Viaje a los mun­dos li­te­ra­rios

Des­de Ca­me­lot has­ta la Tie­rra Me­dia, los prin­ci­pa­les mun­dos que mar­ca­ron la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal es­tán reuni­dos en un li­bro que guía los via­jes en es­te gé­ne­ro

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - EMA­NUEL BREMERMANN twit­ter.com/ema­bre­mer­mann

Lle­gué a la Tie­rra Me­dia el día que cum­plí 8 años. Ya ha­bía via­ja­do por otros pai­sa­jes fan­tás­ti­cos –Hog­warts, Nar­nia, Ca­me­lot–, pe­ro aque­lla tie­rra pe­li­gro­sa, ma­ra­vi­llo­sa y re­ple­ta de cria­tu­ras ex­tra­ñas era to­do lo que ne­ce­si­ta­ba por aquel en­ton­ces. Mien­tras de­vo­ra­ba ávi­do ca­da pá­gi­na del pri­mer to­mo de El Se­ñor de los Ani­llos, la cer­te­za de que ha­bía en­con­tra­do un lu­gar con el que so­ñar era ca­da vez ma­yor. Y no so­lo me su­ce­día a mí, co­mo des­cu­brí más ade­lan­te, sino que mu­chos otros lec­to­res tam­bién es­ta­ban cre­cien­do en los pri­me­ros días del nue­vo mi­le­nio le­yen­do las pá­gi­nas de Tol­kien. Su­pon­go que ellos tam­bién re­cuer­dan ca­si de me­mo­ria las frases de los lec­to­res ilus­tres que lle­ga­ron a Fro­do mu­cho an­tes y que que­da­ron in­mor­ta­li­za­das en el an­ver­so de las edi­cio­nes blan­cas de Mi­no­tau­ro.

Hoy, bus­co esas ci­tas en in­ter­net y me lle­van a las Mi­nas de Mo­ria, al Bos­que de Loth­ló­rien y a la Co­mar­ca. Me doy cuen­ta de que una de las frases, la más po­ten­te, es del ci­neas­ta es­pa­ñol Alex de la Igle­sia. “Mi de­cla­ra­ción no es im­par­cial. Soy el clá­si­co adic­to a El Se­ñor de los Ani­llos. Des­de los 12 años lo leo ca­da año. Lo ten­go en mi me­si­ta de no­che, y cuan­do no lo leo, hue­lo sus pá­gi­nas, las hu­me­dez­co con mis lá­gri­mas, me fro­to mis car­nes to­len­das con los lo­mos de sus tres vo­lú­me­nes”.

En­tien­do a De la Igle­sia. En sus pa­la­bras hay amor. Fas­ci­na­ción. Lo en­tien­do por­que me pa­sa. La Tie­rra Me­dia im­pac­tó su ca­be­za in­fan­til co­mo un mi­sil te­le­di­ri­gi­do; tam­bién im­pac­tó en la mía. No hu­bo mar­cha atrás. Era un mun­do im­po­si­ble y, a la vez, muy cer­cano. Épi­co. Im­pe­re­ce­de­ro. An­tes de abrir el li­bro, sin em­bar­go, ya sa­bía con qué me iba a en­con­trar. Ha­bía pa­sa­do muy po­co tiem­po des­de que, des­pués de in­sis­tir co­mo so­lo los me­no­res de 10 años pue­den ha­cer­lo, ha­bía vis­to la pri­me­ra pe­lí­cu­la de la tri­lo­gía que Pe­ter Jack­son ha­bía lle­va­do al ci­ne. Me asus­té con el na­ci­mien­to de los or­cos en sus úte­ros de ba­ba y mi­ré pa­ra otro la­do. Me cos­tó, pe­ro me ma­ra­vi­lló; fue un bau­tis- mo ne­ce­sa­rio pa­ra que des­pués, en las pá­gi­nas, en­ten­die­ra que po­cas ve­ces iba a co­no­cer un mun­do tan fas­ci­nan­te co­mo aquel.

Fue gra­cias a la gi­gan­tes­ca adap­ta­ción del di­rec­tor neo­zeo­lan­dés que la Tie­rra Me­dia de Tol­kien al­can­zó una po­pu­la­ri­dad im­pre­sio­nan­te, ca­si tan­to co­mo la que tu­vo en­tre los hip­pies en la dé­ca­da de 1960. De un día pa­ra el otro, aquel si­tio vol­vió a ser el mun­do li­te­ra­rio más fa­mo­so y sus his­to­rias vol­vie­ron a ser un ob­je­to de cul­to en el mun­do real. Co­mo sue­le pa­sar, im­pu­so su mo­da de hé­roes me­die­va­les fan­tás­ti­cos, y otras tie­rras que ha­bían si­do ol­vi­da­das –o que al­gu­nas ge­ne­ra­cio­nes ni si­quie­ra co­no­cía­mos de nom­bre– em­pe­za­ron a re­sur­gir de su se­pul­cro li­te­ra­rio.

Pa­só con Nar­nia, que apro­ve­chó el en­vión y has­ta lle­gó al ci­ne (y fra­ca­só). Con Phi­lip Pull­man y el mun­do ateo de la Ma­te­ria Os­cu­ra, que al­can­zó la dis­tri­bu­ción en es­pa­ñol y tam­bién lle­gó al ci­ne (y fra­ca­só). Tam­bién con la le­yen­da nór­di­ca de Beo­wulf –fuen­te de la que be­bió Tol­kien–, que sa­lió de los círcu­los más aca­dé­mi­cos. Y con el ani­llo del ni­be­lun­go de Ri­chard Wag­ner y el Mun­do­dis­co de Terry Prat­chett. Y, ob­via­men­te, tam­bién hu­bo imi­ta­do­res. Tro­jas de ar­gu­men­tos que se pa­re­cían a El Se­ñor de los Ani­llos y que ape­nas ara­ña­ban su grandeza.

El Se­ñor de los Ani­llos in­clu­so des­per­tó al rey Ar­tu­ro, el hé­roe me­die­val por ex­ce­len­cia, que pa­só a los pri­me­ros es­tan­tes de las li­bre­rías con nue­vas re­en­car­na­cio­nes que abor­da­ban sus le­yen­das des­de los pun­tos de vis­ta más di­sí­mi­les.

Fue­ron mu­chos los que cre­ci­mos a la som­bra de aquel re­sur­gir de la fan­ta­sía y hoy, cuan­do la nor­ma in­di­ca que ese ti­po de li­te­ra­tu­ra ya no es la más po­pu­lar en­tre los jó­ve­nes y los ni­ños –que ha caí­do en fa­vor de otro ti­po de li­bros–, hay una opor­tu­ni­dad de vol­ver a pa­sear por esos mun­dos fue­ra de sus pá­gi­nas. Hoy, aque­llos que via­ja­ron con Fro­do, Ara­gorn, Beo­wulf, Ar­tu­ro, los Pe­ven­sie, Uli­ses, Si­gurd o Bru­nil­da pue­den pa­sear por el ma­pa de al­gu­nas de las tie­rras más fa­mo­sas y relevantes de la li­te­ra­tu­ra. Y esa po­si­bi­li­dad sur­ge con Ma­ra­vi­llo­sos mun­dos li­te­ra­rios, una pro­pues­ta que aca­ba de lle­gar a las li­bre­rías lo­ca­les.

Guía de viaje

La tra­ve­sía por las tie­rras fan­tás­ti­cas de Ma­ra­vi­llo­sos mun­dos li­te­ra­rios tie­ne cin­co gran­des par­tes: Mi­tos y le­yen­das de la an­ti­güe­dad, Cien­cia y ro­man­ti­cis­mo, La edad do­ra­da de la fan­ta­sía, El nue­vo or­den mun­dial y La era de la in­for­má­ti­ca. Ca­da una tie­ne mi­tos, le­yen­das, his­to­rias ora­les, pu­bli­ca­cio­nes editoriales y ex­pan­sio­nes en otras pla­ta­for­mas.

El tour co­mien­za con uno de los mi­tos pri­mi­ge­nios del hom­bre: Gil­ga­mesh, un poe­ma ba­bi­ló­ni­co que se cree que es una de las pri­me­ras obras li­te­ra­rias de la his­to­ria. A él le si­guen va­rias obras que, de al­gu­na ma­ne­ra, mol­dea­ron la li­te­ra­tu­ra en sus ini­cios. Apa­re-

Quie­nes via­ja­ron con Fro­do, Ara­gorn, Beo­wulf, Ar­tu­ro, los Pe­ven­sie, Uli­ses, Si­gurd o Bru­nil­da pue­den pa­sear por las tie­rras li­te­ra­rias más fa­mo­sas y relevantes

Des­de los fu­tu­ros de­sola­dos de 1984 o Fah­ren­heit 451 has­ta las tie­rras me­die­va­les de Nar­nia y El Se­ñor de los Ani­llos, El nue­vo or­den mun­dial es un pa­seo por obras cla­ves pa­ra en­ten­der el mun­do hoy

TOM HI­NES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.