El ni­ño del re­do­blan­te NI­CO­LÁS TABÁREZ

La vi­da de una de las fi­gu­ras más po­pu­la­res de la mú­si­ca uru­gua­ya, si­nó­ni­mo de vic­to­ria cuan­do di­ri­ge mur­ga en el con­cur­so de car­na­val

El Observador Fin de Semana - Luces - - Perfil -

Una no­che de car­na­val a co­mien­zos de la dé­ca­da de 1970, Los Pa­tos Ca­bre­ros se subie­ron al es­ce­na­rio del ta­bla­do El Pa­ya­so, en la es­qui­na de La Paz y Jus­ti­cia, en el ba­rrio mon­te­vi­deano La Co­mer­cial. En­tre el pú­bli­co ha­bía un ni­ño que has­ta ese mo­men­to nun­ca ha­bía vis­to una mur­ga. Le lla­ma­ron la aten­ción las me­dias a ra­yas de co­lo­res de los com­po­nen­tes.

A los 9 años, con un grupo que ape­nas su­ma­ba cua­tro in­te­gran­tes, tu­vo su pri­me­ra ex­pe­rien­cia en el gé­ne­ro. No fue su pro­fe­sión has­ta ocho años des­pués, pe­ro ahí ya se dio cuen­ta de que que­ría de­di­car­se al car­na­val. A ese jue­go lo si­guió El Fi ru­le­te, una mur­ga que na­ció como una ac­ti­vi­dad de la coo­pe­ra­ti­va Me­sa 3 (su re­si­den­cia en Sa­ya­go) por el Día del Ni­ño, y en la que to­ca­ba el re­do­blan­te.

Es­ta pa­sión te­nía una com­pe­ten­cia: el fút­bol. Ju­gó en Be­lla Vis­ta, Ra­cing y Li­ver­pool, y en el equi­po pa­pal fue di­ri­gi­do por Ós­car Tabárez. Pe­ro la mú­si­ca era do­mi­nan­te.

Cuan­do te­nía 11 años, un te­ma del dis­co Ma­gic Ti­me de Opa so­na­ba en la ra­dio. Se lla­ma­ba Mon­te­vi­deo, y co­men­zó a de­fi­nir su gus­to mu­si­cal, ade­más de con­ver­tir­se en una de las in­fluen­cias so­no­ras de la ciu­dad que se tras­lu­cie­ron lue­go en sus can­cio­nes. Des­pués se fue­ron su­man­do otras in­fluen­cias, como las lla­ma­das, los ta­bla­dos de la in­fan­cia, los ca­ni­lli­tas, las vi­ven­cias en La Co­mer­cial y Sa­ya­go, y la vi­da mon­te­vi­dea­na de an­tes y de aho­ra, por más que hoy vi­ve en El Pi­nar.

En esa casa de la­dri­llos, una en­tre un con­jun­to de edi­fi­ca­cio­nes idén­ti­cas en una ca­lle cor­ta y si­len­cio­sa, es don­de Eduar­do “Pitufo” Lombardo com­po­ne la ma­yo­ría de sus can­cio­nes. Al­gu­nas en un cuar­to de te­cho ba­jí­si­mo don­de guarda sus ins­tru­men­tos y una compu­tado­ra des­ti­na­da a esa ta­rea. Otras en la en­tra­da de la casa, fren­te a la es­tu­fa a le­ña, ba­jo la mi­ra­da de cua­tro de sus ído­los: Len­non, McCart­ney, Starr y Ha­rri­son, que allí es­tán re­tra­ta­dos en un cua­dro. Son los au­to­res de las can­cio­nes que es­cu­cha con más fre­cuen­cia, y de los que se­ña­ló a Re­vol­ver como su dis­co fa­vo­ri­to.

“Me gus­ta es­tar tran­qui­lo pa­ra com­po­ner, el si­len­cio. Las ma­ña­nas son una bue­na ho­ra, o de no­che, tar­de”, ex­pli­có. De to­das for­mas, los lar­gos via­jes en óm­ni­bus en­tre Mon­te­vi­deo y El Pi­nar tam­bién son mo­men­tos que usa pa­ra ano­tar ideas o con­cep­tos en al­gu­nas de las li­bre­tas,que siem­pre lo acom­pa­ñan en esos tra­yec­tos.

Lombardo es un ca­so lla­ma­ti­vo den­tro de la mú­si­ca, por­que su pri­me­ra com­po­si­ción la hi­zo con

29 años, en 1995, y su pri­mer dis­co como so­lis­ta apa­re­ció en 2007. Has­ta en­ton­ces su apro­xi­ma­ción a las can­cio­nes ve­nían como acom­pa­ñan­te, prin­ci­pal­men­te como per­cu­sio­nis­ta.

El pri­mer ins­tru­men­to que to­có fue de per­cu­sión. Era el ca­pó de un vie­jo Ford, que per­te­ne­cía a los abue­los de un amigo del ba­rrio. “Me subía y lo gol­pea­ba por­que me gus­ta­ba el rui­do que ha­cía. Le ha­bía pe­ga­do una vez con la mano y me pa­re­cía in­tere­san­te, en­ton­ces tra­ta­ba de re­pli­car la tra­ma del can­dom­be”, re­me­mo­ró Lombardo.

Al Ford lo si­guió un re­do­blan­te, pa­ra el que hi­zo una bor­do­na ca­se­ra con vi­ru­tas de me­tal que con­si­guió en una fun­di­ción. Des­pués vi­nie­ron los ins­tru­men­tos “de ver­dad” y los es­tu­dios de per­cu­sión y gui­ta­rra, su otro alia­do.

La pre­sen­cia y la im­por­tan­cia de la gui­ta­rra rít­mi­ca en su mú­si­ca es una se­ñal cla­ra de esa cues­tión, que apren­dió ob­ser­van­do con aten­ción a Jor­ge Ga­le­mi­re, a Fernando Ca­bre­ra, y yen­do de jo­ven a re­ci­ta­les de Jaime Roos, en los que se “col­ga­ba mu­cho” con la mano de­re­cha del ar­tis­ta, la que lle­va el rit­mo.

Otro ar­tis­ta uru­gua­yo cla­ve pa­ra él en esa for­ma de in­ter­pre­tar la mú­si­ca era Eduar­do Mateo, al que es­cu­chó por pri­me­ra vez con

17 años. “Lo co­no­cí por un ca­se­te que te­nía de un la­do el dis­co Mateo so­lo bien se la­me y del otro el Mu­si­ca­ción 4 1/2”. Se lo ha­bía co­pia­do Raúl Cas­tro, el di­rec­tor de la mur­ga Fal­ta y Res­to, con la que de­bu­tó en el car­na­val pro­fe­sio­nal en 1983.

En Fal­ta y Res­to co­men­zó to­can­do los pla­ti­llos, y en 1988 se pu­so de es­pal­das pa­ra di­ri­gir al con­jun­to.“Nun­ca pen­sé que iba a ser di­rec­tor de mur­ga o arre­gla­dor. Mi sue­ño era to­car el re­do­blan­te”, con­tó.

“La pro­pues­ta me la hi­zo Cas­tro por­que se ha­bía ido el di­rec­tor, Ju­lio Ju­lián”, di­jo Pitufo so­bre ese cam­bio de rol. “Ya te­nía mu­cho tiem­po de es­cu­cha de mur­gas, ya to­ca­ba la gui­ta­rra, te­nía al­gu­na

twit­ter.com/ni­co­ta­ba­rez93

“Nun­ca pen­sé que iba a ser di­rec­tor de mur­ga o arre­gla­dor. Mi sue­ño era to­car el re­do­blan­te”

“Las can­cio­nes na­cen tra­ba­jan­do con el lá­piz y la go­ma, aun­que más con la go­ma que con el lá­piz”

idea de vo­ces y ar­mo­nías, y re­ci­bí el res­pe­to y el apo­yo de mis com­pa­ñe­ros”, con­ti­nuó. La can­ti­dad de mur­gas vis­tas a lo lar­go de su vi­da le ha­bía da­do una ma­yor ex­pe­rien­cia al mo­men­to de ana­li­zar las vo­ces, al­go que sien­te has­ta hoy. “Por de­for­ma­ción pro­fe­sio­nal se me va la ca­be­za pa­ra otro la­do, ca­da vez que veo una mur­ga la dis­fru­to, pe­ro no de­jo de ana­li­zar­la”.

De es­pal­das

Su pri­mer ta­bla­do como di­rec­tor con Fal­ta y Res­to fue el club Goes, una de las oca­sio­nes en las que más ner­vio­so es­tu­vo so­bre un es­ce­na­rio. Pe­ro fue el arran­que de una de sus fa­ce­tas más cé­le­bres y pre­mia­das.

Con­tra­far­sa (don­de ge­ne­ró es­pec­tácu­los me­mo­ra­bles como El tren de los sue­ños), La gran mu­ñe­ca, Asal­tan­tes con pa­ten­te, Dia­blos Ver­des, La ma­ti­neé, La mo­ji­ga­ta y Don Ti­mo­teo fue­ron los gru­pos en los que ejer­ció esa ta­rea. Con ellos ga­nó nue­ve pri­me­ros premios en el con­cur­so ofi­cial de las 16 ve­ces que se pre­sen­tó como di­rec­tor.

Pitufo no le en­cuen­tra más ex­pli­ca­ción a ese his­to­rial que to­már­se­lo en se­rio, co­nec­tar con el gus­to po­pu­lar y a ar­mar bue­nos equi­pos.

“La co­lum­na ver­te­bral son las can­cio­nes, pe­ro el res­to del fun­cio­na­mien­to es la gen­te, acep­tar­la como es, y por­que tam­bién hay co­sas que los com­pa­ñe­ros do­mi­nan más que uno”, afir­mó. Es por ello que tiene en cuen­ta lo que le trans- mi­ten los de­más en­car­ga­dos del es­pec­tácu­lo, des­de los chis­tes que quie­ren ha­cer los cu­ple­te­ros has­ta el ves­tua­rio que se uti­li­za­rá.

Pitufo re­co­no­ce que el car­na­val es can­sa­dor y que ca­da tan­to sien­te la ne­ce­si­dad de fre­nar, por­que un buen es­pec­tácu­lo se ar­ma des­de ju­nio del año an­te­rior a la pre­sen­ta­ción. Y des­pués de shows como el de Don Ti­mo­teo de es­te año, es di­fí­cil con­ti­nuar.

De fren­te

Otra de las ra­zo­nes por las que en 2018 no sal­drá en car­na­val (ade­más de la de­ci­sión de Don Ti­mo­teo de no vol­ver a com­pe­tir) es la in­ten­ción de de­di­car­se a su ca­rre­ra so­lis­ta, en la que ya lle­va tres dis­cos y que tu­vo como uno de sus im­pul­sos cla­ve el es­pec­tácu­lo tea­tral Mur­ga Ma­dre en 2002.

“En mi pri­mer show so­lis­ta es­ta­ba mu­cho más ner­vio­so que la pri­me­ra vez que di­ri­gí a la Fal­ta, por­que ahí es­ta­ba de fren­te a la gen­te, y te­nía que lle­var el ti­ming del es­pec­tácu­lo”, con­fe­só.

En esa ca­rre­ra so­lis­ta la mur­ga es­tá pre­sen­te, pe­ro no re­cu­rre de­ma­sia­do al gé­ne­ro, sino que pre­fie­re su­ge­rir­la. Por un la­do pa­ra no co­rrer el ries­go de caer en los lu­ga­res co­mu­nes te­má­ti­cos, y por otro por­que su in­te­rés tam­bién pa­sa por pro­bar­se en otros es­ti­los.

Sean del gé­ne­ro que sean, las can­cio­nes sur­gen tra­ba­jan­do “con el lá­piz y la go­ma, aun­que más la go­ma que el lá­piz”. Pue­den na­cer de un riff de gui­ta­rra o de his­to­rias reales.

A Pitufo Lombardo le in­tere­sa pro­fun­di­zar su tra­ba­jo como do­cen­te, al­go que desa­rro­lla oca­sio­nal­men­te en ta­lle­res de mur­ga. “Po­der tra­ba­jar con ni­ños o gen­te que no tiene re­cur­sos es al­go que me fas­ci­na”, di­jo. Pe­ro no quie­re que eso lo ale­je de los es­ce­na­rios. “Oja­lá pue­da to­car has­ta el úl­ti­mo día de mi ida”. •

C. DOS SANTOS

J. SAMUELLE

Pitufo Lombardo en el car­na­val 2017 jun­to a Don Ti­mo­teo, con la que ga­nó el pri­mer pre­mio del con­cur­so ofi­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.