La ge­né­ti­ca hu­ma­na pa­ra di­se­ñar be­bés

Las mo­di­fi­ca­cio­nes ge­né­ti­cas en hu­ma­nos pue­den ha­cer so­ñar a al­gu­nos con el di­se­ño de hi­jos con ca­pa­ci­da­des es­pe­cí­fi­cas, pe­ro es­to di­fí­cil­men­te su­ce­da

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - PAM BELLUCK New York Ti­mes News Ser­vi­ce

Aho­ra que la ciencia es­tá un pa­so más cer­ca de po­der ma­ni­pu­lar los ge­nes de un em­brión hu­mano, ¿es mo­men­to de en­trar en pá­ni­co? ¿Po­dría la edi­ción de em­brio­nes sa­lir­se de con­trol, per­mi­tien­do que los pa­dres or­de­nen a la car­ta un be­bé con la ima­gi­na­ción de Lin-Ma­nuel Mi­ran­da o la ve­lo­ci­dad de Usain Bolt?

La no­ti­cia de que un equi­po in­ter­na­cio­nal de cien­tí­fi­cos en Ore­gon mo­di­fi­có con éxi­to el ADN de em­brio­nes hu­ma­nos re­no­vó el miedo de que al­gún día se “di­se­ñe” a los be­bés. Sin em­bar­go, hay bue­nas ra­zo­nes pa­ra pen­sar que esos te­mo­res se acer­can más a la ciencia fic­ción que a la reali­dad.

Es­to es lo que hi­cie­ron los in­ves­ti­ga­do­res: re­pa­ra­ron una úni­ca mu­ta­ción ge­né­ti­ca en un so­lo gen, un de­fec­to que cau­sa una car­dio­pa­tía gra­ve, en oca­sio­nes mor­tal.

Es­to es lo que muy pro­ba­ble­men­te la ciencia no pue­da ha­cer: pre­des­ti­nar ge­né­ti­ca­men­te la car­ta de acep­ta­ción de un hijo pa­ra las mejores uni­ver­si­da­des, lo­grar que un ni­ño di­ga las fra­ses in­ge­nio­sas de Step­hen Col­bert o que un be­bé ten­ga el re­gis­tro vo­cal de Be­yon­cé.

Eso se debe a que nin­guno de es­tos ta­len­tos sur­ge de una mu­ta­ción ge­né­ti­ca úni­ca, ni si­quie­ra de una can­ti­dad iden­ti­fi­ca­ble de ge­nes. La ma­yo­ría de las ca­rac­te­rís­ti­cas hu­ma­nas no se acer­can a esa sim­pli­ci­dad.

“En es­te mo­men­to, no sa­be­mos na­da so­bre la me­jo­ra ge­né­ti­ca”, di­jo Hank Greely, di­rec­tor del Cen­tro de Le­yes y Cien­cias Bio­ló­gi­cas en Stan­ford. “Nun­ca po­dre­mos de­cir con ho­nes­ti­dad: ‘Es­te em­brión se ve co­mo uno que ob­ten­drá una pun­tua­ción ex­ce­len­te en el exa­men de en­tra­da a la uni­ver­si­dad’”.

In­clu­so con ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas en apa­rien­cia di­rec­tas, co­mo la es­ta­tu­ra, una ma­ni­pu­la­ción ge­né­ti­ca se­ría mu­cho pedir. Al­gu­nos cien­tí­fi­cos es­ti­man que la es­ta­tu­ra tie­ne la in­fluen­cia de has­ta 93 mil va­ria­cio­nes ge­né­ti­cas. Un es­tu­dio re­cien­te iden­ti­fi­có 697 de ellas.

“Po­drías ha­cer­lo con al­go co­mo el co­lor de los ojos”, di­jo Robin Lo­vell-Bad­ge, pro­fe­sor de Ge­né­ti­ca y Embriología en el Ins­ti­tu­to Fran­cis Crick en Lon­dres. Pe­ro “si a la gen­te le preo­cu­pan los be­bés de di­se­ño, por lo ge­ne­ral pien­san en ha­cer al­go es­pe­cial, di­fe­ren­te de las cues­tio­nes ge­né­ti­cas nor­ma­les”.

El pro­ce­so de mo­di­fi­ca­ción ge­né­ti­ca uti­li­za­do en el nue­vo es­tu­dio tam­bién es li­mi­ta­do. Des- pués de que los in­ves­ti­ga­do­res se­pa­ra­ron la mu­ta­ción no­ci­va del gen mas­cu­lino, es­te co­pió la se­cuen­cia sa­na de ese pun­to en el gen fe­me­nino.

Es­to sor­pren­dió a los cien­tí­fi­cos, que ha­bían in­ser­ta­do una plan­ti­lla de ADN en el em­brión, en es­pe­ra de que el gen co­pia­ra esa se­cuen­cia en el pun­to re­cor­ta­do, co­mo ocu­rre con la edi­ción ge­né­ti­ca en otras cé­lu­las del cuer­po. Sin em­bar­go, el ge­no­ma del em­brión ig­no­ró la plan­ti­lla, lo que su­gie­re que pa­ra re­pa­rar la mu­ta­ción del gen pro­ve­nien­te de un pro­ge­ni­tor en un em­brión, se re­quie­re una se­cuen­cia sa­na del ADN del otro pro­ge­ni­tor.

“Si no po­dés in­tro­du­cir una plan­ti­lla, en­ton­ces no po­dés ha­cer na­da del otro mun­do”, di­jo Lo­vell-Bad­ge. “Es­to no te ayu­da a di­se­ñar be­bés”.

¿Un me­jor fí­si­co es po­si­ble?

Los au­to­res del nue­vo es­tu­dio no sos­la­yan las im­pli­ca­cio­nes éti­cas de su tra­ba­jo. De he­cho, Juan Car­los Iz­pi­sua Bel­mon­te, uno de los coau­to­res, par­ti­ci­pó en un co­mi­té de las aca­de­mias na­cio­na­les de Cien­cias, In­ge­nie­ría y Me­di­ci­na de Es­ta­dos Uni­dos que en fe­bre­ro res­pal­dó la investigación de la edi­ción ge­né­ti­ca de em­brio­nes hu­ma­nos, pe­ro so­lo pa­ra pre­ve­nir en­fer­me­da­des y pa­de­ci­mien­tos se­rios, y co­mo úl­ti­mo re­cur­so.

“En teo­ría es­to po­dría con­du­cir al ti­po de in­ter­ven­ción que, por su­pues­to, re­cha­zo por com­ple­to”, di­jo Bel­mon­te. “La po­si­bi­li­dad de avan­zar no pa­ra crear o pre­ve­nir en­fer­me­da­des, sino más bien pa­ra rea­li­zar una me­jo­ría ge­né­ti­ca en los hu­ma­nos”. Por ejem­plo, pron­to “sa­bre­mos ca­da vez más so­bre ge­nes que pue­den au­men­tar tu ac­ti­vi­dad mus­cu­lar”, di­jo. La hor­mo­na eri­tro­po­ye­ti­na que to­man al­gu­nos atle­tas es “pro­du­ci­da por un gen, por lo que en teo­ría po­drías apli­car la in­ge­nie­ría en ti mis­mo pa­ra pro­du­cir más eri­tro­po­ye­ti­na”. Ese es el ti­po de in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca que ge­ne­ra alar­ma.

“Per­mi­tir cual­quier for­ma de mo­di­fi­ca­ción a la lí­nea ger­mi­nal hu­ma­na abre la puer­ta a cam­bios de to­do ti­po, en es­pe­cial cuan­do las clí­ni­cas de fer­ti­li­dad co­mien­cen

“Si a la gen­te le preo­cu­pan los be­bés de di­se­ño, por lo ge­ne­ral pien­san en ha­cer al­go es­pe­cial, di­fe­ren­te de las cues­tio­nes ge­né­ti­cas nor­ma­les” Robin Lo­vell-Bad­ge PRO­FE­SOR DE GE­NÉ­TI­CA Y EMBRIOLOGÍA

“Per­mi­tir cual­quier for­ma de mo­di­fi­ca­ción a la lí­nea ger­mi­nal hu­ma­na abre la puer­ta a cam­bios de to­do ti­po, en es­pe­cial cuan­do las clí­ni­cas de fer­ti­li­dad co­mien­cen a ofre­cer ‘ac­tua­li­za­cio­nes ge­né­ti­cas’ a quie­nes pue­dan pa­gar­las” Marcy Dar­novsky

DI­REC­TO­RA EJE­CU­TI­VA DEL CEN­TRO DE GE­NÉ­TI­CA Y SO­CIE­DAD

Cien­tí­fi­cos es­ti­man que la es­ta­tu­ra tie­ne la in­fluen­cia de has­ta 93.000 va­ria­cio­nes ge­né­ti­cas

a ofre­cer ‘ac­tua­li­za­cio­nes ge­né­ti­cas’ a quie­nes pue­dan pa­gar­las”, de­cla­ró Marcy Dar­novsky, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va del Cen­tro de Ge­né­ti­ca y So­cie­dad. “Muy fá­cil­men­te po­dría­mos en­con­trar­nos de pron­to en un mun­do don­de los hi­jos de al­gu­nas per­so­nas se con­si­de­ra­rían bio­ló­gi­ca­men­te su­pe­rio­res al resto de no­so­tros”.

Pro­ble­ma éti­co

Los cien­tí­fi­cos y los es­pe­cia­lis­tas en éti­ca com­par­ten la preo­cu­pa­ción so­bre la ac­ce­si­bi­li­dad. “Cual­quier in­ter­ven­ción que lle­gue a las clí­ni­cas debe es­tar al al­can­ce de to­dos”, di­jo Bel­mon­te. “No debería crear de­sigual­dad so­cial”.

Un ac­ce­so de­si­gual es, por su­pues­to, un asun­to que sur­ge prác­ti­ca­men­te con cual­quier in­ter­ven­ción mé­di­ca nue­va, y ya hay dis­pa­ri­da­des que pri­van a de­ma­sia­das per­so­nas del tra­ta­mien­to que ne­ce­si­tan.

Aun así, hay otra ca­ra res­pec­to de los ar­gu­men­tos éti­cos con­tra la edi­ción de em­brio­nes.

“Per­so­nal­men­te sien­to que tenemos la obli­ga­ción de ex­plo­rar lo que la tec­no­lo­gía pue­de ha­cer de ma­ne­ra se­gu­ra y con­fia­ble pa­ra ayu­dar a las per­so­nas”, di­jo Lo­vell-Bad­ge. “Si con­ta­ras con una ma­ne­ra de ayu­dar a una fa­mi­lia pa­ra que no tu­vie­ra un hijo en­fer­mo, no se­ría éti­co de­jar de ha­cer­lo”. •

A. SARTOROTTI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.