Ci­ne y TV re­tra­tan al político in­glés

Wins­ton Chur­chill es la úl­ti­ma fi­gu­ra en cau­ti­var la aten­ción de la in­dus­tria del ci­ne y la te­le­vi­sión al ser per­so­ni­fi­ca­do por actores co­mo Gary Old­man y John Lith­gow

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - PA­BLO STARICCO twit­ter.com/ps­ta­ric­co

El político bri­tá­ni­co Wins­ton Chur­chill (1874-1965) se con­vir­tió en el úl­ti­mo cen­tro de aten­ción de la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to an­glo­par­lan­te, que en­tre 2016 y

2017 pro­du­jo dos pe­lí­cu­las y una se­rie pro­ta­go­ni­za­das por el lí­der in­glés, una fi­gu­ra cru­cial en la vic­to­ria de los Alia­dos du­ran­te la se­gun­da gue­rra mun­dial.

Gary Old­man, Brian Cox y John Lith­gow es­tán en­tre los actores que a lo lar­go del úl­ti­mo año per­so­ni­fi­ca­ron al “bull­dog in­glés”: el político, el aman­te de los ha­ba­nos cu­ba­nos, del whisky es­co­cés, los mo­ños y la “V de Vic­to­ria”, un gesto que so­lía per­pe­tuar pa­ra la pos­te­ri­dad en sus fo­to­gra­fías.

Chur­chill, quien fue pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co en dos pe­río­dos cru­cia­les pa­ra la na­ción –en­tre 1940 y 1945 y lue­go en­tre 1951 y 1955)– ya ha­bía si­do re­tra­ta­do en la fic­ción tras su muer­te. Es­pe­cí­fi­ca­men­te, en los fil­mes El jo­ven Wins­ton (Ri­chard At­ten­bo­rough, 1972), Chur­chill y los ge­ne­ra­les (Alan Gib­son, 1979) y la se­rie Wins­ton Chur­chill: The Wil­der­ness Years (Fer­di­nand Fair­fax,

1981). Nin­gu­na de es­tas pro­duc­cio­nes con­tó con una dis­tri­bu­ción que al­can­za­ra a to­do el mun­do.

A fi­nes de la dé­ca­da de 1990, sin em­bar­go, Chur­chill tu­vo una in­ter­pre­ta­ción más vis­to­sa de la mano del ac­tor Bob Hos­kins en la mi­ni­se­rie World War II: When Lions Roa­red (1994). Es­te dra­ma, del ca­nal es­ta­dou­ni­den­se NBC, mos­tró a Hos­kins y sus co­le­gas Michael Cai­ne y Lith­gow, quie­nes per­so­ni­fi­ca­ron a Ió­sif Sta­lin y Fran­klin D. Roo­se­velt res­pec­ti­va­men­te. Uno de sus pun­tos al­tos fue el en­cuen­tro de los tres lí­de­res de los Alia­dos en la Con­fe­ren­cia de Tehe­rán, que tu­vo lu­gar en Irán en 1943.

Diez años des­pués de esa se­rie, las em­pre­sas HBO y BBC tra­ba­ja­ron en con­jun­to pa­ra re­tra­tar al político des­de un en­fo­que más neu­tral, re­fle­jan­do sus gran­des vic­to­rias co­mo es­tra­te­ga mi­li­tar, pe­ro tam­bién los he­chos que le ge­ne­ra­ron múl­ti­ples de­trac­to­res –co­mo su afi­ción por el uso de ar­mas quí­mi­cas, por ejem­plo– y lo lle­va­ron a com­ba­tir una fuer­te de­pre­sión.

HBO y BBC es­tre­na­ron The Gat­he­ring Storm (2002) e In­to the Storm (2009), dos pe­lí­cu­las pa­ra te­le­vi­sión en las que Al­bert Fin­ney y Brendan Glee­son ac­tua­ron co­mo Chur­chill.

El pri­me­ro lo re­tra­tó en sus años pre­vios a la se­gun­da gue­rra mun­dial, mien­tras que el segundo lo mos­tró li­dian­do con las elec­cio­nes pos­gue­rra, en las que perdió su pues­to co­mo pri­mer mi­nis­tro. Las pro­duc­cio­nes fue­ron ga­lar­do­na­das con pre­mios co­mo el Bafta y el Emmy, en­tre otros.

Una vuelta a nue­vas pan­ta­llas

En 2016, el político fue vis­to nue­va­men­te de­lan­te de cá­ma­ras, aun­que me­dian­te una pla­ta­for­ma di­fe­ren­te. En no­viem­bre del año pa­sa­do, Lith­gow to­mó el rol que su co­le­ga Hos­kins hi­zo ca­si 20 años atrás y per­so­ni­fi­có a Chur­chill en la se­rie dra­má­ti­ca The Crown.

Si bien The Crown se en­fo­ca en la vi­da de la rei­na Isa­bel II, la pri­me­ra tem­po­ra­da mues­tra la re­la­ción en­tre la mo­nar­ca y Chur­chill, co­men­zan­do con su elec­ción co­mo pri­mer mi­nis­tro en 1951 y mos­tran­do có­mo el político con­ser­va­dor su­per­vi­só la co­ro­na­ción.

El tra­ba­jo de Lith­gow, que ha si­do aplau­di­do por la crí­ti­ca, es­tá no­mi­na­do al pre­mio Emmy a Me­jor ac­tor de re­par­to. De to­das for­mas, la ac­triz prin­ci­pal de The Crown, Clai­re Foy, ya anun­ció que el per­so­na­je de Chur­chill no apa­re­ce­rá en la se­gun­da tem­po­ra­da (ver apun­te).

En ju­nio de 2017, el turno de en­car­nar al “bull­dog in­glés” le lle­gó tam­bién a Brian Cox, quien se pres­tó a las ór­de­nes del di­rec­tor Jo­nat­han Te­plitzky pa­ra cons­truir una bio­gra­fía dra­má­ti­ca del in­glés des­de un en­fo­que más per­so­nal.

En­mar­ca­do en la pre­via del des­em­bar­co de los ejér­ci­tos Alia­dos en Nor­man­dia, el re­tra­to de Cox in­ten­ta mos­trar a Chur­chill co­mo un lí­der pro­ble­má­ti­co y con fa­llas per­so­na­les, en par­ti­cu­lar en la re­la­ción con su es­po­sa Cle­men­ti­ne Chur­chill, in­ter­pre­ta­da por Mi­ran­da Ri­chard­son.

El úl­ti­mo ac­tor en abor­dar al in­glés se­rá Gary Old­man, quien atra­ve­só una in­creí­ble trans­for­ma­ción fí­si­ca pa­ra asi­mi­lar su fí­si­co con el de aquel lí­der en el fil­me Dar­kest Hour.

Ar­ma­do de un ha­bano, cal­vo y con so­bre­pe­so, en los avan­ces del

John Lith­gow es­tá no­mi­na­do al Emmy a Me­jor ac­tor de re­par­to por su pa­pel en The Crown

fil­me ya se pue­de ade­lan­tar a qué pun­to el ac­tor es­tu­dió al político, prin­ci­pal­men­te en las es­ce­nas que lo mues­tran co­mo un ora­dor mo­ti­va­cio­nal célebre por sus dis­cur­sos.

Di­ri­gi­da por Joe Wright (An­na Ka­re­ni­na, 2012), la pe­lí­cu­la y la ac­tua­ción de Old­man ya fi­gu­ran co­mo can­di­da­tas fuer­tes pa­ra la pró­xi­ma edi­ción de los pre­mios Os­car, cu­yos vo­tan­tes son pro­cli­ves a los re­tra­tos de fi­gu­ras his­tó­ri­cas tan con­tro­ver­sia­les y me­mo­ra­bles co­mo la de Wins­ton Chur­chill. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.