El cóm­pli­ce del tiem­po

Dar­do Sán­chez es el res­pon­sa­ble de dar cuerda y man­te­ner el re­loj del Mer­ca­do del Puerto y el de la Ca­te­dral de Mon­te­vi­deo

El Observador Fin de Semana - Luces - - Estilo - ANTONELLA BACELO twit­ter.com/an­to­ba­ce­lo

Dar­do Sán­chez

Ten­go to­do el tiem­po del mun­do”, di­jo sin no­tar la par­ti­cu­la­ri­dad que la fra­se ad­quie­re cuan­do pro­vie­ne de la bo­ca de un re­lo­je­ro. Es Dar­do Sán­chez, de 74 años, res­pon­sa­ble de que gran­des re­lo­jes, como el de la Ca­te­dral de Mon­te­vi­deo y del Mer­ca­do del Puerto, den la ho­ra exac­ta. “No ba­jan de los 150 años. Es al­go muy im­por­tan­te pa­ra mí por­que dan la ho­ra a uru­gua­yos y tu­ris­tas las 24 ho­ras, los 365 días del año”.

To­dos los lu­nes, bien tem­prano de ma­ña­na, Sán­chez ha­ce su re­co­rri­da por el re­loj del Ban­co Hi­po­te­ca­rio, el de la Igle­sia Ma­triz y el del Mer­ca­do del Puerto pa­ra dar­les cuerda. To­dos ellos tie­nen un sis­te­ma de pe­sas que cuel­gan den­tro de las torres, que le dan la mar­cha al re­loj. Si pa­san más de una se­ma­na sin aten­ción se pa­ran. “Cuan­do me voy de va­ca­cio­nes más de sie­te días ten­go que ve­nir a Mon­te­vi­deo pa­ra dar­les cuerda y des­pués me vuel­vo”, con­tó.

Tam­bién se en­car­ga de los re­lo­jes en las igle­sias de Flo­res, Flo­ri­da y Me­lo, y el de la exem­ba­ja­da ar­gen­ti­na. An­tes te­nía el de Con­ven­ción y la Ram­bla, pe­ro “aho­ra es­tá pa­ra­do y aban­do­na­do”.

Una vi­da de­trás de las agu­jas

Sán­chez tiene un ta­ller en su casa en el Ce­rro, don­de vi­ve con su mu­jer y el me­nor de sus cua­tro hi­jos. Es un lu­gar pe­que­ño don­de no pa­ran de so­nar y mo­ver­se los se­gun­de­ros tan­to de agu­ja como de pén­du­lo. Ca­da tan­to al­guno sue­na al mar­car la ho­ra en pun­to, pe­ro son so­ni­dos que pa­re­ce ya te­ner in­cor­po­ra­dos. A pe­sar de esa mez­cla de so­ni­dos, se res­pi­ra ar­mo­nía en el lu­gar. Re­lo­jes en­te­ros, ar­ma­dos por la mitad o to­tal­men­te des­ar­ma­dos, pro­pios o de clien­tes se ven en las pa­re­des, arri­ba de su me­sa de tra­ba­jo y en los es­tan­tes.

“Me en­can­ta es­te ti­po de re­lo­jes por­que uno pue­de me­ter­se aden­tro”

“Es­te ofi­cio des­de el prin­ci­pio me en­can­tó; tra­ba­jé y vi­ví to­da mi vi­da de es­to”, di­jo mien­tras apre­ta­ba el pe­dal del torno que tiene des­de los 13 años, edad en la que co­men­zó a es­tu­diar re­lo­je­ría.

De ni­ño su de­seo era ser me­cá­ni­co, pe­ro no ha­bía un cur­so al que pu­die­ra asis­tir, por lo que tu­vo que op­tar en­tre car­pin­te­ría y re­lo­je­ría. Así fue que co­men­zó a es­tu­diar en la Es­cue­la In­dus­trial, aun­que ase­gu­ró que apren­dió el ofi­cio cuan­do co­men­zó a tra­ba­jar con ex­per­tos en re­lo­jes an­ti­guos. “Tu­ve la suer­te de que el re­lo­je­ro que más sa­bía ne­ce­si­ta­ba un ayu­dan­te, en­ton­ces fui a ha­blar con él y al otro día me lla­mó pa­ra em­pe­zar”.

Siem­pre qui­so ha­cer lo que no hi­cie­ra na­die, por lo que se pu­so

como me­ta ser re­pa­ra­dor de re­lo­jes gran­des y lo lo­gró. “Me en­can­tan es­te ti­po de re­lo­jes por­que uno pue­de me­ter­se aden­tro”, con­tó con un en­tu­sias­mo que se re­fle­ja­ba en su ca­ra, y agre­gó que ha es­ta­do en­tre ocho y diez ho­ras den­tro de uno es­pe­ran­do que sur­gie­ra el de­fec­to pa­ra arre­glar­lo. Los re­lo­jes chi­cos, en cam­bio, no le gus­tan. “No los re­pa­ro y no ten­go ma­nua­li­dad pa­ra eso”, sen­ten­ció.

Los re­lo­jes de los tu­ris­tas

Era el año 1994 y el re­loj del Mer­ca­do del Puerto te­nía sus agu­jas pa­ra­das des­de ha­cía lar­go tiem­po. Los en­car­ga­dos del lu­gar qui­sie­ron po­ner­lo en mar­cha nue­va­men­te y lla­ma­ron a Sán­chez, que pa­ra ese en­ton­ces ya ha­cía más de 20 años que se en­car­ga­ba del re­loj de la Ca­te­dral de Mon­te­vi­deo. “Tu­ve que sa­car­lo de la to­rre, lle­var­lo a mi ta­ller, y ar­mar una to­rre de hie­rro en el fon­do de mi casa que si­mu­la­ra la ori­gi­nal pa­ra que las pe­sas col­ga­ran” por­que era la úni­ca for­ma de sa­ber si los arre­glos fun­cio­na­ban.

Es­te, al igual que el de la igle­sia de Flo­ri­da, es un re­loj que re­pi­te la ho­ra, “to­ca en pun­to y dos minutos des­pués vuel­ve a to­car”. En cam­bio, el de la Ca­te­dral to­ca la ho­ra y los cuar­tos. “Al que vi­ve cer­ca no le que­da otra que acos­tum­brar­se al so­ni­do de las cam­pa­nas”, bro­meó.

RE­LO­JE­RO

El fin de los tiem­pos

Aun­que Sán­chez tu­vo va­rios ayu­dan­tes e in­ten­tó en­se­ñar­les la pro­fe­sión, na­die le de­mos­tró real in­te­rés pa­ra se­guir su le­ga­do. Tam­po­co nin­gún in­te­gran­te de su fa­mi­lia de­ci­dió se­guir es­te ca­mino. Ase­gu­ra que no ha­ce fu­tu­ro ni pien­sa en qué va a pa­sar con su re­lo­je­ría cuan­do él se can­se o no es­té más, pe­ro se mues­tra op­ti­mis­ta al pen­sar “que al­guien va a ha­ber que se co­mu­ni­que con es­tos re­lo­jes”.

“No qui­sie­ra aban­do­nar­los nun­ca”, di­jo emo­cio­na­do, y agre­gó: “Se van a de­te­ner los re­lo­jes que ten­go cuan­do me de­ten­ga yo”. •

D. BATTISTE

El ex­per­to de­lan­te del re­loj del Mer­ca­do del Puerto en Mon­te­vi­deo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.