Cer­ca de la so­lu­ción a la suba de pe­so

Un an­ti­cuer­po pa­ra blo­quear una hor­mo­na po­dría te­ner la res­pues­ta

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - GI­NA KOLATA New York Ti­mes News Ser­vi­ce

Pa­ra las mu­je­res de me­dia­na edad que tie­nen di­fi­cul­ta­des con el pe­so, una se­rie de ha­llaz­gos cien­tí­fi­cos re­cien­tes sue­na de­ma­sia­do bue­na pa­ra ser ver­dad. Y los in­ves­ti­ga­do­res ad­vier­ten que pue­de que así sea.

Unos es­tu­dios rea­li­za­dos en ratones in­di­can que una so­la hor­mo­na cu­yos ni­ve­les se ele­van du­ran­te la me­no­pau­sia pue­de ser res­pon­sa­ble de la ca­rac­te­rís­ti­ca re­dis­tri­bu­ción del pe­so en la edad ma­du­ra en el ab­do­men, que pro­vo­ca que la fi­gu­ra de mu­chas mu­je­res cam­bie de “pe­ra” a “man­za­na”. Al mis­mo tiem­po, es­ta hor­mo­na po­dría im­pul­sar la pér­di­da de ma­sa ósea.

En los es­tu­dios con ratones, blo­quear la hor­mo­na re­suel­ve esos pro­ble­mas: au­men­ta las ca­lo­rías que­ma­das, re­du­ce la gra­sa en el ab­do­men, des­ace­le­ra la pér­di­da de ma­sa ósea e in­clu­so pro­mue­ve la ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

La idea de que una in­ter­ven­ción tan sim­ple pue­da re­sol­ver dos gran­des pro­ble­mas de la me­no­pau­sia ha si­do ob­je­to de la aten­ción de los in­ves­ti­ga­do­res y ha sus­ci­ta­do co­men­ta­rios en pres­ti­gio­sas re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das co­mo New En­gland Jour­nal of Me­di­ci­ne y Cell Me­ta­bo­lism.

“Es una idea su­per­in­te­re­san­te”, di­jo Da­niel Bes­se­sen, un ex­per­to en obe­si­dad y pro­fe­sor de Me­di­ci­na en la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Co­lo­ra­do. Aña­dió que, an­te el au­men­to en la obe­si­dad, “de­fi­ni­ti­va­men­te se ne­ce­si­tan nue­vas ideas”.

El tra­ba­jo co­men­zó cuan­do Mo­ne Zai­de, pro­fe­sor de Me­di­ci­na en la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na Icahn del Hos­pi­tal Mon­te Si­naí, en la ciu­dad de Nue­va York, se pre­gun­tó si una hor­mo­na re­pro­duc­ti­va – la hor­mo­na fo­licu­loes­ti­mu­lan­te o FSH, por su si­gla en in­glés– afec­ta la den­si­dad ósea.

Se su­pu­so du­ran­te mu­cho tiem­po que el pa­pel de es­ta hor­mo­na es­ta­ba li­mi­ta­do a la re­pro­duc­ción; la FSH es­ti­mu­la la pro­duc­ción de óvu­los en las mu­je­res y de es­per­ma en los hom­bres.

Los in­ves­ti­ga­do­res sa­bían que los ni­ve­les en san­gre de la FSH se dis­pa­ran cuan­do los ova­rios co­mien­zan a fa­llar an­tes de la me­no­pau­sia. Al mis­mo tiem­po, las mu­je­res pier­den ma­sa ósea con ra­pi­dez, in­clu­so si se man­tie­nen cons­tan­tes los ni­ve­les de es­tró­geno, que ayu­dan a pre­ser­var los hue­sos.

El ha­llaz­go

Zai­di pen­só que la FSH po­dría ser cul­pa­ble de la pér­di­da ósea. Así que él y sus co­le­gas crea­ron un an­ti­cuer­po pa­ra blo­quear la FSH en ratones de se­xo femenino a los que se les ha­bían ex­tir­pa­do los ova­rios.

Co­mo las ra­to­nas no es­ta­ban pro­du­cien­do na­da de es­tró­geno, de­be­rían ha­ber es­ta­do per­dien­do ma­sa ósea. De he­cho, la mé­du­la ósea de ta­les ra­to­nas por lo ge­ne­ral se lle­na de gra­sa en lu­gar de desa­rro­llar cé­lu­las óseas. Lo mis­mo su­ce­de en las mu­je­res: por eso sus hue­sos pier­den den­si­dad. Sin em­bar­go, en el la­bo­ra­to­rio de Zai­di, las ra­to­nas que re­ci­bie­ron el an­ti­cuer­po no desa­rro­lla­ron una mé­du­la es­pi­nal lle­na de gra­sa y, pa­ra gran sor­pre­sa de es­te in­ves­ti­ga­dor, per­die­ron gran­des can­ti­da­des de gra­sa.

“Es­te es un ha­llaz­go muy ex­tra­ño”, re­cuer­da que le di­jo su ami­go Clif­ford J. Ro­sen, un es­pe­cia­lis­ta en hue­sos del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción del Cen­tro Mé­di­co de Mai­ne. Zai­di con­ven­ció a Ro­sen de ayu­dar­lo a re­pe­tir los ex­pe­ri­men­tos de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te, ca­da uno en su pro­pio la­bo­ra­to­rio.

El prin­ci­pio, Ro­sen du­da­ba: “Di­je: ‘No lo creo; creo que no va a fun­cio­nar y cos­ta­rá mu­cho di­ne­ro’”. Sin em­bar­go, re­ci­bió una be­ca pa­ra lle­var a ca­bo es­ta in­ves­ti­ga­ción, y los dos la­bo­ra­to­rios la rea­li­za­ron.

Dos años y me­dio des­pués, ya te­nían sus re­sul­ta­dos: es­tos re­pro­du­cían los ha­llaz­gos ori­gi­na­les de Zai­di.

Los in­ves­ti­ga­do­res tam­bién plan­tea­ron una teo­ría que po­dría ex­pli­car las ta­sas me­ta­bó­li­cas au­men­ta­das en ratones con la FSH blo­quea­da. Hay dos ti­pos de gra­sa en el cuer­po: la gra­sa blan­ca, que prin­ci­pal­men­te al­ma­ce­na ener­gía, y la gra­sa par­da, que que­ma ca­lo­rías y se des­ha­ce del ca­lor. La gra­sa par­da es más co­mún en los ni­ños, pe­ro los in­ves­ti­ga­do­res des­cu­brie­ron que los adul­tos tam­bién la tie­nen en can­ti­da­des pe­que­ñas. En los ratones ex­pe­ri­men­ta­les, la gra­sa blan­ca se con­vir­tió en gra­sa par­da.

Por lo pron­to, Ro­sen no es­tá emi­tien­do un jui­cio so­bre si los re­sul­ta­dos se­rán apli­ca­bles a hu­ma­nos. “Creo que la idea cuen­ta con al­go de cre­di­bi­li­dad”, di­jo. “Pe­ro ¿sig­ni­fi­ca al­go? No lo sé”.

Efec­tos de la me­no­pau­sia

Ellos no son los úni­cos in­ves­ti­ga­do­res que en­con­tra­ron un víncu­lo en­tre la obe­si­dad y la ex­tra­ña in­ter­ac­ción en­tre las hor­mo­nas.

Wendy Kohrt, pro­fe­so­ra de Me­di­ci­na en la Uni­ver­si­dad de Co­lo­ra­do, ha es­ta­do es­tu­dian­do los efec­tos de la me­no­pau­sia en la gra­sa cor­po­ral de las mu­je­res y la can­ti­dad de gra­sa que que­man. Kohrt le dio a mu­je­res pre­me­no­páu­si­cas un me­di­ca­men­to que blo­quea la pro­duc­ción de es­tró­geno y FSH, lo que las lle­va a un es­ta­do re­ver­si­ble de me­no­pau­sia.

En­con­tró que a los cin­co me­ses la gra­sa de las mu­je­res se va a su ab­do­men, au­men­tan­do en un 11% en pro­me­dio. Ade­más, que­man 50 ca­lo­rías me­nos al día.

El efec­to se re­vier­te cuan­do las par­ti­ci­pan­tes de­jan de to­mar el me­di­ca­men­to o cuan­do Kohrt les da es­tró­geno.

El sue­ño de con­tar con una ma­ne­ra fá­cil de pre­ve­nir el au­men­to de pe­so ab­do­mi­nal es tan atrac­ti­vo que uno desea­ría que la nue­va pro­pues­ta fue­ra ver­dad, di­jo Phi­lipp E. Sche­rer, un pro­fe­sor de Me­di­ci­na In­ter­na del Cen­tro Mé­di­co de la Uni­ver­si­dad de Te­xas South­wes­tern. Pe­ro ha ob­ser­va­do de­ma­sia­dos es­tu­dios con ratones que fa­llan en hu­ma­nos co­mo pa­ra es­tar con­ven­ci­do de que es­te ten­drá éxi­to. “Es­ta­ré al mar­gen, es­pe­ran­do”, di­jo.

Zai­di no se des­ani­ma. Ya es­tá pre­pa­ran­do las prue­bas con el an­ti­cuer­po an­ti-FSH en hu­ma­nos. “No ten­go ni la me­nor idea de si fun­cio­na­rá en hu­ma­nos”, di­jo. •

Las ra­to­nas que re­ci­bie­ron el an­ti­cuer­po no desa­rro­lla­ron una mé­du­la es­pi­nal lle­na de gra­sa y, pa­ra gran sor­pre­sa de es­te in­ves­ti­ga­dor, per­die­ron gran­des can­ti­da­des de gra­sa

Hay dos ti­pos de gra­sa en el cuer­po: la gra­sa blan­ca, que prin­ci­pal­men­te al­ma­ce­na ener­gía, y la gra­sa par­da, que que­ma ca­lo­rías y se des­ha­ce del ca­lor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.