De ván­da­los y crí­me­nes

Ame­ri­can Van­dal es una di­ver­ti­da y bizarra sá­ti­ra de uno de los gé­ne­ros más po­pu­la­res en Es­ta­dos Uni­dos: las se­ries do­cu­men­ta­les so­bre de­li­tos ver­da­de­ros

El Observador Fin de Semana - Luces - - Recomendados - EMA­NUEL BREMERMANN twit­ter.com/ema­bre­mer­mann

En Es­ta­dos Uni­dos, el gé­ne­ro de­no­mi­na­do

true cri­me es un ver­da­de­ro fe­nó­meno de ma­sas. Con avi­dez mor­bo­sa, los es­pec­ta­do­res –o es­cu­chas, de­pen­dien­do el for­ma­to del pro­duc­to– es­pe­ran se­ma­na a se­ma­na una nue­va en­tre­ga de es­tas pro­duc­cio­nes, que tie­nen la par­ti­cu­la­ri­dad de con­tar la his­to­ria de un cri­men ver­da­de­ro y su con­de­na en va­rios ca­pí­tu­los, con un desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos pa­ra­le­lo a la pro­pia pro­duc­ción. Al­gu­nos de los ca­sos más re­so­nan­tes de los úl­ti­mos años son The Jinx (HBO), una se­rie que po­si­bi­li­tó el arres­to de un ase­sino lue­go de su epi­so­dio fi­nal,

Making a Mur­de­rer, se­rie de Netflix es­tre­na­da en 2015 y pro­du­ci­da por más de 10 años, y Se­rial, uno de los pod­casts más es­cu­cha­dos de iTu­nes, que en­ca­be­zó va­rias ve­ces los charts mun­dia­les.

Si­guien­do esos mis­mos có­di­gos, Netflix pre­sen­tó ha­ce al­gu­nas se­ma­nas la se­rie Ame­ri­can Van­dal, un nue­vo vis­ta­zo a es­te gé­ne­ro con al­gu­nas sal­ve­da­des. En pri­mer lu­gar, no tra­ta so­bre nin­gún ase­si­na­to, sino que po­ne su fo­co en el día a día de un li­ceo es­ta­dou­ni­den­se y un he­cho clave acon­te­ci­do allí: en el es­ta­cio­na­mien­to de la ins­ti­tu­ción apa­re­cen 27 au­tos gra­fi­tea­dos con el di­bu­jo de un pe­ne. En se­gun­do lu­gar, es fal­so.

Ame­ri­can Van­dal es una au­to­pa­ro­dia que Netflix, cons­cien­te del fe­nó­meno que su­pu­so pa­ra su pro­pia pla­ta­for­ma Making a mur­de­rer, uti­li­za en par­te pa­ra bur­lar­se del gé­ne­ro y tam­bién co­mo con­te­ni­do de in­te­rés, ya que a pe­sar de que el tono bi­za­rro es­tá pre­sen­te en ca­da uno de los ca­pí­tu­los, el pro­duc­to fi­nal ter­mi­na sien­do un re­don­do pa­sa­tiem­po que sa­ca­rá car­ca­ja­das a más de uno.

Una pa­ro­dia fiel

En la se­cun­da­ria de Ocean­si­de to­dos sa­ben quién pin­tó los ge­ni­ta­les mas­cu­li­nos. Dy­lan Max­well es el tí­pi­co alumno pro­ble­má­ti­co: fal­ta cla­ses pa­ra fu­mar ma­rihua­na con sus ami­gos, pa­sa el día ha­cien­do bro­mas a la gen­te y las sube a youtu­be –al me­jor es­ti­lo de al­gu­nos tris­tes you­tu­bers uru­gua­yos– y, so­bre to­do, va­rias ve­ces lo de­tu­vie­ron di­bu­jan­do pe­nes en dis­tin­tos sec­to­res de la ins­ti­tu­ción. Las car­tas es­tán so­bre la me­sa, su coar­ta­da es dé­bil y la di­rec­ción del co­le­gio no ce­de: Max­well es ex­pul­sa­do de in­me­dia­to.

Sin em­bar­go, pa­ra Pe­ter Mal­do­na­do, alumno, ci­neas­ta en formación y par­te del equi­po pe­rio­dís­ti­co del li­ceo, las prue­bas no son tan con­tun­den­tes, por lo que de­ci­de co­men­zar con una in­ves­ti­ga­ción do­cu­men­ta­da en vi­deo pa­ra ave­ri­guar si, efec­ti­va­men­te, la ex­pul­sión de Max­well es jus­ta.

Ese do­cu­men­tal, pro­du­ci­do por Mal­do­na­do y dos ami­gos, es lo que el es­pec­ta­dor ve­rá cuan­do pre­sio­ne el bo­tón de play de Ame­ri­can Van­dal.

Pa­ra aque­llos que que­da­ron en­gan­cha­dos con Making a mur­de­rer, The Jinx o se ani­ma­ron a pres­tar su oí­do a Se­rial, Ame­ri­can Van­dal se­rá una de las fic­cio­nes más di­ver­ti­das y bi­za­rras de los úl­ti­mos me­ses, siem­pre te­nien­do en cuen­ta que, a pe­sar de que se to­ma a sí mis­ma muy en se­rio, es una far­sa. Des­de sus cré­di­tos has­ta el análisis de las prue­bas (con­for­ma­das por vi­deos de snap­chat, pu­bli­ca­cio­nes en Ins­ta­gram y chats de What­sapp), pa­san­do por el tono de las en­tre­vis­tas y el ca­riz que van to­man­do los acon­te­ci­mien­tos a me­di­da que el pro­pio do­cu­men­tal se va ha­cien­do vi­ral en el co­le­gio, to­do en Ame­ri­can Van­dal re­mi­te a la cul­tu­ra del true cri­me que tan­to gus­ta a los es­ta­dou­ni­den­ses. Y eso, de al­gu­na ma­ne­ra, ex­pli­ca el gran éxi­to que es­ta nue­va pro­duc­ción tu­vo en ese país.

De to­dos mo­dos, pa­ra aque­llos no tan fa­mi­lia­ri­za­dos con el gé­ne­ro tam­bién pue­de ser una ex­pe­rien­cia in­tere­san­te, so­bre to­do por­que es bas­tan­te corta (son ocho ca­pí­tu­los de me­dia ho­ra) y por­que re­sul­ta real­men­te adic­ti­vo sa­ber si, efec­ti­va­men­te, Max­well es el au­tor o no de los di­bu­jos. Tam­bién por­que el aba­ni­co de per­so­na­jes es­tra­fa­la­rios que se abre an­te el es­pec­ta­dor es tan va­ria­do co­mo real, por­que es­tá fil­ma­do de ex­ce­len­te ma­ne­ra y por­que abor­da al­gu­nas cues­tio­nes más pro­fun­das que se es­con­den ba­jo una su­per­fi­cial pre­mi­sa: ¿Has­ta qué pun­to nos do­mi­nan los pre­jui­cios? ¿Es el sis­te­ma edu­ca­ti­vo es­ta­dou­ni­den­se el que crea sus pro­pios mons­truos? •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.