Co­rrup­ción a la grie­ga

Offs­ho­re, de Pe­tros Már­ka­ris, una no­ve­la po­li­cial so­bre un tri­ple cri­men con el la­va­do de di­ne­ro y la co­rrup­ción co­mo tras­fon­do

El Observador Fin de Semana - Luces - - Libros - AN­DRÉS RICCIARDULLI Es­pe­cial pa­ra El Observador

Aun­que nin­guno sea so­bre­sa­lien­te, hay que re­co­no­cer­le a los es­cri­to­res mo­der­nos de no­ve­la po­li­cial el mé­ri­to de ha­ber co­lo­ca­do el ojo del lec­tor en la ac­tua­li­dad. En Eu­ro­pa, so­bre to­do, mien­tras los es­cri­to­res re­gu­la­res y has­ta los fa­mo­sos se hun­den una y otra vez en el pa­sa­do en bus­ca de ins­pi­ra­ción, ar­tis­tas co­mo Hen­ning Man­kell, An­drea Ca­mi­lle­ri o el pro­pio Pe­tros Már­ka­ris ofre­cie­ron des­de sus ini­cios una ra­dio­gra­fía pre­ci­sa del dia­rio vi­vir de sus res­pec­ti­vos paí­ses.

En el ca­so del grie­go, su pro­pia vi­da es un ejem­plo de las pe­cu­lia­ri­da­des de la Eu­ro­pa mo­der­na y sus al­re­de­do­res. Na­ció en Tur­quía, de pa­dre ar­me­nio y ma­dre grie­ga, es­tu­dió en Ale­ma­nia y Aus­tria, y se ra­di­có fi­nal­men­te en Gre­cia ha­cia 1950. Dra­ma­tur­go y co­la­bo­ra­dor del di­rec­tor de ci­ne Theo An­ge­lo­pou­los, no al­can­zó la fa­ma has­ta que pu­bli­có en 1995 la pri­me­ra no­ve­la de la se­rie del co­mi­sa­rio Kos­tas Ja­ri­tos.

Gra­cias a ese po­li­cía fe­liz­men­te ca­sa­do pe­ro en per­pe­tuo con­flic­to con su mu­jer, in­fle­xi­ble, ca­len­tón, ma­niá­ti­co de los dic­cio­na­rios y aman­te de los to­ma­tes re­lle­nos, los lectores de to­do el mun­do han po­di­do se­guir el de­ve­nir re­cien­te de un país tan sin­gu­lar co­mo Gre­cia, que has­ta ha­ce po­co es­ta­ba su­mi­do en una cri­sis eco­nó­mi­ca sin pa­ran­gón.

Már­ka­ris se mues­tra im­pla­ca­ble y con Offs­ho­re vuel­ve pa­ra pre­sen­tar un ca­so po­li­cial com­ple­jo que le sir­ve pa­ra evi­den­ciar y po­ner en te­la de jui­cio el lla­ma­do mi­la­gro grie­go, que es co­mo se de­no­mi­na la sor­pre­si­va sa­li­da de la cri­sis y la ac­tual pros­pe­ri­dad del país, que na­die sa­be a cien­cia cier­ta a qué se de­be.

La no­ve­la es to­da ella una hi­pó­te­sis oscura pe­ro plau­si­ble de lo que es­tá pa­san­do en Gre­cia. To­do co­mien­za cuan­do aparece asesinado un se­cre­ta­rio de tu­ris­mo, que lue­go se re­ve­la que era co­rrup­to, ya que al­qui­la­ba ya­tes pa­ra trans­por­tar dro­gas. Pa­ra­le­la­men­te, es no­ti­cia na­cio­nal que los gran­des ar­ma­do­res de bar­cos grie­gos, es­ta­ble­ci­dos en el ex­te­rior, es­tán re­gre­san­do a ins­ta­lar­se en el país, su­pues­ta­men­te pa­ra co­la­bo­rar en el desa­rro­llo de la na­ción.

To­do se une cuan­do aparece un se­gun­do ca­dá­ver, es­ta vez de un po­de­ro­so ar­ma­dor de bar­cos. Lo cu­rio­so es que, en los dos ca­sos, los ase­si­nos se en­tre­gan ellos mis­mos a la po­li­cía. Mien­tras los je­fes quie­ren ce­rrar los ca­sos rá­pi­da­men­te, ya que es­tán las con­fe­sio­nes fir­ma­das, Ja­ri­tos se nie­ga a ol­vi­dar el asun­to y en con­tra de la opi­nión de sus su­pe­rio­res, de­ci­de in­ves­ti­gar por su cuen­ta y ries­go.

Lo que en­cuen­tra es una gran cons­pi­ra­ción in­ter­na­cio­nal re­la- cio­na­da con las em­pre­sas offs­ho­re y los ban­cos de las Is­las Cai­mán, que in­com­pren­si­ble­men­te se es­tán ins­ta­lan­do en Gre­cia, un país en teo­ría de­vas­ta­do.

La in­ves­ti­ga­ción pu­ra y du­ra se ma­ti­za con ca­pí­tu­los de en­tre ca­sa que le sir­ven a Már­ka­ris pa­ra desa­rro­llar la in­ti­mi­dad de su per­so­na­je, al tiem­po que le per­mi­ten ha­blar de otros asun­tos co­mo la si­tua­ción de los inmigrantes o de los jó­ve­nes grie­gos, que so­lo as­pi­ran a te­ner un apar­ta­men­to y un buen tra­ba­jo.

En es­te sen­ti­do es pa­ra­dig­má­ti­co el ca­so del tío Zi­sis, que pa­ra po­der so­bre­vi­vir me­jor con­fie­sa que es­tá al­qui­lan­do su ca­sa a va­rias per­so­nas, mien­tras él co­me y vi­ve en un refugio pa­ra in­di­gen­tes de Ate­nas.

Tam­bién hay es­pa­cio pa­ra un par de es­ce­nas fan­tás­ti­cas, co­mo cuan­do Ja­ri­tos en­fren­ta a una mu­jer. “Us­te­des nos han de­ja­do en ma­nos de los yiha­dis­tas. No te­ne­mos más op­ción que la au­to­de­fen­sa”, le in­cre­pa. O cuan­do vi­si­ta a un vie­jo ma­tri­mo­nio y en­cuen­tra que el hom­bre es­tá de­ses­pe­ra­do por­que su mu­jer, a los 70 años, de­ci­de vo­tar al par­ti­do neo­na­zi Ama­ne­cer Do­ra­do.

Offs­ho­re es una no­ve­la po­li­cial en­tre­te­ni­da, por mo­men­tos com­ple­ja, que va­le más por to­do el tras­fon­do so­cial y po­lí­ti­co que pinta, que por la in­ves­ti­ga­ción en sí mis­ma. •

◉ DE: Pe­tros Már­ka­ris EDITORIAL: Tus­quets PÁ­GI­NAS: 286

PRE­CIO: $ 590 en pa­pel o $339 en ver­sión elec­tró­ni­ca OFFS­HO­RE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.