Un la­bo­ra­to­rio en la na­tu­ra­le­za

Jó­ve­nes de Uru­guay, Chile y Ar­gen­ti­na ha­cen cien­cia en un cam­pa­men­to úni­co

El Observador Fin de Semana - Luces - - Ciencia - MERLINA MA­CHA­DO @Mer­li­naMa­cha­do

Un gru­po de 40 ado­les­cen­tes -25 chi­le­nos, 10 ar­gen­ti­nos y cin­co uru­gua­yos­se en­con­tró en el Ae­ro­puer­to Nue­vo Pu­dahuel en Santiago de Chile el pri­mer mar­tes de mar­zo, pa­ra em­pren­der viaje ha­cia la ciu­dad de Te­mu­co y lue­go tras­la­dar­se en óm­ni­bus du­ran­te tres ho­ras has­ta la Re­ser­va Bio­ló­gi­ca Hui­lo Hui­lo. Su ob­je­ti­vo: asis­tir a un cam­pa­men­to de cien­cias al que lle­ga­ron lue­go de com­pe­tir con más de 500 pos­tu­lan­tes.

El Cam­pa­men­to Cien­tí­fi­co Ba­yer Kim­lu –que se reali­zó del 6 al 16 de mar­zo- es una pro­pues­ta que bus­ca in­no­var en la for­ma de en­se­ñar cien­cia en las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas, pa­ra que los jó­ve­nes pue­dan vi­vir la dis­ci­pli­na des­de la prác­ti­ca. Es lle­va­do a ca­bo por la Fun­da­ción Cien­cia Jo­ven (Val­pa­raí­so, Chile) y la empresa Ba­yer.

La idea na­ce en 2011 en ma­nos de la fun­da­ción y su crea­dor Ós­car Contreras, con el ob­je­ti­vo de for­mar lí­de­res cien­tí­fi­cos en La­ti­noa­mé­ri­ca.

Es el sép­ti­mo año que se rea­li­za y el se­gun­do en la Re­ser­va Hui­lo Hui­lo, un in­men­so bos­que ro­dea­do de mon­ta­ñas, la­gos y vol­ca­nes. En sus ini­cios se ha­cía en el pa­tio de un co­le­gio –so­lo con ado­les­cen­tes de Chile- y se fi­nan­cia­ba con el apo­yo de fa­mi­lias, per­so­nas in­tere­sa­das y un pe­que­ño sub­si­dio es­ta­tal.

Con el pro­yec­to en ca­mino, Contreras pre­sen­tó su pro­pues­ta a un lla­ma­do de Ba­yer pa­ra jó­ve­nes em­po­de­ra­dos re­la­cio­na­dos a te­mas me­dioam­bien­ta­les. Fue se­lec­cio­na­do co­mo el me­jor de Chile y via­jó a Ale­ma­nia pa­ra com­pe­tir por el pues­to mun­dial. No ga­nó pe­ro le abrió las puer­tas pa­ra ha­cer cre­cer el cam­pa­men­to. A su vez, el he­cho de que se co­men­za­ra a ha­cer en una re­ser­va fue be­ne­fi­cio­so pa­ra los par­ti­ci­pan­tes, ya que con­vir­tie­ron la na­tu­ra­le­za en un la­bo­ra­to­rio, se­gún in­di­có Ca­mi­la Reid, ge­ren­te de Co­mu­ni­ca­cio­nes Cor­po­ra­ti­vas de Ba­yer.

Una vez que el pro­gra­ma to­mó fuer­za lo in­ter­na­cio­na­li­za­ron. En 2016 se in­cor­po­ra­ron 10 ar­gen­ti­nos y en 2017 cin­co uru­gua­yos. La can­ti­dad de se­lec­cio­na­dos de ca­da país se man­tie­ne.

“Si hoy en día no fo­men­ta­mos

a los cien­tí­fi­cos del ma­ña­na, tal vez no van a ha­ber per­so­nas que in­ves­ti­guen”, opi­nó Reid.

Los ado­les­cen­tes- que tie­nen en­tre 13 y 18 años con­cu­rren al cam­pa­men­to sin nin­gún cos­to. En el pro­ce­so de se­lec­ción de­ben res­pon­der al­gu­nas pre­gun­tas, co­mo: “¿en qué lu­gar pon­drías a la cien­cia si fue­ras pre­si­den­te?”. Tam­bién de­ben en­viar un vi­deo de pre­sen­ta­ción de un mi­nu­to y con­tar con la re­fe­ren­cia de dos do­cen­tes.

Lue­go de pa­sar por el cam­pa­men­to, los ado­les­cen­tes pa­san a for­mar par­te de la Red Kim­lu, que es­tá in­te­gra­da por al­re­de­dor de 300 jó­ve­nes que par­ti­ci­pa­ron de la pro­pues­ta en años an­te­rio­res. Es­to es be­ne­fi­cio­so pa­ra in­ter­cam- biar o des­pe­jar du­das cien­tí­fi­cas a fu­tu­ro.

“Que­re­mos que se con­vier­tan en jó­ve­nes lí­de­res en cien­cia, tec­no­lo­gía, in­ge­nie­ría y ma­te­má­ti­ca. Les abri­mos puer­tas, les da­mos opor­tu­ni­da­des y ellos las to­man y vuel­ven em­po­de­ra­dos”, ex­pli­có Eduardo Guz­mán, en­car­ga­do del cam­pa­men­to por la Fun­da­ción Cien­cia Jo­ven.

Un trek­king en­tre lí­de­res

“Es­tu­ve un año com­ple­to es­tu­dian­do có­mo ata­car a Dar­win”, le di­ce una ado­les­cen­te de 17 años a otro, mien­tras co­men se­mi­llas sen­ta­dos en el Sen­de­ro de los Es­pí­ri­tus. Una de las ac­ti­vi­da­des que rea­li­zan los ado­les­cen­tes es un trek­king (ca­mi­na­ta) de ca­si tres ho­ras por el que atra­vie­san el Sal­to de la Leo­na y el Sen­de­ro de los Es­pí­ri­tus.

Ade­más de ad­mi­rar el in­creí­ble pai­sa­je que acom­pa­ña –cas­ca­das, ca­mi­nos y Ma­pu­ches en ma­de­ra. y es­cu­char so­bre la mi­to­lo­gía de la zo­na, los par­ti­ci­pan­tes de­ben to­mar sus prue­bas pa­ra la pri­me­ra con­sig­na. En gru­pos de cin­co y guia­dos por un mo­ni­tor -un es­tu­dian­te de cien­cias o cien­tí­fi­co que con­cu­rre de for­ma voluntaria- to­man mues­tras del sue­lo pa­ra com­pro­bar una hi­pó­te­sis que de an­te­mano se le dio a ca­da equi­po.

To­dos los días se en­fren­tan a desafíos di­fe­ren­tes sin se­guir un cro­no­gra­ma. Más so­bre el fi­nal del cam­pa­men­to rea­li­zan una in­ves­ti­ga­ción pro­pia.

Los equi­pos son di­vi­di­dos por in­tere­ses en co­mún y sus mo­ni­to­res son es­pe­cia­lis­tas en el te­ma. Tam­bién cuen­tan con dos mo­ni­to­res de apo­yo y una edu­ca­do­ra que guía las ac­ti­vi­da­des, ade­más del en­car­ga­do Guz­mán.

Se alo­jan en ca­ba­ñas en el me­dio del bos­que, que se di­vi­den por ge­né­ro en gru­pos de en­tre cua­tro y ocho per­so­nas. Cuen­tan con un sa­lón de ma­de­ra con me­sas pa­ra las ta­reas y un co­me­dor.

Pa­ra los jó­ve­nes es un pla­cer en­con­trar­se con per­so­nas de su edad con quie­nes ade­más com­par­ten gus­tos. La con­si­de­ran una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra po­der lle­var a la prác­ti­ca lo que les apa­sio­na. “Te na­ce la vo­ca­ción. Por que es­tan­do en te­rreno apren­dés la reali­dad”, di­jo Mai­te Etay, la jo­ven que “in­ten­tó” ata­car a Dar­win. •

Los jó­ve­nes par­ti­ci­pan­tes pa­san por dos lí­neas de tra­ba­jo: el li­de­raz­go y el pro­ce­so cien­tí­fi­co a tra­vés de dos in­ves­ti­ga­cio­nes

.ADA ZA­PA­TA

Par­ti­ci­pan­tes del cam­pa­men­to ins­pec­cio­nan mues­tras de tie­rra

ADA ZA­PA­TA

Ado­les­cen­tes en el trek­king del Sal­to de la leo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.