Los Cuen­tos de la sel­va de Ho­ra­cio Qui­ro­ga cum­plen 100 años

Los cuen­tos de Qui­ro­ga si­guen tan vi­vos y ce­le­bra­dos co­mo con­tra­pues­tos a mu­cho de lo que hoy se es­pe­ra de la li­te­ra­tu­ra pa­ra ni­ños

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - MA­TÍAS CAS­TRO Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

El pri­mer ti­gre cae muer­to, con la fren­te agu­je­rea­da por un ti­ro. Pe­ro hay más ti­gres y un hom­bre que hu­ye de ellos. Un car­pin­cho le al­can­za un ri­fle Win­ches­ter y, en cues­tión de dos mi­nu­tos, los ma­ta a to­dos. Los ca­dá­ve­res caen al río y allí son de­vo­ra­dos por pa­lo­me­tas y do­ra­dos. Esa es par­te de la re­so­lu­ción del cuen­to El pa­so del ya­be­bi­rí, que na­rra de for­ma ci­ne­ma­to­grá­fi­ca y sangrienta có­mo las ra­yas de un río ayu­dan a un hom­bre que hu­ye de un ti­gre. Por ese tono en­fo­ca­do en la ac­ción, tal vez sea el que aún se sien­te más in­ten­so de to­dos los re­la­tos de Cuen­tos de la sel­va, de Ho­ra­cio Qui­ro­ga, que cum­plen 100 años des­de su pri­me­ra edi­ción en li­bro.

Tam­bién es­tá La abe­ja ha­ra­ga­na, cu­ya mo­ra­le­ja es, por lo me­nos, plo­mi­za. O His­to­ria de dos ca­cho­rros de coatí y de dos ca­cho­rros de hom­bre, cu­yo en­fo­que de la do­mes­ti­ca­ción in­dig­na­ría a cual­quier ani­ma­lis­ta de la ac­tua­li­dad. Por otra par­te, La gue­rra de los ya­ca­rés da­ría una pe­que­ña re­van­cha a esos mis­mos ani­ma­lis­tas, aun­que pon­dría en apu­ros a una maes­tra que tu­vie­ra que ex­pli­car­les a sus alum­nos có­mo los hé­roes de­jan un ten­dal de ca­dá­ve­res y se bur­lan de los que so­bre­vi­ven. En El lo­ro pe­la­do se cuen­ta tran­qui­la­men­te có­mo nue­ve ba­li­nes en­tran en el co­ra­zón de un ti­gre. O en La tor­tu­ga gi­gan­te, la he­ri­da del ani­mal con­sis­te en que tie­ne “la ca­be­za ca­si se­pa­ra­da del cue­llo… col­ga­ba ca­si de dos o tres hi­los de car­ne”. Y en Las me­dias de los fla­men­cos es­tos ani­ma­les se po­nen en las pa­tas cue­ros de víboras ca­za­das por una le­chu­za.

Cier­ta­men­te, ha pa­sa­do un si­glo des­de que fue­ron es­cri­tos pa­ra ni­ños, co­mo se no­ta en esos ejem­plos y en el he­cho de que mu­chas de las his­to­rias sean ge­ne­ro­sas en di­mi­nu­ti­vos y cie­rren con una mo­ra­le­ja. Na­da de eso es obs­tácu­lo pa­ra que, tras un breve vis­ta­zo por dis­tri­bui­do­ras y en Mer­ca­do Li­bre, se en­cuen­tren al me­nos 15 edi­cio­nes re­la­ti­va­men­te nue­vas a car­go de va­rias editoriales e in­con­ta­bles edi­cio­nes vie­jas. La más re­cien­te es la de la ca­sa es­pa­ño­la Nór­di­ca Li­bros, lu­jo­sa y bien ilus­tra­da, que cues­ta $ 930. Y to­do eso sin con­tar las re­edi­cio­nes del res­to de la obra del sal­te­ño, que no de­jan de apa­re­cer.

Al igual que cuan­do el año pa­sa­do se ce­le­bra­ron los 100 años de Cuen­tos de amor de lo­cu­ra y de muer­te, en 2018 ha­brá al­gu­nas ac­ti­vi­da­des con­me­mo­ra­ti­vas en Sal­to. Des­pués de to­do, en­tre ese aniver­sa­rio y es­te, lo que co­rre por de­trás es el re­cuer­do de un pe­río­do par­ti­cu­lar­men­te pro­lí­fi­co de Qui­ro­ga, cu­ya co­se­cha lo con­vir­tió en un re­fe­ren­te his­tó­ri­co pa­ra el cuen­to la­ti­noa­me­ri­cano del si­glo XX. De he­cho, esos tex­tos con­tun­den­tes y de ad­je­ti­va­ción cer­te­ra de Cuen­tos de la sel­va es­tán muy cer­ca de las his­to­rias de for­ma­ción de au­to­res ac­tua­les, que escriben en un tono muy dis­tin­to y arra­san en­tre ni­ños y jó­ve­nes, co­mo He­len Ve­lan­do, Roy Be­ro­cay y Fe­de­ri­co Iva­nier.

Re­cuer­dos y ce­ni­zas

Más allá de los li­bros que se re­edi­tan año tras año y que si­guen cir­cu­lan­do por li­bre­rías y bi­blio­te­cas, que­da un tes­ti­mo­nio fuer­te de Qui­ro­ga. Es­tá en el de­par­ta­men­to de Sal­to y es el mu­seo que lle­va su nom­bre. Ahí, en una de las cin­co sa­las de­di­ca­das a sus ob­je­tos, hay un bus­to su­yo que con­tie­ne sus ce­ni­zas. Y, de­trás del bus­to, es­tán los ál­bu­mes de fir­mas del ve­la­to­rio de Qui­ro­ga.

Por la ca­sa-mu­seo pa­san unos 400 vi­si­tan­tes al mes, es­ti­ma Miriam Gó­mez, una de las en­car­ga­das y guías del lu­gar. Apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad se esos vi­si­tan­tes son tu­ris­tas, que en su ma­yo­ría son ar­gen­ti­nos

y uru­gua­yos, pe­ro tam­bién de otras na­cio­na­li­da­des. Tal vez es­to sea un re­fle­jo de la fa­ma que ha al­can­za­do su nom­bre gra­cias a las traducciones. En una de las sa­las se ex­hi­ben li­bros de Qui­ro­ga en 18 idio­mas, en­tre los que apa­re­cen el ru­so, el chino, el ho­lan­dés, el far­si y el vas­co.

Ha­ce unos 10 años, el es­cri­tor sal­te­ño Leo­nar­do Ga­ret, fun­da­dor de la ca­sa y prin­ci­pal di­vul­ga­dor de Qui­ro­ga, pre­sen­tó en Nue­va Del­hi la pri­me­ra tra­duc­ción de Cuen­tos de la sel­va al ben­ga­lí. Po­día ha­ber si­do una bue­na ex­cu­sa pa­ra com­pa­rar có­mo Qui­ro­ga y Rud­yard Ki­pling, el gran es­cri­tor del im­pe­rio bri­tá­ni­co y au­tor de El li­bro de la sel­va, re­tra­ta­ron pa­ra los ni­ños de su tiem­po la na­tu­ra­le­za sal­va­je y los ani­ma­les en re­la­ción con el ser hu­mano.

Ver en el mu­seo las pri­me­ras edi­cio­nes de su obra es una ex­pe­rien­cia pri­vi­le­gia­da pa­ra el vi­si­tan­te, to­da una ra­re­za, aun­que no se ad­vier­ta de ello. De he­cho, la pri­me­ra de Cuen­tos de la sel­va fue he­cha en Bue­nos Ai­res por la Sociedad Coo­pe­ra­ti­va Edi­to­rial des­pués

En El lo­ro pe­la­do se cuen­ta tran­qui­la­men­te có­mo nue­ve ba­li­nes en­tran en el co­ra­zón de un ti­gre

de que ha­bían si­do pu­bli­ca­dos por se­pa­ra­do en las re­vis­tas Fray Mo­cho, El Ho­gar y Ca­ras y Ca­re­tas. Es que no cir­cu­lan pri­me­ras edi­cio­nes de Qui­ro­ga en­tre li­bre­rías de co­lec­cio­nis­tas, se­gún cuen­ta Ál­va­ro Ris­so, his­tó­ri­co li­bre­ro de Li­nar­di & Ris­so. Es­ta ca­ren­cia, di­ce, es so­lo com­pa­ra­ble con la fal­ta de pri­me­ras edi­cio­nes de obras de Del­mi­ra Agus­ti­ni.

Uno de los ob­je­tos cen­tra­les del mu­seo es la bi­ci­cle­ta de Qui­ro­ga, aun­que tam­bién es­tán mu­chas de las he­rra­mien­tas que usa­ba y al­gu­nos de los li­bros que en­cua­der­nó con cue­ro de ví­bo­ra du­ran­te sus años en la sel­va de Mi­sio­nes. A su ma­ne­ra, la mor­ta­li­dad del au­tor, la in­mor­ta­li­dad de su obra, la ar­te­sa­nía y la vi­ta­li­dad y has­ta su os­cu­ri­dad es­tán re­fle­ja­das en esas cin­co sa­las y sus ob­je­tos.

Pa­ra el aniver­sa­rio, el de­par­ta­men­to de cultura de la In­ten­den­cia de Sal­to pro­gra­ma cua­tro con­fe­ren­cias que se rea­li­za­rán a par­tir de se­tiem­bre, el mes del na­ci­mien­to de Qui­ro­ga. Tam­bién lle­va­rán al de­par­ta­men­to una com­pa­ñía de tea­tro de La Pla­ta que tra­ba­ja con sus obras. Pe­ro an­tes, des­de ma­yo, co­men­za­rá una gi­ra de na­rra­do­res

que irán por las es­cue­las, con­tan­do los cuen­tos e in­su­flán­do­les nue­va vi­da, del mis­mo mo­do que se hi­zo el año pa­sa­do. Y, por otra par­te, coin­ci­di­rá con la ce­le­bra­ción del con­cur­so bi­a­nual de cuen­tos que lle­va su nom­bre.

San­gre y mo­ra­le­jas

Es cu­rio­so, pe­ro es­tos Cuen­tos de la sel­va tan re­edi­ta­dos y re­co­men­da­dos por pa­dres y do­cen­tes sin un ins­tan­te de du­da, pa­re­cen al­go ale­ja­dos de los es­tán­da­res de lo que se les da a los ni­ños pa­ra leer ac­tual­men­te. Al me­nos lo pa­re­cen, con sus ca­be­zas col­gan­do de hi­la­chas y per­di­go­nes in­crus­ta­dos en co­ra­zo­nes de ani­ma­les.

“Si Qui­ro­ga qui­sie­ra pu­bli­car los Cuen­tos de la sel­va aho­ra, no po­dría, por­que le di­rían que es vio­len­to, que hay san­gre”, co­men­ta Roy Be­ro­cay. “La par­te de la mo­ra­le­ja de es­tos cuen­tos no me gus­tó nun­ca. En­tien­do que hoy exis­te una es­pe­cie de pre­sun­ción de que los ni­ños son fá­cil­men­te im­pre­sio­na­bles y mol­dea­bles, que leen y que de in­me­dia­to van a cam­biar. Pe­ro no es así, son más re­si­lien­tes de lo que uno cree. Si se crían en una es­pe­cie de bur­bu­ja, des­pués un ne­ne les pe­ga y no en­tien­den na­da. El ni­ño no te va a sa­lir vio­len­to por­que lea cuen­tos así o por­que vea una pe­lí­cu­la; los ni­ños sa­ben se­pa­rar la reali­dad de la fan­ta­sía. Por eso me preo­cu­pa que es­te­mos yen­do a es­te mun­do po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to que ha­ce que to­do el ar­te pa­ra ni­ños sea tan la­va­do y tan fo­fo que no va a sig­ni­fi­car na­da. Creo que la lec­tu­ra es una for­ma de pre­pa­rar­se pa­ra la vi­da”.

Fe­de­ri­co Iva­nier opi­na: “To­do el mun­do tie­ne mu­cho mie­do al fac­tor de la cruel­dad, so­bre to­do por­que hay me­dia­do­res, que son las maes­tras. El te­ma con Qui­ro­ga es que él es un se­llo por sí mis­mo y tie­ne la au­to­ri­dad, ga­na­da en el tiem­po, que ha­ce que en su ca­so eso no sea un te­ma. Por­que ya se acep­tó des­de ma­gis­te­rio que Qui­ro­ga es un au­tor del ca­non, en­ton­ces im­por­ta más el au­tor que el tra­ta­mien­to. Hay otro pun­to re­le­van­te: ¿quién di­jo que los ni­ños son aje­nos a la cruel­dad en la vi­da co­ti­dia­na y en la li­te­ra­tu­ra? Los cuen­tos de ha­das son crue­les, te­rri­bles y por eso son her­mo­sos. Ha­bría que ver, más allá de to­do, cuán­to cir­cu­la, cuán­tos ni­ños real­men­te lo le­ye­ron. Por­que co­mo la­men­ta­ble­men­te te­ne­mos po­ca in­for­ma­ción de cuán­to cir­cu­la la li­te­ra­tu­ra uru­gua­ya en ge­ne­ral, tal vez te­ne­mos una in­tui­ción de que im­pac­tan mu­cho más de lo que real­men­te im­pac­tan. En una de esas, co­mo hoy te­ne­mos una sa­tu­ra­ción tan gran­de de ofer­ta, los do­cen­tes van a lo que co­no­cen, no por ma­la vo­lun­tad sino por­que no es­tán en­tre­na­dos pa­ra con­se­guir ma­te­rial nue­vo”.

“Tam­po­co po­de­mos ol­vi­dar­nos del con­tex­to del au­tor, de la épo­ca” aco­ta He­len Ve­lan­do. “Me pon­go a pen­sar en los li­bros que yo ama­ba de Qui­ro­ga y son de una vio­len­cia tre­men­da. Hoy en día la ANEP no sé si acep­ta­ría al­go así. Vos no po­dés se­pa­rar su vi­da, que era in­ten­sa y te­rri­ble, de sus his­to­rias y de su épo­ca. Era un tiem­po en que el ni­ño era vis­to co­mo un adul­to chi­qui­to, y esa for­ma tal vez se re­fle­ja en su es­cri­tu­ra. Es co­mo lo de las mo­ra­le­jas, que eran de esos tiem­pos en los que la en­se­ñan­za tam­bién era di­fe­ren­te. A pe­sar de esa for­ma tan cru­da tie­ne otros va­lo­res que pa­san por con­tar un mun­do y una vi­da agres­te. Y es­tá tan bien he­cho que, jus­ta­men­te, por eso se si­guen eli­gien­do. Hoy en día to­dos es­cu­cha­mos co­sas es­pan­to­sas en los no­ti­cie­ros, pe­ro acá hay un apor­te por el es­cri­tor. Yo creo que la vi­gen­cia se de­be a que Qui­ro­ga su­pera eso, tie­ne un vir­tuo­sis­mo y unas emo­cio­nes que van más allá del tiem­po”. •

En una de las sa­las se ex­hi­ben li­bros de Qui­ro­ga en 18 idio­mas, en­tre ellos ru­so, chino, ho­lan­dés, far­si y vas­co

“Me preo­cu­pa que es­te­mos yen­do a es­te mun­do po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to que ha­ce que to­do el ar­te pa­ra ni­ños sea tan la­va­do y tan fo­fo que no va a sig­ni­fi­car na­da” ROY BE­RO­CAY ES­CRI­TOR

“¿Quién di­jo que los ni­ños son aje­nos a la cruel­dad en la vi­da co­ti­dia­na y en la li­te­ra­tu­ra?” FE­DE­RI­CO IVA­NIER

ES­CRI­TOR

“Te abrían a un mun­do in­creí­ble que por suer­te me lo trans­mi­tie­ron en la es­cue­la, por­que en ca­sa ha­bía muy po­co li­bro” HE­LEN VE­LAN­DO

ES­CRI­TO­RA

FO­TOS: BI­BLIO­TE­CA NA­CIO­NAL, AR­CHI­VO LI­TE­RA­RIO, CO­LEC­CIÓN HO­RA­CIO QUI­RO­GA

Cuen­tos de la sel­va

La pro­pia vi­da de Qui­ro­ga, aven­tu­re­ra y en mu­chos as­pec­tos trá­gi­ca, tam­bién se re­fle­ja en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.