­che pue­den en­ce­rrar mu­cho más que un es­pa­cio don­de se reúne gen­te a di­ver­tir­se. Una no­che inol­vi­da­ble, una de ex­ce­sos con fi­nal nau­sea­bun­do, el co­mien­zo de una his­to­ria de amor, una rup­tu­ra o una aven­tu­ra de una no­che. Las dis­co­te­cas pue­den ser el es­ce­na­rio de ex­pe­rien­cias que de­jan re­cuer­dos, bue­nos y ma­los. Por eso, re­pa­sar nom­bres de esas dis­co­te­cas que ya no es­tán a ve­ces des­en­ca­de­na char­las in­ter­mi­na­bles, y mu­cho más en la pre­via de la No­che de la Nos­tal­gia.

Una reali­dad es que hoy la ten­den­cia de pú­bli­co y em­pre­sa­rios va ha­cia lu­ga­res más pe­que­ños con for­ma­to de pub bai­la­ble, don­de se pue­de co­mer, to­mar y a de­ter­mi­na­da hora se co­rren las me­sas pa­ra dar lu­gar al bai­le. Las gran­des dis­co­te­cas, don­de se pa­ga una en­tra­da pa­ra ir a bai­lar en ma­sa, pa­re­cen un fe­nó­meno en vías de ex­tin­ción.

La ofer­ta se mu­da y la gen­te la si­gue. En las dé­ca­das de 1980, 1990, y prin­ci­pios del 2000, una de las zo­nas ele­gi­das fue en torno al puen­te Ca­rras­co, con bo­li­ches co­mo Com- ple­jo Bor­deaux (an­tes Ton Ton) o Ciu­dad Bo­li­che. Otro Pla­ne­ta y Es­ta­cio­nes en las in­me­dia­cio­nes de Jack­son y Ca­ne­lo­nes fue­ron pre­cur­so­res de la po­pu­la­ri­dad que lue­go ad­qui­ri­rían Cor­dón y Par­que Ro­dó. Tam­bién hu­bo un im­por­tan­te eje en Pun­ta Gor­da con Ta­rot/ Lu­na Gau­cha, el Com­ple­jo Ocea­nía con New York New York y Kool Kat/ Eco­logy/Zoo/LeCir­que/Van­tix/Fa­bric en Ge­ne­ral Paz y Ca­ra­mu­rú, don­de era el ci­ne Pun­ta Gor­da.

Jus­ta­men­te por ha­ber si­do un ci­ne, esa dis­co­te­ca fue de las más gran­des de la ciu­dad du­ran­te ca­si 20 años. Te­nía tres pi­sos y po­día al- ber­gar a ca­si 2.000 per­so­nas. Des­pués de su cie­rre, cuan­do se lla­ma­ba Area BA en 2013, que­dó co­mo gran dis­co­te­ca W Loun­ge, don­de po­dían ir a bai­lar ca­si 6.000 per­so­nas en sus múl­ti­ples es­pa­cios. Has­ta 2015, cuan­do ce­rró por el fin de la con­ce­sión de la In­ten­den­cia de Mon­te­vi­deo, fue una de las úl­ti­mas gran­des su­per­fi­cies de­di­ca­das al en­tre­te­ni­mien­to noc­turno.

Con el cie­rre de Co­yo­te a prin­ci­pios de es­te año, so­lo que­dan Ma­ca­re­na y La City en Ciu­dad Vie­ja, El Su­da los do­min­gos en el mí­ti­co Pa­la­cio Su­da­me­ri­ca, Aza­ba­che en Par­que Batlle y Spa­rrow en Par­que Ro­dó.

“Hoy la mo­da es el pub bai­la­ble”

EM­PRE­SA­RIO, SO­CIO DE BRICKELL

“La ju­ven­tud ha cam­bia­do mu­cho”

EM­PRE­SA­RIO, DUE­ÑO DE TON TON

C. DOS SAN­TOS

FO­TOS: C. DOS SAN­TOS

El lo­cal don­de fun­cio­na­ba el bo­li­che Ga­ta Ba­ca­na fue de­mo­li­do el año pa­sa­do y a su la­do so­bre­vi­ve lo que fue otro lo­cal bai­la­ble, hoy ce­rra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.