Al res­ca­te de lo me­jor de la cul­tu­ra lo­cal

La Co­lec­ción de Clá­si­cos Uru­gua­yos, una ra­ra mues­tra de per­sis­ten­cia y vi­ta­li­dad

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - MI­GUEL ARRE­GUI

Al­gu­nas no­ta­bles cró­ni­cas de Car­los Ma­ría Gu­tié­rrez (“Gut”) han re­su­ci­ta­do en el vo­lu­men En la Sie­rra Maes­tra y otros re­por­ta­jes, el úl­ti­mo opus de la Co­lec­ción de Clá­si­cos Uru­gua­yos, con pró­lo­go de Fer­nan­do Bu­taz­zo­ni. Esa re­co­pi­la­ción de no­tas pe­rio­dís­ti­cas, que vio la luz ha­ce me­dio si­glo, en

1967, in­clu­ye en­tre mu­chas otras una en­tre­vis­ta con Fi­del Cas­tro y Er­nes­to “Che” Gue­va­ra an­tes del triun­fo de la re­vo­lu­ción cu­ba­na; un ex­ce­len­te per­fil de Eduar­do Víc­tor Hae­do, con quien Gut con­vi­vió va­rios días pa­ra ha­cer­lo; y un cor­tés obi­tua­rio de Er­nest He­ming­way me­dian­te la des­crip­ción de su ca­sa, su bo­te y sus com­pa­ñe­ros de pes­ca y al­cohol en La Habana. Otras no­tas son tal vez me­nos in­tere­san­tes o se­me­jan ho­jas muer­tas. Tra­sun­tan cier­ta arro­gan­cia y va­ni­dad ideo­ló­gi­ca que no to­le­ran el im­pla­ca­ble pa­so de la his­to­ria.

La resurrección editorial de Car­los Ma­ría Gu­tié­rrez (19261992), un pe­rio­dis­ta que es­cri­bió en ca­si to­dos los dia­rios y re­vis­tas uru­gua­yas de me­dia­dos del si­glo pa­sa­do, no es ca­sual, co­mo tam­po­co lo es la edi­ción de otros tex­tos que pa­re­cían des­ti­na­dos a des­apa­re­cer, co­mo Es­cri­tos, de Ger­va­sio Guillot Muñoz, la pro­sa de Ju­lio He­rre­ra y Reis­sig o la poe­sía de Esther de Cá­ce­res.

La bu­ro­cra­cia, que es ca­paz de en­vi­le­cer las cau­sas más no­bles, a ve­ces de­be ren­dir­se an­te ra­ros ejem­plos de per­sis­ten­cia y vi­ta­li­dad. Es el ca­so de la Bi­blio­te­ca Ar­ti­gas, que lle­va ya más de seis dé­ca­das edi­tan­do li­bros ex­tra­or­di­na­rios. Su en­cua­der­na­ción eco­nó­mi­ca, con tapas en car­tu­li­na ver­de y le­tras ne­gras y na­ran­jas, sen­ci­lla y ele­gan­te, re­pre­sen­ta el res­ca­te y ate­so­ra­mien­to ofi­cial de cier­tos gran­des au­to­res y tex­tos en ries­go de caer en el ol­vi­do.

Aho­ra la Bi­blio­te­ca Ar­ti­gas mar­cha a im­pul­sos del crí­ti­co y abo­ga­do Wil­fre­do Pen­co, quien to­mó en mar­zo de 2006 el car­go de di­rec­tor ho­no­ra­rio de la Co­lec­ción de Clá­si­cos Uru­gua­yos, va­can­te des­de la muer­te del his­to­ria­dor Juan Pi­vel De­vo­to.

Pi­vel te­nía su ca­sa de la ca­lle Ellau­ri re­cu­bier­ta de li­bros: en el

ba­ño, en las ven­ta­nas ce­rra­das pa­ra siem­pre, ba­jo la ca­ma ma­tri­mo­nial. Pen­co, quien es más co­no­ci­do co­mo vi­ce­pre­si­den­te de la Cor­te Elec­to­ral, con­du­ce su apar­ta­men­to de la ca­lle Co­lo­nia por el mis­mo ca­mino.

Im­pul­so­res pa­sio­na­les

La Bi­blio­te­ca Ar­ti­gas fue crea­da por la ley Nº 11.473 de agos­to de 1950, que pro­mo­vió la ren­di­ción de ho­no­res al hé­roe na­cio­nal cuan­do se cum­plían 100 años de su muer­te.

Uno de los im­pul­so­res fue el na­rra­dor y dra­ma­tur­go Jus­tino Za­va­la Mu­niz, quien en­ton­ces era se­na­dor del Par­ti­do Co­lo­ra­do y pre­si­den­te del So­dre y lue­go se­ría mi­nis­tro de Ins­truc­ción Pú­bli­ca. Él ya ha­bía si­do el pro­mo­tor de­ci­si­vo de la Co­me­dia Na­cio­nal, un elen­co de tea­tro ofi­cial que se ini­ció en 1947.

En la dé­ca­da de 1950 se edi­ta­ron 25 vo­lú­me­nes de la Bi­blio­te­ca Ar­ti­gas, de au­to­res co­mo Fran­cis­co Bau­zá, Juan Zo­rri­lla de San Mar­tín, Car­los Rey­les, Eduar­do Acevedo Díaz, Car­los Vaz Fe­rrei­ra, Ja­vier de Viana o Jo­sé En­ri- que Ro­dó. Pe­ro su gran im­pul­sor re­sul­tó ser Pi­vel De­vo­to, cuan­do fue mi­nis­tro de Ins­truc­ción Pú­bli­ca en­tre 1963 y 1967, du­ran­te el se­gun­do go­bierno del Par­ti­do Na­cio­nal en el si­glo XX. En ese pe­río­do se pu­bli­ca­ron 102 tí­tu­los: no­ve­la, cuen­to, poe­sía, en­sa­yo o tea­tro, pe­ro tam­bién his­to­ria, geo­gra­fía, fi­lo­so­fía o so­cio­lo­gía.

Pi­vel te­nía cri­te­rio pro­pio, por su­pues­to, pe­ro tam­bién se ase­so­ró con au­to­res y crí­ti­cos, co­mo Jo­sé Pe­dro Ba­rrán, Ben­ja­mín Nahum y Án­gel Ra­ma, en­tre otros. (En su exi­lio ve­ne­zo­lano, Án­gel Ra­ma to­mó la idea y en 1974 creó la Bi­blio­te­ca Aya­cu­cho, que, con un ge­ne­ro­so fi­nan­cia­mien­to, pro­cu­ró res­ca­tar la me­jor pro­duc­ción

in­te­lec­tual de Amé­ri­ca La­ti­na.)

En­tre 1967 y 1985, des­pués del ci­clo de Pi­vel De­vo­to co­mo mi­nis­tro, in­clui­do el pe­río­do dic­ta­to­rial, se edi­ta­ron otras 43 obras. Tras la aper­tu­ra de­mo­crá­ti­ca de

1985, cuan­do Pi­vel vol­vió a di­ri­gir la Bi­blio­te­ca Ar­ti­gas, so­lo se edi­ta­ron ocho tí­tu­los de­bi­do a res­tric­cio­nes pre­su­pues­ta­les. Pi­vel mu­rió el 11 de fe­bre­ro de 1997 y la co­lec­ción lan­gui­de­ció.

Wil­fre­do Pen­co (Mon­te­vi­deo,

1954) se ini­ció co­mo crí­ti­co e in­ves­ti­ga­dor en la dé­ca­da de 1970 en los ar­chi­vos li­te­ra­rios de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal di­ri­gi­dos por el en­sa­yis­ta Ar­tu­ro Ser­gio Vis­ca. Es miem­bro de nú­me­ro de la Aca­de­mia Na­cio­nal de Le­tras del Uru­guay, que pre­si­dió en­tre 2006 y

2008 y 2009 y 2011. Tu­vo un lar­go tra­to per­so­nal con el ge­ne­ral Líber Seregni, lí­der del Fren­te Am­plio, e in­te­gró la Me­sa Po­lí­ti­ca y la Co­mi­sión de Pro­gra­ma de la coa­li­ción. Fue di­rec­tor ge­ne­ral de Cul­tu­ra y lue­go pro­se­cre­ta­rio y se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la In­ten­den­cia de Mon­te­vi­deo du­ran­te la ges­tión de Ta­ba­ré Váz­quez (1990-1995). En

1996 se in­te­gró a la Cor­te Elec­to­ral

co­mo mi­nis­tro y des­de 2010 es su vi­ce­pre­si­den­te.

El ci­clo de pu­bli­ca­cio­nes de la Co­lec­ción de Clá­si­cos Uru­gua­yos ba­jo la di­rec­ción de Pen­co, que lle­va 27 tí­tu­los, se ini­ció en di­ciem­bre de 2008 con Es­pi­ri­tua­lis­mo y po­si­ti­vis­mo en el Uru­guay, de Ar­tu­ro Ar­dao, con pró­lo­go de Jor­ge Li­be­ra­ti; Avi­so a la po­bla­ción, de Cla­ra Sil­va, con pró­lo­go de Carolina Bli­xen; y Los fue­gos de San Tel­mo, de Jo­sé Pe­dro Díaz, con pró­lo­go de Jean-Phi­lip­pe Bar­na­bé. En los años si­guien­tes se edi­ta­ron, en­tre otros, El im­pul­so y su freno, de Car­los Real de Azúa, con pró­lo­go de Jo­sé Pe­dro Ri­lla; Tie­rra en la bo­ca, de Car­los Mar­tí­nez Mo­reno, con pró­lo­go de Ro­sa­rio Pey­rou; Un cuen­to con un po­zo y otros es­cri­tos, de Ma­rio Arre­gui, con pró­lo­go de Ós­car Bran­do, o La vi­da bre­ve, de Juan Car­los Onet­ti, con pró­lo­go de Hor­ten­sia Cam­pa­ne­lla.

Pe­ro la edi­ción más sor­pren­den­te se pro­du­jo a fi­nes de 2015: el pri­mer vo­lu­men (“fue­ra de se­rie”) del Dia­rio de His­to­ria Na­tu­ral que lle­vó Dá­ma­so An­to­nio La­rra­ña­ga, con un muy buen pró­lo­go de Ariad­na Is­las, ex­di­rec­to­ra del

La Bi­blio­te­ca Ar­ti­gas lle­va ya más de seis dé­ca­das edi­tan­do li­bros ex­tra­or­di­na­rios

Mu­seo His­tó­ri­co Na­cio­nal. Du- ran­te dé­ca­das, a prin­ci­pios del si­glo XIX, es­te ex­tra­or­di­na­rio cu­ra pa­tri­cio anotó es­cru­pu­lo­sa­men­te cuan­to vio en la Ban­da Orien­tal de ani­ma­les, ve­ge­ta­les, fó­si­les o car­to­gra­fía, ade­más de ob­ser­va­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas, de sa­lud pú­bli­ca y ca­si cual­quier co­sa. So­lo la eta­pa 1808-1814, que se­rá se­gui­da por otro vo­lu­men a fin de es­te año, im­pli­ca un li­bra­co de 750 pá­gi­nas.

En es­ta co­lec­ción “fue­ra de se­rie” se edi­ta­rán tam­bién Ca­jón de sas­tre, del sa­cer­do­te y na­tu­ra­lis­ta Jo­sé Ma­nuel Pé­rez Cas­te­llano (1743-1815), y La mú­si­ca en el Uru­guay, del en­sa­yis­ta y mu­si­có­lo­go Lau­ro Ayes­ta­rán (1913-1966).

El ar­te de pro­lo­gar

Es pre­ci­so li­diar con los he­re­de­ros de los de­re­chos y con las im­pren­tas. Los pró­lo­gos son re­mu­ne­ra­dos y se en­car­gan a al­gún es­pe­cia­lis­ta, por lo que a ve­ces co­bran vi­da pro­pia. Un ejem­plo clá­si­co de ello son los ex­tra­or­di­na­rios pró­lo­gos crí­ti­cos de Car­los Real de Azúa a las obras de Jo­sé En­ri­que Ro­dó, u otros de Ro­ber­to Ibá­ñez, Emir Ro­drí­guez Mo­ne­gal o el pro­pio Pi­vel De­vo­to.

Pen­co res­ca­tó as­pec­tos me­nos co­no­ci­dos de es­cri­to­res no­ta­bles, co­mo la pro­sa del dra­ma­tur­go Flo­ren­cio Sán­chez o del poe­ta Ju­lio He­rre­ra y Reis­sig; ac­tua­li­zó la lis­ta de au­to­res e in­cor­po­ró a fi­gu­ras co­mo Juan Car­los Onet­ti, Ma­rio Arre­gui o Fe­lis­ber­to Her­nán­dez; y abrió la co­lec­ción a otras ex­pre­sio­nes, co­mo el pe­rio­dis­mo, que an­tes no era te­ni­do en cuen­ta, o a la po­lé­mi­ca po­lí­ti­ca del si­glo XX, con la pu­bli­ca­ción de Fe­bre­ro amar­go, de Amílcar Vas­con­ce­llos, con pró­lo­go de Ge­rar­do Cae­tano.

Los tí­tu­los de la Bi­blio­te­ca Ar­ti­gas se en­vían a to­dos los li­ceos y bi­blio­te­cas pú­bli­cas del país, es­tán a la ven­ta en el Archivo Ge­ne­ral de la Na­ción (Con­ven­ción 1474, Cen­tro de Mon­te­vi­deo) y se dis­tri­bu­yen en pe­que­ña es­ca­la en li­bre­rías co­mer­cia­les. Los ti­ra­jes son re­du­ci­dos, pe­ro –co­mo re­cor­dó el crí­ti­co Pa­blo Roc­ca en La Dia­ria del 15 de se­tiem­bre– “un si­tio ofi­cial en in­ter­net (bi­blio­te­ca­del­bi­cen­te­na­rio.gub.uy) re­pro­du­ce la co­lec­ción, has­ta lo pu­bli­ca­do en el úl­ti­mo ci­clo, au­to­ri­zan­do su des­car­ga gra­tui­ta jun­to a mu­chos otros tex­tos pu­bli­ca­dos por el Es­ta­do otro­ra y, al­go inor­gá­ni­ca­men­te, en los tiem­pos cer­ca­nos por otras ins­ti­tu­cio­nes”.

La Co­lec­ción ya al­can­za 201 vo­lú­me­nes des­de su de­but en 1953. Y no hay pre­sa­gios de muer­te. El si­guien­te tí­tu­lo se­rá El Uru­guay co­mo pro­ble­ma, del his­to­ria­dor y fi­ló­so­fo ca­tó­li­co Al­ber­to Met­hol Fe­rré, pro­lo­ga­do por Ge­rar­do Cae­tano. •

La co­lec­ción ya al­can­za 201 vo­lú­me­nes des­de su de­but en 1953. Y no hay pre­sa­gios de muer­te

La co­lec­ción ya al­can­za 201 vo­lú­me­nes y es­tá dis­po­ni­ble tam­bién di­gi­tal­men­te en bi­blio­te­ca­del­bi­cen­te­na­rio.gub.uy

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.