El es­tig­ma de te­ner so­bre­pe­so

El re­cha­zo so­cial que su­fren per­so­nas con so­bre­pe­so les ha­ce más di­fí­cil su­pe­rar­lo

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - JA­NE E. BRODY New York Ti­mes News Ser­vi­ce

Ha­ce po­co una ami­ga mía muy del­ga­da me con­fe­só que “no pue­de es­tar cer­ca de la gen­te gor­da”. Su reac­ción es ca­si ins­tin­ti­va y pro­vo­ca que evi­te con­tac­to so­cial o pro­fe­sio­nal con gen­te real­men­te pasada de pe­so. Aun­que no pue­de se­ña­lar con exac­ti­tud la cau­sa de su ac­ti­tud, di­ce que ha si­do así des­de que tie­ne me­mo­ria.

Los sen­ti­mien­tos de re­cha­zo qui­zá no sean evi­den­tes pa­ra quie­nes los sien­ten; sin em­bar­go, pue­den in­fluir so­bre­ma­ne­ra en el com­por­ta­mien­to de la gen­te. Un nue­vo es­tu­dio rea­li­za­do por in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Du­ke re­ve­ló que “el pre­jui­cio im­plí­ci­to con­tra el so­bre­pe­so” en ni­ños de 9 a 11 años era tan co­mún co­mo “el pre­jui­cio im­plí­ci­to con­tra la ra­za” en­tre adul­tos.

La au­to­ra prin­ci­pal de la in­ves­ti­ga­ción, As­he­ley C. Skin­ner, di­jo que los pre­jui­cios de los que la gen­te no es­tá cons­cien­te po­drían pre­de­cir sus com­por­ta­mien­tos in­clu­so me­jor que el pre­jui­cio ex­plí­ci­to. Tra­zó los orí­ge­nes de es­te com­por­ta­mien­to con res­pec­to al pe­so de ni­ños pe­que­ños y ado­les­cen­tes den­tro de las fa­mi­lias en las que cre­cie­ron, así co­mo en la so­cie­dad en ge­ne­ral, lo que po­ten­cia los idea­les cul­tu­ra­les de ul­tra­del­ga­dez y la cul­pa de la gen­te por su gor­du­ra.

“Es muy co­mún en­tre los pa­dres co­men­tar so­bre sus pro­pios pro­ble­mas de pe­so y les di­cen a los ni­ños que no de­be­rían co­mer cier­tos ali­men­tos o hacen hin­ca­pié en cuán­to en­gor­da­ron”, di­jo Skin­ner.

Es­te ti­po de pre­jui­cio es­tá bien do­cu­men­ta­do, al igual que sus efec­tos da­ñi­nos en las per­so­nas. Sin em­bar­go, tam­bién pue­de con­ver­tir­se en dis­cri­mi­na­ción y un com­por­ta­mien­to so­cial­men­te in­de­sea­ble, que afec­tan de for­ma ne­ga­ti­va a la gen­te ex­ce­si­va­men­te obe­sa. El pre­jui­cio con­tra el so­bre­pe­so es­tá muy ex­ten­di­do en la so­cie­dad: se pre­sen­ta en el tra­ba­jo, las es­cue­las, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, los hos­pi­ta­les e in­clu­so den­tro de las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res, con los pa­dres y los maes­tros, se­gún Scott Kahan, di­rec­tor del Cen­tro Na­cio­nal pa­ra el Pe­so y el Bie­nes­tar en Was­hing­ton.

“La obe­si­dad ha si­do de­fi­ni­da co­mo la for­ma más re­cien­te de pre­jui­cio so­cial­men­te acep­ta­ble y las per­so­nas con obe­si­dad son con­si­de­ra­das co­mo blan­cos acep­ta­bles”, pu­bli­có Kahan en un blog de 2015. Di­jo que el pre­jui­cio con­tra el pe­so “su­ce­de in­clu­so en gen­te que es de men­te abier­ta o sin pre­jui­cios, in­clu­so en es­pe­cia­lis­tas en obe­si­dad”, quie­nes qui­zá no se den cuen­ta de que sus pre­jui­cios “pre­dis­po­nen los com­por­ta­mien­tos da­ñi­nos y el au­men­to de pe­so”.

Efec­tos ne­ga­ti­vos

Ya sea de for­ma ex­plí­ci­ta o im­plí­ci­ta, el pre­jui­cio con­tra la obe­si­dad pue­de ser con­tra­pro­du­cen­te, al li­mi­tar la ca­pa­ci­dad de la gen­te con so­bre­pe­so pa­ra per­der ki­los y man­te­ner­se en for­ma. Es­tu­dios rea­li­za­dos por Re­bec­ca M. Puhl y sus co­le­gas del Cen­tro pa­ra Po­lí­ti­cas Ali­men­ta­rias y Obe­si­dad de la Uni­ver­si­dad de Con­nec­ti­cut des­cu­brie­ron que la gen­te con so­bre­pe­so y obe­si­dad que su­fre de pre­jui­cios con­tra su pe­so y que lo­gra adel­ga­zar es me­nos pro­pen­sa a man­te­ner­se en su pe­so.

La es­tig­ma­ti­za­ción se aso­cia con atra­co­nes más fre­cuen­tes y otros “pa­tro­nes ali­men­ta­rios in­co­rrec­tos”, se­gún re­por­tó Puhl. “En un es­tu­dio de más de 2.400 mu­je­res con so­bre­pe­so y obe­sas que per­te­ne­cían a una or­ga­ni­za­ción pa­ra apo­yar la pér­di­da de pe­so”, es­cri­bió, “el 79% in­for­mó que en re­pe­ti­das oca­sio­nes la ma­ne­ra de li­diar con el es­tig­ma por su pe­so era co­mien­do más y el 75% se ne­ga­ba a se­guir la die­ta”.

Ade­más, su­frir el es­tig­ma por el pe­so pue­de pro­vo­car una ima­gen pro­pia po­bre, de­pre­sión y es­trés, los cua­les en al­gún mo­men­to pue- den au­men­tar el ries­go de ma­los há­bi­tos ali­men­ta­rios así co­mo di­fi­cul­ta­des.

Ries­go de en­gor­dar

In­clu­so las per­so­nas que pien­san que so­lo es­tán pa­sa­das de pe­so, in­de­pen­dien­te­men­te de cuán­to pe­san, pue­den es­tar “en un ries­go ma­yor de au­men­to de pe­so y ma­yor in­ges­ta co­mo res­pues­ta a las ame­na­zas so­cia­les”, es­cri­bió Puhl.

Es­tar pa­sa­do de pe­so es una de tan­tas ra­zo­nes por la que los ni­ños son víc­ti­mas de aco­so es­co­lar, un •••

“La obe­si­dad ha si­do de­fi­ni­da co­mo la for­ma más re­cien­te de pre­jui­cio so­cial­men­te acep­ta­ble y las per­so­nas con obe­si­dad son con­si­de­ra­das co­mo blan­cos acep­ta­bles” Scott Kahan

DI­REC­TOR DEL CEN­TRO NA­CIO­NAL PA­RA EL PE­SO Y EL BIE­NES­TAR DE ES­TA­DOS UNI­DOS

“Las per­so­nas que so­lo pien­san que es­tán pa­sa­das de pe­so pue­den es­tar en un ries­go ma­yor de au­men­to de pe­so y ma­yor in­ges­ta co­mo res­pues­ta a las ame­na­zas so­cia­les” Re­bec­ca M. Puhl

IN­VES­TI­GA­DO­RA DEL CEN­TRO PA­RA PO­LÍ­TI­CAS ALI­MEN­TA­RIAS Y OBE­SI­DAD DE LA UNI­VER­SI­DAD DE CON­NEC­TI­CUT

Su­frir el es­tig­ma por el pe­so pue­de pro­vo­car una ima­gen pro­pia po­bre, de­pre­sión y es­trés

•••

pro­ble­ma que re­quie­re in­ter­ven­ción ur­gen­te y la pre­ven­ción tan­to en es­cue­las co­mo en or­ga­ni­za­cio­nes de to­do ti­po, di­jo Puhl.

Mien­tras que la so­lu­ción ideal pa­ra el pre­jui­cio con­tra el so­bre­pe­so de­pen­de en úl­ti­ma ins­tan­cia de la edu­ca­ción tan­to de la gen­te co­mún co­mo de los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud, hoy en día la gen­te que lucha con pro­ble­mas de pe­so no pue­de es­pe­rar a que to­da la so­cie­dad cam­bie pa­ra po­der ayu­dar­los a re­sol­ver la res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal de su pe­so. •

NY TI­MES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.