Una ban­da me­xi­ca­na con­tra Trump

Ca­fé Tacv­ba vuel­ve a gi­rar por Es­ta­dos Uni­dos y co­nec­tar con la diáspora me­xi­ca­na en el pri­mer año de la ame­na­zan­te pre­si­den­cia de Trump

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - SE­BAS­TIÁN AUYANET Des­de Nue­va York

Ru­bén Albarrán bai­la en­vuel­to en un dis­fraz in­dí­ge­na jun­to con sus com­pa­ñe­ros mien­tras la luz blan­ca del es­ce­na­rio de la sa­la de con­cier­tos Ter­mi­nal 5 en Man­hat­tan lo de­ja ca­si en so­le­dad y por mo­men­tos pa­re­ce mu­tar en Si­zu Yan­tra, aquel al­te­re­go que en 2006 (con el dis­co Bien­ve­ni­do al sue­ño) dio nom­bre a un pro­yec­to so­lis­ta en el que se cru­za­ban –de for­ma más con­cen­tra­da y ra­di­cal– al­gu­nas de las cua­li­da­des más se­duc­to­ras de esa en­ti­dad más co­no­ci­da co­mo Ca­fé Tacv­ba.

Esa in­cur­sión con­ju­ga­ba la vi­si­ta de los es­pí­ri­tus mís­ti­cos de los pri­me­ros pue­blos cen­troa­me­ri­ca­nos, la ob­se­sión elec­tró­ni­ca, la mo­der­ni­dad y la so­fis­ti­ca­ción pre­sen­ta­da en el pop más ama­ble y ac­ce­si­ble del mun­do co­mo en­va­se y en­la­ce. Es­to tie­ne sen­ti­do por­que, del mis­mo mo­do que un dis­co de Thom Yor­ke di­fíl­ci­men­te que­de por fue­ra de la ór­bi­ta mu­si­cal de Ra­diohead, o un dis­co de Mick Jag­ger se sal­ga de la es­té­ti­ca de los Ro­lling Sto­nes, Ca­fé Tacv­ba es­tá im­preg­na­do de esas mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas. Hoy, co­mo si fue­ran el sue­ño más per­fec­to de Gus­ta­vo San­tao­la­lla –ese productor que en al­gu­nas de sus mu­chas rea­li­za­cio­nes en­con­tró el có­di­go de una mú­si­ca in­he­ren­te­men­te lo­cal, re­gio­nal y con­tem­po­rá­nea al mis­mo tiem­po–, los me­xi­ca­nos com­bi­nan las sen­si­bi­li­da­des de sus cua­tro in­te­gran­tes co­mo po­cos y tie­nen lo que mu­chos bus­can: un uni­ver­so so­no­ro que los de­ja na­ve­gar en múl­ti­ples di­rec­cio­nes a la ho­ra de ha­cer mú­si­ca. Ello tie­ne un co­rre­la­to per­ma­nen­te en la can­ti­dad de gen­te que se acer­ca a su mú­si­ca.

Los Ca­fé Tacv­ba son, des­de ha­ce al me­nos 15 años, la rea­li­za­ción de que to­do eso que pa­re­cie­ra que ha­ce una dé­ca­da se bus­ca­ba mu­cho más: un pop la­ti­noa­me­ri­cano que se sir­vie­ra de las raí­ces lo­ca­les y a la vez fue­ra de esa épo­ca. Da la sen­sa­ción de que el pop la­ti­noa­me­ri­cano ya no per­si­gue tan­to ese ti­po de co­sas y que los ar­tis­tas pro­ve­nien­tes de aque­llas in­ten­cio­nes o bien ya no exis­ten o se han re­sig­ni­fi­ca­do en pro­pues­tas más abier­tas y eté­reas.

Vis­to así, lo de Ca­fé Tacv­ba en esa no­che neo­yor­qui­na de abril se vio co­mo un triun­fo es­té­ti­co. Jei Bei­bi, su úl­ti­mo dis­co de es­tu­dio, es un nue­vo ar­te­fac­to que va del bo­le­ro a los sin­te­ti­za­do­res es­ti­lo Nin­ten­do, de las re­fe­ren­cias a la muer­te a las con­sig­nas naíf con una cum­bia sin­te­ti­za­da que son im­po­si­bles de re­cha­zar cuan­do ellos son los que la can­tan.

La gen­te no per­mi­te a to­dos los ar­tis­tas re­co­rrer ese ca­mino, y mu­cho me­nos se de­ja se­du­cir por esos uni­ver­sos. En pleno apo­geo del ci­nis­mo, ese mé­ri­to va­le mu­chí­si­mo más.

La ban­da y Trump

Aho­ra que los tacv­bos se dis­po­nen a rea­li­zar su se­gun­da gi­ra por Es­ta­dos Uni­dos, tie­ne sen­ti­do mi­rar ha­cia atrás a ese con­cier­to, no so­lo por­que Jei Bei­bi es otro triun­fo en su dis­co­gra­fía, sino por­que ade­más el gru­po pa­re­ció con­ju­gar en vi­vo la an­gus­tia co­lec­ti­va de al­gu­nos mi­les de me­xi­ca­nos que col­ma­ron la sa­la de tres pi­sos pa­ra ver­los.

To­da­vía en esos me­ses, la opi­nión pú­bli­ca, los inmigrantes, y los ciu­da­da­nos hi­jos de in­mi­gran-

tes se pre­gun­ta­ban qué se­ría de su des­tino an­te una ad­mi­nis­tra­ción de Do­nald Trump que pro­me­tía mu­ros reales y de­por­ta­cio­nes ma­si­vas in­clu­so en Nue­va York, una de las ciu­da­des que da co­bi­jo a los in­do­cu­men­ta­dos y no par­ti­ci­pa en for­ma ac­ti­va de la de­por­ta­ción.

Sin ha­cer si­quie­ra una re­fe­ren­cia di­rec­ta al hom­bre en el po­der du­ran­te to­da la no­che, Ca­fé Tacv­ba or­ga­ni­zó en Man­hat­tan una fies­ta en la que el pú­bli­co tam­bién pu­so lo su­yo. Es­ta frase, que en el 95% de las re­se­ñas mu­si­ca­les es uti­li­za­da real­men­te pa­ra ga­nar es­pa­cio, es ne­ce­sa­ria en un con­cier­to en el que la gen­te no so­lo acom­pa­ña y ha­ce “po­go” sino que tam­bién se ca­rac­te­ri­za. Más­ca­ras de lu­cha­do­res, ban­de­ras y ca­mi­se­tas de equi­pos de fút­bol az­te­cas le su­ma­ron una at­mós­fe­ra reivin­di­ca­do­ra al asun­to; no hay Nue­va York con­ce­bi­ble sin el co­lor me­xi­cano que le da ese pue­blo y esa mú­si­ca a la ciu­dad.

Los tacv­bos, cons­cien­tes de que el mo­men­to pa­ra mu­chos de ellos no era fá­cil, arro­pa­ron a la gen­te con ges­tos de ca­ri­ño. No hu­bo re­pri­men­da al­gu­na cuan­do al­guien lan­zó al­go pe­que­ño a la cara de Albarrán (“¿Es un chu­rro?”, ati­nó a de­cir en­tre ri­sas el can­tan­te).

Sí hu­bo to­do aque­llo que ca­rac­te­ri­za a lo que es un show del gru­po: so­ni­do per­fec­to, arre­ba­tos de sin­te­ti­za­do­res y te­cla­dos eje­cu­ta­dos por Me­me del Real, la pa­ta más in­quie­ta del gru­po en to­do sen­ti­do, ade­más de co­reo­gra­fías. Tam­bién in­clu­yó una se­lec­ción de can­cio­nes en las que los te­mas de Jei Bei­bi co­mo Que no se trans­for­man en clá­si­cos in­me­dia­tos des­ti­na­dos a que­dar­se en el re­per­to­rio. Ya las ha­bía pa­sa­do con Oli­ta del al­ta­mar, una es­pec­ta­cu­lar can­ción pa­ra es­cu­char en vi­vo, tan­to por la for­ma en que es eje­cu­ta­da co­mo por la reac­ción de la gen­te pre­sen­te en el lu­gar.

Qui­zá igual­men­te sor­pren­den­te es có­mo al­gu­nas can­cio­nes (El bai­le y el sa­lón, Chi­lan­ga ban­da o Vol­ver a co­men­zar) si­guen sin en­ve­je­cer. En me­dio de eso, ni si­quie­ra el re­pe­ti­do ri­tual del ho­me­na­je a los chi­le­nos Los Tres en Dé­ja­te caer, co­reo­gra­fía in­clui­da, hue­len a vie­jo. Aven­tu­rar una ex­pli­ca­ción pa­ra eso re­pre­sen­ta­ría, de nue­vo, en­trar en la con­ver­sa­ción so­bre lo que tie­ne que pa­sar en un con­cier­to pa­ra que es­te pue­da ser un ac­to me­mo­ra­ble pa­ra al­guien: si Ca­fé Tacv­ba no tu­vie­ra tan­tas co­sas nue­vas que ofre­cer en ca­da con­cier­to, es­te re­cur­so se­ría me­nos to­le­ra­ble. No es el ca­so.

¿Cuán­tas co­sas nue­vas pue­den de­cir­se de un gru­po con tan­to re­co­rri­do, con tan­to es­ce­na­rio, con tan­to dis­co exi­to­so, tan­to en tér­mi­nos es­té­ti­cos co­mo en me­di­das de po­pu­la­ri­dad? Po­cas, pe­ro tam­bién la cró­ni­ca ofre­ce un es­pa­cio pa­ra con­cluir in­sis­tien­do en la ex­cep­ción que pa­ra la pla­na ma­yor y más po­pu­lar de la mú­si­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na re­pre­sen­ta Ca­fé Tacv­ba, un gru­po que dis­co a dis­co, con­cier­to a con­cier­to, si­gue de­mos­tran­do que se pue­de ser mu­chas co­sas al mis­mo tiem­po. Y más allá de lo ar­tís­ti­ca­men­te re­le­van­te, ver a un gru­po pu­dien­do ha­cer eso es, ade­más, di­ver­ti­do co­mo po­cas co­sas. •

Más­ca­ras de lu­cha­do­res, ban­de­ras y ca­mi­se­tas de equi­pos de fút­bol az­te­cas le su­ma­ron una at­mós­fe­ra reivin­di­ca­do­ra al show; no hay Nue­va York con­ce­bi­ble sin Mé­xi­co

GEN­TI­LE­ZA CA­FÉ TACV­BA

Ru­bén Albarrán es el vo­ca­lis­ta de Ca­fé Tacv­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.