Hé­roe de la cla­se tra­ba­ja­do­ra

A los 66 años de edad mu­rió el lu­nes pa­sa­do Tom Petty, gran­de en­tre los gran­des

El Observador Fin de Semana - Luces - - Columna -

Di­me por qué / no me gus­tan los lu­nes”, can­ta Bob Gel­dof en el es­tri­bi­llo de I Don’t Li­ke Mon­days

(1979), can­ción de los Boom­town Rats. De­be­ría es­tar prohi­bi­do mo­rir en lu­nes, so­bre to­do pa­ra quie­nes son ar­tis­tas, pues es el día de la se­ma­na en que la be­lle­za des­can­sa y has­ta ha­ce du­dar de su exis­ten­cia. Tom Petty (1950-20w17) fa­lle­ció el lu­nes y su muer­te fue una pe­que­ña his­to­ria ines­pe­ra­da con fi­nal anun­cia­do. Las pri­me­ras in­for­ma­cio­nes di­je­ron que ha­bía su­fri­do un ata­que car­día­co. La ca­de­na CBS lle­gó in­clu­so a in­for­mar que el mú­si­co ha­bía muer­to, sin que hu­bie­ra aún con­fir­ma­ción mé­di­ca ofi­cial. An­te los co­men­ta­rios que la hi­ja en­vió por Ins­ta­gram, di­cien­do que la no­ti­cia era fal­sa, va­rios me­dios de­bie­ron rec­ti­fi­car­se, acla­ran­do que el mú­si­co se­guía vi­vo. Du­ran­te ho­ras por nin­gún la­do se in­for­mó cuál era su ver­da­de­ro es­ta­do de sa­lud. El lim­bo in­for­ma­ti­vo du­ró has­ta la no­che, cuan­do la pri­mi­cia, con­si­de­ra­da en prin­ci­pio apre­su­ra­mien­to, que­dó con­fir­ma­da. Petty ha­bía su­fri­do un ata­que car­día­co du­ran­te la ma­ña­na en su ca­sa en Ma­li­bú y lle­gó al hos­pi­tal de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, Los Án­ge­les, con muer­te ce­re­bral. El certificado de de­fun­ción di­ce que fa­lle­ció a la ho­ra

20.40. Al fi­nal de la jor­na­da, la no­ti­cia de su muer­te era tan im­por­tan­te co­mo la de la ma­sa­cre en Las Ve­gas la no­che an­te­rior. El mar­tes es­tu­vo en la por­ta­da del New York Ti­mes.

Vis­ta en el es­pe­jo retrovisor, la vi­da de Tom Petty in­clu­ye una di­fí­cil in­fan­cia, con un pa­dre al­cohó­li­co que lo mal­tra­ta­ba, los tra­ba­jos que tu­vo en su ju­ven­tud tras aban­do­nar el li­ceo (en­tre otras co­sas fue se­pul­tu­re­ro), la sal­va­ción que en­con­tró en la mú­si­ca, lue­go el des­cen­so al in­fierno nue­va­men­te, tras ca­sar­se con una mu­jer que al po­co tiem­po co­men­zó a te­ner se­rios pro­ble­mas men­ta­les, abu­san­do ver­bal­men­te de sus dos hi­jas y de su ma­ri­do, la caí­da en las dro­gas (he­roí­na y co­caí­na) cuan­do el sui­ci­dio apa­re­cía en­tre las op­cio­nes prin­ci­pa­les, y alu­de asi­mis­mo a la re­den­ción fi­nal, con la apa­ri­ción sal­ví­fi­ca de Da­na York, su se­gun­da mu­jer, quien lo sa­có de las dro­gas y lo hi­zo cen­trar­se en aque­llo que jus­ti­fi­ca­ba el ac­to sa­gra­do de vi­vir: su mú­si­ca y su fa­mi­lia.

Aun­que Petty vi­vió la ma­yor par­te de su vi­da en Ca­li­for­nia, sus can­cio­nes tie­nen la im­pron­ta in- con­fun­di­ble de su lu­gar de ori­gen, el sur pro­fun­do es­ta­dou­ni­den­se. Na­ci­do en Gai­nes­vi­lle, Flo­ri­da, Petty con­so­li­dó su ge­nia­li­dad a la ho­ra de com­po­ner con la ayu­da de los ma­te­ria­les ins­pi­ra­do­res aso­cia­dos a su pro­ce­den­cia, tan ín­ti­ma­men­te li­ga­da a un so­ni­do in­con­fun­di­ble, el lla­ma­do sout­hern rock, que so­lo gru­pos y so­lis­tas na­ci­dos en al­gu­nos es­ta­dos de la Unión Ame­ri­ca­na, de los más con­ser­va­do­res po­lí­ti­ca­men­te, pue­den in­ter­pre­tar con tan su­bli­me po­ten­cia, la que des­ta­ca una autenticidad a ra­ja­ta­bla. Su mú­si­ca, lle­na de ‘acen­tos su­re­ños’ (así se lla­ma su ter­cer dis­co), se nu­trió del ri­co le­ga­do de Bo Didd­ley, Fats Do­mino, Jerry Lee Le­wis, el te­xano Buddy Holly, El­vis Pres­ley, The All­man Brot­hers Band, Molly Hat­chet y Lynyrd Skynyrd, los tres de Flo­ri­da (aun­que la can­ción más po­pu­lar de es­tos úl­ti­mos, Sweet Ho­me Ala­ba­ma, es himno del es­ta­do ve­cino), Tony Joe Whi­te, ZZ Top, y tan­tos otros que de­be­ría men­cio­nar. Petty fue un ade­lan­ta­do que as­pi­ró a ser lo que to­do gran ar­tis­ta sin dis­tin­ción de épo­ca as­pi­ra: con­ver­tir­se en un clá­si­co. Sus can­cio­nes son un ma­ni­fies­to su­bli­me de rock clá­si­co, con to­da la com­ple­ja eco­no­mía de re­cur­sos for­ma­les y me­ló­di­cos que eso im­pli­ca. En esa lí­nea de es­plen­dor sin di­mi­nu­ti­vos, a la que tam­bién per­te­ne­cen Bru­ce Springsteen, Bob Se­ger, Ste­ve Ear­le y John Me­llen­camp, Petty fue ba­luar­te, crea­dor de una mú­si­ca en la cual se es­cu­cha la com­ple­ja his­to­ria de un co­ra­zón, el de un país con sus sen­ti­mien­tos y con­tra­dic­cio­nes in­ten­tan­do con­tar su ver­dad.

Tom Petty nun­ca qui­so ser la gran bes­tia pop ni tu­vo im­pos­ta­das po­ses de es­tre­lla. A su pú­bli­co no le in­tere­sa­ba el gla­mour mo­men­tá­neo, a él tam­po­co. Su fi­de­li­dad a las mu­sas que lle­va­ban gra­ba­do su nom­bre fue ad­mi­ra­ble. Pa­só de una épo­ca a otra, de una dé­ca­da a la si­guien­te, sin transformarse en fe­ti­che de la nos­tal­gia, sin ex­hi­bir pre­jui­cios ge­ne­ra­cio­na­les. Su­po có­mo adap­tar­se a los cam­bios pa­ra se­guir des­lum­bran­do li­bra­do de con­ce­sio­nes a mo­das pa­sa­je­ras y es­ti­los en bo­ga. En la in­tem­po­ra­li­dad ca­ren­te de fe­cha de ex­pi­ra­ción, sus can­cio­nes in­for­man so­bre el per­pe­tuo pre­sen­te de la reali­dad de las emo­cio­nes, de un tiem­po aními­co fue­ra del tiem­po real de la cro­no­lo­gía y los su­ce­sos em­pí­ri­cos. Al ca­re­cer de fun­cio­na­li­dad po­lí­ti­ca, sus can­cio­nes re­la­tan la his­to­ria de los sen­ti­mien­tos que no exi­gen ex­pli­ca­ción ni tam­po­co la dan, pues son los gran­des y pe­que­ños sen­ti­mien­tos que ha­cen de la vi­da un blin­da­do mis­te­rio, in­clui­das en ese de­ve­nir to­das las co­sas que se­gui­rán sien­do im­por­tan­tes pa­se lo que pa­se, pues vie­nen de an­tes y se­gui­rán des­pués.

En una ca­rre­ra que du­ró 40 años sin al­ti­ba­jos, en per­ma­nen­te as­cen­so más bien, Petty re­cién con­si­guió co­lo­car un nú­me­ro uno en el ran­king de Bill­board tres años atrás. Hy­pno­tic Eye, su úl­ti­mo ál­bum, edi­ta­do en ju­lio de 2014, de­bu­tó en la pri­me­ra po­si­ción en ven­tas. Pe­ro, a di­fe­ren­cia de la enor­me ma­yo­ría de los mú­si­cos, que de­pen­den de éxi­tos mo­men­tá­neos pa­ra man­te­ner vi­gen­tes sus ca­rre­ras, Petty se man­tu­vo des­pe­ga­do del pe­lo­tón. Lo su­yo fue di­ver­si­fi­car y en­gran­de­cer sus pro­pios inimi­ta­bles pa­rá­me­tros de crea­ción me­dian­te can­cio­nes que eran par­te del mis­mo ori­gen, pe­ro que a su vez te­nían su pro­pia his­to­ria pa­ra con­tar. So­lo po­cos, muy po­cos, lo­gran de­fi­nir un es­ti­lo en ba­se a va­rios es­ti­los mu­tua­men­te re­cí­pro­cos. En 1989 Petty, en so­li­ta­rio, edi­tó Full Moon Fe­ver, ál­bum que con­tie­ne 12 jo­yas in­tem­po­ra­les, en­tre otras Free Fa­llin (¿su me­jor can­ción?), I Won’t Back Down, A Fa­ce in the Crowd, Run­nin’ Down a Dream, I’ll Feel a Who­le Lot Bet­ter, Yer So Bad, The Apart­ment Song. Ese bri­llan­te ál­bum pue­de ser con­si­de­ra­do cul­mi­na­ción de una ca­rre­ra, aun­que en cier­ta for­ma lo mis­mo pue­de de­cir­se de sus otros 15 ál­bu­mes de can­cio­nes ori­gi­na­les, pues ca­da uno es un ori­gen, otra sa­li­da de la ru­ti­na, una com­ple­ta rein­ven­ción de lo an­te­rior, un cam­bio de rum­bo pa­ra con­ti­nuar con el mis­mo plan. Son can­cio­nes ní­ti­das, que sin­te­ti­zan una sim­ple­za exis­ten­cial, nun­ca ele­men­tal, pues cap­tan el com­ple­jo mun­do de an­he­los y vi­ven­cias del hom­bre co­mún. A su vez, con ma­gia in­de­fi­ni­ble, pro­pia de las obras mayores, im­pi­den que me­lo­días y emo­cio­nes co­noz­can la de­cre­pi­tud ape­nas el tiem­po las vi­si­ta.

Ha muer­to uno de los úl­ti­mos mú­si­cos com­ple­tos. Tom Petty, el com­po­si­tor y can­tan­te con tan­tas can­cio­nes no­ta­bles en su gi­gan­te re­per­to­rio –se­ría ne­ce­sa­rio pe­dir una ex­ten­sión de vi­da pa­ra po­der es­cu­char­las to­das con la aten­ción que me­re­cen–, el de los Heart­brea­kers, el del su­per­gru­po Tra­ve­ling Wil­burys (con Geor­ge Ha­rri­son, Bob Dy­lan, Jeff Lyn­ne y Roy Or­bi­son a bor­do), el de la can­ción (Ame­ri­can Girl, per­te­ne­cien­te a su pri­mer dis­co, de 1976) que de ma­ne­ra per­tur­ba­do­ra se es­cu­cha en una de las me­jo­res es­ce­nas de El si­len­cio de los inocen­tes, el au­tor de Re­fu­gee (tan pro­pi­cia pa­ra es­tos días de diás­po­ras va­rias), el de voz re­co­no­ci­ble in­clu­so des­de una ga­la­xia le­ja­na, quien tan­to con­tri­bu­yó con sus ori­gi­na­les vi­deos pa­ra que MTV tu­vie­ra su mo­men­to de glo­ria, el que fue ho­me­na­jea­do por Los Sim­pson, Tom Petty, el ca­ba­lle­ro den­tro y fue­ra del es­ce­na­rio, •••

Sus can­cio­nes re­la­tan la his­to­ria de los sen­ti­mien­tos que no exi­gen ex­pli­ca­ción ni tam­po­co la dan

••• quien tu­vo una bre­ve pe­ro inol­vi­da­ble apa­ri­ción, un cameo, en la épi­ca post apo­ca­líp­ti­ca The Post­man (1997), don­de man­tie­ne un di­ver­ti­do y cor­to diá­lo­go con Ke­vin Cost­ner, el mis­mo que pro­ta­go­ni­za Run­nin’ Down a Dream (2007), uno de los me­jo­res do­cu­men­ta­les que se han he­cho so­bre mú­si­cos, en don­de su vi­da y obra son el gran do­cu­men­to a ser co­no­ci­do en de­ta­lle.

Tom Petty –con­fe­só una vez– es­cri­bía can­cio­nes pa­ra lu­char con­tra la de­pre­sión. Es­tas lo sal­va­ron de la rui­na aními­ca, sal­van­do tam­bién a mi­llo­nes que en­con­tra­ron en ellas el ata­jo a una fe­li­ci­dad ma­yor, la que trae el ar­te cuan­do sus men­sa­jes sa­lie­ron del al­ma, y es el al­ma la pri­me­ra en es­cu­char­los. Días an­tes de su muer­te, en la con­clu­sión de su gi­ra “40º Aniver­sa­rio”, lle­nó tres no­ches con­se­cu­ti­vas el Holly­wood Bowl con ca­pa­ci­dad pa­ra 18 mil per­so­nas. An­tes de can­tar el bis fi­nal, sin ima­gi­nar que se­rían sus úl­ti­mas pa­la­bras so­bre un es­ce­na­rio, di­jo: “Quie­ro dar­les las gra­cias por 40 años de un tiem­po real­men­te ge­nial”. So­mos no­so­tros quie­nes en ver­dad de­be­ría­mos agra­de­cer­le. Es lo que hoy vi­ni­mos a ha­cer. •

R. DIA­MOND - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.