Cin­co erro­res que pue­den arrui­nar el desa­yuno

El Observador Fin de Semana - Luces - - Gastronomía -

Que el desa­yuno es la co­mi­da más im­por­tan­te del día es al­go sa­bi­do por to­dos. Sin em­bar­go, el ace­le­ra­do rit­mo de vi­da ac­tual ha­ce que es­ta sea, pre­ci­sa­men­te, la co­mi­da que más fre­cuen­te­men­te se omi­te.

Ya sea por ir a tra­ba­jar, sa­lir an­ti­ci­pa­da­men­te por el trán­si­to, lle­var a los ni­ños a la es­cue­la o ir a en­tre­nar, las per­so­nas sue­len saltearse el desa­yuno, o sus­ti­tuir­lo por un ali­men­to li­ge­ro. Y es­te há­bi­to pue­de ser no­ci­vo pa­ra la sa­lud.

El di­cho po­pu­lar “desa­yu­na co­mo un rey, al­muer­za co­mo un prín­ci­pe y ce­na co­mo un men­di­go” re­afir­ma de al­gún mo­do la im­por­tan­cia que tie­ne el desa­yuno den­tro de una die­ta equi­li­bra­da pe­se a que en mu­chas oca­sio­nes se con­si­de­ra co­mo una co­mi­da de la que se pue­de pres­cin­dir. Por es­ta ra­zón, al­gu­nos de los erro­res que de­ben evi­tar­se en re­la­ción al desa­yuno, de acuer­do con lo que di­jo a In­fo­bae la ex­per­ta en nu­tri­ción Ro­cío Río de la Lo­za, son los si­guien­tes: 1. Saltearse el desa­yuno: al re­du­cir­se el con­su­mo de ca­lo­rías dia­rias, mu­chas per­so­nas sue­len con­si­de­rar que al no desa­yu­nar per­de­rán pe­so. Sin em­bar­go, se ha com­pro­ba­do que la au­sen­cia de desa­yuno pro­vo­ca un in­cre­men­to en el con­su­mo de ca­lo­rías del res­to del día. 2. De­jar fue­ra los car­bohi­dra­tos com­ple­jos y la fi­bra: los gra­nos en­te­ros de­ben for­mar par­te de to­do desa­yuno, y re­pre­sen­tar una cuar­ta par­te apro­xi­ma­da­men­te. Los ce­rea­les, ade­más, apor­tan vi­ta­mi­na B y mi­ne­ra­les co­mo hie­rro, fa­vo­re­cen la bue­na di­ges­tión al con­te­ner fi­bra dietética, y re­du­cen el ries­go de pa­de­cer en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. Y, fun­da­men­tal­men­te,

Un desa­yuno com­ple­to de­be con­te­ner tam­bién una cuar­ta par­te de pro­teí­nas de bue­na ca­li­dad, ge­ne­ral­men­te pro­ve­nien­te de un lác­teo

brin­dan la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra co­men­zar el día y rendir bien fí­si­ca e in­te­lec­tual­men­te. 3.

No in­cluir pro­teí­nas: un desa­yuno com­ple­to de­be con­te­ner tam­bién una cuar­ta par­te de pro­teí­nas de bue­na ca­li­dad, ge­ne­ral­men­te pro­ve­nien­te de un lác­teo, co­mo le­che o yo­gur, que, ade­más, son una ex­ce­len­te fuen­te de cal­cio. 4.

Ha­cer un desa­yuno pe­que­ño e in­com­ple­to: la ex­per­ta ase­gu­ró tam­bién que el desa­yuno de­be re­pre­sen­tar 20% a 25% del to­tal de ca­lo­rías ne­ce­sa­rias. Por en­de, de­be co­mer­se cons­cien­te­men­te, mas­ti­can­do bien ca­da bo­ca­do. Un desa­yuno com­ple­to de­be­rá con­te­ner fru­ta, pro­teí­nas de bue­na ca­li­dad y car­bohi­dra­tos com­ple­jos, pu­dien­do agre­gar gra­sas de bue­na ca­li­dad, pro­ve­nien­tes por ejem­plo de fru­tos secos co­mo nue­ces. 5. In­cor­po­rar gra­sas trans, sal y azú­car: ya que su com­bi­na­ción ele­va los ni­ve­les de glu­co­sa en san­gre y se al­ma­ce­na en el te­ji­do adi­po­so, acu­mu­lán­do­se tí­pi­ca­men­te en la ca­de­ra y el ab­do­men.

In­cor­po­rar el desa­yuno ayu­da a equi­li­brar la ali­men­ta­ción, con­tri­bu­yen­do a la ad­qui­si­ción de bue­nos y sa­lu­da­bles há­bi­tos ali­men­ta­rios y de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.