AÑO DE CAM­BIOS

Co­men­zó co­mo mo­de­lo, si­guió co­mo ac­triz y dj, aho­ra es ac­ti­vis­ta se­xual y tie­ne nue­va pro­fe­sión. ¿Cuán­tas mu­je­res hay en Pa­tri­cia Wolf?

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - PA­BLO STARICCO twit­ter.com/ps­ta­ric­co

Pa­tri­cia Wolf (43) es­ta­ba ner­vio­sa. Era me­dia­dos de agos­to, en la an­te­sa­la de su mu­dan­za con su pa­re­ja ac­tual –la em­pre­sa­ria Agus­ti­na Zuas­na­bar–, y los en­sa­yos pa­ra la obra de tea­tro Fa­lla­das, su re­gre­so a las ta­blas. “Las sé”, di­jo en­tre ri­sas al re­fe­rir­se a las lí­neas de su per­so­na­je, Bren­da, que in­te­gra un gru­po de ami­gas que de­ci­de so­me­ter­se a una te­ra­pia gru­pal. “Pe­ro las quie­ro sa­ber al re­vés pa­ra es­tar tran­qui­la y muy re­la­ja­da. Ya me pa­só de ha­cer tea­tro en otra opor­tu­ni­dad y al ve­nir de otro mun­do, ten­go cier­tos de­fec­tos y ma­nías que vie­nen con la ca­rre­ra”.

El mun­do al que se re­fe­ría es uno que, en su ca­so, com­bi­na la mo­da y la pu­bli­ci­dad. En esas dos ra­mas de la in­dus­tria cul­tu­ral se for­mó pro­fe­sio­nal­men­te y a eso se ha de­di­ca­do en las úl­ti­mas dos dé­ca­das, lo que la lle­vó a con­ver­tir­se en un nom­bre po­pu­lar que ad­qui­rió el pe­cu­liar e ina­mo­vi­ble es­ta­tu­to de ce­le­bri­dad na­cio­nal.

Wolf bus­ca al­can­zar nue­vos ho­ri­zon­tes la­bo­ra­les cons­tan­te­men­te. Ade­más de ser mo­de­lo y ac­triz, tra­ba­ja co­mo dj. Des­de jo­ven man­tie­ne una cer­ca­nía con la mú­si­ca y en su casa siem­pre hu­bo vi­ni­los, ca­se­tes y dis­cos. Du­ran­te su re­la­ción con el em­pre­sa­rio Da­ni­lo As­to­ri Sueiro, due­ño de La Tras­tien­da Mon­te­vi­deo, co­no­ció a mú­si­cos co­mo Gus­ta­vo Ce­ra­ti y a los es­co­ce­ses in­te­gran­tes de la ban­da Franz Fer­di­nand. Tam­bién par­ti­ci­pó en los vi­deos mu­si­ca­les de ar­tis­tas ar­gen­ti­nos co­mo An­drés Ca­la­ma­ro y Ra­to­nes Pa­ra­noi­cos.

Na­ci­da en 1974, Wolf fue una ni­ña en la dé­ca­da de 1980 y una ado­les­cen­te a lo lar­go de los 90. Ab­sor­bió mú­si­ca dis­co y rock y se em­pa­pó de ci­ne, un me­dio que uti­li­za has­ta el día de hoy co­mo re­fe­ren­cia pa­ra su tra­ba­jo de­lan­te y de­trás de cá­ma­ras.

Los re­cor­tes de re­vis­tas de mo­da que se­pa­ra­ba de jo­ven ini­cia­ron su ca­mino ha­cia el mo­de­la­je. La crea­ti­vi­dad ar­tís­ti­ca era fo­men­ta­da en su casa, un ho­gar li­de­ra­do por un ma­tri­mo­nio de re­ma­ta­do­res con afi­ción al ar­te.

De he­cho, fue su ma­dre quien es­cu­chó una vez en la ra­dio so­bre un con­cur­so de mo­de­los or­ga­ni­za­do en la Co­na­pro­le de Po­ci­tos, una con­fi­te­ría que era el de­lei­te de las se­ño­ras ma­yo­res adic­tas a la me­rien­da a prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1990. Con 15 años, Wolf se anotó, par­ti­ci­pó y que­dó se­gun­da.

En ese mo­men­to, co­men­zó a te­ner una ma­yor con­cien­cia so­bre su fí­si­co. Era muy, muy fla­ca. Tan­to que la lla­ma­ban “pata de te­ro”. “No te­nía te­tas. Era un es­car­ba­dien­tes”, con­tó .

Su me­tro se­ten­ta de al­tu­ra fue otro fac­tor que con­si­de­ra­ba ne­ga­ti­vo pa­ra esa ca­rre­ra. “Con cinco cen­tí­me­tros más hu­bie­ra ga­na­do más pla­ta” y hu­bie­ra desa­rro­lla­do su pro­fe­sión fue­ra de Uruguay, afir­mó.

De to­das for­mas, la au­sen­cia de esos pre­cia­dos cinco cen­tí­me­tros no la de­tu­vo al mo­men­to de ser fi­cha­da en la agen­cia de mo­de­los Va­len­tino Boo­kings, del uru­gua­yo Car­los Cámara, don­de co­men­zó a par­ti­ci­par en cas­tings y pro­duc­cio­nes fo­to­grá­fi­cas. Tam­po­co la fre­nó a em­pren­der un pe­ri­plo que la lle­vó, a me­dia­dos de la dé­ca­da de 1990 y con 21 años, a Bue­nos Ai­res, don­de tra­ba­jó co­mo mo­de­lo du­ran­te un par de años.

Com­ple­men­tó su es­ta­día con es­tu­dios en ac­tua­ción, fo­to­gra­fía y ma­qui­lla­je, un afán por apren­der di­fe­ren­tes la­bo­res den­tro del ru­bro que sur­gió una vez que en­ten­dió que su tra­ba­jo no le per­mi­ti­ría es­tu­diar una ca­rre­ra lar­ga.

Da­niel, un hom­bre cru­cial

Uno de los mo­men­tos más im­por­tan­tes y que de­fi­nie­ron su vi­da, se­gún ella, fue cuan­do que­dó em­ba­ra­za­da de su úni­co hi­jo, Da­niel. Fue en­ton­ces que, con 24 años, de­ci­dió vol­ver a Uruguay y se ca­só con el pa­dre de su hi­jo. “Es­ta­ba en el me­jor mo­men­to de mi ca­rre­ra en Bue­nos Ai­res”, apun­tó.

En ese en­ton­ces pen­só que su tra­ba­jo po­día de­caer y no de­mo­ró

en re­to­mar­lo lue­go del par­to, aun­que ba­jo una nue­va con­di­ción. “‘Es­te tiem­po que no le de­di­co a mi hi­jo es muy im­por­tan­te’”, pen­só. “Voy a ir por bue­nos ca­chés”, se di­jo a sí mis­ma. Eso se con­vir­tió en una pos­tu­ra eco­nó­mi­ca esen­cial pa­ra su ca­rre­ra, in­clu­so has­ta el día de hoy y con mo­men­tos de “in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca”, co­mo de­fi­nió. “Tra­to de co­ti­zar­me bien y mu­chas ve­ces pier­do tra­ba­jo”, di­jo. “A ve­ces, si que­rés tra­ba­jar, te­nés que de­cir­le que sí a suel­dos ex­tra­ños”, agre­gó.

Con ese le­ma co­mo po­lí­ti­ca, lle­gó a ha­cer cam­pa­ñas pa­ra mar­cas en Chi­le, Pa­ra­guay, Pe­rú, Puer­to Ri­co, ade­más de Ar­gen­ti­na.

Co­mo al­guien que has­ta hoy de­di­ca par­te de su vi­da a tra­ba­jar con su ima­gen corporal, Wolf no va­ci­ló en re­co­no­cer el as­pec­to su­per­fi­cial de su pro­fe­sión. A la ho­ra de ali­men­tar­se sa­na­men­te y ejer­ci­tar­se, di­jo te­ner “una au­to­exi­gen­cia gran­de”. Si bien su ru­ti­na de ejer­ci­cios va­ría de­pen­dien­do del mo­men­to en el año, afir­mó que sa­le a ca­mi­nar una ho­ra mí­ni­mo ca­si a un ni­vel dia­rio. Tu­vo mo­men­tos de fu­ma­do­ra in­ten­si­va pe­ro aban­do­nó el há­bi­to y re­co­no­ció ser una sim­pa­ti­zan­te de la co­mi­da cha­ta­rra.

Sin em­bar­go, ase­gu­ró que lo que la atra­jo de mo­de­lar fue la po­si­bi­li­dad de ir más allá del as­pec­to co­mer­cial de ese ne­go­cio.

“Ten­go una for­ma­ción en la que la ima­gen pu­bli­ci­ta­ria se con­vier­te en ar­te. To­do lo que con­su­mí de chi­ca fue­ron fo­tó­gra­fos de mo­da y pu­bli­ci­dad que lo hi­cie­ron”, di­jo an­tes de nom­brar a Ri­chard Ave­don, Hel­mut New­ton, Herb Ritts y Pa­trick De­mar­che­lier co­mo sus fo­tó­gra­fos de mo­da de ca­be­ce­ra. “Mar­ca­ron ten­den­cia”, en­fa­ti­zó.

Su ca­rre­ra la lle­vó ade­más a con­ver­tir­se en una pro­fe­sio­nal ca­si in­de­pen­dien­te. “Em­pe­cé a ser mo­de­lo en una épo­ca en la que vos te te­nías que ma­qui­llar y pei­nar. En ese mo­men­to no se des­ti­na­ba pre­su­pues­to pa­ra esas co­sas”, re­cor­dó. En los úl­ti­mos años las co­sas cam­bia­ron en Uruguay, pe­ro ella aún de­ci­de to­mar las rien­das de sus pro­duc­cio­nes. “Cuan­do ha­go al­go con mi nom­bre me me­to en to­do. Eli­jo quién me va a pei­nar y fo­to­gra­fiar. Hoy en día no se dis­cu­te”.

No to­do fue po­sar

Al mo­men­to de des­cri­bir la ca­rre­ra de mo­de­lo pu­bli­ci­ta­ria, Wolf la ca­li­fi­có co­mo una ex­pe­rien­cia de so­le­dad. “Es muy so­li­ta­ria la ca­rre­ra de cual­quier ar­tis­ta”, di­jo. “Es­tar de­lan­te de cá­ma­ras y ob­ser­va­do es al­go que te da so­le­dad y res­pon­sa­bi­li­dad”.

Por eso no es ex­tra­ño, tal vez, que el la ac­tua­ción y el tra­ba­jo co­lec­ti­vo que pro­po­ne le ha­yan re­sul­ta­do un ar­te atrac­ti­vo des­de jo­ven y uno que hoy de­ci­dió ex­plo­rar más. Tu­vo po­cos pa­pe­les en te­le­vi­sión o ci­ne (la se­rie de co­me­dia de 2008 Pi­so 8 y la co­me­dia uru­gua­yo-ca­na­dien­se de 2007 14 días en el pa­raí­so es­tán en­tre sus cré­di­tos), pe­ro Wolf se sien­te más a gus­to en el tea­tro, aun­que con­fe­só que to­da­vía cree que es inex­pe­rien­te. “Me fal­tan ho­ras de vue­lo. El ac­tor tie­ne que ac­tuar”.

Su pri­mer tra­ba­jo en tea­tro fue en Gor­da (2009) una obra del es­ta­dou­ni­den­se Neil LaBu­te en la que ac­tuó jun­to a Ál­va­ro Ar­mand Ugon, Nair Suá­rez y Cé­sar Tron­co­so. Vol­vió a par­ti­ci­par en una obra de LaBu­te en 2010 (Ex­tra­ña pa­re­ja) y tam­bién mon­tó el es­pec­tácu­lo Ella y él (2012) jun­to al hu­mo­ris­ta y co­me­dian­te Agös­to.

Cinco años pa­sa­ron pa­ra que lle­ga­ra Fa­lla­das, una obra del ar­gen­tino Jo­sé Ma­ría que adap­tó en Uruguay con elen­co lo­cal y con la que Wolf vol­vió al tea­tro.

Po­cos me­ses an­tes del es­treno, su nom­bre vol­vió a la bo­ca del pe­rio­dis­mo lo­cal de fa­rán­du­la cuan­do se co­no­ció su re­la­ción con la em­pre­sa­ria uru­gua­ya Agus­ti­na Zuas­na­bar, que sig­ni­fi­có su pri­me­ra re­la­ción ho­mo­se­xual.

“Siem­pre fui una per­so­na muy abier­ta”, ex­pli­có al ha­blar de su in­ti­mi­dad. “Me pa­re­ce per­fec­to que la gen­te pue­da ele­gir su iden­ti­dad se­xual más allá del gé­ne­ro con el que na­cie­ron”. Una re­la­ción lon­ge­va con los me­dios le per­mi­tió to­mar una pos­tu­ra cla­ra a la ho­ra de co­mu­ni­car su nue­va re­la­ción, de la que se ha mos­tra­do más que abier­ta en las re­des so­cia­les y de la que afir­mó to­mó co­mo un im­pul­so pa­ra re­mo­ver ta­búes que to­da­vía pue­da ha­ber en la so­cie­dad uru­gua­ya. “Sien­to gran ad­mi­ra­ción por quién eli­ge vi­vir fue­ra de las apa­rien­cias”, di­jo. “Yo se­guí mi co­ra­zón y mis im­pul­sos y di­je: ‘Voy a ser ho­nes­ta con lo que sien­to’”.

A su mul­ti­fa­cé­ti­ca vi­da se su­mó uno de sus úl­ti­mos lo­gros: se re­ci­bió de re­ma­ta­do­ra pú­bli­ca, el ofi­cio que he­re­dó de sus pa­dres. De­fi­ni­ti­va­men­te, es­te es un año de cam­bios pa­ra ella.

Aun­que los pró­xi­mos me­ses la ten­drán con­cen­tra­da en el de­sa­rro­llo de su per­so­na­je tea­tral o su la­bor co­mo dj o re­ma­ta­do­ra pú­bli­ca, no des­car­tó se­guir ex­plo­ran­do sus vir­tu­des co­mo mo­de­lo, una pro­fe­sión que afir­mó rea­li­za­rá por el res­to de su vi­da, si pue­de. “Siem­pre se van ne­ce­si­tan abue­las pa­ra una pu­bli­ci­dad”. •

“Es­tar de­lan­te de cá­ma­ras y ob­ser­va­do es al­go que te da so­le­dad y res­pon­sa­bi­li­dad”

“Tra­to de co­ti­zar­me bien y mu­chas ve­ces pier­do tra­ba­jos”

“Me pa­re­ce per­fec­to que la gen­te pue­da ele­gir su iden­ti­dad se­xual más allá del gé­ne­ro con el que na­cie­ron”

C. DOS SAN­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.