La ho­ra más di­fí­cil PA­BLO STARICCO Jo­sé Fra­nça

Re­lo­je­ros ajus­tan su ofi­cio hacia el lu­jo y fi­jan sus es­pe­ran­zas en la ver­sión me­cá­ni­ca de es­te ac­ce­so­rio, con un pú­bli­co ca­da vez más acos­tum­bra­do a con­sul­tar el ce­lu­lar

El Observador Fin de Semana - Luces - - Estilo Relojería En Tiempos Digitales -

twit­ter.com/ps­ta­ric­co

Las cam­pa­na­das del Big Ben, en lo al­to de la Eli­za­beth To­wer de Lon­dres, so­na­ron por úl­ti­ma vez el lu­nes 21. El mo­nu­men­to ar­qui­tec­tó­ni­co se­rá su­je­to a re­pa­ra­cio­nes en su fa­cha­da y par­tes des­gas­ta­das de la cam­pa­na. El si­len­cio, que du­ra­rá cua­tro años, es ne­ce­sa­rio pa­ra pre­ve­nir las fa­llas fu­tu­ras de la ca­ra más po­pu­lar del edi­fi­cio: su re­loj.

“Es co­no­ci­do por la me­lo­día y el sig­ni­fi­ca­do his­tó­ri­co de Lon­dres, pe­ro en Berna y Pra­ga hay re­lo­jes an­ti­guos y com­ple­jos”, ex­pli­có Jo­sé Fra­nça, un re­lo­je­ro uru­gua­yo que de­di­có su vi­da a la re­pa­ra­ción y es­tu­dio de esos ar­te­fac­tos, aun­que a una es­ca­la más per­so­nal.

Fra­nça es un apa­sio­na­do de la re­lo­je­ría, y se emo­cio­na cuan­do le lle­van al­gu­na pie­za antigua que ne­ce­si­ta re­pa­ra­ción. Pe­ro eso no su­ce­de a me­nu­do y la de­man­da del día a día en don­de tra­ba­ja, La Casa del Re­loj, ha dis­mi­nui­do mu­chí­si­mo.

El in­te­rior de lo­cal –ubi­ca­do en la ca­lle An­des– pue­de leer­se como una tra­duc­ción del cam­bio que ha atra­ve­sa­do el ne­go­cio. De un la­do, una pa­red de ma­de­ra sos­tie­ne gran­des re­lo­jes me­cá­ni­cos, don­de se ha­llan un re­loj cu­cú y otros con pén­du­los que da­tan del si­glo XX. La ma­yo­ría tiene sus agu­jas de­te- ni­das. Fren­te a ellos, una car­te­le­ra des­plie­ga un mon­tón de pul­se­ras de plás­ti­co de co­lo­res que se usan pa­ra re­lo­jes di­gi­ta­les.

Fra­nça ini­ció su tra­ba­jo como re­lo­je­ro en el ba­rrio Cen­tro a me­dia­dos de la dé­ca­da de 1980, tiem­po en el que abrió un ta­ller. En un mo­men­to de au­ge de las ga­le­rías y jo­ye­rías mon­te­vi­dea­nas, el ne­go­cio pros­pe­ró y los uru­gua­yos se mo­vían al rit­mo de sus re­lo­jes de bol­si­llo y pul­se­ra.

“El re­loj era una ne­ce­si­dad”, afir­mó. “Mar­ca­ba los ho­ra­rios y na­die po­día es­tar sin un des­per­ta­dor o un re­loj de pul­se­ra”.

Es­te ac­ce­so­rio era un ar­te­fac­to de uso prác­ti­co y co­ti­diano, pe­ro ade­más po­día lle­gar a ser lu­jo­so. “Era la úni­ca jo­ya del hom­bre”, con­tó Ma­no­lo Pi­cerno, uno de los due­ños de La Fon­tai­ne, una tien­da de an­ti­güe­da­des y re­lo­jes de al­ta ga­ma ubi­ca­da so­bre la pea­to­nal Sa­ran­dí. “Pri­me­ro fue una ne­ce­si­dad, lue­go un ob­je­to de di­se­ño”, di­jo el em­pre­sa­rio al re­ci­bir a El Ob­ser­va­dor en su lo­cal, en el que abun­da el bri­llo y la fra­gi­li­dad de los ob­je­tos.

Des­de chi­co le lla­ma­ban la aten­ción los re­lo­jes, tan­to que le pu­sie­ron el apo­do del “pi­be tic­tac”. Y la atrac­ción vol­vió de adul­to. En un ne­go­cio de an­ti­güe­da­des que te­nía en la dé­ca­da de 1970 jun­to a su her­mano, ha­bía puesto a la ven­ta una pe­que­ña co­lec­ción de re­lo­jes de pul­se­ra en la ven­ta­na del ne­go­cio. Un día en­tró un extranjero al lo­cal y se lle­vó to­dos. En ese mo­men­to de­ci­die­ron ex­plo­rar el ne­go­cio de los re­lo­jes de pul­se­ra, un “ni­cho que no es­ta­ba desa­rro­lla­do” por en­ton­ces, se­gún Pi­cerno.

En via­jes al ex­te­rior, con des­ti­nos como Bue­nos Aires y Nue­va York, em­pe­za­ron a im­por­tar re­lo­jes pa­ra com­pe­tir con las gran­des jo­ye­rías mon­te­vi­dea­nas. Con­tra­más

“El re­loj era una ne­ce­si­dad. Mar­ca­ba los ho­ra­rios y na­die po­día es­tar sin un des­per­ta­dor o un re­loj de pul­se­ra”

RE­LO­JE­RO

ta­ban re­lo­je­ros pa­ra re­pa­rar­los y em­pe­za­ron a crear su pro­pia ba­se fiel de clien­tes. Am­plia­ron su ne­go­cio a la jo­ye­ría y ob­je­tos de pla­ta y pa­ra 1975 abrie­ron La Fon­tai­ne, que tra­ba­ja con mar­cas como Lon­gi­nes, Ro­lex y Ome­ga, en­tre otras.

Ne­go­cio de fa­mi­lia

Así como los Pi­cerno de­di­ca­ron una vi­da al ne­go­cio en fa­mi­lia, Andrés Ret­tich si­guió los pa­sos de su pa­dre, Esteban. In­mi­gran­te hún­ga­ro, Ret­tich pa­dre ha­bía apren­di­do el ofi­cio y en 1942 abrió La Ho­ra Exac­ta, ne­go­cio que su hi­jo con­ti­núa has­ta hoy.

Con cin­co su­cur­sa­les en Mon­te­vi­deo, La Ho­ra Exac­ta lu­ce como uno de los ne­go­cios más pro­lí­fi­cos del ru­bro. Pe­ro Ret­tich ase­gu­ró que el ofi­cio ha su­fri­do an­te el avan­ce tec­no­ló­gi­co.

El tra­ba­jo prin­ci­pal de su co­mer­cio aho­ra es­tá con­cen­tra­do en la ven­ta, re­pa­ra­ción de re­lo­jes, co­lo­ca­ción de pi­las y cam­bio de ma­llas. Tam­bién brin­dan ser­vi­cios pa­ra dis­po­si­ti­vos más com­ple­jos, como los re­lo­jes del fron­tis­pi­cio de la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca y los re­lo­jes an­ti­guos de la Cá­ma­ra de Se­na­do­res en el Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo.

La po­pu­la­ri­dad de los ce­lu­la­res fue de­ter­mi­nan­te pa­ra el de­cli­ve. “El te­lé­fono me ma­tó”, sen­ten­ció Fra­nça. “El te­lé­fono no. Las fun­cio­nes. Me qui­ta­ron la ven­ta y re­pa­ra­ción de des­per­ta­do­res, por ejem­plo. Na­die re­pa­ra un des­per­ta­dor. So­la­men­te al­gún ex­cén­tri­co. O por re­cuer­do de al­gún fa­mi­liar”.

Fra­nça de­fi­ne su tra­ba­jo ac­tual como de “me­cá­ni­ca li­ge­ra”. “Es una es­pe­cie de Au­to­mó­vil Club. Cam­biás pi­las, cam­biás ma­llas, cam­biás vi­drios, cam­biás má­qui­nas”.

Una es­pe­ran­za

De to­das for­mas, tan­to Ret­tich como Pi­cerno in­di­can que el va­lor es­té­ti­co y de lu­jo de algunos re­lo­jes es lo que mantiene vi­vo al mer­ca­do. “La re­lo­je­ría sigue te­nien­do su for­ma de des­ple­gar­se pe­ro ya a tra­vés de otro ti­po de re­lo­jes, que apun­tan al por­te de las per­so­nas”, di­jo Ret­tich. “Se es­tá vol­vien­do al re­loj a cuerda, que no de­ja se­cue­las eco­ló­gi­cas”, agre­gó.

Pi­cerno com­par­tió esa vi­sión. “No va a ha­ber ex­tin­ción de la re­lo­je­ría me­cá­ni­ca. Aho­ra hay un re­vi­val de es­tas pie­zas en las al­tas mar­cas del mun­do. Un re­loj me­cá­ni­co ne­ce­si­ta siem­pre de un re­lo­je­ro”, se­ña­ló. •

D. BATTISTE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.